Dja­van y los de­más

Pen­só en ha­cer un dis­co pu­ra­men­te au­to­bio­grá­fi­co has­ta que re­pa­ró en la ri­que­za de las vi­das que te­nía al­re­de­dor su­yo. El ál­bum Vi­das pra con­tar lo trae a Chi­le por sex­ta vez, en un con­ti­nuo de gi­ras que ya es par­te esen­cial de su ca­rre­ra nó­ma­de, en const

Que Pasa - - SUMARIO - [por Ma­ri­sol Gar­cía]

Can­cio­nes co­mo re­la­tos. Ver­sos dis­pues­tos para la des­crip­ción de otros, más que para con­fe­sar de­ta­lles de la pro­pia in­ti­mi­dad. De Chi­co Buar­que a Ru­bén Bla­des, múl­ti­ples can­tau­to­res han apro­ve­cha­do el po­ten­cial na­rra­ti­vo de la can­ción po­pu­lar, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el ho­me­na­je a ar­que­ti­pos la­ti­noa­me­ri­ca­nos re­co­no­ci­bles y me­re­ce­do­res de su pues­ta en cir­cu­la­ción, pe­se, qui­zás, a la sen­ci­llez de sus vi­das.

Vi­das pra con­tar, el dis­co que el can­tau­tor Dja­van pu­bli­có el año pa­sa­do, tie­ne un tí­tu­lo que re­cuer­da ese de­rro­te­ro crea­ti­vo sos­te­ni­do por per­so­na­jes ajus­ta­dos a me­lo­días, ex­pe­rien­cias anó­ni­mas de pron­to con­ver­ti­das en re­la­tos uni­ver­sa­les. — Es­tá el ca­so de mi ma­dre, por ejem­plo. Ella es la pro­ta­go­nis­ta del te­ma “Do­na do ho­ri­zon­te”, que ha­bla so­bre lo im­por­tan­te que fue para mí su guía mu­si­cal cuan­do yo era ni­ño, mos­trán­do­me rit­mos y cantantes. Con su in­te­rés por la mú­si­ca y el can­to ella me dio una vo­ca­ción. Del agra­de­ci­mien­to que sien­to ha­cia mi ma­dre ha­bía ha­bla­do mu­chas ve­ces en en­tre­vis­tas, pe­ro nun­ca, co­mo aho­ra, en una can­ción. In­ten­ta uno po­ner­le una ca­ra ima­gi­na­ria a esa mu­jer de Ma­ceió, la ciu­dad cos­te­ra en el no­res­te de Bra­sil en la que Dja­van na­ció ha­ce 67 años. Busca uno, más o me­nos, am­bien­tar en la ca­be­za las tar­des so­lea­das y hú­me­das de ella jun­to a su hi­jo y la Radio Na­cio­nal, en ma­ra­to­nes de mú­si­ca en­va­sa­da con las vo­ces in­me­jo­ra­bles de le­yen­das co­mo Or­lan­do Sil­va, “Dal­va de Oli­vei­ra y An­ge­la Ma­ria / to­do el día…”, co­mo de­ta­lla Dja­van en la ci­ta­da can­ción, par­te de un dis­co de ban­da en el que ha vuel­to a ejer­cer de je­fe, a car­go de la com­po­si­ción, los arre­glos, la in­ter­pre­ta­ción de gui­ta­rras y el can­to. Es im­por­tan­te ese ape­go afec­tuo­so a la tra­di­ción de la mú­si­ca de su país, pe­ro tam­bién a la va­rie­dad de rit­mos, es­ti­los y ca­rac­te­res que aque­lla épo­ca per­mi­tía en­cau­zar en las trans­mi­sio­nes ra­dia­les. “Yo soy prue­ba de esa di­ver­si­dad”, ex­pli­ca Dja­van, y aho­ra pa­re­ce más en­fá­ti­co. El mú­si­co es­tá al te­lé­fono des­de Ba­rra de Ti­ju­ca, en Río de Ja­nei­ro, en un al­to promocional con mi­ras a su ve­ni­de­ro con­cier­to en Chi­le, el 9 de sep­tiem­bre ( Tea­tro Cau­po­li­cán). Sa­be que en es­tas rue­das de pren­sa sal­tan con ra­pi­dez las pre­gun­tas para que in­ten­te un au­to­en­ca­si­lla­mien­to, y él pre­fie­re sa­cár­se­las rá­pi­da­men­te de en­ci­ma. — La mú­si­ca de Bra­sil es, en sí mis­ma, muy mez­cla­da. So­mos un con­ti­nen­te [ sic] muy gran­de, y en ca­da re­gión se ha­cen mú­si­cas muy di­fe­ren­tes, con in­fluen­cias que vie­nen de Áfri­ca, de Fran­cia, de la mú­si­ca ne­gra ame­ri­ca­na… Es­tar aten­to a esa di­ver­si­dad fue par­te de mi for­ma­ción; es­toy en deu­da con eso. En mi mú­si­ca, la di­ver­si­dad es lo más im­por­tan­te.

