TI­RAR­SE AL AGUA

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Alberto Fu­guet ]

Piquero es de esas no­ve­las nue­vas y jó­ve­nes que le ha­cen ca­so y en­tien­den su tí­tu­lo. Se no­ta que el de­bu­tan­te co­mo no­ve­lis­ta Pa­blo Fer­nán­dez Ro­jas es poe­ta: “Ano­che es­ta­ba en­ca­ma­do con otro y ya sien­to ese va­cío”. El au­tor se ti­ra al agua y le da car­ne a la lla­ma­da her­man­dad del se­men. Ar­ti­cu­la de ma­ne­ra poética la adre­na­li­na, el te­rror, la ex­pec­ta­ción y la adic­ción a la ca­za, la ener­gía poética que im­pli­ca co­no­cer y ti­rar y li­gar con al­guien por pri­me­ra vez. Piquero es tan eléc­tri­ca co­mo la ener­gía se­xual que flu­ye por las apli­ca­cio­nes, pe­ro tam­bién pue­de ser así de de­sola­do­ra. Fer­nán­dez Ro­jas se su­mer­ge con au­to­ri­dad y cer­ca­nía, pe­ro tam­bién con dis­tan­cia y hu­mor ( bas­ta leer la pri­me­ra pá­gi­na, lle­na de pa­la­bras ta­cha­das y que in­ten­ta ser el per­fil del pro­ta­go­nis­ta) en un mun­do que, a di­fe­ren­cia de lo que opi­nan los ho­mo­fó­bi­cos de cló­set, no es el sub­mun­do ho­mo­se­xual sino un mun­do per­fec­ta­men­te re­tra­ta­do y un ho­nes­tí­si­mo día- a- día de un jo­ven gay re­suel­to que no tie­ne el res­to de su vi­da re­suel­ta. Na­rra­do con fre­ne­sí y do­lor por un di­se­ña­dor grá­fi­co que no tie­ne na­da de víc­ti­ma, Piquero es acer­ca de un jo­ven que, por un la­do, es­tá ca­lien­te y pul­sa y, por otro, quie­re al­go más (quie­re mu­cho más) y ter­mi­na que­bran­do la ley nú­me­ro uno: no con­fun­dir se­xo ex­press con ex­pre­sión de la in­ti­mi­dad. Cree que ca­da ti­po con que se en­re­da pue­de ser aquel. Su­po­ner que por­que el personaje se lla­me NN to­do es sim­bó­li­co es hi­lar de­ma­sia­do fino. Es un nick. Piquero no es acer­ca de to­dos; es acer­ca de Pa­blo Fer­nán­dez Ro­jas y por eso ter­mi­na sien­do so­bre to­dos no­so­tros. Piquero es mu­chas co­sas (in­ten­sa, romántica, de­ses­pe­ra­da, ver­ti­gi­no­sa, mas­cu­li­na­men­te frá­gil, horny y grá­fi­ca y ca­lien­te y pla­ga­da de sor­pre­sas y ter­nu­ra) y no merece ser coap­ta­da ni por la aca­de­mia ni por los ha­la­gos inin­te­li­gi­bles de una lec­tu­ra crí­ti­ca mar­gi­nal. Piquero no es un dis­cur­so, no es un ob­je­to; es un gri­to, una eya­cu­la­ción, es pu­ro de­seo mas­cu­lino. Es­to es se­men de amor no co­rres­pon­di­do. Piquero es su­pe­rior a lo que di­ce ese ta­bloi­de y no de­be ser mal leí­da o abra­za­da por gen­te que no sa­be bai­lar dis­co. El na­rra­dor ade­más no tie­ne na­da de per­tur­ba­do: ¿por qué in­sis­tir en til­dar a una na­rra­dor gay co­mo per­tur­ba­do? Calentón, neu­ra, con­tra­dic­to­rio, li­mi­nal, por úl­ti­mo. ¿Per­tur­ba­do? ¿De ver­dad? ¿O es que te per­tur­ba­ron tan­to? ¿Que la no­ve­la fun­cio­na por­que no pa­re­ce es­cri­bir para el car­tel de ami­gos ni la fa­rán­du­la li­te­ra­ria? Creo que sí es­cri­be para el su­pues­to car­tel y qui­zás más: es­ta no­ve­la no in­ten­ta ser he­te­ro­friendly o desea con­quis­tar a otros que no sean aque­llos que Ch­ris­top­her Is­her­wood lla­ma­ría “los de su ti­po”. Si su­ce­de, bien. Es­to no es li­te­ra­tu­ra mar­gi­nal para ex­por­ta­ción. Fer­nán­dez Ro­jas, co­mo buen poe­ta, no tie­ne pro­ble­mas con que­dar­se en el margen. El car­tel (qué elec­ción de pa­la­bra, que­ri­da) del na­rra­dor es el lec­tor gay. No es una no­ve­la en cla­ve, pe­ro es una no­ve­la de có­di­gos que se en­tien­de me­jor si uno es par­te del fa­mo­so car­tel. Piquero no es un li­bro acer­ca de víc­ti­mas o hi­jos; es acer­ca de un ti­po ate­rra­do de que lo do­mi­nen sus emo­cio­nes. La no­ve­la es ul­tra­gay en to­das las acep­cio­nes de la pa­la­bra, me­nos la li­te­ral: no es una no­ve­la alegre ni el na­rra­dor tam­po­co lo es pe­ro mi­ra, ob­ser­va, en­tien­de, em­pa­ti­za, cap­ta y nos ayuda a com­pren­der to­do mu­cho me­jor que an­tes de leer­la. Nos ha­ce sen­tir que si no fue­ra por el car­tel, es­ta­ría­mos aún más so­los. Nos em­pu­ja a nadar más aba­jo.

“Piquero”, de Pa­blo Fer­nán­dez Ro­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.