Ga­bi­ne­te a la som­bra

La pre­sión pú­bli­ca de los par­ti­dos ofi­cia­lis­tas por un cam­bio de ga­bi­ne­te se vio des­ac­ti­va­da es­ta se­ma­na por la in­ter­pe­la­ción a la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Ja­vie­ra Blan­co, pe­ro man­tie­ne en vi­lo a los equi­pos mi­nis­te­ria­les. Mien­tras tan­to, a po­co más de un añ

Que Pasa - - SUMARIO - [por V. Mo­reno, D. Mu­ñoz y J.A. Que­za­da]

“Si hay una co­sa que sé ha­cer bien, es re­sol­ver”. La tar­de del miér­co­les 8 de ju­nio el mi­nis­tro del In­te­rior, Ma­rio Fer­nán­dez, lle­va­ba un par de ho­ras in­ves­ti­do con el car­go de má­xi­mo je­fe del ga­bi­ne­te de Mi­che­lle Ba­che­let y la fra­se sir­vió co­mo una pre­sen­ta­ción for­mal an­te los pre­si­den­tes de par­ti­do de la Nue­va Ma­yo­ría, quie­nes ve­nían sa­lien­do de una tor­men­to­sa re­la­ción con el an­te­rior mi­nis­tro, Jor­ge Bur­gos. En los días y se­ma­nas pos­te­rio­res, el “Pe­ta” se mos­tró co­mo un mi­nis­tro “pre­sen­te” y “dis­po­ni­ble” para es­cu­char y to­mar de­ci­sio­nes. Pe­ro, en los úl­ti­mos días, va­rios de los di­ri­gen­tes que es­tu­vie­ron en esa reunión le re­cor­da­ron en pri­va­do al ti­tu­lar de In­te­rior aque­lla pro­me­sa ini­cial. Y se lo en­ros­tra­ron: “Ne­ce­si­ta­mos que re­suel­va”, le pi­die­ron el lu­nes pa­sa­do en el co­mi­té po- lí­ti­co de La Mo­ne­da, reunión se­ma­nal de los par­ti­dos con el go­bierno. Aun­que en la ci­ta de es­te lu­nes el te­ma más dis­cu­ti­do fue si el go­bierno de­be im­pul­sar o no una ley cor­ta para re­sol­ver el te­ma de las pen­sio­nes, hu­bo un es­pa­cio en el que los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos le pi­die­ron al go­bierno to­mar de­ci­sio­nes en el cor­to pla­zo so­bre un cam­bio de ga­bi­ne­te tan anun­cia­do co­mo es­pe­ra­do. “O se des­car­ta o que se ha­ga al­go al res­pec­to”, de­cía el pre­si­den­te del Se­na­do, Ri­car­do La­gos We­ber, sa­lien­do de aque- lla reunión y gra­fi­can­do el fuer­te re­cla­mo ofi­cia­lis­ta. Lo cier­to es que la res­pues­ta de Fer­nán­dez, en ese mis­mo en­cuen­tro, fue cla­ra y pre­ci­sa: “Ten­go los da­tos, le­van­té la in­for­ma­ción y se la en­tre­gué a la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca. Es ella quien de­ci­de”, les di­jo sin ti­tu­bear a los di­ri­gen­tes, co­mo bus­can­do ce­rrar el te­ma, aun­que no fue lo que ocu­rrió y to­dos sa­lie­ron del sa­lón En­tre Pa­tios de La Mo­ne­da con gus­to a po­co. En el ho­ri­zon­te es­ta­ba la in­ter­pe­la­ción de la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Ja­vie­ra Blan­co, y el sen­ti­do co­mún acon­se­ja­ba es­pe­rar al me­nos ese hi­to para to­mar de­ci­sio­nes. El miér­co­les el go­bierno ama­ne­ció con un sa­bor de bo­ca un po­co más dul­ce, pues si bien la performance de Blan­co es­tu­vo a lo me­nos “acer­ta­da” se­gún los aná­li­sis ofi­cia­lis­tas, el ejer­ci­cio pro­du­jo una sen­sa- ción de uni­dad en un ga­bi­ne­te más acos­tum­bra­do a los triun­fos in­di­vi­dua­les que co­lec­ti­vos. La ima­gen de los mi­nis­tros del co­mi­té po­lí­ti­co acom­pa­ñan­do en la tes­te­ra a la ti­tu­lar de Jus­ti­cia sir­vió para ba­jar las ten­sio­nes, las que vol­vie­ron rá­pi­da­men­te con la po­si­bi­li­dad de una acu­sa­ción constitucional que ya al fi­na­li­zar ese día con­se­guía tan­tos apo­yos co­mo para vol­ver­se una ame­na­za real. Mien­tras tan­to, la pre­si­den­ta tie­ne en su es­cri­to­rio una lis­ta con prác­ti­ca­men­te los mis­mos nom­bres que los par­ti­dos vie­nen pro­mo­vien­do en pri­va­do por lo me­nos des­de mar­zo pa­sa­do, se­gún re­ve­la un al­to di­ri­gen­te ofi­cia­lis­ta, para eje­cu­tar los es­pe­ra­dos cam­bios que el ofi­cia­lis­mo exi­ge. ¿Qué es lo que ha­ce ur­gen­te el cam­bio? Aquí, al­gu­nos ele­men­tos de una his­to­ria con fi­nal abierto.

