UN LEC­TOR

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Die­go Zú­ñi­ga ]

Qui­zá de­be­ría­mos re­mon­tar­nos a ini­cios del si­glo XX, a uno de los mo­men­tos cla­ves de la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea, cuan­do T. S. Eliot le en­tre­ga un ma­nus­cri­to de La tie­rra bal­día a Ez­ra Pound y es­te in­ter­vie­ne esos poe­mas, cam­bian­do su des­tino —me­jo­rán­do­los, sin du­da—, pa­ra en­ten­der la im­por­tan­cia del au­tor de los Can­tos. Hay en ese ges­to —un poe­ta le­yen­do a otro poe­ta, edi­tán­do­lo, su­gi­rién­do­le cam­bios, in­flu­yen­do en su es­cri­tu­ra— una de­mos­tra­ción per­fec­ta de quién fue Ez­ra Pound: un lec­tor des­co­mu­nal, que no te­nía mie­do de in­ter­ve­nir en la obra de los otros, que no te­nía mie­do de in­ter­ve­nir en la es­cri­tu­ra de su tiempo, por­que lo que él que­ría era en­con­trar in­ter­lo­cu­to­res en­tre sus con­tem­po­rá­neos; desea­ba, en el fon­do, que la li­te­ra­tu­ra que lo ro­dea­ra fue­ra siem­pre me­jor, co­mo ex­pli­ca Eliot en el pró­lo­go de En­sa­yos li­te­ra­rios, una re­co­pi­la­ción que él mis­mo se­lec­cio­nó con al­gu­nos de los me­jo­res tex­tos de Pound en aquel gé­ne­ro que do­mi­nó con un in­men­so ta­len­to y que Ta­ja­mar Edi­to­res ha pu­bli­ca­do por pri­me­ra vez com­ple­to en nues­tro idioma. Pró­lo­gos, crí­ti­cas, en­sa­yos, tex­tos que Ez­ra Pound uti­li­zó pa­ra ha­blar de los que lo in­flu­ye­ron, de los más jó­ve­nes, de aque­llos pro­yec­tos en los que vis­lum­bró el fu­tu­ro, y tam­bién de sí mis­mo, de su pro­pia poé­ti­ca, de lo que es­ta­ba ha­cien­do en esos poe­mas que mar­ca­rían la poe­sía del si­glo XX. Pound en­ten­dió el gé­ne­ro de la crí­ti­ca co­mo un te­rreno más pa­ra ex­pe­ri­men­tar con su es­cri­tu­ra: in­da­gar en la tra­di­ción an­glo­sa­jo­na, pe­ro tam­bién en la fran­ce­sa y en la ita­lia­na; ex­plo­rar en los tro­va­do­res y en los com­po­si­to­res de can­cio­nes pro­ven­za­les, un an­te­ce­den­te fun­da­men­tal pa­ra la poe­sía; vol­ver una y otra vez so­bre el ejer­ci­cio de la tra­duc­ción; di­sec­cio­nar la obra de Henry Ja­mes de ma­ne­ra bri­llan­te y leer a sus con­tem­po­rá­neos con una ri­gu­ro­si­dad ad­mi­ra­ble —W. B. Yeats, Wi­lliam Car­los Wi­lliams, Joy­ce y el mis­mo Eliot, por ci­tar al­gu­nos—. “La tra­di­ción no sig­ni­fi­ca ata­du­ras que nos li­guen al pa­sa­do: es al­go be­llo que no­so­tros con­ser­va­mos”, ano­ta Pound en uno de los en­sa­yos, y entonces com­pren­de­mos su ma­ne­ra de mi­rar el mun­do: leer a los otros pa­ra en­ten­der su tiempo, leer con curiosidad y tam­bién con la ge­ne­ro­si­dad de quien quie­re que la li­te­ra­tu­ra del pre­sen­te sea un lu­gar más com­ple­jo. Más allá de to­do el re­vue­lo que cau­sa­ron sus ideas po­lí­ti­cas, y que ter­mi­na­ron opa­can­do en mu­chos sen­ti­dos su tra­ba­jo, Pound fue un es­cri­tor ex­cep­cio­nal, y es­tos En­sa­yos li­te­ra­rios —pu­bli­ca­dos ori­gi­nal­men­te en 1954— no de­jan de ser un acon­te­ci­mien­to; un li­bro que in­ter­pe­la in­du­da­ble­men­te al pre­sen­te li­te­ra­rio, que pa­re­ce ser un lla­ma­do de aten­ción pa­ra crí­ti­cos y es­cri­to­res, que los in­vi­ta a in­ter­ve­nir en las es­cri­tu­ras y poé­ti­cas que se es­tán desa­rro­llan­do hoy, que les exi­ge sa­lir de sus tra­ba­jos per­so­na­les, mi­rar ha­cia fue­ra —otras tra­di­cio­nes, otros gé­ne­ros, otros lu­ga­res— y, entonces, ver qué re­sul­ta de to­do ese ejer­ci­cio. Leer con de­di­ca­ción a los otros: eso que pa­re­ce al­go tan simple —que hi­zo Pound du­ran­te tan­tos años—, pe­ro que hoy no de­ja de ser una ra­re­za.

“En­sa­yos li­te­ra­rios”, de Ez­ra Pound.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.