Don­de man­da ca­pi­tal...

Que Pasa - - POSTEOS -

LA LLE­GA­DA DE PE­DRO PA­BLO KUCZYNS­KI A LA PRE­SI­DEN­CIA DE PE­RÚ SE HA CON­VER­TI­DO EN UN GRAN IMÁN DE LA TEC­NO­CRA­CIA DE SU PAÍS. PE­RO LA FAL­TA DE MU­ÑE­CA PO­LÍ­TI­CA DEL NUE­VO MAN­DA­TA­RIO PO­DRÍA PA­SAR­LE LA CUEN­TA A LA HO­RA DE EN­FREN­TAR UN PA­NO­RA­MA AD­VER­SO, QUE PAR­TE CON EL CON­GRE­SO CON­TRO­LA­DO POR LA OPO­SI­CIÓN.

[ Por Car­los Me­lén­dez, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les ]

Tras ser de­sig­na­do pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros en agos­to del 2005, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki acu­dió al Con­gre­so pa­ra —co­mo nor­ma la Cons­ti­tu­ción pe­rua­na— re­fren­dar su nom­bra­mien­to. La de­li­be­ra­ción del “vo­to de con­fian­za” al úl­ti­mo ga­bi­ne­te de Ale­jan­dro To­le­do fue in­te­rrum­pi­da por el par­la­men­ta­rio tac­ne­ño Ron­nie Ju­ra­do, quien cru­zó el he­mi­ci­clo pa­ra en­tre­gar­le a Kuczyns­ki una ban­de­ra chi­le­na. “To­ma la ban­de­ra del país pa­ra el cual es­tás tra­ba­jan­do”, le es­pe­tó en me­dio del es­cán­da­lo por tal agra­vio. Co­mo fi­nan­cis­ta pri­va­do, a Kuczyns­ki se le in­dil­gó en­ton­ces fa­vo­re­cer in­tere­ses em­pre­sa­ria­les chi­le­nos en con­ce­sio­nes por­tua­rias y ex­por­ta­cio­nes ener­gé­ti­cas. Lo cier­to es que en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, un hom­bre de ne­go­cios co­mo él no tie­ne ban­de­ra. El ex ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se —re­nun­ció a di­cha na­cio­na­li­dad pa­ra le­gi­ti­mar su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial—, na­ci­do en Li­ma, de pa­dre ju­dío-po­la­co y ma­dre fran­co-sui­za, ha de­mos­tra­do en su úl­ti­ma vi­si­ta a Chi­le su dis­po­si­ción a res­ta­ble­cer un cli­ma bi­la­te­ral de con­fian­za. Se

