Amor cie­go

Que Pasa - - SUMARIO - [Por Mau­ri­cio Mo­ra­les ]

PAR­TE DE LA ÉLI­TE DE LA DE­MO­CRA­CIA CRIS­TIA­NA QUIE­RE EN­TRE­GAR­SE TEM­PRA­NA­MEN­TE A RI­CAR­DO LA­GOS. ES UN ERROR. HA­CER­LO Y AL MIS­MO TIEM­PO ES­PE­RAR QUE EMERJAN NUE­VOS LI­DE­RAZ­GOS EN EL PAR­TI­DO ES UN CON­TRA­SEN­TI­DO.

El PDC es­tá a la es­pe­ra de la pró­xi­ma en­cues­ta CEP. Ahí se ve­rá si Wal­ker sube su eva­lua­ción, si Bur­gos se man­tie­ne en los top ten o si Ca­ro­li­na Goic ex­plo­ta co­mo nue­vo li­de­raz­go. Mien­tras, par­te de la éli­te DC quie­re en­tre­gar­se tem­pra­na­men­te a La­gos. Es­to es in­com­pren­si­ble. Es­pe­rar que emer­ja un nue­vo li­de­raz­go en el par­ti­do, y al mis­mo tiem­po res­pal­dar a La­gos, es un con­tra­sen­ti­do. Los ciu­da­da­nos pre­mian a los lí­de­res que asu­men ries­gos y cas­ti­gan a los que jue­gan pen­san­do más en el error del ri­val que en los mé­ri­tos pro­pios. Da­ré cua­tro ar­gu­men­tos de por qué es un error del PDC apo­yar hoy a La­gos, más aún lue­go que de­fen­dió la te­sis de que Chi­le vi­ve una cri­sis ins­ti­tu­cio­nal. El pri­me­ro: la de­bi­li­dad de La­gos co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial. El ran­king de eva­lua­ción de po­lí­ti­cos de Ca­dem mues­tra que, en ju­lio, La­gos ocu­pa­ba el lu­gar 11, y era su­pe­ra­do por Orre­go, Bur­gos y Ma­ria­na Ayl­win. Si bien el ran­king no es si­nó­ni­mo de in­ten­ción de vo­to, in­for­ma so­bre los ni­ve­les de re­cha­zo de un can­di­da­to. En 2009, por ejem­plo, la en­cues­ta CEP de ma­yo ubi­có a Frei en el lu­gar 8 del ran­king, re­tro­ce­dien­do al pues­to 13 en la me­di­ción de oc­tu­bre. Pi­ñe­ra siem­pre se man­tu­vo den­tro de los top 10, aun­que en­tre el sép­ti­mo y oc­ta­vo lu­gar. Al pa­re­cer, es­tar top ten en­tre­ga ven­ta­ja a la ho­ra de con­ver­tir las eva­lua­cio­nes en vo­tos. De acuer­do a esa mé­tri­ca, La­gos no es hoy un can­di­da­to fuer­te. Lo se­gun­do tie­ne que ver con el per­fil de La­gos. Cuan­do de­jó la pre­si­den­cia lo hi­zo con al­tos ni­ve­les de apro­ba­ción, que se­gún la en­cues­ta UDP de 2005 es­ta­ba de­ter­mi­na­do por el ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co de la gen­te: en el ABC1 ob­te­nía cer­ca del 80%, ba­jan­do en los es­tra­tos más po­bres. La vo­ca­ción pro­gra­má­ti­ca del PDC va por el ca­rril opues­to. Sus ba­ses de apo­yo es­tán en quie­nes se mues­tran más re­nuen­tes a la fi­gu­ra de La­gos. Es di­fí­cil que un ABC1 se sien­ta per­ju­di­ca­do por el Tran­san­tia­go, a di­fe­ren­cia de gru­pos de cla­se me­dia y los más po­bres. Por tan­to, se­ría in­con­gruen­te que el PDC res­pal­de a un can­di­da­to cu­yo re­cuer­do no es bueno para las ba­ses DC. Ade­más, La­gos