BACHELETISTA NÚ­ME­RO UNO

De nue­vo fue su fra­se de en­tra­da. Co­no­ci­da su lle­ga­da a In­te­rior, a Fer­nán­dez to­das las re­se­ñas lo si­tua­ron en el ala más con­ser­va­do­ra de la DC y sa­ca­ron a re­lu­cir su per­te­nen­cia al Opus Dei. Fue lo pri­me­ro que le pre­gun­ta­ron los pe­rio­dis­tas en su pri­me­ra con­fe­ren­cia: ¿qué ha­rá al en­fren­tar el pro­yec­to de abor­to en tres cau­sa­les del go­bierno? Su res­pues­ta sor­pren­dió a mo­ros y cris­tia­nos: “Es­toy de acuer­do con las ini­cia­ti­vas del go­bierno sin nin­gún do­blez, el pro­yec­to en­via­do por la pre­si­den­ta de la des­pe­na­li­za­ción del abor­to por tres cau­sa­les muy con­cre­tas yo lo sus­cri­bo”. El Opus Dei re­cla­mó y tam­bién cier­to sec­tor de la DC. Para otros, fue la se­ñal más evi­den­te de que Fer­nán­dez lle­ga­ba a La Mo­ne­da a res­tau­rar el im­pe­rio del ba­che­le­tis­mo pu­ro y du­ro. Y así ha ocu­rri­do. In­ter­na­men­te res­ta­ble­ció los ne­xos de In­te­rior con el Se­gun­do Pi­so de La Mo­ne­da y ya para na­die es un mis­te­rio que exis­te una re­la­ción de com­pli­ci­dad con Ana Lya Uriar­te, je­fa de ga­bi­ne­te de la man­da­ta­ria. Fer­nán­dez lle­gó para cum­plir los man­da­tos de la pre­si­den­ta: ha­ce po­co reac­ti­vó el pro­yec­to de des­cen­tra­li­za­ción y la elec­ción po­pu­lar de in­ten­den­tes para 2017, pro­yec­to re­sis­ti­do en el ofi­cia­lis­mo y que to­dos da­ban por muer­to. El “Pe­ta” se pro­pu­so sa­car­lo ade­lan­te cues­te lo que cues­te. Es­te nue­vo cua­dro, que no se da­ba con Bur­gos, ha per­mi­ti­do que Fer­nán­dez li­de­re el diá­lo­go con los par­ti­dos po­lí­ti­cos en el