— En el dis­co nue­vo hay una can­ción ti­tu­la­da “Não é um bo­le­ro”. Su le­tra sue­na, pre­ci­sa­men­te, a bo­le­ro.

—Tam­bién es­cu­ché mu­chos bo­le­ros en mi ju­ven­tud, que aun­que es un gé­ne­ro me­xi­cano es­tá muy pre­sen-

“Me di cuen­ta de que en mi país se vi­ve un mo­men­to de­ma­sia­do fér­til co­mo para no ha­blar de esas vi­das que exis­ten y que ex­pe­ri­men­tan to­do eso. Al mi­rar a la gen­te de pue­blos, de es­fuer­zo, de gran fra­ter­ni­dad, in­clu­so en me­dio de mu­chas ne­ce­si­da­des, ten­go una gran es­pe­ran­za de que Bra­sil sal­drá pron­to de sus di­fi­cul­ta­des ac­tua­les”.

te en la mú­si­ca bra­si­le­ra. Creo que en cual­quier rit­mo, en cual­quier gé­ne­ro, el amor es el asun­to más im­por­tan­te. Y no só­lo para los mú­si­cos. Ha­blar de amor es par­te de lo que ha­go. “No es un bo­le­ro, / es amor sin­ce­ro / que a to­do resiste. / No te­ner­te a mi la­do / me de­ja aba­ti­do / y na­da es más tris­te... / ¿ Quién no tie­ne un que­rer?”, di­ce par­te de la le­tra de esa can­ción que ha­ce po­co pa­só a la ban­da so­no­ra de una te­le­se­rie de la Red Glo­bo. “Se não vi­ra jazz” (“Si re­sul­ta jazz”), tam­bién del nue­vo dis­co, es una ba­la­da pop con va­rias in­te­rrup­cio­nes de jazz eléc­tri­co, y en la que Dja­van se con­fir­ma co­mo un re­ma­ta­do ro­mán­ti­co: “La vi­da ya es muy bue­na / y si ade­más in­clu­ye el amor / es de­ma­sia­da la per­fec­ción”. El na­ti­vo del es­ta­do de Ala­goas es re­co­no­ci­do en su país co­mo un au­tor ele­gan­te y mi­nu­cio­so, que ha con­se­gui­do le­van­tar no só­lo una dis­co­gra­fía pro­pia de ya vein­ti­trés tí­tu­los, sino tam­bién en­tre­gar­les te­mas a otros ar­tis­tas, co­mo Ma­ria Bet­hâ­nia, Gal Cos­ta, Da­nie­la Mer­cury y Ro­ber­to Car­los, en Bra­sil; y Al Ja­rreau, Car­men McRae y The Man­hat­tan Trans­fer en el res­to del mun­do. En 1976 gra­bó uno de sus ma­yo­res hits, “Flor de lis”, y en 1982 se di­fun­dió por mi­les de ra­dios in­ter­na­cio­na­les su dúo jun­to a Ste­vie Won­der, “Sa­mu­rai”. En no­viem­bre pa­sa­do, Dja­van re­ci­bió un Grammy La­tino ho­no­ra­rio por el con­jun­to de su obra (“Pre­mio a la ex­ce­len­cia mu­si­cal”). “Su mú­si­ca con­cen­tra la ri­que­za cul­tu­ral de su país, y le ha mos­tra­do al mun­do nue­vos co­lo­res de un país de so­ni­do inago­ta­ble”, le­ye­ron los pre­sen­ta­do­res al pre­miar­lo. “Es un ho­nor, pe­ro es tam­bién al­go que te ha­ce hu­mil­de — res­pon­dió el mú­si­co—. Ha­ce mu­cho tiem­po que cuan­do ha­blo con Dios no pi­do na­da. ¿ Qué voy a pe­dir? Só­lo pue­do dar las gra­cias”.

Cuan­do ha­ce un par de años Dja­van co­men­zó a pla­near un nue­vo dis­co, pen­só que que­ría lle­nar­lo de can­cio­nes au­to­bio­grá­fi­cas y de per­so­nas cer­ca­nas a su his­to­ria. Sin em­bar­go, al po­co tiem­po su com­po­si­ción se vio atraí­da tam­bién ha­cia los ha­bi­tan­tes de