in­ter­vino di­rec­ta­men­te para sa­car de la ca­rre­ra pre­si­den­cial de 2005 a So­le­dad Alvear a fa­vor de Mi­che­lle Ba­che­let. Más gra­ve que lo de MEO en 2009, quien al me­nos qui­so com­pe­tir den­tro del pac­to, es que un pre­si­den­te ha­ya ope­ra­do para li­qui­dar a uno de los li­de­raz­gos más pu­jan­tes del par­ti­do. Mi ter­cer pun­to es so­bre la ne­ga­ti­va de La­gos a com­pe­tir en pri­ma­rias: el PDC tie­ne un trau­ma por los re­sul­ta­dos de 1999 y 2013. Pe­ro ese trau­ma se de­be su­pe­rar. En 2013, Orre­go no fue el can­di­da­to fa­vo­ri­to de sus pro­pios ca­ma­ra­das. Las ci­fras son elo­cuen­tes: tu­vo me­jor vo­ta­ción en las co­mu­nas don­de el PDC era dé­bil. En Vitacura y Las Con­des bor­deó el 20%, du­pli­can­do su pro­me­dio na­cio­nal. En zo­nas fuer­tes DC Orre­go su­cum­bió in­clu­so an­te Ve­las­co. La lec­ción es cla­ra: el can­di­da­to pre­si­den­cial del PDC de­be te­ner a dis­po­si­ción no só­lo la mi­li­tan­cia, tam­bién a los re­pre­sen­tan­tes del par­ti­do. Si La­gos es­tá se­gu­ro de ga­nar, que lo ha­ga en una pri­ma­ria de cen­troiz­quier­da, in­clu­yen­do a MEO. Si no es­tá dis­pues­to, el PDC com­pe­ti­rá con su can­di­da­to, en­ros­trán­do­le a La­gos su nu­la dis­po­si­ción a com­pe­tir. En­ton­ces, La­gos 2017 se pa­re­ce­rá más a Frei 2009, que no qui­so pri­ma­rias, que a La­gos 1999, que sí acep­tó el me­ca­nis­mo. Mi cuar­to ar­gu­men­to es so­bre la lec­tu­ra que des­de la iz­quier­da se ha he­cho so­bre las pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas de los chi­le­nos. El go­bierno de Ba­che­let ha si­do muy mal ase­so­ra­do. Ba­sa­do en una en­cues­ta del PNUD se con­clu­yó que los chi­le­nos es­ta­ban más po­li­ti­za­dos y po­la­ri­za­dos. Pe­ro las ci­fras es­ta­ban so­bre­es­ti­ma­das, por­que el te­rreno se reali­zó en ple­na cam­pa­ña pre­si­den­cial y es nor­mal que en­ton­ces ha­ya más po­li­ti­za­ción y po­la­ri­za­ción. Sin em­bar­go, se hi­zo ca­so omi­so de aque­llo y se ima­gi­nó un Chi­le mon­ta­do en una re­tro­ex­ca­va­do­ra. Pe­ro se de­mos­tró lo con­tra­rio: los chi­le­nos si­guen sien­do mo­de­ra­dos y, en tér­mi­nos de de­man­da por ma­yor par­ti­ci­pa­ción y “em­po­de­ra­mien­to”, la evi­den­cia del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te es con­tun­den­te: só­lo el 0,6% de la po­bla­ción par­ti­ci­pó de los ca­bil­dos ciu­da­da­nos. Es acá don­de el PDC de­be apa­re­cer con pro­pues­tas que di­fí­cil­men­te se­rán de­fen­di­das por La­gos. El can­di­da­to del PDC de­be ser puen­te de co­mu­ni­ca­ción en­tre los chi­le­nos, el fe­rro­ca­rril del em­pleo y el MOP de la re­cons­truc­ción na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.