ME­NOS QUE

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Al­ber­to Fu­guet ]

Hay mu­chos fac­to­res que ha­cen a Roa­dies, la nueva se­rie de Show­ti­me, “in­tere­san­te”. Par­tien­do por su crea­dor: Ca­me­ron Cro­we in­ten­tan­do re­di­mir­se. ¿Po­drá? ¿Es po­si­ble za­far de una iden­ti­dad? Di­cho de otra ma­ne­ra: ¿hay ma­ne­ra de que al­guien que abu­só de su mar­ca re­gis­tra­da pue­da rein­ven­tar­se sin des­viar­se del to­do de su ori­gen? Cro­we vuel­ve al ata­que no con un th­ri­ller po­lí­ti­co o un wés­tern o una se­rie de te­rror gó­ti­co sino con sus in­gre­dien­tes de siem­pre: gen­te lin­da al­go a la de­ri­va, el rock and roll co­mo re­li­gión, y el amor que al fi­nal to­do lo puede. Roa­dies es, por un la­do, to­do lo que no se atre­vió a co­lo­car en la muy “to­do es­pec­ta­dor” Ca­si fa­mo­sos, ex­tra­ño film que al­gu­na vez amé, aun­que hoy du­do de sus ci­mien­tos. ¿Es po­si­ble una cin­ta de rock sin se­xo o dro­gas? Ca­si fa­mo­sos era tan ins­pi­ra­da y lin­da, que uno no se da­ba cuen­ta de sus fi­su­ras, pe­ro po­co a po­co la obra de Cro­we se vol­vió una gran ci­ca­triz don­de lo úni­co que se veía era la fór­mu­la. Roa­dies tie­ne al­go de se­xo, al­go de dro­gas y mu­cho rock. To­do lo que no tie­ne Ca­si fa­mo­sos, pe­ro le fal­ta ese as­pec­to au­to­bio­grá­fi­co. Es lin­da la idea de no cen­trar­se en las es­tre­llas sino en los que es­tán ba­jo el es­ce­na­rio. Es, de he­cho, una gran idea, pe­ro no bas­ta. Cro­we pa­re­ce más adul­to, me­nos trau­ma­do con la idea de te­ner que ser ama­ble, pe­ro aún así la his­to­ria no cua­ja y por mo­men­tos pa­re­ce que el pro­ble­ma de Cro­we vie­ne de fá­bri­ca: su mi­ra­da de la vi­da no es com­pa­ti­ble con el dra­ma. Hay un po­co de mor­bo en ver Roa­dies, una se­rie con bue­nos ac­to­res (Lu­ke Wil­son, la gran y ge­ne­ro­sa Car­la Gu­gino) acer­ca del sub­mun­do de los roa­dies, es de­cir, el equi­po téc­ni­co que acom­pa­ña a las gran­des ban­das de rock en sus gi­ras. Tam­bién es res­pe­ta­ble el in­ne­ga­ble de­seo de Cro­we de ser par­te de una tra­di­ción li­te­ra­ria-ci­né­fi­la-mu­si­cal in­ten­sa­men­te ame­ri­ca­na: la del camino. Es­ta es una se­rie on the road, pe­ro acá Ke­rouac no se sen­ti­ría del to­do có­mo­do. Hay bar­bas, hay ro­pa usa­da, hay una chi­ca les­bia­na, hay otra chi­ca ci­né­fi­la que se mue­ve por los pa­si­llos de las are­nas más fa­mo­sas en ska­te, pe­ro a es­tos dien­tes les fal­ta fi­lo. La se­rie tie­ne sus mé­ri­tos, y en ca­so de ha­ber si­do di­ri­gi­da y/o crea­da por otro show­run­ner ca­paz que hu­bie­ra sal­ta­do de in­tere­san­te a cu­rio­sa, pe­ro acá el ad­je­ti­vo que ron­da y cir­cu­la co­mo un fan­tas­ma es ca­me­ron­cro­we­niano que, es cier­to, no es un ad­je­ti­vo, pe­ro sí una mar­ca. Qui­zás ya to­dos sa­ben lo que im­pli­ca una cin­ta de Ca­me­ron Cro­we: hom­bres sen­si­bles y da­ña­dos, chi­cas lin­das re­tro­ma­nía­cas que in­ten­tan sal­var a es­tos ti­pos con­ge­la­dos, una ban­da so­no­ra per­fec­ta, es­té­ti­ca lin­da ti­po Ins­ta­gram, son­ri­sas de dien­tes per­fec­tos y tan­ta, tan­ta mú­si­ca, que al fi­nal uno du­da si a Ca­me­ron Cro­we le in­tere­sa el ci­ne o los clips. Ahí te­ne­mos a la ex­tra­via­da y ca­si pla­gio Eli­za­beth­town; la inú­til Un zoo­ló­gi­co en ca­sa; la kitsch y des­den­ta­da Aloha. El res­pon­sa­ble de hits que hoy dan ga­nas de re­vi­sar co­mo Jerry Ma­gui­re cla­ra­men­te se ex­tra­vió. Cro­we hi­zo un li­bro de en­tre­vis­tas con Billy Wil­der, pe­ro al pa­re­cer no apren­dió mu­cho de esos en­cuen­tros: en el ci­ne de Cro­we no hay ma­la fe ni sar­cas­mo; to­do es tan plá­ci­do co­mo to­mar mal­tea­das de le­che de so­ya con he­la­dos de na­ran­ja-jen­gi­bre. Lin­do, pe­ro in­ter­cam­bia­ble. Y ab­so­lu­ta­men­te in­ne­ce­sa­rio.

“Roa­dies”, de Ca­me­ron Cro­we.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.