HA­CER A OTRA PER­SO­NA

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Ale­jan­dra Cos­ta­mag­na ]

Bas­ta una ilu­mi­na­ción te­nue y un cua­dra­do ver­de co­mo es­ce­no­gra­fía pa­ra que la obra Pul­mo­nes, del in­glés Dun­can Mac­mi­llan, nos trans­mi­ta el vér­ti­go de sus pro­ta­go­nis­tas. So­bre es­te des­po­ja­do es­ce­na­rio ve­mos a dos ac­to­res en­tre­ga­dos al má­xi­mo en su in­ter­pre­ta­ción de una pa­re­ja jo­ven, con con­cien­cia eco­ló­gi­ca e in­quie­tu­des múl­ti­ples, que se de­ba­te so­bre ser o no ser pa­dres: “El pu­to pro­pó­si­to de la exis­ten­cia”, co­mo di­rán ellos. Abor­dan­do un con­flic­to si­mi­lar al del co­mien­zo de la pe­lí­cu­la Vi­da se­xual de las plan­tas, Fran­cis­ca Le­win de­mues­tra una vez más su enor­me ta­len­to pa­ra trans­mi­tir las con­tra­dic­cio­nes emo­cio­na­les de unos per­so­na­jes que a ra­tos pa­re­cen ha­ber na­ci­do só­lo pa­ra en­ro­llar y des­en­ro­llar nu­dos men­ta­les. Fran­cis­co Os­sa, en tan­to, no que­da cor­to en su in­ter­pre­ta­ción del hom­bre que du­da, pe­ro se en­tre­ga. Que se re­sis­te, pe­ro se en­tu­sias- ma. Que la em­ba­rra y se arre­pien­te. “Ha­ga­mos a otra per­so­na”, pro­po­ne ella en al­gún mo­men­to. La pers­pec­ti­va les pa­re­ce tan ma­ra­vi­llo­sa co­mo ate­rra­do­ra, da­da la cri­sis am­bien­tal del pla­ne­ta y las in­fi­ni­tas con­se­cuen­cias de­ri­va­das de la irres­pon­sa­bi­li­dad del ser hu­mano. Las ac­tua­cio­nes de am­bos con­mue­ven, sin em­bar­go el mérito es tam­bién de Ál­va­ro Viguera, que di­ri­ge es­te tex­to in­tere­san­te (aun­que a ra­tos al­go es­te­reo­ti­pa­do) con sol­tu­ra y agi­li­dad. La pa­re­ja cam­bia de opi­nión una y otra vez, y el tiem­po los va atra­pan­do en un pes­ta­ñeo. Cambio de luz y una ho­ra, cambio de luz y un día, cambio de luz y unos años. Has­ta que la vi­da se les es­fu­ma.

“Pul­mo­nes”: has­ta el 30 de ju­lio en el Teatro Mo­ri Be­lla­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.