Un po­der ex­cep­cio­nal

Que Pasa - - POSTEOS -

[Por M. de los Ángeles Fer­nán­dez, aca­dé­mi­ca U. de Tal­ca y crea­do­ra de Hay Mu­je­res]

El lo­gro, por par­te de Hi­llary Clin­ton, de la no­mi­na­ción pre­si­den­cial del Par­ti­do De­mó­cra­ta lue­go de ha­ber­lo in­ten­ta­do ocho años an­tes sin éxi­to, se ha vis­to eclip­sa­do mo­men­tá­nea­men­te por los su­ce­sos bri­tá­ni­cos. Nos re­fe­ri­mos a los coletazos pro­du­ci­dos por el re­fe­rén­dum de sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea co­no­ci­do co­mo bre­xit, ca­ta­pul­tan­do a una mu­jer co­mo su­ce­so­ra del di­mi­ti­do pri­mer mi­nis­tro Da­vid Ca­me­ron. La lle­ga­da de The­re­sa May es igual­men­te una proeza, ya que Mar­ga­ret That­cher ha­bía si­do la úni­ca je­fa de go­bierno en el Reino Uni­do. Las mu­je­res, hoy, es­tán en pri­mer plano. Es pro­ba­ble que enero pró­xi­mo las vea co­man­dan­do tres de las eco­no­mías más gra­vi­tan­tes del mun­do, su­man­do a la ale­ma­na An­ge­la Mer­kel. Tal coin­ci­den­cia po­dría ha­cer­nos ol­vi­dar

el he­cho de que es al­go ex­cep­cio­nal que una mu­jer lle­gue a al­can­zar tal po­si­ción. De 192 paí­ses miem­bros de la ONU, só­lo die­ci­nue­ve tie­nen mu­je­res en ca­li­dad de je­fas de Es­ta­do o de go­bierno. Es­to con­tras­ta con la te­sis del historiador bri­tá­ni­co Niall Fer­gu­son, quien se­ña­la que el as­cen­so de Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos se ex­pli­ca­ría co­mo par­te de una re­be­lión con­tra un cier­to ti­po de li­de­raz­go po­lí­ti­co fe­me­nino, de­no­mi­nán­do­lo “el au­ge de la po­lí­ti­ca ca­ver­ní­co­la”. De tal club for­ma­rían tam­bién par­te otros man­da­ta­rios co­mo Pu­tin, Er­do­gan, Mo­di y Xi Jin­ping. Amé­ri­ca La­ti­na mues­tra un ras­go dis­tin­ti­vo. En los úl­ti­mos 40 años, ha ha­bi­do diez mu­je­res pre­si­den­tas y, en­tre las die­ci­nue­ve que go­bier­nan paí­ses al año 2015, cin­co per­te­ne­cían a nues­tra re­gión, sien­do Mi­che­lle Ba­che­let una de ellas. Se ha se­ña­la­do que Clin­ton tie­ne en­tre sus desafíos atraer a los se­gui­do­res de Ber­nie San­ders, su con­trin­can­te en las pri­ma­rias; uni­fi­car al par­ti­do, pre­pa­rar la cam­pa­ña y no­mi­nar a su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la, la que po­dría re­caer en la se­na­do­ra por Mas­sa­chu­setts, Eli­za­beth Wa­rren. ¿Sig­ni­fi­ca que ya su­peró los obs­tácu­los de gé­ne­ro en una ca­rre­ra ha­cia la Ca­sa Blan­ca en la que vein­te mu­je­res, des­de Vic­to­ria Wood­hull en 1872, la pre­ce­die­ron? La res­pues­ta es­tá le­jos de ser ca­te­gó­ri­ca. Por un la­do, las ideas que fluc­túan acer­ca del li­de­raz­go per­ma­ne­cen ata­das a có­di­gos mas­cu­li­nos, ali­men­ta­das por los es­te­reo­ti­pos que pro­yec­tan los me­dios en la “era del te­rro­ris­mo”. Al­go que to­da mu­jer de­be con­tem­plar, in­clu­so al­guien con abul­ta­das cre­den­cia­les y tan ex­pe­ri­men­ta­da po­lí­ti­ca­men­te co­mo Clin­ton, es la exis­ten­cia de cri­te­rios de eva­lua­ción di­fe­ren­cia­les pa­ra hom­bres y mu­je­res. That­cher, a quien el fe­mi­nis­mo no re­cla­ma pre­ci­sa­men­te co­mo su­ya, no lo pu­do de­cir me­jor: “Cuan­do una mu­jer mues­tra te­ner ca­rác­ter, le di­cen que es in­fa­me; cuan­do un hom­bre mues­tra te­ner ca­rác­ter le di­cen ‘ buen chi­co’”. Por otro, la so­cie­dad nor­tea­me­ri­ca­na asis­te a vi­bran­tes de­ba­tes, co­mo los ge­ne­ra­dos por los aportes de Sheryl Sand­berg, con su li­bro Va­ya­mos ade­lan­te o de An­ne Ma­rie Slaugh­ter con el ar­tícu­lo “Por qué las mu­je­res no pue­den te­ner­lo to­do”. En ellos, en­tre­gan sus dis­tin­tas vi­sio­nes acer­ca de las ba­rre­ras que en­fren­tan las mu­je­res. Clin­ton, en sí mis­ma, es un ejem­plo de pro­gre­so en la ma­te­ria, yen­do de me­nos a más. Ha pro­me­ti­do com­ba­tir la bre­cha sa­la­rial de gé­ne­ro, apo­yar a la co­mu­ni­dad LGBT y for­mar un ga­bi­ne­te pa­ri­ta­rio. Si lo­gra, ade­más, fre­nar a Do­nald Trump, cu­yo po­pu­lis­mo y be­li­cis­mo aña­di­rían más tri­bu­la­cio­nes a un or­den mun­dial de por sí aza­ro­so, la hu­ma­ni­dad to­da, y no só­lo los es­ta­dou­ni­den­ses, le de­be­rá gra­ti­tud. De pa­so, aña­di­ría a su país a la lis­ta de aque­llos que han ele­gi­do ser go­ber­na­dos por mu­je­res.

DE TE­NER ÉXI­TO EN SU AS­PI­RA­CIÓN PRE­SI­DEN­CIAL, HI­LLARY CLIN­TON PO­DRÍA UNIR­SE A LA NUEVA PRI­ME­RA MI­NIS­TRA BRI­TÁ­NI­CA THE­RE­SA MAY Y A LA CAN­CI­LLER AN­GE­LA MER­KEL PA­RA COM­PLE­TAR UN PA­NO­RA­MA INÉ­DI­TO: TRES MU­JE­RES A CAR­GO DE TRES DE LAS PRIN­CI­PA­LES PO­TEN­CIAS DEL MUN­DO. PE­RO AÚN ES­TA­MOS MUY LE­JOS DE LA IGUAL­DAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.