Corrupción en­tre­te­ni­da

¿Qué pro­gra­ma pue­de in­fluir más en la po­lí­ti­ca: los no­ti­cie­ros o las te­le­se­ries? ¿Qué me­dio im­pac­ta más en las de­nun­cias de corrupción: la radio, los dia­rios o la te­le­vi­sión? ¿Qué im­pac­to tie­ne Fa­ce­book cuan­do ca­da po­lí­ti­co tie­ne una cuen­ta? El aca­dé­mi­co

Que Pasa - - SUMARIO - [por Pau­la Mo­li­na]

En Bra­sil du­ran­te la dic­ta­du­ra ha­bía elec­cio­nes, pe­ro só­lo para al­cal­des. En­ton­ces mi­ra­mos los da­tos de las elec­cio­nes en los años 70. Y en­con­tra­mos que en aque­llos lu­ga­res don­de en­tra­ban las te­le­se­ries de Glo­bo, la gen­te vo­ta­ba me­nos por los par­ti­dos que apo­ya­ban a la dic­ta­du­ra

Una de las te­le­se­ries que el eco­no­mis­ta Clau­dio Fe­rraz ha ana­li­za­do en sus es­tu­dios es O Bem-Ama­do, que lle­gó a Chi­le a me­dia­dos de los 90 co­mo Su­cu­pi­ra. La se­rie so­bre la tur­bia ca­rre­ra del al­cal­de que in­ter­pre­ta­ba Héc­tor No­gue­ra en la ver­sión na­cio­nal se es­tre­nó en Bra­sil el año 1973, y el guio­nis­ta Al­fre­do de Frei­tas Dias Go­mes la uti­li­zó co­mo ca­ba­llo de Tro­ya de la dic­ta­du­ra de la épo­ca. “Era una no­ve­la so­bre una ciu­dad pe­que­ña con un po­lí­ti­co muy co­rrup­to y ge­ne­ró to­da una dis­cu­sión que re­sul­ta in­creí­ble para la épo­ca”, des­cri­be Fe­rraz, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Río de Ja­nei­ro y del Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía de la UC en Santiago, pro­fe­sor vi­si­tan­te del MIT, y an­tes de las uni­ver­si­da­des de Stan­ford y la Lon­don School of Eco­no­mics y que abor­da en es­ta en­tre­vis­ta con Qué Pa­sa. “Co­mo no po­día es­cri­bir di­rec­ta­men­te so­bre la dic­ta­du­ra, que era ade­más muy mo­ra­lis­ta, Dias Go­mes escribía es­tas his­to­rias po­lí­ti­cas y las ro­dea­ba de se­xo. Le po­nía 3 o 4 aman­tes al al­cal­de, y mien­tras los mi­li­ta­res se preo­cu­pa­ban de cen­su­rar el adul­te­rio o la ho­mo­se­xua­li­dad, él lo­gra­ba pa­sar sus men­sa­jes con­tra el sis­te­ma po­lí­ti­co. Así que aun­que la ca­de­na Glo­bo di­je­ra en su no­ti­cie­ro noc­turno que el país an­da­ba bien, la te­le­no­ve­la iba mi­nan­do el apo­yo a la dic­ta­du­ra”. El rol de los me­dios pue­de ser vi­tal fren­te a la corrupción, es­pe­cial­men­te en las co­mu­ni­da­des locales, y no só­lo con la ayu­da de las te­le­no­ve­las. Fe­rraz ha cuan­ti­fi­ca­do ese efec­to, desafian­do par­te de la li­te­ra­tu­ra vi­gen­te so­bre el te­ma, y de eso ha­bla en es­ta en­tre­vis­ta. —Us­ted tie­ne un es­tu­dio muy in­tere­san­te res­pec­to al efec­to de las de­nun­cias de corrupción so­bre los elec­to­res, em­pla­zan­do la idea de que los po­lí­ti­cos pue­den ser in­mu­nes al es­cán­da­lo, por­que la gen­te les va a dar su vo­to igual, independiente de las de­nun­cias. —No­so­tros ini­cia­mos es­te pro­yec­to en Bra­sil, don­de la Contraloría Ge­ne­ral de la Unión, que es si­mi­lar a la que exis­te en Chi­le, es­ta­ble­ció un sis­te­ma de au­di­to­rías por sor­teo. Ca­da dos me­ses se ele­gían 600 mu­ni­ci­pios que los au­di­to­res vi­si­ta­ban du­ran­te dos se­ma­nas, para che­quear el uso de los fon­dos fe­de­ra­les que re­ci­bían, que son mu­chos, por­que los mu­ni­ci­pios ha­cen edu­ca­ción pri­ma­ria, sa­lud, obras via­les. Los au­di­to­res van a te­rreno y lue­go pu­bli­can sus re­sul­ta­dos en in­ter­net, ade­más de in­for­mar a la po­li­cía y a los fis­ca­les.

