Ve­ne­zue­la y la uto­pía del diá­lo­go

EN ME­DIO DE LA CRI­SIS ECO­NÓ­MI­CA Y DEL DES­ABAS­TE­CI­MIEN­TO, GO­BIERNO Y OPO­SI­CIÓN SE EN­FREN­TAN EN TORNO A UN EVEN­TUAL RE­FE­REN­DO RE­VO­CA­TO­RIO. MÁS QUE NUN­CA, SE NE­CE­SI­TA APO­YO IN­TER­NA­CIO­NAL PARA UN DIÁ­LO­GO NA­CIO­NAL.

Que Pasa - - SUMARIO - [Por Ser­gio Bi­tar ]

Ve­ne­zue­la vi­ve un mo­men­to de al­to ries­go para su con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca. Con­ju­rar­lo exi­ge un diá­lo­go po­lí­ti­co ur­gen­te en­tre ve­ne­zo­la­nos. Ello no se pro­du­ci­rá sin me­dia­ción de ac­to­res in­ter­na­cio­na­les. Has­ta aho­ra el pue­blo ve­ne­zo­lano ha te­ni­do una ac­ti­tud ad­mi­ra­ble al ci­frar su es­pe­ran­za en las elec­cio­nes y en el vo­to, a pe­sar del sen­ti­mien­to de im­po­ten­cia an­te el des­abas­te­ci­mien­to agu­do de pro­duc­tos y ser­vi­cios bá­si­cos. Se­guir con­fian­do en el ca­mino de­mo­crá­ti­co de­pen­de­rá de que la ciu­da­da­nía per­ci­ba que el vo­to sir­ve para re­sol­ver sus pro­ble­mas más ago­bian­tes. El re­cien­te triun­fo elec­to­ral de la opo­si- ción y su con­trol de la Asam­blea Na­cio­nal le ha da­do for­ta­le­za y ha ge­ne­ra­do un cier­to re­equi­li­brio de po­der. Por otro la­do, el go­bierno se ha de­bi­li­ta­do, pe­ro con­ser­va fuer­za y ca­pa­ci­dad de ac­ción. La con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca se ha tor­na­do más in­ten­sa. ¿El re­sul­ta­do? A me­di­da que crez­ca la opo­si­ción, nin­gu­na de las par­tes ten­drá

