Fe­li­pe Kast: “A Os­san­dón es más fá­cil ga­nar­le”

Fe­li­pe Kast se su­ma a los pre­can­di­da­tos pre­si­den­cia­les que hoy bus­can par­ti­ci­par en las pri­ma­rias de la cen­tro­de­re­cha, don­de no te­me en­fren­tar a Se­bas­tián Pi­ñe­ra, y don­de juz­ga que las op­cio­nes del se­na­dor ex RN son me­no­res. “Es muy im­por­tan­te que a to­dos

Que Pasa - - SUMARIO - [por Juan An­drés Que­za­da]

Fe­li­pe Kast (39) di­ce que, en si­len­cio y sin pa­ra­fer­na­lia, Evó­po­li avan­za con mu­cha fuer­za en to­do Chi­le. Ya cuen­tan con 18 mil mi­li­tan­tes y can­di­da­tos mu­ni­ci­pa­les en to­do el país, cu­yo pro­me­dio de edad es de 30 años. Mien­tras los par­ti­dos tra­di­cio­na­les tra­ba­jan por la re­ins­crip­ción de sus mi­li­tan­tes, Evó­po­li su­ma­rá en los pró­xi­mos me­ses tres mil ad­he­ren­tes más, cuen­ta Kast, quie­nes se ins­cri­bie­ron en el par­ti­do en un lu­gar que no coin­ci­día con su fi­cha en el Ser­vel por lo que fue­ron re­cha­za­dos, pe­ro es­tán pron­tos a ser in­cor­po­ra­dos. Des­de su ofi­ci­na —en el pi­so 10 del edi­fi­cio de la Cá­ma­ra de Dipu­tados— que mi­ra a los ce­rros de Val­pa­raí­so, el ex mi­nis­tro de Desa­rro­llo So­cial cuen­ta que han fi­cha­do a mu­chos di­ri­gen­tes so­cia­les y gen­te de dis­tin­tos pen­sa­mien­tos po­lí­ti­cos, in­clu­so al­gu­nos “huér­fa­nos de la Con­cer­ta­ción”.

—¿A qué elec­to­ra­do apun­ta Evó­po­li?

—Nues­tro elec­to­ra­do es el que quie­re una cen­tro­de­re­cha mo­der­na, li­be­ral y que no tie­ne nin­gún com­ple­jo en au­to­de­no­mi­nar­se de cen­tro­de­re­cha, pe­ro que le ha­bla tam­bién a esa Con­cer­ta­ción que que­dó huér­fa­na con el gi­ro a la iz­quier­da que dio la Nue­va Ma­yo­ría en es­tos años. Hay una sim­pa­tía por Evó­po­li de mu­chas per­so­nas mo­der­nas, más de cen­tro, más li­be­ra­les y de per­so­nas que son de la cen-

tro­de­re­cha his­tó­ri­ca, que hoy ven una luz de es­pe­ran­za en es­te par­ti­do, que no se ha ido por fue­ra, que ha tra­ta­do siem­pre de su­mar des­de aden­tro, de agran­dar el sec­tor.

—¿Qué los di­fe­ren­cia de Am­pli­tud?

— Que no­so­tros de­ci­di­mos to­mar un do­mi­ci­lio po­lí­ti­co y cons­truir des­de la cen­tro­de­re­cha. En po­lí­ti­ca la ciu­da­da­nía se con­fun­de cuan­do tú des­co­no­ces tus orí­ge­nes. Si yo fui mi­nis­tro de Se­bas­tián Pi­ñe­ra y ven­go de una co­rrien­te de cen­tro­de­re­cha, es muy ra­ro que des­co­noz­ca que hoy día soy de cen­tro­de­re­cha. Es lo que le ha pa­sa­do a An­drés Ve­las­co, que vie­ne de una co­rrien­te de cen­troiz­quier­da y hoy día la ciu­da­da­nía lo ve más de cen­tro­de­re­cha. La gran di­fe­ren­cia es que no­so­tros, com­par­tien­do pro­ba­ble­men­te mu­chas ideas con Am­pli­tud y con Ve­las­co, co­rre­mos el cer­co, ba­rrien­do ha­cia aden­tro, no di­vi­dien­do. Cree­mos que la ciu­da­da­nía hoy es­tá can­sa­da de los per­so­na­lis­mos y busca pro­yec­tos po­lí­ti­cos que sean se­rios, que apues­ten al lar­go pla­zo co­mo el nues­tro.

—¿Qué le di­ce a un mi­li­tan­te de­sen­can­ta­do de la UDI o de RN para que in­gre­se a Evó­po­li?

—Pri­me­ro, que no es­ta­mos bus­can­do mi­li­tan­tes de otros par­ti­dos. Es­ta­mos tra­tan­do de ha­blar­le a la gran ma­yo­ría de in­de­pen­dien­tes que tie­ne el país. Sí les di­ría a los de­sen­can­ta­dos de la UDI y RN que se me­tan a sus par­ti­dos, que den la pe­lea, que la po­lí­ti­ca es re­le­van­te y que la re­no­va­ción es ur­gen­te. Creo que, hoy más que nun­ca, la po­lí­ti­ca vol­vió a ser im­por­tan­te. Si es que en los años 90 uno sen­tía que la po­lí­ti­ca era un po­co per­der el tiem­po, por­que ha­bía con­sen­so en to­do, hoy es­ta­mos en una ba­ta­lla cul­tu­ral e ideo­ló­gi­ca muy pro­fun­da en Chi­le. Y si aque­llos que cree­mos en la li­ber­tad no so­mos ca­pa­ces de to­mar­nos la po­lí­ti­ca en se­rio, creo que vamos a per­der esa ba­ta­lla.