— O sea, la in­for­ma­ción era pú­bli­ca...

—En un país tan gran­de co­mo Bra­sil, el efec­to de in­ter­net no es­tá to­da­vía muy cla­ro en mu­ni­ci­pios pe­que­ños, ru­ra­les. Y los dia­rios tam­po­co son muy im­por­tan­tes, por­que pu­bli­can in­for­ma­ción muy cen­tra­li­za­da y por­que la­men­ta­ble­men­te la gen­te lee po­co. Así que los dos me­dios re­le­van­tes son la radio y la te­le­vi­sión, y so­bre to­do la radio, por­que las no­ti­cias locales en Bra­sil se difunden a tra­vés de las ra­dios. Así que fui­mos y re­co­lec­ta­mos los da­tos so­bre los mu­ni­ci­pios don­de ha­bía ra­dios locales, ade­más de las de­nun­cias y de los mu­ni­ci­pios. Y cuan­ti­fi­ca­mos un efec­to que era muy di­rec­to: cuan­to más de­nun­cias de corrupción hi­cie­ra la Contraloría, me­nos vo­tos te­nía el al­cal­de. Pe­ro cuan­do exis­tía una radio lo­cal que di­vul­ga­ba esa in­for­ma­ción, el efec­to lle­ga­ba ca­si al do­ble.

—Pe­ro hay al­go es­pe­ran­za­dor en su es­tu­dio pre­vio, por­que mues­tra que los vo­tan­tes no son in­di­fe­ren­tes a la corrupción.

—Exac­to. Es un es­tu­dio muy ci­ta­do por­que an­tes de él ha­bía mu­cha evi­den­cia, de Es­ta­dos Uni­dos, de Ita­lia, de que

las acu­sa­cio­nes de corrupción no im­por­ta­ban, por­que los acu­sa­dos se­guían sien­do ele­gi­dos. Pe­ro esos es­tu­dios, pri­me­ro, se re­fe­rían a acu­sa­cio­nes de corrupción que no siem­pre es­ta­ban pro­ba­das, a ve­ces eran de­nun­cias por la pren­sa, o acu­sa­cio­nes de otros can­di­da­tos. Aquí se da­ban dos co­sas di­fe­ren­tes: que la fuen­te que acu­sa corrupción es la Contraloría, que es una fuen­te neu­tra, por­que no­so­tros bus­ca­mos los ses­gos en la lotería y no los en­con­tra­mos. Pe­ro la otra co­sa im­por­tan­te es que cuan­do en Bra­sil, y tam­bién en Chi­le, un dipu­tado es acu­sa­do de corrupción, no sa­be­mos bien en qué nos afec­ta esa acu­sa­ción di­rec­ta­men­te. Pe­ro en el ca­so de los al­cal­des, que es­tán a car­go de la sa­lud de tu ma­má, la edu­ca­ción de tus hi­jos, las ca­lles por don­de ca­mi­nas, el efec­to es muy cla­ro. Y cuan­do sa­bes que se per­dió pla­ta, sa­bes que te afec­ta. Eso mag­ni­fi­ca la reac­ción de las per­so­nas y el cas­ti­go elec­to­ral a los co­rrup­tos.

—Eso pa­sa en mu­ni­ci­pios don­de el ni­vel de edu­ca­ción es muy ba­jo. Y eso con­tra­di­ce de nue­vo mu­cha li­te­ra­tu­ra, tra­ba­jos de Ja­mes A. Ro­bin­son, Ace­mo­glu, Andy Schlei­fer de Har­vard, que plan­tean que “to­do es­tá en la edu­ca­ción”, y que es ne­ce­sa­rio edu­car a la gen­te para me­jo­rar la po­lí­ti­ca, por­que si la gen­te no tie­ne edu­ca­ción, no se pue­de ha­cer na­da. Nues­tro es­tu­dio di­ce que tal vez no, tal vez la mis­ma gen­te, con cual­quier edu­ca­ción, pue­de reac­cio­nar con­tra la corrupción cuan­do tie­ne la in­for­ma­ción. Lo que es­ta­mos plan­tean­do es que qui­zás no ne­ce­si­ta­mos que to­do el mun­do es­té su­per­edu­ca­do para trans­for­mar las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas. Po­de­mos par­tir aho­ra.

