Es­pec­tros de una gue­rra

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Cris­tó­bal Fre­des ]

El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de es­ta his­to­ria es so­bre un co­no­ci­do pe­rio­dis­ta de de­re­cha, crí­ti­co del fe­mi­nis­mo y au­tor de una cruel re­se­ña de Ca­za­fan­tas­mas, siendo echa­do pa­ra siem­pre de Twit­ter por mo­les­tar en esa red a una de las pro­ta­go­nis­tas de la pe­lí­cu­la, en una co­men­ta­da me­di­da to­ma­da por el pro­pio CEO de la com­pa­ñía. Pe­ro la ba­ta­lla cul­tu­ral al­re­de­dor de Ca­za­fan­tas­mas par­tió ha­ce dos años, cuan­do Sony anun­ció que pre­pa­ra­ba un re­boot y que —sor­pre­sa— se­ría pro­ta­go­ni­za­do só­lo por mu­je­res. La cul­tu­ra geek, que ado­ra la fran­qui­cia ochen­te­ra, es co­no­ci­da por to­mar­se to­do de­ma­sia­do en se­rio. Y des­de un co­mien­zo se di­jo que les pa­teó la idea de una Ca­za­fan­tas­mas fe­me­ni­na. Esa es la his­to­ria que con­ta­ron los me­dios: el vi­go­ro­so re­cha­zo pre­vio —y par­te del ac­tual— se­ría pu­ra mi­so­gi­nia nerd. La evi­den­cia es­ta­ba a la vis­ta: el trai­ler de la pe­lí­cu­la es el más odia­do en la his­to­ria de YouTu­be (77% de des­apro­ba- ción) y hu­bo cam­pa­ñas en in­ter­net pa­ra des­pres­ti­giar­la. Es de­cir, vil tro­lleo. El pro­pio di­rec­tor de la pe­lí­cu­la, Paul Feig, ha ali­men­ta­do esa vi­sión. Sin em­bar­go, hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra sos­pe­char de ella. Pa­ra creer que el des­pre­cio a la pe­lí­cu­la fue so­bre­di­men­sio­na­do y has­ta uti­li­za­do. Par­tien­do por­que no hu­bo ca­si con­si­de­ra­ción con le­gí­ti­mos re­pa­ros. ¿No es aca­so co­mún que exis­tan apren­sio­nes an­te cual­quier re­ma­ke? Cuan­do se lan­zó el de Ama­zing Spi­der-Man, re­boot de la pe­lí­cu­la del 2002, su trai­ler tu­vo un 60% de des­apro­ba­ción. Y el de Ca­za­fan­tas­mas — en eso hay con­sen­so— es par­ti­cu­lar­men­te ma­lo. “Po­drían ha­ber si­do hom­bres con los mis­mos chis­tes, e igual hu­bie­se apes­ta­do”, di­jo el di­rec­tor Ke­vin Smith. Es pro­ba­ble tam­bién que los trolls sean un gru­po muy mi­no­ri­ta­rio atra­yen­do mucha aten­ción. Así lo han ob­ser­va­do al­gu­nos me­dios co­mo Holly­wood Re­por­ter o la columnista del Was­hing­ton Post y experta en te­mas de gé­ne­ro Cathy Young. Ella cree que dar­le co­ber­tu­ra al tro­lleo ha ser­vi­do pa­ra crear fal­sos an­ta­go­nis­tas (co­mo una so­cie­dad que no acep­ta mu­je­res en co­me­dia), ade­más de hos­ti­li­dad pa­ra cual­quie­ra que tu­vie­ra re­pa­ros con la pe­lí­cu­la. Ci­ta el ca­so del you­tu­ber Ja­mes Rol­fe, mal­tra­ta­do no por trolls, sino que por los me­dios al de­cir que no la re­se­ña­ría. Tam­bién el de Ivan Reit­man, di­rec­tor de Los ca­za­fan­tas­mas ori­gi­nal, que fue cri­ti­ca­do en el Huf­fing­ton Post por afir­mar que las apren­sio­nes te­nían que ver con nos­tal­gia y no con se­xis­mo. Ese me­dio pu­bli­có ade­más una co­lum­na con un pos­tu­la­do cu­rio­so: has­ta las ob­je­cio­nes le­gí­ti­mas eran “se­xis­mo in­cons­cien­te”. Es­tre­na­da la cin­ta, el am­bien­te en­ra­re­ci­do si­guió con nue­vas sos­pe­chas. Hu­bo quie­nes asu­mie­ron al­go in­sul­tan­te: cri­ti­car­la ne­ga­ti­va­men­te se­ría se­xis­ta. Ri­chard Roe­per, crí­ti­co del Chica­go Su­nTi­mes que la ca­li­fi­có de “desas­tre”, debió res­pon­der a esa acu­sa­ción. “Me li­mi­té a ha­blar de la pe­lí­cu­la, no de lo que la ro­deó”, se de­fen­dió. Ins­ta­ló sin que­rer una sos­pe­cha in­ver­sa: tra­tar­la bien po­dría ser pa­ter­na­lis­ta, con­des­cen­dien­te. Eso úl­ti­mo pue­de ser igual­men­te in­sul­tan­te, pe­ro no es una hi­pó­te­sis des­ca­be­lla­da. “To­men eso, mi­só­gi­nos”, es la tó­ni­ca de mu­chas crí­ti­cas po­si­ti­vas, que asu­men la po­si­ción de quien de­fien­de a una víc­ti­ma, co­mo lo hi­zo Peter Tra­vers, en Ro­lling Sto­ne. Hay ha­ters pa­ra las más di­ver­sas cau­sas, pe­ro has­ta aho­ra nunca ha­bían si­do to­ma­dos tan en se­rio. Eso se vio tam­bién en el ca­so de Les­lie Jo­nes, la ac­triz de ra­za ne­gra del elen­co que fue has­ta un late show a ha­blar de los in­sul­tos que re­ci­bió en Twit­ter. Por su par­te, el pe­rio­dis­ta echa­do de Twit­ter por par­ti­ci­par en su hos­ti­ga­mien­to, el pro­vo­ca­dor Mi­lo Yian­no­pou­los (quien cree que es­ta Ghost­bus­ters es un em­ble­ma de odio ha­cia los hom­bres, una te­sis bas­tan­te pa­sa­da de ros­ca), ga­ti­lló to­do un de­ba­te so­bre la li­ber­tad de ex­pre­sión. Lo de­fen­dió has­ta Wi­ki­Leaks. Quién lo di­ría: una co­me­dia de ac­ción con­ver­ti­da en la cin­ta más po­lé­mi­ca del año.

LA DIS­CU­SIÓN EN TORNO A LA NUE­VA VER­SIÓN DE “CA­ZA­FAN­TAS­MAS” VA MU­CHO MÁS ALLÁ DE LAS DOS HO­RAS QUE DU­RA ES­TA CO­ME­DIA. HAY QUIE­NES HAN ASU­MI­DO QUE DEFENDERLA ES UNA GENUINA REIVIN­DI­CA­CIÓN FE­MI­NIS­TA, MIEN­TRAS OTROS VEN QUE HA TE­NI­DO UN SOS­PE­CHO­SO TRA­TO ES­PE­CIAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.