ABO­GA­DA DEL DIA­BLO

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por An­to­nio Díaz Oli­va]

Di­ce la ya ma­no­sea­da sen­ten­cia de Tols­toi que “to­das las fa­mi­lias fe­li­ces se pa­re­cen, pe­ro las in­fe­li­ces lo son ca­da una a su ma­ne­ra”. Blood­li­ne —la se­rie de Net­flix que es­te año es­tre­nó se­gun­da tem­po­ra­da— tie­ne al­go de eso: de có­mo los Ray­burn pa­san de ser una fa­mi­lia ge­né­ri­ca­men­te fe­liz a con­ver­tir­se en una fa­mi­lia par­ti­cu­lar­men­te in­fe­liz. Y es cier­to: a ra­tos la se­rie se ex­ce­de en el sus­pen­so y dra­ma, pe­ro se agra­de­ce que ins­ta­le du­das in­có­mo­das (¿puede la fa­mi­lia ti­rar­te pa­ra aba­jo?), así co­mo que ten­ga a Lin­da Car­de­lli­ni en su elen­co. Y pa­ra los que vi­ven en y de las se­ries, cla­ro, no es la pri­me­ra vez que pro­ba­ble­men­te se to­pan con Car­de­lli­ni. Ahí es­tá la se­rie de cul­to Freaks and Geeks, don­de el per­so­na­je de Lin­da de­ja de ser la ma­tea pa­ra jun­tar­se con los nerds y punks; o su apa­ri­ción en Mad Men co­mo la so­me­ti­da y dis­cre­ta ve­ci­na de Don Dra­per (con quien por su­pues­to tie­ne un af­fai­re) en la sex­ta tem­po­ra­da; o en Blood­li­ne, de nue­vo, co­mo Meg Ray­burn, la atrac­ti­va hi­ja e in­mo­ral abo­ga­da de es­ta fa­mi­lia, que es­tá dis­pues­ta a to­do con tal de sal­var lo po­co de repu­tación que les va que­dan­do a los Ray­burn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.