— Su ar­tícu­lo so­bre las te­le­se­ries y los no­ti­cie­ros apun­ta en esa mis­ma di­rec­ción...

— Sí. Mi coau­to­ra, Elia­na LaFe­rra­ra, te­nía un pa­per muy in­tere­san­te que ana­li­za có­mo las te­le­no­ve­las im­pac­tan en las nor­mas so­cia­les y los com­por­ta­mien­tos co­ti­dia­nos. Y es­tu­dia las te­le­se­ries de Glo­bo, que en los 70 en­tra­ron con mu­cha fuer­za en lu­ga­res que no te­nían ac­ce­so a la mo­der­ni­za­ción, la ur­ba­ni­za­ción. Las no­ve­las mos­tra­ban lo que pa­sa­ba en las ciu­da­des de São Pau­lo o Río de Ja­nei­ro, así que si vi­vías en el nor­des­te, to­do es­to era in­for­ma­ción nue­va. Y ella ob­ser­va dos co­sas: qué pa­sa con la fertilidad, por­que en la te­le­vi­sión las fa­mi­lias te­nían dos hi­jos, cuan­do en el nor­des­te la gen­te de esa épo­ca te­nía 7, 8. Y en­cuen­tra que la fertilidad cae allí don­de en­tran las no­ve­las. Que ha­bía un efec­to de ro­les que im­pac­ta­ba en las fa­mi­lias. Y que lo mis­mo pa­sa­ba —¿Y eso pa­sa independiente de la edu­ca­ción de las per­so­nas, por ejem­plo?

con el di­vor­cio, que se aso­cia­ba a la mo­der­ni­za­ción, el tra­ba­jo fe­me­nino, el au­men­to de in­gre­sos. El di­vor­cio era muy ra­ro en las zo­nas ru­ra­les, don­de la gen­te vi­ve to­da su vi­da en el mis­mo lu­gar; pe­ro no en las no­ve­las. Y la reali­dad em­pie­za a cam­biar.

—¿Y qué efec­to po­lí­ti­co de las te­le­se­ries es­tán es­tu­dian­do aho­ra?

—En Bra­sil du­ran­te la dic­ta­du­ra ha­bía elec­cio­nes, pe­ro só­lo para al­cal­des. En­ton­ces mi­ra­mos los da­tos de las elec­cio­nes en los años 70. Y en­con­tra­mos que en aque­llos lu­ga­res don­de en­tra­ban las te­le­se­ries de Glo­bo, la gen­te vo­ta­ba me­nos por los par­ti­dos que apo­ya­ban a la dic­ta­du­ra. Glo­bo tie­ne un si­tio, Me­mó­ria Glo­bo, don­de re­su­me to­das sus no­ve­las: la his­to­ria prin­ci­pal, los per­so­na­jes, si los cen­su­ra­ron o no. Mi­ra­mos eso, ana­li­za­mos los con­te­ni­dos, iden­ti­fi­ca­mos el con­te­ni­do po­lí­ti­co, los te­mas mo­ra­les, y en­con­tra­mos es­ta re­la­ción. Lo que vi­mos es que, en un con­tex­to de dic­ta­du­ra, los me­dios pue­den te­ner un efec­to im­por­tan­te en la po­lí­ti­ca, tal co­mo lo tie­nen so­bre las nor­mas so­cia­les.

—Tam­bién es­tán mi­ran­do qué pa­sa con las re­des so­cia­les.

—Aho­ra es­ta­mos re­co­lec­tan­do da­tos en Bra­sil para tra­tar de en­ten­der el efec­to de Fa­ce­book en el pro­ce­so de res­pon­sa­bi­li­za­ción de los po­lí­ti­cos. Hoy en Bra­sil to­dos los dipu­tados tie­nen una cuen­ta de FB, y que­re­mos ver có­mo la en­tra­da de in­ter­net a tra­vés de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res ha afec­ta­do a los po­lí­ti­cos y có­mo de­fi­ne su in­ter­ac­ción con los elec­to­res.

BRA­SIL, ¿“EL MÁS CO­RRUP­TO”?

