Lo ur­gen­te y lo im­por­tan­te

La mar­cha de la se­ma­na pa­sa­da con­tra las AFP —y las ma­ni­fes­ta­cio­nes pos­te­rio­res— han pues­to el te­ma en la agen­da po­lí­ti­ca. Para ha­cer­se car­go del des­con­ten­to es ne­ce­sa­rio re­vi­sar las cau­sas del re­cha­zo al sis­te­ma pre­vi­sio­nal ac­tual para iden­ti­fi­car so­lu­ci

Que Pasa - - SUMARIO - [por Axel Ch­ris­ten­sen]

La re­cien­te ma­ni­fes­ta­ción pú­bli­ca que ex­pre­só su dis­con­for­mi­dad con el sis­te­ma pre­vi­sio­nal chi­leno, que se en­fo­có tan só­lo en uno de sus com­po­nen­tes al ex­pre­sar­se co­mo “No + AFP”, sin lu­gar se ha to­ma­do el dis­cur­so pú­bli­co, y al pa­re­cer lo ha­rá con la agen­da po­lí­ti­ca. Pe­ro el te­ma ha es­ta­do dan­do vuel­tas en círcu­los es­pe­cia­li­za­dos al me­nos diez años, des­de la re­for­ma que se im­ple­men­tó en el pri­mer go­bierno de la pre­si­den­ta Ba­che­let. Así co­mo una de las ra­zo­nes tras el triun­fo del “No” en el ple­bis­ci­to de 1988 fue que ha­bía mu­chos mo­ti­vos para ma­ni­fes­tar esa op­ción, exis­te una di­ver­si­dad de fac­to­res que es po­si­ble iden­ti­fi­car de­trás de un men­sa­je co­mún de “No más”. Pe­ro a di­fe­ren­cia del ple­bis­ci­to, don­de tras la vo­ta­ción la ru­ta era más o me­nos co­no­ci­da, la re­cien­te mar­cha no ne­ce­sa­ria­men­te con­du­ce a un ca­mino de so­lu­ción.

MIL RA­ZO­NES PARA DE­CIR NO

Sin em­bar­go, es im­por­tan­te re­vi­sar las cau­sas del re­cha­zo para po­der iden­ti­fi­car po­si­bles so­lu­cio­nes. Va­le la pe­na pro­fun­di­zar en las que sue­len apa­re­cer con ma­yor fre­cuen­cia en­tre los car­te­les y de­cla­ra­cio­nes. En pri­mer lu­gar, para un gru­po sig­ni­fi­ca­ti­vo de per­so­nas pa­re­cie­ra que una im­por­tan­te par­te de su des­con­ten­to por las ba­jas pen­sio­nes ac­tua­les se re­la­cio­na con la com­pa­ra­ción con otros sis­te­mas que apa­ren­tan ser su­pe­rio­res. Así, no re­sul­ta ca­sual que es­ta cau­sa mo­vi­li­ce a tan­ta gen­te al

co­no­cer­se el pa­go de ju­bi­la­cio­nes elo­cuen­te­men­te ma­yo­res en el sis­te­ma al­ter­na­ti­vo que cu­bre a los miem­bros —uniformados y ci­vi­les— de dis­tin­tas ra­mas de las Fuer­zas Ar­ma­das. En­fa­ti­zo que la gran di­fe­ren­cia de mon­tos en ese ca­so par­ti­cu­lar es cla­ve, don­de la pen­sión en cues­tión su­pera los cin­co mi­llo­nes de pe­sos men­sua­les, cuan­do el pro­me­dio de pen­sio­nes del sis­te­ma que cu­bre a la ma­yo­ría de los chi­le­nos ape­nas su­pera los 200 mil pe­sos. Ello lle­va a que par­te im­por­tan­te de los ma­ni­fes­tan­tes re­cha­cen el sis­te­ma ac­tual y quie­ran vol­ver al ré­gi­men pre­vi­sio­nal de re­par­to exis­ten­te an­tes de la re­for­ma de 1981, que crea las cuen­tas de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual (par­te im­por­tan­te del sis­te­ma ac­tual, al cual se su­ma el pi­lar so­li­da­rio en la re­for­ma del 2008). Sin em­bar­go, me in­clino a pen­sar que no ten­drían el mis­mo áni­mo de ma­ni­fes­tar­se al dar­se cuen­ta de que esas al­tas pen­sio­nes son el re­sul­ta­do de ca­sos de abu­so al sis­te­ma pre­vi­sio­nal de las FF.AA. (mal lla­ma­do de re­par­to, pues no al­can­za a ser fi­nan­cia­do por sus in­te­gran­tes ac­ti­vos y se de­be re­cu­rrir a im­por­tan­tes trans­fe­ren­cias del era­rio fis­cal para pa­gar las pen­sio­nes). Y se­ría aún me­nor si co­no­cie­ran que aque­llos tra­ba­ja­do­res que op­ta­ron por per­ma­ne­cer en el sis­te­ma an­ti­guo de re­par­to re­ci­ben pen­sio­nes de par­te del IPS que en pro­me­dio no son muy dis­tin­tas a las que re­ci­ben los que op­ta­ron por cam­biar­se, se­gún in­for­ma­ción di­fun­di­da por la Su­pe­rin­ten­den­cia de Pen­sio­nes.