ca­pa­ci­dad de im­po­ner­se a la otra. Hay pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca, de­te­rio­ro eco­nó­mi­co-so­cial y au­men­ta la de­s­es­pe­ran­za. Los ries­gos de des­con­trol crecen y con ello las ame­na­zas al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. En la opo­si­ción, la es­tra­te­gia es re­vo­car el man­da­to pre­si­den­cial en 2016 para ga­ti­llar una nue­va elec­ción y cam­biar go­bierno. Sin em­bar­go, la Asam­blea Na­cio­nal ca­re­ce de po­der de eje­cu­ción y sus re­so­lu­cio­nes son blo­quea­das por el Tribunal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, que ejer­ce la fun­ción de Tribunal Constitucional. Si el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio se ve­ri­fi­ca en 2016, co­mo busca la opo­si­ción, ha­bría elec­cio­nes y nue­vo go­bierno. Si es en 2017, se re­mue­ve al pre­si­den­te, pe­ro asu­me el vi­ce­pre­si­den­te, has­ta el tér­mino del man­da­to, en 2019. En ese ca­so, la opo­si­ción de­be­rá re­sol­ver uni­da un se­rio di­le­ma: si dia­lo­ga po­dría per­der fuer­za y si no dia­lo­ga po­drían pos­ter­gar­se aún más co­rrec­cio­nes ines­ca­pa­bles para dar go­ber­na­bi­li­dad. Na­da ase­gu­ra­ría que si triun­fa­ra en las elec­cio­nes de 2018, ha­bría con­di­cio­nes para re­sol­ver los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les bá­si­cos. La cla­ve opo­si­to­ra es pre­ser­var su uni­dad. En el go­bierno hay se­ña­les de evi­den­te ten­sión in­ter­na. El pre­si­den­te Ma­du­ro ha de­bi­do de­sig­nar al je­fe del Ejér­ci­to ( y mi­nis­tro de De­fen­sa), Vla­di­mir Pa­drino Ló­pez, a car­go del sis­te­ma de abas­te­ci­mien­to. Ello ocu­rre en me­dio de un ve­loz de­te­rio­ro eco­nó­mi­co (in­fla­ción so­bre 500%, caí­da del PIB de cer­ca de10%). El des­abas­te­ci­mien­to ge­ne­ra­li­za­do pro­vo­ca un al­to nú­me­ro de pro­tes­tas a dia­rio. El di­le­ma gu­ber­na­men­tal es dra­má­ti­co: el sta­tu quo agra­va las co­sas y una co­rrec­ción con aper­tu­ra pue­de desatar una ava­lan­cha. En lo in­me­dia­to, el pre­si­den­te Ma­du­ro in­ten­ta pos­ter­gar el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio para man­te­ner­se en el po­der. ¿Y des­pués, qué? Su sus­ten­to elec­to­ral es muy ba­jo y la mi­li­ta­ri­za­ción del go­bierno in­quie­tan­te. La ba­ta­lla en torno a la fe­cha del re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio obs­tru­ye hoy to­da con­ver­sa­ción. El tiem­po co­rre y el ca­len­da­rio elec­to­ral es in­ten­so: 2016, go­ber­na­do­res (el go­bierno cuen­ta con 20 de 23 go­ber­na­cio­nes y tras la elec­ción po­dría ter­mi­nar exac­ta­men­te al re­vés); 2017, al­cal­des; 2018 pre­si­den­te. Pe­ro ¿resiste el sis­te­ma has­ta en­ton­ces? ¿Có­mo se go­bier­na el país? Aun­que las puer­tas pa­re­cen ce­rra­das, dos acuer­dos son ines­ca­pa­bles para pre­ca­ver un des­con­trol que con­duz­ca a una in­ter­ven­ción mi­li­tar de pro­yec­ción des­co­no­ci­da : i) ajus­te fis­cal y cam­bia­rio in­ten­so, in­cen­ti­vos a la pro­duc­ción na­cio­nal, plan con­tun­den­te de mi­ti­ga­ción so­cial, me­di­das para re­du­cir la corrupción y ii) con­di­cio­nes de im­par­cia­li­dad para ejer­cer el de­re­cho a vo­to y res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción (cam­bios en el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, equi­li­brio en el Tribunal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, ac­ce­so parejo a me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­cial, lí­mi­te al uso de re­cur­sos pú­bli­cos en cam­pa­ñas) y li­ber­tad de los pre­sos po­lí­ti­cos. Sin du­da, apre­mia un pro­gra­ma efec­ti­vo de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na. Ur­ge des­ple­gar la ma­yor pre­sión in­ter­na­cio­nal para ins­ta­lar un­diá­lo­go efi­caz. La pre­sen­cia de los ex pre­si­den­tes Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, Leo­nel Fer­nán­dez y Martín To­rri­jos ha lo­gra­do, al me­nos, ins­ta­lar la idea. La vi­si­ta de un en­via­do de EE.UU., al igual que la re­cien­te de­cla­ra­ción de can­ci­lle­res de Chi­le, Pe­rú, Uru­guay, Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay, ad­vier­ten la preo­cu­pa­ción cre­cien­te de otros paí­ses y la vo­lun­tad de fa­ci­li­tar con­ver­sa­cio­nes. Para lo­grar­lo es im­pres­cin­di­ble crear una ins­tan­cia con ca­pa­ci­dad ope­ra­cio­nal. Los paí­ses de Una­sur, más la dis­po­si­ción po­si­ti­va de EE.UU., Chi­na, Cu­ba, la Unión Eu­ro­pea, co­mo ob­ser­va­do­res, pue­de dar ori­gen a fór­mu­las via­bles. In­clu­so al­gu­nos su­gie­ren a las Na­cio­nes Uni­das y el Va­ti­cano. Si la opo­si­ción ga­na el re­fe­rén­dum en 2016 o 2017, o las pro­pias fuer­zas de go­bierno ge­ne­ran un cam­bio para so­bre­vi­vir. ¿Es utó­pi­co ima­gi­nar un nue­vo go­bierno de uni­dad na­cio­nal que apli­que un pro­gra­ma de emer­gen­cia 2017-2018, con otro pre­si­den­te y otro vi­ce­pre­si­den­te? A mi jui­cio no lo es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.