El mi­nis­tro del In­te­rior, Ma­rio Fer­nán­dez, ha li­de­ra­do el diá­lo­go con los par­ti­dos po­lí­ti­cos en el pro­ce­so de bús­que­da de los que po­drían con­ver­tir­se en nue­vos mi­nis­tros de go­bierno para la rec­ta fi­nal del man­da­to. La in­for­ma­ción ya es­tá en ma­nos de la pre­si­den­ta Ba­che­let.

pro­ce­so de bús­que­da de los que po­drían ser los pro­ta­go­nis­tas del ac­to fi­nal del go­bierno. En las úl­ti­mas se­ma­nas sus reunio­nes con di­ri­gen­tes de la Nue­va Ma­yo­ría han apun­ta­do ha­cia allá. El cas­ting es­tu­vo a car­go de Fer­nán­dez y has­ta el lu­nes es­ta­ba to­do lis­to. Por eso su rá­pi­da res­pues­ta: “Es­tá to­do en ma­nos de la pre­si­den­ta, ella de­ci­de”. Es­te fuer­te rol ha­cia aden­tro no se con­di­ce con su re­la­ción ha­cia afue­ra con los par­ti­dos y par­la­men­ta­rios, quie­nes re­cla­man del ti­tu­lar de In­te­rior ma­yor coor­di­na­ción y li­de­raz­go po­lí­ti­co. Ade­más, es­te re­torno del ba­che­le­tis­mo re­pre­sen­ta­do por Fer­nán­dez lo ha ale­ja­do de su par­ti­do: en la DC no ol­vi­dan que en un en­cuen­tro con la ban­ca­da de dipu­tados les pi­dió obe­dien­cia al go­bierno y la Nue­va Ma­yo­ría y que la DC era el “arroz gra­nea­do” de es­ta coa­li­ción. En la DC los dipu­tados si­guen “fu­rio­sos” con Fer­nán­dez por es­te ca­li­fi­ca­ti­vo. Al­gu­nos dipu­tados creen que a Fer­nán­dez po­co le in­tere­sa el par­ti­do, y que más im­por­tan­te es tra­tar de or­de­nar a la coa­li­ción. Es de­cir, co­lo­ca a la NM por so­bre la DC en or­den de prio­ri­da­des. Con el res­to de las ban­ca­das par­la­men­ta­rias y di­ri­gen­cias, el “Pe­ta” man­tie­ne diá­lo­gos y cier­tas con­ver­sa­cio­nes muy cor­dia­les. Quie­nes han si­do con­vi­da­dos a su ofi­ci­na re­sal­tan su es­ti­lo afa­ble y ca­ri­ño­so, ca­si pa­ter­nal. En to­dos sus en­cuen­tros ha trans­mi­ti­do que el éxi­to del go­bierno en su úl­ti­ma eta­pa es cla­ve para la pro­yec­ción del blo­que. El mi­nis­tro quie­re que los par­ti­dos de la NM ha­gan un es­fuer­zo para ar­mar una lis­ta úni­ca de can­di­da­tos a dipu­tado y se­na­dor, ade­más de com­pe­tir con un can­di­da­to pre­si­den­cial úni­co del pac­to. Es­to, apa­ren­te­men­te, tam­bién cau­sa rui­do en la DC don­de la te­sis del “ca­mino pro­pio”, es de­cir, de lle­gar con un can­di­da­to del par­ti­do a pri­me­ra vuel­ta, se man­tie­ne. To­do es­te rol no es co­no­ci­do pú­bli­ca­men­te, lo que se con­fir­ma con los aná­li­sis de apa­ri­cio­nes pú­bli­cas que ma­ne­jan en el go­bierno y los par­la­men­ta­rios, quie­nes se que­jan de su si­len­cio y es­ca­sa pre­sen­cia me­diá­ti­ca. En La Mo­ne­da no eva­lua­ron bien sus dos en­tre­vis­tas te­le­vi­si­vas des­de que asu­mió, en el pro­gra­ma El In­for­man­te de TVN y con To­más Mos­ciat­ti, en Me­ga. Pe­se a ello, Fer­nán­dez tie­ne en las ma­nos la lla­ve del cam­bio de ga­bi­ne­te, aun­que es un mis­te­rio si ese ajus­te pue­de in­cluir a al­guno de sus com­pa­ñe­ros más cer­ca­nos en el co­mi­té po­lí­ti­co. Es en es­te pun­to don­de quie­nes co­no­cen las di­ná­mi­cas ac­tua­les de La Mo­ne­da re­co­no­cen que se han ar­ma­do dos blo­ques que pue­den ser cla­ve para los cam­bios fu­tu­ros: mien­tras Fer­nán­dez ha cons­trui­do una par­ti­cu­lar re­la­ción con el vo­ce­ro de go­bierno, Mar­ce­lo Díaz, tam­bién se ha apo­ya­do en las mi­nis­tras del Tra­ba­jo, Xi­me­na Rin­cón, y de Jus­ti­cia, Ja­vie­ra Blan­co, to­dos con una re­la­ción más cer­ca­na a la pre­si­den­ta; el mi­nis­tro de Ha­cien­da, por su par­te, ha bus­ca­do re­for­zar sus alian­zas fue­ra de La Mo­ne­da, en los mi­nis­tros sec­to­ria­les del Co­mi­té de Mi­nis­tros del Área Eco­nó­mi­ca, co­mo el mi­nis­tro de Ener­gía, Má­xi­mo Pa­che­co; el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis Fe­li­pe Cés­pe­des, y el ti­tu­lar de Trans­por­tes, An­drés Gómez-Lo­bo, to­dos eco­no­mis­tas igual que Valdés. Quien se­gún to­das las fuen­tes con­sul­ta­das que­da al mar­gen de es­te cua­dro es ine­vi­ta­ble­men­te el mi­nis­tro de la Seg­pres, Ni­co­lás Ey­za­gui­rre.

