HULK

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Ál­va­ro Bi­sa­ma ]

La se­ma­na pa­sa­da mu­rió Hulk. No. En reali­dad el que mu­rió fue Bru­ce Ban­ner. Lo ma­tó una fle­cha car­ga­da con ra­dia­ción gam­ma dis­pa­ra­da por Ojo de Hal­cón des­de le­jos. Es­to pa­só en el ter­cer nú­me­ro de Ci­vil War II, una ma­cro­sa­ga más o me­nos idio­ta des­ti­na­da a ca­pi­ta­li­zar el film con el mis­mo nom­bre. Pe­ro, re­pi­to, no se tra­ta de la muer­te de Hulk, que aho­ra es un mu­cha­cho chino con jo­po que pa­re­ce pa­sar­lo fan­tás­ti­co vol­vién­do­se un gi­gan­te ver­de. Con es­to Mar­vel ter­mi­na de en­te­rrar a Ban­ner, un per­so­na­je ca­pi­tal en la his­to­ria de la editorial, pe­ro con el cual no te­nían la más re­mo­ta idea de qué ha­cer des­de ha­ce años. Y es­to es qui­zás lo más in­tere­san­te de la no­ti­cia: el po­der re­vi­sar có­mo la pre­mi­sa sen­ci­lla crea­da por Stan Lee y Jack Kirby en 1962 se con­vir­tió, en el lap­so de me­dio si­glo, en una ex­cu­sa pa­ra dar rien­da suel­ta a las ideas na­rra­ti­vas más in­só­li­tas. Por­que Ban­ner/Hulk fue hé­roe, vi­llano; tu­vo casi una de­ce­na de per­so­na­li­da­des dis­tin­tas; via­jó al es­pa­cio; ofi­ció de me­sías alie­ní­ge­na (uno que se pa­re­cía a Co­nan); tu­vo hi­jos: aso­ló la Tie­rra; se­pa­ró sus dos per­so­na­li­da­des en cuer­pos dis­tin­tos mil ve­ces; lo de­mo­lió la re­sa­ca de tan­to de­sas­tre en el de­sier­to; con­vir­tió a su pri­ma, su sue­gro y su ex no­via en otros Hulks; par­ti­ci­pó en cons­pi­ra­cio­nes; ope­ró co­mo agen­te se­cre­to y has­ta tu­vo una ver­sión fu­tu­ra don­de es­ta­ba cal­vo y po­seía un ha­rem con de­ce­nas de con­cu­bi­nas, pues era un dic­ta­dor que do­mi­na­ba el mundo. Por ahí, ade­más, hu­bo una se­rie de te­le­vi­sión tris­tí­si­ma y unas películas que no es­tu­vie­ron a la al­tu­ra del mi­to. To­do lo an­te­rior es irreal e in­cohe­ren­te, pe­ro po­see esa con­di­ción bi­za­rra que qui­zás era el mejor atri­bu­to del per­so­na­je, al­go que guio­nis­tas co­mo Pe­ter Da­vid y Greg Pak usa­ron con au­da­cia y no po­co de­li­rio. Por lo mis­mo, da un po­co de pe­na que Mar­vel lo ha­ya des­pa­cha­do casi de ofi­cio, de la mano de un escritor-fun­cio­na­rio co­mo Brian Mi­chael Ben­dis. Mien­tras, que­da en la me­mo­ria esa con­fu­sión que el per­so­na­je po­día pro­vo­car a sus lec­to­res, ese con­flic­to exis­ten­cial que cons­truía el dra­ma a par­tir de la ten­sión en­tre ci­vi­li­za­ción y bar­ba­rie. Aque­llo de­fi­nía al per­so­na­je y re­no­va­ba su sen­ti­do. Sí, era só­lo un có­mic, pe­ro po­días ver en él, en­tre tan­to monstruo a la de­ri­va, có­mo da­ban vuel­tas los fan­tas­mas de la gue­rra ató­mi­ca, la re­sa­ca de la vio­len­cia y el de­ba­te mo­ral so­bre el sen­ti­do del sa­ber cien­tí­fi­co en su ver­sión más psi­co­tró­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.