Es­tán en­tre no­so­tros

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Alejandro Ala­luf ]

LA REALI­DAD AU­MEN­TA­DA EXIS­TÍA DES­DE HA­CE UN TIEM­PO, PE­RO EL MUNDO DE LOS “SMARTP­HO­NES” NO HA­BÍA LO­GRA­DO SA­CAR­LE PRO­VE­CHO. HAS­TA QUE APA­RE­CIÓ PO­KÉ­MON GO. Y NA­DA, NA­DA VOL­VIÓ A SER LO MIS­MO.

El boom co­men­zó a me­dia­dos de los 90. Tras un par de exi­to­sos tí­tu­los pa­ra el Ga­me­boy —la pri­me­ra y po­pu­lar con­so­la por­tá­til de Nin­ten­do —, con jue­gos de rol ba­sa­dos en la cap­tu­ra de di­ver­sas cria­tu­ras ani­ma­les­cas, Po­ké­mon (pa­la­bra na­ci­da a par­tir de “poc­ket monster”) pa­só a lle­nar es­pa­cios en te­le­vi­sión, có­mics y un inago­ta­ble mer­chan­di­sing que mar­có a fue­go a to­da una ge­ne­ra­ción; prin­ci­pal­men­te, a los ac­tua­les millenials. Es más, es co­sa de re­cor­dar a la fa­mo­sa tri­bu ur­ba­na lo­cal, que jus­ta­men­te ad­qui­rió el nom­bre de es­ta fran­qui­cia. Tu­vo su mo­men­to de glo­ria en el olimpo pop, pe­ro con el cambio de si­glo pa­só a ser par­te de un uni­ver­so de en­tre­ten­ción más bien de ni­cho. Eso, cla­ro, has­ta aho­ra. Por­que ha­ce ape­nas unos días apa­re­ció un nue­vo jue­go, por pri­me­ra vez orien­ta­do a smartp­ho­nes, que li­te­ral­men­te ha re­vo­lu­cio­na­do a to­do el pla­ne­ta. Se sa­bía que es­ta nue­va aven­tu­ra de Nin­ten­do iba a pro­vo­car un caos en­tre sus se­gui­do­res, pe­ro pro­ba­ble­men­te ni la mis­ma com­pa­ñía es­pe­ra­ba el ni­vel de adic­ción que desató el jue­go. La ma­gia de to­do es­to pro­vie­ne de la reali­dad au­men­ta­da, tec­no­lo­gía que si bien exis­te ha­ce ya va­rios años, no ha si­do apro­ve­cha­da del to­do por el mundo mó­vil. Por­que lo que ha­ce la reali­dad au­men­ta­da — pri­ma le­ja­na de la vir­tual— es ge­ne­rar in­for­ma­ción adi­cio­nal a lo que es­ta­mos vien­do en la reali­dad, a tra­vés una pan­ta­lla. Pue­de ser des­de in­for­ma­ción com­ple­men­ta­ria al en­fo­car un mo­nu­men­to o una cons­truc­ción, a los mis­mos fil­tros fa­cia­les que tan­to ha pues­to hoy de mo­da Snap­chat. La apli­ca­ción fue desa­rro­lla­da por Nian­tic Labs, una star­tup de San Fran­cis­co que es­tu­vo in­cu­ba­da ba­jo el te­cho de Goo­gle has­ta su in­de­pen­den­cia, el 2015. Ese mis­mo año, el pe­que­ño es­tu­dio lan­zó In­gress, un jue­go mó­vil ba­sa­do en es­ta tec­no­lo­gía bas­tan­te pa­re­ci­do a Po­ké­mon Go: des­car­ga­ble, gra­tis, bus­ca que los usua­rios eli­jan ini­cial­men­te ban­dos pa­ra lue­go sa­lir a las ca­lles a “hac­kear” por­ta­les que se en­cuen­tran ubi­ca­dos en pun­tos tras­cen­den­tes de la ciu­dad. El ob­je­ti­vo es el mis­mo: sa­lir a la ca­lle, guiar­se por el ce­lu­lar y “pi­llar” co­sas pa­ra lue­go cap­tu­rar­las. Es de­cir, con Po­ké­mon Go aho­ra los usua­rios pue­den re­pli­car de ma­ne­ra casi exac­ta lo que veían cuan­do ni­ños en la te­le. To­do lo an­te­rior, su­ma­do a la fie­bre ge­ne­ra­cio­nal que ha ge­ne­ra­do, han he­cho que es­tos úl­ti­mos días los me­dios y las re­des so­cia­les se ha­yan lle­na­do de no­ti­cias freak que de­la­tan el im­pac­to de la aps en los paí­ses en que ya es­tá dis­po­ni­ble. La apli­ca­ción aún no es­tá en Chi­le, pe­ro en Fa­ce­book ya se pue­den leer his­to­rias lo­ca­les de ese ti­po en­tre quie­nes se las han arre­gla­do pa­ra des­car­gar la app de me­ne­ra “al­ter­na­ti­va”. To­do es­to ha re­dun­da­do que por fin Nin­ten­do ha po­di­do le­van­tar la ca­be­za y, de un pa­ra­gua­zo, en me­nos de una se­ma­na, ha au­men­ta­do su pre­cio al do­ble. Al cie­rre de es­ta edi­ción, el va­lor co­mer­cial de la com­pa­ñía se ele­va­ba por so­bre los 42 mil mi­llo­nes de dó­la­res, su­peran­do a co­lo­sos co­mo Sony. Y va­ya que Nin­ten­do ne­ce­si­ta­ba un es­pal­da­ra­zo co­mo és­te. Por­que des­de la épo­ca de glo­ria de la Wii que la com­pa­ñía no vol­vía a vi­vir un tiem­po de es­plen­dor. Lo in­tere­san­te —¿o preo­cu­pan­te?— es que es­ta­mos re­cién ex­pe­ri­men­tan­do la punta del ice­berg de es­te fe­nó­meno. Cuan­do la co­sa ate­rri­ce fi­nal­men­te en nues­tro país, de se­gu­ro va­mos a en­con­trar­nos en las no­ti­cias con his­to­rias de ca­za­do­res que en­tra­ron a La Mo­ne­da a bus­car al­gún po­ké­mon. Por­que es­to re­cién co­mien­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.