¿EDU­CA­CIÓN O SEG­PRES?

“Más que el mi­nis­tro Seg­pres, es un mi­nis­tro de Edu­ca­ción”. Así de­fi­ne a Ni­co­lás Ey­za­gui­rre un par­la­men­ta­rio de go­bierno. Se le ha vis­to muy in­tere­sa­do en el pro­yec­to de edu­ca­ción su­pe­rior y su mano en la redacción fi­nal de la ini­cia­ti­va fue no­to­ria. Es aca­so su in­fluen­cia más fuer­te de las úl­ti­mas se­ma­nas. Ni en el go­bierno, ni en la Nue­va Ma­yo­ría exis­te una bue­na eva­lua­ción de su la­bor co­mo mi­nis­tro de la Seg­pres. Su par­ti­do, el PPD, tam­bién es­tá di­vi­di­do fren­te a su per­ma­nen­cia en el co­mi­té po­lí­ti­co. Su rol de ne­xo —y ar­ti­cu­la­dor— en­tre La Mo­ne­da y el Con-

gre­so es lo que más le cues­tio­nan. No exis­te un buen diá­lo­go en­tre Ey­za­gui­rre y los par­la­men­ta­rios, lo cual se ha re­fle­ja­do en va­rios epi­so­dios, co­mo la vo­ta­ción de la in­ter­pe­la­ción a la mi­nis­tra Ja­vie­ra Blan­co. Sor­pren­dió en La Mo­ne­da que se apro­ba­ra con vo­tos ofi­cia­lis­tas co­mo los de la so­cia­lis­ta Maya Fer­nán­dez o Ca­mi­la Va­lle­jo (PC), cuan­do una de las prin­ci­pa­les ta­reas del mi­nis­tro Seg­pres es ali­near y con­se­guir los vo­tos en el Con­gre­so. Más que sus atri­bu­cio­nes téc­ni­cas, cues­tio­nan que la per­so­na­li­dad del eco­no­mis­ta y que su ca­rác­ter tem­pe­ra­men­tal e in­tro­ver­ti­do no es el idó­neo para ese car­go que re­quie­re de mu­cha ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca, lo que nun­ca ha si­do su fuer­te. Des­de afue­ra, el vi­ce­pre­si­den­te del PS, Ca­mi­lo Es­ca­lo­na, afir­mó que si Ey­za­gui­rre era ra­ti­fi­ca­do, las ban­ca­das “ten­drían que asu­mir esa reali­dad”. Des­de la Nue­va Ma­yo­ría le han cri­ti­ca­do las “po­cas ga­nas” que le ha pues­to a la se­gun­da eta­pa del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te: co­mo bo­tón de mues­tra, par­la­men­ta­rios ofi­cia­lis­tas re­cla­ma­ron ai­ra­da­men­te a La Mo­ne­da cuan­do ha­ce va­rias se­ma­nas el mi­nis­tro dio una ex­ten­sa en­tre­vis­ta en el dia­rio El Mer­cu­rio, sin ha­blar de di­cho pro­ce­so. El de­ta­lle era que el día de la pu­bli­ca­ción se ini­cia­ban los ca­bil­dos pro­vin­cia­les, or­ga­ni­za­dos y pro­mo­vi­dos por su car­te­ra. Sus de­trac­to­res en el ofi­cia­lis­mo sa­ben que jue­ga a su fa­vor su cer­ca­nía his­tó­ri­ca con la pre­si­den­ta Ba­che­let, aun­que no se sa­be si se­rá su­fi­cien­te. Con quien tam­bién cul­ti­vó en el pa­sa­do un es­tre­cho víncu­lo fue con el pro­pio Fer­nán­dez, al­go que no ha po­di­do ca­pi­ta­li­zar en es­te go­bierno.