hi­zo acom­pa­ñar de su vi­ce­pre­si­den­ta, Mer­ce­des Aráoz (ex mi­nis­tra de Eco­no­mía y ges­to­ra del TLC Pe­rú-EE.UU.) y su anun­cia­do mi­nis­tro de Eco­no­mía, Al­fre­do Thor­ne (ex ma­na­ging di­rec­tor de JPMor­gan), co­mo ges­to de prio­ri­za­ción de las re­la­cio­nes co­mer­cia­les en­tre am­bos paí­ses. Las ges­tio­nes di­plo­má­ti­cas re­to­ma­rán su cur­so, des­po­ja­das de re­fle­jos chau­vi­nis­tas. Des­de el 28 de ju­lio, Pe­rú se­rá go­ber­na­do por sus me­jo­res tec­nó­cra­tas eco­nó­mi­cos. Pe­rua­nos por el Kam­bio (PPK) ha lo­gra­do atraer cua­dros tec­no­crá­ti­cos que com­par­ten el sen­ti­do ideo­ló­gi­co de la eco­no­mía de mer­ca­do, for­ja­dos en el sec­tor pri­va­do, el ca­bil­deo y la con­sul­to­ría pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. La trans­fe­ren­cia Hu­ma­la-Kuczyns­ki da cuen­ta de la con­ti­nui­dad en los sec­to­res de ma­yor efi­cien­cia —por ejem­plo, man­te­nien­do en el car­go al mi­nis­tro de Edu­ca­ción—. Asi­mis­mo, la tran­si­ción de­ve­la la au­sen­cia de cen­su­ra con­tra pro­fe­sio­na­les que tra­ba­ja­ron pa­ra Hu­ma­la, Gar­cía o To­le­do. El nom­bra­mien­to de Fer­nan­do Zavala —ex mi­nis­tro de Eco­no­mía que in­te­gró el ga­bi­ne­te Kuc- zyns­ki en­tre el 2005 y el 2006— ha si­do re­ci­bi­do con op­ti­mis­mo de par­te de las éli­tes em­pre­sa­ria­les —Zavala se desem­pe­ña­ba co­mo ge­ren­te de la cer­ve­ce­ría Bac­kus y Johns­ton del gru­po SAB Mi­ller— y con escepticismo de sus ri­va­les po­lí­ti­cos, quie­nes lo per­ci­ben fue­ra de for­ma en la ges­tión pú­bli­ca. Si cier­ta tec­no­cra­cia te­nía re­pa­ros en co­la­bo­rar con un go­bierno de un ex mi­li­tar sin par­ti­do ni tino po­lí­ti­co, la lle­ga­da de Kuczyns­ki a la Ca­sa de Pi­za­rro se ha con­ver­ti­do en un gran imán. La ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pe­rua­na ha pa­sa­do de las puer­tas gi­ra­to­rias a las puer­tas abier­tas. Ade­más, PPK ca­re­ce del bu­ro­cra­tis­mo po­lí­ti­co que en­len­te­ce y obs­ta­cu­li­za las re­for­mas eco­nó­mi­cas. Se per­fi­la co­mo el ti­po de go­bierno que desea­ría la de­re­cha chi­le­na: don­de man­da “ca­pi­tal”, no man­da po­li­ti­que­ro. Em­pe­ro, la fal­ta de ma­ne­jo po­lí­ti­co po­dría pa­sar­le fac­tu­ra. El go­bierno de PPK re­quie­re de “mu­ñe­ca po­lí­ti­ca” pa­ra ase­gu­rar ni­ve­les de­cen­tes de go­ber­na­bi­li­dad. Ten­drá an­te sí a un Le­gis­la­ti­vo con­tro­la­do por el fu­ji­mo­ris­mo (el Fren­te Am­plio de iz­quier­da es la se­gun­da ban­ca­da y PPK la ter­ce­ra), po­bre pre­sen­cia te­rri­to­rial (con re­pre­sen­tan­tes en 8 de las 25 ju­ris­dic­cio­nes) y con­flic­tos so­cia­les que han pues­to en ja­que a las prin­ci­pa­les in­ver­sio­nes en el país nor­te­ño. El cues­tio­na­do pro­ce­so de des­cen­tra­li­za­ción (ini­cia­do en el 2003) y la ne­ce­si­dad de una re­for­ma po­lí­ti­ca in­te­gral aso­man co­mo los prin­ci­pa­les re­tos po­lí­ti­cos de su ges­tión. Por aho­ra, los “pe­pe­kau­sas” —co­mo se au­to­de­no­mi­nan los se­gui­do­res de PPK— con­fían de­ma­sia­do en la cien­cia de la eco­no­mía y pa­re­cen me­nos­pre­ciar el ar­te de la po­lí­ti­ca. Kuczyns­ki, sin em­bar­go, tie­ne la vir­tud de la ex­pe­rien­cia y la for­tu­na a su fa­vor. Ga­nó una elec­ción cantada pa­ra el fu­ji­mo­ris­mo, a pe­sar de pro­yec­tar es­te­reo­ti­pos so­cia­les dis­tan­tes del pe­ruano pro­me­dio. “Soy grin­go, soy vie­jo, soy lo­bis­ta…y aho­ra soy Pre­si­den­te del Pe­rú”, di­jo en pri­va­do lue­go del triun­fo, mo­fán­do­se de los ata­ques que su­frió en cam­pa­ña. Sar­cas­mo y op­ti­mis­mo son, qui­zás, al­gu­nas de las vi­ta­mi­nas que ne­ce­si­ta­rá pa­ra los cin­co años más du­ros de su ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.