Muer­te en vi­vo

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Die­go Gra­glia, des­de San­ta Cruz, Ca­li­for­nia ]

EL MIÉR­CO­LES 6 DE JU­LIO, IN­ME­DIA­TA­MEN­TE DES­PUÉS DE QUE UN PO­LI­CÍA BALEARA A SU NO­VIO, UNA MU­JER HI­ZO AL­GO DIS­TIN­TO A LLA­MAR AL 911: TRANS­MI­TIÓ TO­DO POR FA­CE­BOOK LI­VE. PUEDE HA­BER CAM­BIA­DO LA HIS­TO­RIA DE LOS ME­DIOS.

Un po­li­cía aca­ba­ba de me­ter­le tres o cua­tro ba­la­zos a su no­vio, Phi­lan­do Cas­ti­le, al la­do su­yo en el co­che. Dia­mond Rey­nolds to­mó su te­lé­fono, to­có el icono ro­jo de trans­mi­sión en vi­vo de Fa­ce­book Li­ve y es­cri­bió una pa­la­bra co­mo des­crip­ción: “Po­li­ce”. En ese mo­men­to, el 6 de ju­lio, es­ta mu- jer de Min­nea­po­lis puede ha­ber cam­bia­do la his­to­ria de la te­le­vi­sión, de las re­des so­cia­les y, oja­lá, de la so­cie­dad de “cas­tas” de Es­ta­dos Uni­dos. Su vi­deo de ca­si diez mi­nu­tos, que su fa­mi­lia y ami­gos su­frie­ron en vi­vo y gran par­te del país vio a la ma­ña­na si­guien­te, mos­tró el po­der de una tec­no­lo­gía que las em­pre­sas de Si­li­con Va­lley es­tán ma­si­fi­can­do es­te año y que, por lo vis­to, no sa­ben del to­do có­mo con­tro­lar. Periscope y Meer­kat es­tu­vie­ron en­tre las pio­ne­ras de vi­deos en vi­vo des­de el ce­lu­lar des­de ha­ce unos años. La pri­me­ra ter­mi­nó ad­qui­ri­da por Twit­ter y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.