Por unas pa­la­bras pres­ta­das

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Se­bas­tián Ri­vas, des­de Chica­go ]

LA CON­VEN­CIÓN RE­PU­BLI­CA­NA, Y EL CO­MEN­TA­DO DIS­CUR­SO PLA­GIA­DO DE ME­LA­NIA TRUMP, HAN RE­COR­DA­DO QUE LOS HI­TOS QUE DE­CI­DI­RÁN LA ELEC­CIÓN PUE­DEN SER MU­CHO MÁS TRI­VIA­LES QUE LAS DE­FI­NI­CIO­NES PO­LÍ­TI­CAS DE FON­DO EN JUE­GO.

Pa­re­ce una anéc­do­ta casi sin im­por­tan­cia: dos pá­rra­fos, no más de 60 pa­la­bras y 30 se­gun­dos de un dis­cur­so des­ti­na­do a pa­sar des­aper­ci­bi­do, pe­ro que se con­vir­tió en la peor pe­sa­di­lla de Do­nald Trump en lo que va de cam­pa­ña. No fue el mag­na­te el pro­ta­go­nis­ta: fue su es­po­sa, Me­la­nia, la que el lu­nes por la no­che ca­yó víc­ti­ma de Ja­rrett Hill, un pe­rio­dis­ta des­em­plea­do que mien­tras es­cu­cha­ba en un Star­bucks el dis­cur­so con que és­ta elo­gia­ba a su es­po­so en la Con­ven­ción del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en Cle­ve­land, de­tec­tó 30 se­gun­dos que lo hi­cie­ron re­tro­ce­der ocho años. Hill bus­có en in­ter­net y, casi se­gun­dos des­pués, posteó en Twit­ter lo im­pen­sa­ble: dos pá­rra­fos com­ple­tos de ese dis­cur­so ha­bían si­do co­pia­dos, casi pa­la­bra por pa­la­bra, de la pre­sen­ta­ción que Michelle Oba­ma ha­bía he­cho a su es­po­so, Ba­rack, en la Con­ven­ción De­mó­cra­ta de 2008. Has­ta ese mo­men­to, en la con­ven­ción ha­bían ocu­rri­do va­rios he­chos po­lí­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos. Los re­pu­bli­ca­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.