EL MA­LO DE LA PE­LÍ­CU­LA

El miér­co­les el mi­nis­tro Valdés fue in­vi­ta­do al almuerzo de la ban­ca­da de dipu­tados de la DC. Fue una ci­ta de tra­ba­jo y en el ai­re se res­pi­ra­ba la ten­sión ins­ta­la­da por la in­si­nua­ción de un gru­po de esos dipu­tados, li­de­ra­dos por Pa­blo Lo­ren­zi­ni, de que po­drían em­pu­jar una iné­di­ta in­ter­pe­la­ción al mi­nis­tro de Ha­cien­da. Asis­ten­tes al en­cuen­tro co­men­ta­ron que el mi­nis­tro es­cu­chó en si­len­cio y to­mó no­ta de ca­da una de las in­ter­ven­cio­nes de los par­la­men­ta­rios, y cuan­do le to­có ha­blar di­jo lo que es­pe­ra­ban que di­je­ra: el go­bierno no des­ti­na­rá nue­vos re­cur­sos para pro­yec­tos que es­tu­vie­ran fue­ra de lo ya acor­da­do. Para va­rios, eso sig­ni­fi­có un cie­rre to­tal de puer­tas para avan­zar ha­cia una re­for­ma de las pen­sio­nes du­ran­te es­te man­da­to, te­ma que la DC to­mó co­mo una prio­ri­dad de la agen­da par­ti­da­ria para el pró­xi­mo pe­rio­do. La ci­ta sir­vió para po­ner pa­ños fríos a la op­ción de la in­ter­pe­la­ción, pues se es­pe­ra­rá una se­sión es­pe­cial que se con­vo­có en sa­la para la pró­xi­ma se­ma­na, con la asis­ten­cia de la mi­nis­tra Rin­cón y Valdés, y en la cual se abor­da- rá el te­ma pen­sio­nes. Es­ta ame­na­za de la ban­ca­da DC se su­ma al his­to­rial de en­fren­ta­mien­tos que día a día su­ma Valdés en el Con­gre­so, en su cru­za­da por ne­gar­se una y otra vez a aque­llos que pi­den re­cur­sos adi­cio­na­les por aquí y por allá. Su rol del “ma­lo de la pe­lí­cu­la” le es­tá pa­san­do la cuen­ta y el epi­so­dio de en­fren­ta­mien­to con Ca­mi­la Va­lle­jo lue­go que es­ta pre­sen­ta­ra una in­di­ca­ción al pro­yec­to de edu­ca­ción pú­bli­ca fue el más ten­so de su ges­tión. Valdés se enojó y re­sin­tió fuer­te­men­te el epi­so­dio. En La Mo­ne­da y fue­ra de ella di­cen que, más allá de es­tos ca­pí­tu­los, el mi­nis­tro re­sin­tió la sa­li­da de Jor­ge Bur­gos del ga­bi­ne­te, quien se trans­for­mó en su sos­tén en la cru­za­da por po­ner­le “rea­lis­mo” a la ges­tión del go­bierno. Es­te cua­dro de so­le­dad se ve alen­ta­do por otro fac­tor: su es­ti­lo no ha cua­ja­do con el nue­vo je­fe de ga­bi­ne­te. “Son di­fe­ren­tes”, di­ce un asesor mi­nis­te­rial sin en­trar en de­ta­lles. Así las co­sas, Valdés ha op­ta­do por apo­yar­se en sus alia­dos en

