NA­DIE PRO­ME­TIÓ NA­DA

Que Pasa - - CULTURA - [ Por Pa­tri­cio Ja­ra // Fo­to: Cristóbal Oli­va­res ]

Con su pri­mer y re­cien­te li­bro de cuentos, Diego Zú­ñi­ga re­sal­ta a la cla­se me­dia más que co­mo un gru­po so­cial, co­mo un pai­sa­je: allí don­de mu­chos, en es­pe­cial ni­ños y jó­ve­nes, li­bran a dia­rio la ba­ta­lla por la su­per­vi­ven­cia.

Si aún es po­si­ble en­ca­si­llar a Diego Zú­ñi­ga co­mo un au­tor jo­ven, es­to se­rá más por su ca­pa­ci­dad de refrescar la mi­ra­da so­bre cier­tos te­mas an­tes que por lo que di­ga su car­né de iden­ti­dad. En tiem­pos cuan­do mu­chos de los na­rra­do­res chi­le­nos que ron­dan los 30 años han em­pren­di­do pro­yec­tos li­te­ra­rios que aún es muy pron­to para so­pe­sar ( va­rios no pa­san del se­gun­do li­bro), Zú­ñi­ga des­ta­ca no só­lo por su pro­duc­ti­vi­dad — las no­ve­las Ca­man­cha­ca ( 2009) y Ra­ci­mo ( 2014), ade­más de la crónica per­so­nal y fut­bo­le­ra Soy de Ca­tó­li­ca ( 2014)—, sino tam­bién por­que con Ni­ños hé­roes, su pri­mer y re­cien­te li­bro de cuentos, da un pa­so en la con­so­li­da­ción de lo úni­co im­por­tan­te a lo que pue­de as­pi­rar un na­rra­dor com­pro­me­ti­do con su obra: una voz que dé cuen­ta del mun­do. Zú­ñi­ga (Iqui­que, 1987) ape­la a la pro­fun­di­dad a par­tir de los de­ta­lles; apun­ta al res­ca­te de la me­mo­ria y del pa­sa­do (a ve­ces cer­cano, a ve­ces le­jano o bien si­tua­do en un lu­gar bru­mo­so de la me­mo­ria) co­mo aquel lu­gar in­dis­pen­sa­ble para en­ten­der el pre­sen­te co­mo an­te­sa­la de un fu­tu­ro del que na­die nos ha pro­me­ti­do na­da. Con es­ta idea, la na­rra­ti­va de Diego Zú­ñi­ga re­sal­ta a la cla­se me­dia más que co­mo un gru­po so­cial, co­mo un pai­sa­je: allí don­de mu­chos, en es­pe­cial ni­ños y jó­ve­nes, li­bran a dia­rio la ba­ta­lla por la su­per­vi­ven­cia. Los bue­nos li­bros de cuentos nun­ca des­cui­dan la sin­ta­xis que pro­du­ce el or­den de los tex­tos, co­mo si en la for­ma en que se su­ce­den las historias ha­ya, tam­bién, una ma­ne­ra de con­tar. De ahí que par­te de la sen­sa­ción de irre­gu­la­ri­dad que nos pro­vo­ca al­gu­na co­lec­ción de re­la­tos tie­ne que ver, en cier­to mo­do, con las de­ci­sio­nes del ín­di­ce. En li­te­ra­tu­ra, lo sa­be­mos, el or­den de los fac­to­res sí al­te­ra el pro­duc­to. En el ca­so de Ni­ños hé­roes es­to es prue­ba su­pe­ra­da. El vo­lu­men abre con tres cuentos no­ta­bles: “La ciu­dad de los ni­ños”, una ale­go­ría an­cla­da en Ki­dZa­nia que lle­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.