His­to­ria de dos fa­mi­lias

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Se­bas­tián Ri­vas, des­de Es­ta­dos Uni­dos ]

Na­die lo pen­só así cuan­do, ha­ce ocho años, una entonces de­cep­cio­na­da Hi­llary Clin­ton ha­cía de tri­pas co­ra­zón pa­ra so­li­ci­tar a la Con­ven­ción De­mó­cra­ta que no­mi­na­ra por acla­ma­ción al entonces se­na­dor Ba­rack Obama, el ri­val con quien ha­bía te­ni­do una agria cam­pa­ña. En me­dio de los reproches, las fil­tra­cio­nes y la sen­sa­ción de que la ri­va­li­dad era ca­si irre­cu­pe­ra­ble, lo úl­ti­mo que al­guien po­dría creer es que, en 2016, la es­po­sa de Obama, Michelle, es­ta­ría ha­cien­do el dis­cur­so más con­ven­ci­do de apo­yo a la can­di­da­ta en to­do lo que va de cam­pa­ña. Es el cie­rre del círcu­lo y de una de las alian­zas po­lí­ti­cas que, vis­ta en re­tros­pec­ti­va, po­dría mar­car en­tre vein­te y trein­ta años de la his­to­ria de los de­mó­cra­tas. A na­die le ca­be du­da que Obama fa­vo­re­ció a Hi­llary co­mo la car­ta pa­ra su­ce­der­lo des­de ha­ce va­rios años, así co­mo hoy pa­re­ce que la apues­ta de los Clin­ton por no ten­sar la cuer­da y res­pal­dar a quien les ha­bía qui­ta­do la po­si­bi­li­dad de re­tor­nar a la Ca­sa Blan­ca fun­cio­nó per­fec­to. Por­que en 2008, la ca­rre­ra po­lí­ti­ca de Hi- llary pa­re­cía da­ña­da de for­ma ca­si irre­ver­si­ble, y su úni­ca po­si­bi­li­dad real pa­re­cía apos­tar por una de­rro­ta de Obama o una pé­si­ma ges­tión que le per­mi­tie­ra re­tor­nar en 2012. Cuan­do el se­na­dor ga­nó, fue él quien le lan­zó un sal­va­vi­das con la pro­pues­ta de que asu­mie­ra co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do. Con el tiempo, esa ju­ga­da se re­ve­la­ría co­mo ma­gis­tral, por­que neu­tra­li­zó cual­quier in­ten­to de re­be­lión in­ter­na del ma­tri­mo­nio Clin­ton. Pe­ro se asu­mía que ha­bía una cláu­su­la tá­ci­ta: el pues­to la ca­ta­pul­ta­ría nue­va­men­te con una úl­ti­ma po­si­bi­li­dad de pos­tu­lar a la pre­si­den­cia, al­go pa­ra lo que se re­quie­re muy a me­nu­do el res­pal­do del man­da­ta­rio en ejer­ci­cio. La sor­pre­sa fue có­mo la más ten­sa re­la­ción per­so­nal se con­vir­tió en una so­cie­dad po­lí­ti­ca con es­ca­sos pre­ce­den­tes. En­tre los siem­pre pen­dien­tes ana­lis­tas es­ta­dou­ni­den­ses se mar­ca co­mo un hito cla­ve pa­ra la re­elec­ción de Obama en 2012 el dis­cur­so que Bill Clin­ton die­ra en su res­pal­do du­ran­te la con­ven­ción de ese año: Obama te­nía el ca­ris­ma, pe­ro le fal­ta­ba po­der ex- pli­car en sen­ci­llo a los vo­tan­tes que es­ta­ban me­jor que en 2008, al­go en lo que Bill tie­ne des­tre­zas es­pe­cia­les. Y el im­pre­sio­nan­te dis­cur­so de Michelle Obama de es­ta se­ma­na, don­de de­fen­dió a Hi­llary al tiempo que cues­tio­na­ba sin nom­brar­lo a Do­nald Trump por su re­tó­ri­ca di­vi­si­va y sus cons­tan­tes ata­ques a su es­po­so Ba­rack, fue la guin­da de una tor­ta que ha te­ni­do al man­da­ta­rio ayu­dan­do a Hi­llary du­ran­te es­ta cam­pa­ña. Tan­to en el backs­ta­ge co­mo con gestiones di­rec­tas pa­ra conseguir que su ri­val de aho­ra, Ber­nie San­ders, la res­pal­da­ra a ella tal co­mo ella lo hi­zo con él en 2016. Na­die du­da de lo que ven­drá en los pró­xi­mos me­ses: Obama ju­ga­do a full por Hi­llary, con Bill y Michelle co­mo es­cu­de­ros de lu­jo. De ga­nar­le a Trump, eso im­pli­ca­rá que en­tre las dos fa­mi­lias go­ber­na­rán al me­nos 20 de los úl­ti­mos 28 años, con po­si­bi­li­dad de cua­tro años más si se re­eli­ge en 2020. Y es pro­ba­ble que la so­cie­dad ten­ga al me­nos un ca­pí­tu­lo más. El dis­cur­so de la ac­tual pri­me­ra da­ma ha de­ja­do a mu­chos apos­tan­do por­que se­gui­rá la ca­rre­ra po­lí­ti­ca y pos­tu­la­rá en los pró­xi­mos años a un car­go. El mo­de­lo lo tie­ne cer­ca: es la pro­pia Hi­llary quien lo di­se­ñó, tal co­mo Michelle le re­co­no­ció al agra­de­cer­le, en una de sus fra­ses más sen­ti­das, que sus hi­jas Ma­lia y Sas­ha ya no du­den de que una mu­jer pue­da ser pre­si­den­ta de Es­ta­dos Uni­dos.

LA CON­VEN­CIÓN DE­MÓ­CRA­TA DE ES­TA SE­MA­NA MOS­TRÓ EL DESEN­LA­CE DE UNA HIS­TO­RIA IM­PRO­BA­BLE: LA ALIAN­ZA PO­LÍ­TI­CA DE LAS FA­MI­LIAS CLIN­TON Y OBAMA, CE­RRA­DA CON APO­YOS MUTUOS QUE PA­RE­CÍAN IM­PO­SI­BLES HA­CE OCHO AÑOS ATRÁS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.