el Co­mi­té de Mi­nis­tros del área eco­nó­mi­ca, don­de so­bre­sa­le su víncu­lo de amis­tad con Pa­che­co, Cés­pe­des y Gómez- Lo­bo. Las ta­reas que tie­ne por de­lan­te se­rán más com­ple­jas: el Pre­su­pues­to 2017, en pleno pe­rio­do elec­to­ral, an­ti­ci­pa que no se le vie­nen días fá­ci­les al je­fe de la bi­lle­te­ra fis­cal. En­tre ellos so­bre­sa­le uno: Pa­che­co ce­rró ha­ce po­co el pro­ce­so de li­ci­ta­ción del su­mi­nis­tro eléc­tri­co con asis­ten­cia ré­cord de ofe­ren­tes. Quie­nes lo co­no­cen di­cen que tras es­ta no­to­ria ges­tión en Ener­gía, atra­yen­do mi­llo­nes y mi­llo­nes de in­ver­sión, ha trans­mi­ti­do que es­tá dis­pues­to a asu­mir desafíos más po­lí­ti­cos. Sus cer­ca­nos di­cen que le qui­ta el sue­ño un lu­gar en el co­mi­té po­lí­ti­co.

¿DÓN­DE ES­TÁ EL PI­LO­TO?

“Hay pro­ble­mas de ges­tión evi­den­tes en te­mas de edu­ca­ción, sa­lud, de­por­tes y se­gu­ri­dad”, di­jo Gonzalo Na­va­rre­te, pre­si­den­te del PPD, es­te lu­nes en radio

