Un ca­mión y un ha­cha

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Die­go Zúñiga Contreras, des­de Bonn ]

LOS ATA­QUES EN NI­ZA Y WURZ­BUR­GO IN­DI­CAN QUE EL OB­JE­TI­VO DE LOS YIHA­DIS­TAS ES DE­MOS­TRAR A LOS EU­RO­PEOS QUE NO ES­TÁN SE­GU­ROS NI MI­RAN­DO FUE­GOS AR­TI­FI­CIA­LES NI VIA­JAN­DO EN TREN. Y EL EFEC­TO DE ELLO PUE­DE SER DE­VAS­TA­DOR.

Hay dos for­mas de pro­vo­car te­rror en un con­ti­nen­te que es­tá es­pe­ran­do que le den el gran gol­pe, así co­mo el nor­te de Chi­le vi­ve es­pe­ran­do el me­ga­te­rre­mo­to. Una es de for­ma ex­tra­or­di­na­ria­men­te lla­ma­ti­va, ma­tan­do a de­ce­nas de per­so­nas en una gran ca­pi­tal eu­ro­pea. Di­ga­mos al­go co­mo lo ocu­rri­do en Pa­rís en no­viem­bre del año pasado o en Bru­se­las en mar­zo. Son gran­des gol­pes, efi­cien­tes en tér­mi­nos co­mu­ni­ca­cio­na­les por­que afec­tan a un cen­tro ur­bano im­por­tan­te. Los per­pe­tra­do­res con­si­guen lo que bus­can fá­cil y rá­pi­da­men­te. La otra es la fór­mu­la que se uti­li­zó en los úl­ti­mos dos ata­ques per­pe­tra­dos en el Vie­jo Con­ti­nen­te: le­jos de las ca­pi­ta­les, has­ta don­de el ex­ten­so bra­zo de la vi­gi­lan­cia po­li­cial no lle­ga o lle­ga de­bi­li­ta­do. Ni­za, con sus 84 muer­tos, es una mues­tra de que la fa­mi­lia no se pue­de sen­tir se­gu­ra ni si­quie­ra mi­ran­do fue­gos ar­ti­fi­cia­les y de que un ca­mión, y en reali­dad cual­quier co­sa, es un ar­ma. Y lo de Wurz­bur­go, en Ale­ma­nia, es la con­fir­ma­ción palpable de que una pe­que­ña ciu­dad sin ma­yor fi­gu­ra­ción es tam­bién un blan­co vá­li­do. Un tren re­gio­nal per­di­do en las pro­fun­di­da­des de un país pue­de con­ver­tir­se en el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra que un yiha­dis­ta mues­tre leal­tad por su du­do­sa cau­sa. Aun­que las au­to­ri­da­des ale­ma­nas han pre­fe­ri­do evi­tar una con­fir­ma­ción ex­pre­sa de la raíz is­la­mis­ta del ata­que de Wurz­bur­go, la evi­den­cia apun­ta en esa di­rec­ción. No só­lo el vi­deo li­be­ra­do por Es­ta­do Is­lá­mi­co y la ban­de­ra de ISIS pin­ta­da en la ha­bi­ta­ción del ata­can­te son una prue­ba a te­ner en cuen­ta. El gri­to de “Alá es gran­de” lan­za­do al mo­men­to de blan­dir el ha­cha con­tra los pa­sa­je­ros del tren pa­re­ce de­mos­trar que, a lo me­nos, el jo­ven re­fu­gia­do af­gano de 17 años se ha­bía ra­di­ca­li­za­do so­lo, en Ale­ma­nia, don­de fue re­ci­bi­do ha­ce dos años y don­de una fa­mi­lia de aco­gi­da lo cui­da­ba. Lo que vie­ne aho­ra en Ale­ma­nia es más o me­nos pre­de­ci­ble. El ata­can­te no só­lo en­tre­gó su vi­da de for­ma ab­sur­da a una cau­sa irra­cio­nal, sino que hi­zo un fla­co fa­vor a los mi­les de re­fu­gia­dos y so­li­ci­tan­tes de asi­lo que es­pe­ran su opor­tu­ni­dad en es­te país. Aun­que el de­ba­te po­lí­ti­co to­da­vía no es abier­to, es un he­cho que par­ti­dos co­mo Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD), agru­pa­ción po­pu­lis­ta de de­re­cha que vi­ve un au­ge pre­ci­sa­men­te de­bi­do a su re­nuen­cia a acep­tar re­fu­gia­dos, ob­ten­drán sus cin­co mi­nu­tos de glo­ria gra­cias a es­to. “Nunca vi tan­ta san­gre”, de­cía uno de los in­ves­ti­ga­do­res que lle­gó al tren don­de se pro­du­jo el bru­tal ata­que, se­gún el pe­rió­di­co Bild. Las fo­to­gra­fías da­ban cuen­ta de una car­ni­ce­ría que, de mi­la­gro, só­lo de­jó he­ri­dos. ¿Quié­nes? Una fa­mi­lia de Hong Kong y una mu­jer que pa­sea­ba a su pe­rro en el an­dén, ata­ca­da por el yiha­dis­ta cuan­do es­te se ba­jó del tren. Es­tas es­ce­nas, que se han re­pe­ti­do en la te­le­vi­sión y en la pren­sa es­cri­ta, mar­ca­rán un pun­to de in­fle­xión y pue­den te­ner un efec­to de­vas­ta­dor en­tre los ciu­da­da­nos, que ha­cen la ecua­ción ( hong­ko­ne­ses ata­ca­dos en Wurz­bur­go por un af­gano) y en­tran en pá­ni­co, por­que la con­clu­sión es ló­gi­ca: to­dos es­ta­mos ex­pues­tos en to­das par­tes, a mer­ced de cual­quie­ra, o sea de to­dos. Ape­nas un día des­pués del ata­que, la pre­sen­cia de po­li­cías en las es­ta­cio­nes de tre­nes se ha­bía in­cre­men­ta­do no­to­ria­men­te. Co­men­za­rán las sos­pe­chas, los in­sul­tos en la ca­lle y las po­lé­mi­cas en la are­na po­lí­ti­ca. A di­fe­ren­cia de Fran­cia, don­de ape­nas un día an­tes del aten­ta­do en Ni­za las au­to­ri­da­des ha­bían anun­cia­do que re­ba­ja­rían el ni­vel de aler­ta, en Ale­ma­nia la ten­sión, la la­ten­cia del in­mi­nen­te ata­que, nunca ha des­apa­re­ci­do. Va­rias ve­ces se han ce­rra­do es­ta­cio­nes de tre­nes, sus­pen­di­do even­tos y al­te­ra­do la nor­ma­li­dad por­que se sos­pe­cha­ba que al­guien pre­pa­ra­ba un aten­ta­do. Lo más te­rri­ble de to­do es­to es cons­ta­tar que, pe­se a to­das las me­di­das, pe­se a to­das las ad­ver­ten­cias, pe­se a to­dos los des­plie­gues, en el ata­que de Wurz­bur­go el yiha­dis­ta fue aba­ti­do por­que, por ca­sua­li­dad, un co­man­do es­pe­cial de la Po­li­cía es­ta­ba en el lu­gar y vio pa­sar al af­gano con sus armas. Por ca­sua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.