5 ideas para gas­tar el tiem­po li­bre

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Ale­jan­dra Cos­ta­mag­na]

“Yo ten­go una vi­sión bien porno de la po­lí­ti­ca”, de­cía el dra­ma­tur­go Ben­ja­mín Ga­le­mi­ri a fi­nes de los años 90. Era su épo­ca de oro: el mo­men­to en que obras co­mo El so­li­ta­rio (1994), Un dul­ce ai­re ca­na­lla (1995) o El se­duc­tor (1996), es­tre­na­das ba­jo la di­rec­ción de Ale­jan­dro Goic, lo ins­ta­la­ban co­mo uno de los dra­ma­tur­gos más ta­len­to­sos y per­tur­ba­do­res del mo­men­to. Y aun­que el ta­len­to si­guió con los años, lue­go fue­ron en­tran­do a es­ce­na nue­vos crea­do­res y el pai­sa­je se di­ver­si­fi­có. Hoy, ca­si dos dé­ca­das más tar­de, la vi­sión de Ga­le­mi­ri si­gue in­tac­ta. Y es po­si­ble apre­ciar esa mi­ra­da “porno” de la po­lí­ti­ca en su ver­sión de El ava­ro, de Mo­liè­re, es­co­gi­da por el Tea­tro Na­cio­nal Chi­leno para con­me­mo­rar sus 75 años de exis­ten­cia. Pue­de pa­re­cer ex­tra­ño que la ins­ti­tu­ción re­cu­rra a un clá­si­co fran­cés del si­glo XVII para el fes­te­jo de sus tres cuar­tos de si­glo, pe­ro a la luz de los re­sul­ta­dos hay en­te­ro sen­ti­do en la elec­ción. Ga­le­mi­ri, en du­pla con el director An­drés Cés­pe­des, tras­la­da la áci­da co­me­dia que alu­día a la cor­te de Luis XIV para ins­ta­lar­la en el Chi­le de hoy, con sus bro­tes de corrupción, su de­mo­cra­cia co­ja y su pa­sa­do pi­no­che­tis­ta. Y, en es­tre­cha sin­to­nía con el po­der y la ava­ri­cia, el dra­ma­tur­go aña­de un ca­rác­ter hi­per­se­xua­do a la tra­ma com­ple­ta. La his­to­ria de Mo­liè­re es la mis­ma: Har­pa­gón es el ta­ca­ño pro­ge­ni­tor de Eli­sa y Clean­to. Pa­dre e hi­jo es­tán enamo­ra­dos de la mis­ma mu­jer y se en­fren­tan con dis­tin­tas he­rra­mien­tas (el di­ne­ro uno, la pa­sión ju­ve­nil el otro) para con­quis­tar­la. La hi­ja, en tan­to, vi­ve un amor clan­des­tino con un asis­ten­te del pa­dre. Hay tam­bién una men­sa­je­ra, un abo­ga­do, unos sir­vien­tes y otros per­so­na­jes que dan vi­da a es­ta en­vol­ven­te co­me­dia. Y Ga­le­mi­ri man­tie­ne a ca­da uno en su lu­gar, pe­ro mol­dea sus ca­rac­te­rís­ti­cas y en al­gu­nos ca­sos otor­ga ma­yor pro­ta­go­nis­mo a los ro­les al in­cor­po­rar mo­nó­lo­gos o acen­tuar unas per­so­na­li­da­des ex­cén­tri­cas. Es el ca­so del sir­vien­te la Fle­cha, por ejem­plo, in­ter­pre­ta­do con so­bra­da gra­cia por Se­bas­tián Lay­se­ca, que se enamo­ra del pa­trón y des­plie­ga un jo­co­so dis­cur­so so­bre el di­le­ma de “ser o no ser gay”. Aun­que el mon­ta­je man­tie­ne el rit­mo de prin­ci­pio a fin, hay que ad­ver­tir que tien­de al ex­ce­so, y a ra­tos ago­ta con la pro­pen­sión a ati­bo­rrar los diá­lo­gos de múl­ti­ples ci­tas (des­de Geor­ges Ba­tai­lle a Bob Dy­lan) y vo­ca­blos en fran­cés, que vuel­ven al­go siú­ti­co el tex­to. Es el Ga­le­mi­ri más au­tén­ti­co, el de El se­duc­tor o El cie­lo fal­so. Pe­ro tam­bién el más ver­bo­rrei­co.

“El ava­ro”, en el Tea­tro Na­cio­nal Chi­leno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.