Du­na, al ser con­sul­ta­do por un even­tual cam­bio de ga­bi­ne­te. Sus pa­la­bras re­ve­la­ron los nu­dos don­de, trans­ver­sal­men­te, en el blo­que de go­bierno si­túan los pro­ble­mas de ges­tión que re­quie­ren de ur­gen­tes cam­bios a ni­vel mi­nis­te­rial y de sub­se­cre­ta­rías. De ellos, el área más sen­si­ble, por su ca­rác­ter sim­bó­li­co y don­de es­tu­vie­ron pues­tas las prin­ci­pa­les pro­me­sas de cam­pa­ña, si­gue sien­do Edu­ca­ción. Y es ahí don­de las pa­la­bras de Na­va­rre­te ter­mi­na­ron por con­fir­mar un se­cre­to a vo­ces: el PPD le ha­bía qui­ta­do el pi­so po­lí­ti­co a su mi­li­tan­te en la car­te­ra, Adria­na Del­piano. La crí­ti­ca —a la pa­sa­da pe­ro di­rec­ta— del al­cal­de de Lo Pra­do se su­mó a los cues­tio­na­mien­tos pú­bli­cos que dis­tin­tos mi­li­tan­tes de pe­so del par­ti­do co­men­za­ron a ha­cer a la ges­tión de Del­piano, los que se in­ten­si­fi­ca­ron lue­go de que le pi­die­ra la re­nun­cia a la —has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción— rec­to­ra de la nue­va Uni­ver­si­dad de Ay­sén, Ro­xa­na Pey, lue­go de sus crí­ti­cas al pro­yec­to de re­for­ma a la edu­ca­ción su­pe­rior. La mo­les­tia ha­bría co­men­za­do a sur­gir de­bi­do a la in­di­fe­ren­cia de Del­piano res­pec­to de los con­se­jos de la me­sa del PPD, que le in­sis­tió con la in­clu­sión de ase­so­res de per­fil po­lí­ti­co al Mi­ne­duc para sa­lir de las cri­sis. Del­piano hi­zo oí­dos sor­dos y cen­tró su ges­tión en lo téc­ni­co, em­po­de­ran­do a su sub­se­cre­ta­ria, Va­len­ti­na Qui­ro­ga, quien in­clu­so ha ad­qui­ri­do más no­to­rie­dad que la pro­pia ti­tu­lar de la car­te­ra. La apues­ta no ha da­do re­sul­ta­dos: a las crí­ti­cas por la ac­ci­den­ta­da im­ple­men­ta­ción de la gra­tui­dad se su­ma­ron los cues­tio­na­mien­tos al pro­yec­to de re­for­ma a la edu­ca­ción su­pe­rior, que no de­jó a nin­gún ac­tor con­for­me. En pri­mer lu­gar, por­que se­gún el com­ple­jo me­ca­nis­mo que dis­po­ne la ley, la pro­me­sa de la gra­tui­dad uni­ver­sal no se al­can­za­ría an­tes de 30 años, por lo que mien­tras se van a man­te­ner los cré­di­tos y be­cas ac­tua­les, in­clu­yen­do el Cré­di­to con Aval del Es­ta­do. “En el Mi­ne­duc se ve con una cla­ri­dad im- pre­sio­nan­te la fal­ta de con­duc­ción to­tal de la pre­si­den­ta Ba­che­let. Si hay un lu­gar don­de uno se pre­gun­ta, ¿dón­de es­tá el pi­lo­to?, es acá”, sen­ten­cia el dipu­tado Jai­me Be­llo­lio (UDI).

BLAN­CO DE ACU­SA­CIO­NES

Aun­que alo­jó en Val­pa­raí­so tras la in­ter­pe­la­ción del mar­tes en el Con­gre­so, la mi­nis­tra Blan­co es­ta­ba a pri­me­ra ho­ra del miér­co­les en su des­pa­cho en el ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial ubi­ca­do fren­te al ala no­ro­rien­te de La Mo­ne­da. Des­de allí co­men­zó a mo­ni­to­rear la nue­va ola que se le vie­ne: la acu­sa­ción constitucional ini­cia­da tí­mi­da­men­te por el dipu­tado Re­né Saffirio fue su­man­do apo­yos des­pués del ejer­ci­cio de in­ter­pe­la­ción. El aná­li­sis que ha­cen los más cer­ca­nos es que la in­ter­pe­la­ción lo­gró “afir­mar” a la mi­nis­tra en el ga­bi­ne­te bacheletista y que, si exis­ten cam­bios, es­tá la po­si­bi­li­dad de que cam­bie de mi­nis­te­rio, pe­ro que no sal­ga del equi­po de mi­nis­tros. La mi­sión del ga­bi­ne­te se­rá aho­ra con­se­guir blo­quear el li­be­lo acu­sa­to­rio para evi­tar que Blan­co co­rra la suer­te de Yas­na Pro­vos­te, quien fue des­ti­tui­da del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción en el pri­mer man­da­to de Ba­che­let. La pre­gun­ta es ¿es­ta­rá a la al­tu­ra el equi­po o ha­brá cam­bios an­tes de es­te desafío fi­nal? El fi­nal, una vez más, es­tá por es­cri­bir­se.

En La Mo­ne­da di­cen que el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Valdés, re­sin­tió la sa­li­da de Jor­ge Bur­gos del ga­bi­ne­te. Es­te cua­dro de so­le­dad se ve alen­ta­do por otro fac­tor: su es­ti­lo no ha cua­ja­do con el nue­vo je­fe po­lí­ti­co de los mi­nis­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.