— So­bre el dis­cur­so ge­ne­ral res­pec­to a corrupción y me­dios, Bra­sil que­dó mar­ca­do en es­tos úl­ti­mos me­ses co­mo un país con mu­cha corrupción. ¿Le pa­re­ce que es un re­tra­to jus­to? — Sí. Hay dos par­tes en es­ta his­to­ria. Una es el as­pec­to ins­ti­tu­cio­nal, por­que el sis­te­ma po­lí­ti­co bra­si­le­ño ge­ne­ra corrupción de­bi­do a su sis­te­ma elec­to­ral, a que las em­pre­sas fi­nan­cian las cam­pa­ñas y a lo ca­ras que son. El se­gun­do com­po­nen­te es que Bra­sil pa­só por un enor­me boom de re­cur­sos. El ca­so de Pe­tro­bras es, en par­te, un ca­so clá­si­co de la “mal­di­ción de los re­cur­sos”, don­de ha­bía tan­ta pla­ta, que se per­dió to­do el con­trol. La com­bi­na­ción de pla­ta con ins­ti­tu­cio­nes dé­bi­les es ho­rri­ble. Así que creo que sí, que Bra­sil tie­nen una al­ta ta­sa de corrupción.

—Di­cho eso…

—Di­cho eso, Bra­sil tam­bién es un país muy trans­pa­ren­te. Hay dos co­sas que ayu­da­ron a des­ta­par la corrupción. Una fue que, aun­que los me­dios es­tán muy con­cen­tra­dos, tam­bién es­tán muy ac­ti­vos. Y va­rios de los es­cán­da­los se des­cu­brie­ron gra­cias a los me­dios, que si­guie­ron los ca­sos, des­cu­brie­ron co­sas. Re­vis­tas in­clu­so muy ses­ga­das, co­mo Ve­ja, que hoy es muy de de­re­cha, tie­nen un gran po­der in­ves­ti­ga­ti­vo. En­ton­ces aun­que las ins­ti­tu­cio­nes son dé­bi­les, los me­dios fun­cio­nan.

—Y ade­más es­tán los fis­ca­les...

— Que vie­nen de las re­for­mas de la Cons­ti­tu­ción de 1988, que die­ron gran po­der al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fe­de­ral. De ahí vie­ne el po­der de un fis­cal co­mo Mo­ro, y otros que pu­die­ron ir tras la in­for­ma­ción, re­unir­la, ge­ne­rar los ca­sos. Por eso he­mos po­di­do sa­ber de co­sas que an­tes no sa­bía­mos.

— ¿ Pe­ro hay más corrupción en Bra­sil que en otros paí­ses?

— Sí, creo que hay más corrupción en Bra­sil que en

Te pre­gun­tas si Chi­le es aho­ra más co­rrup­to de lo que era an­tes. Pro­ba­ble­men­te no. Pro­ba­ble­men­te esas co­sas ya pa­sa­ban ha­ce bas­tan­te tiem­po. Lo que pa­sa es que cuan­do tie­nes más in­for­ma­ción y más trans­pa­ren­cia vas a ter­mi­nar des­cu­brien­do más co­sas

otros lu­ga­res, pe­ro mu­cho es por­que en otros lu­ga­res no se sa­be.

—¿Si lo com­pa­ra con Chi­le?

—Vea­mos el ca­so de Chi­le. To­do ese es­cán­da­lo que se ha des­ta­pa­do de dipu­tados re­ci­bien­do pla­ta era al­go que pa­sa­ba ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro se des­cu­brió aho­ra. En­ton­ces te pre­gun­tas si Chi­le es aho­ra más co­rrup­to de lo que era an­tes. Pro­ba­ble­men­te no. Pro­ba­ble­men­te esas co­sas ya pa­sa­ban ha­ce bas­tan­te tiem­po. Lo que pa­sa es que cuan­do tie­nes más in­for­ma­ción y más trans­pa­ren­cia vas a ter­mi­nar des­cu­brien­do más co­sas.

—Pa­ra­dó­ji­ca­men­te en­ton­ces, las no­ti­cias so­bre corrupción son bue­nas no­ti­cias.

—Bra­sil es­tá pa­san­do por una trans­for­ma­ción que va a de­jar un país muy di­fe­ren­te. Hoy to­do se ve muy mal, pe­ro es­pe­ro que al­gu­nas re­for­mas y las lec­cio­nes apren­di­das me­jo­ren el país en los pró­xi­mos 20, 30 años. Creo que las co­sas cam­bian para me­jor con los es­cán­da­los, la trans­pa­ren­cia. El he­cho de que por pri­me­ra vez ten­gas a po­lí­ti­cos y due­ños de gran­des em­pre­sas yen­do a la cár­cel por ca­sos de corrupción es al­guno úni­co, que nun­ca ha­bía pa­sa­do en Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.