Dos pa­ra el tan­go

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Fa­cun­do Fer­nán­dez Ba­rrio, des­de Bue­nos Ai­res ]

EL DESTAPE DE LA CO­RRUP­CIÓN K ACORRALA A CRIS­TI­NA FER­NÁN­DEZ Y DA OXÍ­GENO A MAURICIO MA­CRI, QUIEN EN­FREN­TA LAS PRI­ME­RAS CRÍ­TI­CAS POR EL IM­PAC­TO SO­CIAL DEL AJUS­TE ECO­NÓ­MI­CO.

La dipu­tada Dia­na Con­ti es lo que se di­ce una ta­li­ba­na del kirch­ne­ris­mo: más cris­ti­nis­ta que Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. La se­ma­na pa­sa­da le pre­gun­ta­ron TV si cree po­si­ble que la ex pre­si­den­ta va­ya a la cár­cel. Con­ti no du­dó: “Los jueces y fis­ca­les van a te­ner que pen­sar si quie­ren di­ri­gir ellos las cau­sas ju­di­cia­les o de­jar­se ma­ne­jar por otros fac­to­res de po­der. Si esos fac­to­res do­mi­nan, Cris­ti­na pue­de ir pre­sa”. A tal pun­to ha lle­ga­do el es­car­mien­to ju­di­cial con­tra los K: en el sen­ti­do co­mún kirch­ne­ris­ta, bien ex­pre­sa­do por la dipu­tada Con­ti, se ins­ta­ló la cer­te­za de que cier­tos sec­to­res de la jus­ti­cia fe­de­ral quie­ren la ca­be­za de su lí­der po­lí­ti­ca. Cris­ti­na Fer­nán­dez en­sa­ya una es­tra­te­gia de ma­nual fren­te a las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción en su con­tra. De­nun­cia un com­plot de jueces, fis­ca­les, ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, miem­bros del ac­tual go­bierno y me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra per­se­guir­la po­lí­ti­ca­men­te y así des­viar el fo­co de aten­ción res­pec­to del otro gran te­ma que do­mi­na la agen­da pú­bli­ca: el im­pac­to so- cial de las me­di­das de ajus­te eco­nó­mi­co im­ple­men­ta­das por Mauricio Ma­cri. Se­gún la teo­ría de CFK, ocul­tar el ta­ri­fa­zo, la de­va­lua­ción, la in­fla­ción y el en­deu­da­mien­to es el ver­da­de­ro mó­vil de las cau­sas ju­di­cia­les con­tra ella y su en­torno. No hay que ser muy pers­pi­caz pa­ra no­tar que el aco­rra­la­mien­to ju­di­cial de CFK efec­ti­va­men­te lle­ga co­mo una bri­sa de ai­re fresco pa­ra Ma­cri, quien en­fren­ta las pri­me­ras crí­ti­cas a su ges­tión por los efec­tos pal­pa­bles de una po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca de shock. En los pri­me­ros me­ses de su go­bierno, el pre­si­den­te ha­bía pro­me­ti­do que la luz al fi­nal del tú­nel aso­ma­ría en el se­gun­do se­mes­tre del año. Pe­ro lle­gó ju­lio y el bol­si­llo aún aprie­ta. Los sa­la­rios no au­men­tan tan­to co­mo los pre­cios, que bai­lan al rit­mo de una de­pre­cia­ción mo­ne­ta­ria del 50%. Los des­pi­dos en el sec­tor pú­bli­co mar­can el dé­bil pul­so del mer­ca­do de tra­ba­jo en el sec­tor pri­va­do. La im­pe­ri­cia del ga­bi­ne­te na­cio­nal pa­ra co­rre­gir las ta­ri­fas pú­bli­cas del gas y la ener­gía eléc­tri­ca pro­vo­có au- men­tos de has­ta un 2.000% en ho­ga­res y pe­que­ñas em­pre­sas. Aun­que Ma­cri re­pi­te una y otra vez que las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas se de­ben a la “pe­sa­da he­ren­cia” del mo­de­lo kirch­ne­ris­ta, en el ofi­cia­lis­mo son cons­cien­tes de que, tar­de o tem­prano, el ajus­te des­gas­ta­rá la ima­gen del go­bierno. Por eso es cier­to que la agi­ta­ción ju­di­cial y me­diá­ti­ca en torno de la fi­gu­ra de CFK, né­me­sis del pre­si­den­te, da oxí­geno y tiempo al ma­cris­mo. No me­nos real es que exis­ten sec­to­res de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia des­pe­cha­dos con los K —co­mo ya pu­do en­tre­ver­se en el ca­so Nis­man— que es­tán dis­pues­tos a re­ve­lar in­for­ma­ción da­ñi­na. Ni que los mis­mos jueces fe­de­ra­les que du­ran­te la he­ge­mo­nía kirch­ne­ris­ta ta­pa­ron las de­nun­cias de co­rrup­ción aho­ra son cé­le­res in­ves­ti­ga­do­res. Aho­ra bien: ¿al­guien po­dría de­cir se­ria­men­te que la in­có­mo­da po­si­ción en la que se en­cuen­tra hoy Cris­ti­na Fer­nán­dez es tan só­lo producto de una cons­pi­ra­ción? Di­fí­cil. Es­ta vez, la ale­vo­sía de las prue­bas es ma­yús­cu­la. Jo­sé López, ex se­cre­ta­rio de Obras Pú­bli­cas, hom­bre cla­ve de la ad­mi­nis­tra­ción kirch­ne­ris­ta y ges­tor di­rec­to de fon­dos pú­bli­cos por más de 90 mil mi­llo­nes de dó­la­res du­ran­te do­ce años, fue arres­ta­do ha­ce un mes mien­tras in­ten­ta­ba ocul­tar nue­ve mi­llo­nes de dó­la­res en un con­ven­to de mon­jas en ple­na ma­dru­ga­da. “Jo­se­ci­to” fue la mano de­re­cha del ex mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Ju­lio de Vi­do, el hom­bre más po­de­ro­so del kirch­ne­ris­mo de­trás de Nés­tor y Cris­ti­na. En el go­bierno, López se con­vir­tió en el ad­mi­nis­tra­dor de una de las ma­yo­res “ca­jas” del Es­ta­do ar­gen­tino: la de Via­li­dad Na­cio­nal, de la que ema­na­ron los fon­dos que con­so­li­da­ron el im­pe­rio mi­llo­na­rio del em­pre­sa­rio kirch­ne­ris­ta pre­so Lá­za­ro Báez, sos­pe­cho­so de ha­ber si­do tes­ta­fe­rro de los Kirch­ner. Si Cris­ti­na co­no­cía las fe­cho­rías de “Jo­se­ci­to”, es tan cul­pa­ble co­mo él. Mien­tras, Báez es­pe­ra en cár­cel pre­ven­ti­va, acu­sa­do de la­va­do de di­ne­ro, y por aho­ra guar­da si­len­cio. Pe­ro, tal co­mo Ma­cri sabe que cul­par a la “pe­sa­da he­ren­cia” no fun­cio­na­rá pa­ra siem­pre, la ex pre­si­den­ta es cons­cien­te de que la teo­ría cons­pi­ra­ti­va tie­ne gran­des li­mi­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.