En se­gun­do lu­gar es­tán los ma­ni­fes­tan­tes que en­ten­dien­do que es ne­ce­sa­rio man­te­ner un pi­lar con­tri­bu­ti­vo en un es­que­ma mix­to co­mo el ac­tual, se mues­tran con­tra­rios a lo que con­si­de­ran uti­li­da­des ex­ce­si­vas de los que ad­mi­nis­tran las cuen­tas y el aho­rro, las AFP. Qui­sie­ran ver más com­pe­ten­cia e in­clu­so la po­si­bi­li­dad de que ac­to­res sin fi­nes de lu­cro pue­dan par­ti­ci­par en la in­dus­tria. Asi­mis­mo, les irri­ta per­ci­bir que hay una suer­te de des­co­ne­xión en­tre la ren­ta­bi­li­dad de sus aho­rros y la ren­ta­bi­li­dad que re­gis­tran las AFP. Por úl­ti­mo, es­tán los que cues­tio­nan el ori­gen del sis­te­ma en dic­ta­du­ra, cu­ya pos­tu­ra tie­ne un fuer­te com­po­nen­te ideo­ló­gi­co, aun­que tam­bién hay aque­llos que re­cla­man por la fal­ta de ma­yor par­ti­ci­pa­ción de los co­ti­zan­tes en el sis­te­ma en las de­ci­sio­nes acer­ca de có­mo se in­vier­te su di­ne­ro o en la elec­ción que ha­cen las AFP de los re­pre­sen­tan­tes en em­pre­sas en las cua­les man­tie­ne in­ver­sio­nes.

SÍ, PO­DE­MOS

Las ma­ne­ras de abor­dar el ma­les­tar de­pen­de­rá de qué cau­sa lo es­té ge­ne­ran­do. El desafío en­ton­ces es pa­sar del des­con­ten­to del “No más” al “Sí, po­de­mos”: en­con­trar so­lu­cio­nes para me­jo­rar la pre­vi­sión. A los que bus­quen ge­ne­rar más com­pe­ten­cia o nue­vos mo­de­los sin fi­nes de lu­cro, ha­brá que ex­plo­rar so­lu­cio­nes de ex­ten­der la ac­tual co­ti­za­ción de nue­vos tra­ba­ja­do­res a gru- po ma­yo­res o re­vi­sar la re­gu­la­ción para per­mi­tir la ac­tua­ción de AFP ti­po em­pre­sas B. A los que año­ran el sis­te­ma de re­par­to, ha­brá que in­sis­tir en otras al­ter­na­ti­vas que pue­dan in­cluir com­po­nen­tes so­li­da­rios (vo­lun­ta­rios, de lo con­tra­rio de­jan de ser so­li­da­rios y se con­vier­ten en im­pues­tos) y que in­cen­ti­ven avan­zar en lo que sí apun­tan a so­lu­cio­nes de lar­go pla­zo. Pro­gra­mas de con­tri­bu­cio­nes ti­po 1+1 de em­pre­sa y tra­ba­ja­do­res que au­men­ten la co­ti­za­ción, o apor­tes es­ta­ta­les a quie­nes de­ci­dan pos­ter­gar su edad de pen­sión jun­to con una re­nun­cia a par­te de su co­mi­sión de la AFP a quie­nes op­ten por ello, pue­den ser al­ter­na­ti­vas a con­si­de­rar. Si bien hay po­co que se pue­de ha­cer a quie­nes tie­ne un re­cha­zo ideo­ló­gi­co al sis­te­ma ac­tual, sí es po­si­ble avan­zar en los gra­dos de par­ti­ci­pa­ción, ex­ten­dien­do las ex­pe­rien­cias de los co­mi­tés de usua­rios de pen­sio­nes a ca­da AFP. El ries­go es con­fun­dir lo ur­gen­te —prin­ci­pal­men­te aten­der la si­tua­ción ac­tual de ba­jas pen­sio­nes— con lo im­por­tan­te. La cla­ve es ana­li­zar con el de­bi­do tiem­po y los da­tos ne­ce­sa­rios que cuan­ti­fi­quen las op­cio­nes to­ma­das al mo­men­to de pro­po­ner cam­bios al di­se­ño del sis­te­ma pre­vi­sio­nal. La fal­ta de pru­den­cia pue­de lle­var a apa­ren­tes so­lu­cio­nes par­ches de cor­to pla­zo, pe­ro que com­pro­me­tan se­ria­men­te el sis­te­ma pre­vi­sio­nal de fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. O co­mo lo di­je­ra tan elo­cuen­te­men­te un em­pre­sa­rio chi­leno vuel­to fi­ló­so­fo: “Las pri­sas pa­san, las c... que­dan”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.