La so­lu­ción del ban­que­ro

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Se­bas­tián Cer­da, eco­no­mis­ta ]

Uno de los con­cep­tos más re­cu­rren­tes en el ac­cio­nar po­lí­ti­co es la bús­que­da del po­der; más y más po­der. Una idea es que el po­der no lle­ga don­de de­be por­que el sis­te­ma es rehén de la fal­ta de hom­bres y mu­je­res ín­te­gros de­di­ca­dos a la po­lí­ti­ca. El des­pres­ti­gio de las cla­ses di­ri­gen­tes pa­re­ce va­li­dar esa idea y, sin em­bar­go, la his­to­ria mues­tra ca­sos re­cu­rren­tes de hom­bres con fa­ma de lim­pios y pro­bos que, al pa­sar por car­gos de au­to­ri­dad, caen en las mis­mas ma­las prác­ti­cas que pro­me­tie­ron com­ba­tir. Qui­zás el pro­ble­ma en­ton­ces no es que la cla­se po­lí­ti­ca es­té lle­na de hom­bres y mu­je­res de éti­cas in­di­vi­dua­les cues­tio­na­bles, sino que, por el con­tra­rio, el sis­te­ma po­lí­ti­co es in­he­ren­te­men­te su­cio y man­cha has­ta a los más lim­pios. Esa hi­pó­te­sis no es no­ve­do­sa, pe­ro siem­pre es re­fres­can­te cuan­do pro­vie­ne de un out­si­der den­tro del sis­te­ma, co­mo Raghuram Rajan, el pres­ti­gio­so pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral de In­dia. Lue­go de tres años en el car­go, Rajan ha de­ci­di­do vol­ver a la aca­de­mia, y es­ta vez, en vís­pe­ras de su pron­ta sa­li­da ha he­cho lo ines­pe­ra­do; apar­tar­se de la so­lem­ni­dad de un ban­que­ro cen­tral que, ba­jo el am­pa­ro de la in­de­pen­den­cia de su ins­ti­tu­ción, no opi­na más allá de las ma­te­rias que le son pro­pias, co­mo el ma­ne­jo de la in­fla­ción y de la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, pa­ra opi­nar de los ma­les que han su­mi­do a In­dia en una lar­ga po­bre­za. En dis­cur­sos pú­bli­cos dis­po­ni­bles en la pá­gi­na web del Ban­co Cen­tral de la In­dia, Rajan dis­cu­te abier­ta­men­te so­bre es­tos ma­les y su diag­nós­ti­co no se ale­ja mu­cho de que lo aquí en Chi­le se dis­cu­te; la exis­ten­cia de un círcu­lo vi­cio­so en­tre vo­tan­tes que ne­ce­si­tan de la asis­ten­cia de po­lí­ti­cos “men­ti­ro­sos” y es­tos de em­pre­sa­rios “co­rrup­tos” que los fi­nan­cien. En su opi­nión, el po­der en la In­dia se en­cuen­tra rehén de las cla­ses po­lí­ti­cas por­que el Es­ta­do es tan de­fi­cien­te en pro­veer asis­ten­cia a los más des­pro­te­gi­dos que, a cam­bio de vo­tos, los po­lí­ti­cos po­pu­lis­tas —que co­no­cen las fa­llas y tram­pas del sis­te­ma— son los úni­cos ca­pa­ces de ga­ran­ti­zar em­pleos y bie­nes pú­bli­cos pa­ra los más po­bres. Por su par­te, los po­lí­ti­cos ne­ce­si­tan de em­pre­sa­rios po­de­ro­sos pa­ra que fi­nan­cien sus cam­pa­ñas, y es­tos úl­ti­mos ne­ce­si­tan de fa­vo­res po­lí­ti­cos pa­ra man­te­ner sus pri­vi­le­gios y con­se­guir más ayu­das del Es­ta­do, por ejem­plo, en la asig­na­ción de lu­cra­ti­vos con­tra­tos. Lo la­men­ta­ble es que a na­die pa­re­ce con­ve­nir­le ter­mi­nar con esa im­pro­pia re­la­ción de de­pen­den­cia. Lo no­ve­do­so del diag­nós­ti­co de Rajan es que tam­bién tie­ne una pro­pues­ta de so­lu­ción pa­ra rom­per con esa co­lu­sión en­tre di­ne­ro, po­lí­ti­ca y pro­gra­mas de asis­ten­cia so­cial. Co­mo buen eco­no­mis­ta, el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral de la In­dia ve lo evi­den­te, el di­ne­ro es li­ber­tad y, por tan­to, po­der. La ver­da­de­ra for­ma de em­po­de­rar a los ciu­da­da­nos no es con un Es­ta­do be­ne­fac­tor gi­gan­te al cual se ac­ce­de por la vía de com­pla­cer, adu­lar y otor­gar vo­tos a los ex­per­tos en la tra­ma del Es­ta­do, sino que a tra­vés de sim­ples en­tre­gas de di­ne­ro de re­cur­sos es­ta­ta­les al bol­si­llo de los más des­pro­te­gi­dos. En pa­la­bras sim­ples, trans­fe­ren­cias di­rec­tas de efec­ti­vo, en lu­gar de mu­chos de los me­ga­pro­gra­mas de asis­ten­cia que le en­can­tan a la éli­te, pu­die­sen ofre­cer bas­tan­te más ayu­da a las per­so­nas que lo ne­ce­si­tan, y no só­lo por su me­nor efec­to dis­tor­si­vo pa­ra la eco­no­mía real, sino que tam­bién por­que em­po­de­ra a los más po­bres en su li­ber­tad de ele­gir. Pe­ro aquí es­tá la ad­ver­ten­cia im­por­tan­te de Rajan, na­da de es­to es po­si­ble si no se es ca­paz de lle­gar con es­te di­ne­ro a los real­men­te más des­fa­vo­re­ci­dos. Es aquí que la la­bor de la ban­ca tie­ne un enor­me be­ne­fi­cio so­cial. Si bien hoy los po­bres en el mun­do no son par­te re­le­van­te de la ban­ca, Rajan ha abier­to el camino; una au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria se­ña­lan­do que la in­clu­sión fi­nan­cie­ra es la ma­ne­ra de li­be­rar­los de su de­pen­den­cia de los mis­mos que han se­cues­tra­do su po­der y los han con­de­na­do a ser po­bres.

RAGHURAM RAJAN, PRE­SI­DEN­TE DEL BAN­CO CEN­TRAL DE IN­DIA, EN­FREN­TA LOS ÚL­TI­MOS MO­MEN­TOS DE SU MAN­DA­TO COM­PAR­TIEN­DO SU DIAG­NÓS­TI­CO SO­BRE LO QUE MAN­TIE­NE A SU PAÍS PO­BRE: LA CO­LU­SIÓN EN­TRE DI­NE­RO, PO­LÍ­TI­CA Y PRO­GRA­MAS DE ASIS­TEN­CIA SO­CIAL. LO NO­VE­DO­SO ES QUE TAM­BIÉN TIE­NE UNA PRO­PUES­TA PA­RA RE­SOL­VER­LO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.