Bra­sil, “al hom­bre en los tiem­pos ac­tua­les, al mo­men­to so­cial y po­lí­ti­co que en­fren­ta­mos, a los vi­cios, las re­la­cio­nes hu­ma­nas”, de­ta­lla. — Me di cuen­ta de que en el país se vi­ve un mo­men­to de­ma­sia­do fér­til co­mo para no ha­blar de esas vi­das que exis­ten y que ex­pe­ri­men­tan to­do es­to. Al mi­rar a la gen­te de pue­blos, de es­fuer­zo, de gran fra­ter­ni­dad, in­clu­so en me­dio de mu­chas ne­ce­si­da­des, ten­go una gran es­pe­ran­za de que Bra­sil sal­drá pron­to de sus di­fi­cul­ta­des ac­tua­les. “La vi­da no es fies­ta / para la gen­te de Ser­tón. / Pe­ro cuan­do es mo­men­to de fies­ta / to­dos bai­lan para sa­cu­dir­se el pol­vo / del co­ra­zón”, cuen­ta otro de los te­mas del dis­co, “Vi­da nor­des­ti­na”, es­ta vez alu­dien­do a una vas­ta y po­bre re­gión del no­res­te bra­si­le­ro: “In­clu­so un ho­gar don­de el pan es es­ca­so / tie­ne sus días de fe­li­ci­dad”. Vi­das aje­nas, vi­das le­ja­nas. Vi­das que se nos acer­can por­que nos las cuen­tan en una can­ción.

— ¿ Es us­ted op­ti­mis­ta so­bre lo que vie­ne para su país?

—To­tal­men­te, ten­go un op­ti­mis­mo muy gran­de. El país es­tá vi­vien­do una fa­se muy im­por­tan­te. Es al­go iné­di­to ver a la jus­ti­cia fun­cio­nan­do con es­tos ni­ve­les de in­de­pen­den­cia, lle­van­do a pri­sión a la gen­te más im­por­tan­te, más ri­ca. Es al­go que ha­ce diez años ni se pen­sa­ba po­si­ble, y que hoy ya no tie­ne vuel­ta atrás. Aho­ra de­be­mos ac­tuar con res­pon­sa­bi­li­dad. Te­ne­mos que dar un ejem­plo de de­mo­cra­cia fuer­te, so­bre to­do por­que La­ti­noa­mé­ri­ca no siem­pre ha te­ni­do esa ten­den­cia. Es­ta­mos lim­pian­do Bra­sil de há­bi­tos no­ci­vos para la po­bla­ción, in­ten­tan­do es­ca­par de la corrupción, y te­ne­mos que se­guir en eso para vol­ver­nos un país más jus­to. La de sep­tiem­bre se­rá la sex­ta vi­si­ta pro­fe­sio­nal de Dja­van a Chi­le. Es una mar­ca im­pre­sio­nan­te por­que, sal­vo ex­cep­cio­nes, no he­mos si­do pla­za fre­cuen­te para los can­tau­to­res de ese país, ni de la an­ti­gua ni de la nue­va ge­ne­ra­ción. ¿ Es que nun­ca ten­dre­mos aquí a Chi­co Buar­que? ¿ No es ho­ra que re­gre­se João Gil­ber­to? ¿ Po­de­mos ima­gi­nar en Santiago al­gu­na vez a Adria­na Cal­can­hot­to? A Dja­van, sin em­bar­go, su re­gre­so le pa­re­ce al­go na­tu­ral. Su vi­da es­tá en las gi­ras por el mun­do, y los via­jes son par­te cons­ti­tu­ti­va de su tra­ba­jo des­de que en 1973 lle­gó del no­res­te a Río de Ja­nei­ro de­ci­di­do a ga­nar­se la vi­da co­mo mú­si­co. Tar­dó tres años en po­der gra­bar su pri­mer dis­co, pe­ro des­de en­ton­ces no hu­bo vuel­ta atrás. Ha rea­li­za­do gi­ras mun­dia­les de dos y has­ta tres años de du­ra­ción. Al ca­pi­ta­lino Tea­tro Cau­po­li­cán lle­ga­rá el 9 de sep­tiem­bre jun­to a una ban­da de seis in­te­gran­tes, lue­go de pre­sen­ta­cio­nes en Buenos Aires y Mon­te­vi­deo. “Me gus­ta mu­cho can­tar en Chi­le, me gus­ta mu­cho el país”, ase­gu­ra. “Me gus­tan su co­mi­da, las per­so­nas, y tam­bién la re­cep­ti­vi­dad de la au­dien­cia, que siem­pre ha si­do muy cá­li­da. Pe­ro la ver­dad es que me gus­ta via­jar, co­no­cer. Ten­go una suer­te enor­me pues can­tan­do en por­tu­gués —y so­la­men­te en por­tu­gués— he po­di­do con­se­guir que me es­cu­chen en cual­quier lu­gar del mun­do. Por eso es­toy tan­to de gi­ra, por­que me pa­re­ce que soy un afor­tu­na­do al po­der ha­cer­lo”.

“Me gus­ta mu­cho can­tar en Chi­le, me gus­ta mu­cho el país. Me gus­tan su co­mi­da, las per­so­nas, y tam­bién la re­cep­ti­vi­dad de la au­dien­cia, que siem­pre ha si­do muy cá­li­da. Ten­go una suer­te enor­me pues can­tan­do en por­tu­gués he po­di­do con­se­guir que me es­cu­chen en cual­quier lu­gar del mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.