—¿Có­mo mo­ti­va a la gen­te joven para que par­ti­ci­pe en po­lí­ti­ca?

—Con op­ti­mis­mo, por­que aquí (su sec­tor) hay al­gu­nos que pe­can de pe­si­mis­mo en ex­tre­mo. Di­cién­do­les que la ciu­da­da­nía nos dio la ra­zón. El fuer­te re­cha­zo que ha te­ni­do el go­bierno de Ba­che­let y sus re­for­mas nos da una luz de es­pe­ran­za de que al fi­nal, el li­be­ra­lis­mo clá­si­co, o el li­be­ra­lis­mo, tie­ne ca­bi­da y un arrai­go en los chi­le­nos mu­cho más gran­de de lo que pen­sá­ba­mos, y que el po­pu­lis­mo no es bien­ve­ni­do en es­te país. Si tú me pre­gun­tas cuál es el gran enemi­go de Evó­po­li, es el po­pu­lis­mo.

—¿Quién re­pre­sen­ta ese po­pu­lis­mo?

—El po­pu­lis­mo, con más fuer­za, re­pre­sen­ta nor­mal­men­te a al­guien que ven­de hu­mo en una cam­pa­ña, co­mo ocu­rrió con la gra­tui­dad, que ge­ne­ra ex­pec­ta­ti­vas y des­pués cho­ca con la reali­dad. El po­pu­lis­mo sig­ni­fi­ca tam­bién aque­llos que no son ca­pa­ces de en­fren­tar te­mas com­ple­jos con he­rra­mien­tas com­ple­jas, y sim­pli­fi­can la reali­dad, para tra­tar de ga­nar elec­to­res. Y eso es lo que nor­mal­men­te ha­ce Os­san­dón. Por lo tan­to, hay po­pu­lis­mo en dis­tin­tas par­tes.

—¿Có­mo se ima­gi­na la pri­ma­ria de la cen­tro­de­re­cha?

—Pa­re­ci­da a una pri­ma­ria co­mo la de Es­ta­dos Uni­dos, don­de en el fon­do tie­nes mu­chos can­di­da­tos, don­de hay de­ba­tes in­ten­sos. Pro­ba­ble­men­te ten­ga­mos cua­tro, cin­co y has­ta seis pre­can­di­da­tos. Vamos a te­ner que de­fi­nir cuál es la nor­ma, para que pue­da in­gre­sar al­guien que no es­tá apo­ya­do por un par­ti­do, co­mo Os­san­dón y Jo­sé An­to­nio Kast. Es muy im­por­tan­te que a to­dos los de­je­mos com­pe­tir y que lle­ve­mos un can­di­da­to úni­co en la pri­me­ra vuel­ta, por­que lo que ya le hi­zo ME- O a la Con­cer­ta­ción es un da­ño tre­men­do, que en no­so­tros, se­ría re­ga­lar­le ( la pre­si­den­cial) a la Nue­va Ma­yo­ría.

—¿Es­tá dis­pues­to a com­pe­tir en las pri­ma­rias?

— Sí, es­toy dis­pues­to a com­pe­tir en la pri­ma­ria pre­si­den­cial, y se­rá el par­ti­do quien lo de­ci­da. La elec­ción pri­ma­ria no es sim­ple­men­te un me­ca­nis­mo de elec­ción del can­di­da­to, es el me­ca­nis­mo para de­ba­tir ideas. La pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial y el ci­clo po­lí­ti­co que vi­ve Chi­le es fuer­te­men­te ideo­ló­gi­co y Evó­po­li tie­ne que es­tar en esa dis­cu­sión. Hoy no sir­ve que Chi­le Vamos en­fren­te la pró­xi­ma elec­ción ar­gu­men­tan­do que hi­zo un muy buen go­bierno, es ne­ce­sa­rio lle­var la dis­cu­sión pre­si­den­cial al que hoy día hay una con­fron­ta­ción de dos ideo­lo­gías muy dis­tin­tas.

—¿Cuál se­ría su ideo­lo­gía?

—Ha­cer evi­den­te y sen­tir­nos or­gu­llo­sos de que no­so­tros sí cree­mos en la fo­ca­li­za­ción de los re­cur­sos, que cree­mos que el motor de la so­cie­dad son los em­pren­de­do­res, que cree­mos que una re­for­ma tri­bu­ta­ria gol­pea en la lí­nea de flo­ta­ción la ca­pa­ci­dad de los em­pren­de­do­res, que cree­mos en la ca­pa­ci­dad de la so­cie­dad ci­vil de mo­vi­li­zar­se y no cree­mos que hay que te­ner un Es­ta­do cap­tu­ra­do por los gru­pos más cor­po­ra­ti­vis­tas, co­mo la Con­fech o la CUT.

EN­CUES­TAS FA­VO­RA­BLES

Tam­bién han op­ta­do por Evó­po­li va­rios ex in­te­gran­tes de la pri­me­ra lí­nea del go­bierno de Pi­ñe­ra, los ex mi­nis­tros Pe­dro Pa­blo Errá­zu­riz (Trans­por­tes), Fe­li­pe Morandé (Trans­por­tes), Ca­mi­la Me­rino (Tra­ba­jo), Lu­ciano Cru­zCo­ke (Cul­tu­ra); los ex sub­se­cre­ta­rios Francisco Ira­rrá­za­val ( Vi­vien­da), Glo­ria Hutt (Trans­por­te), An­drés Ia­co­be­lli ( Vi­vien­da) y otros sim­pa­ti­zan­tes del ex man­da­ta­rio, co­mo Her­nán La­rraín Mat­te y Jor­ge Saint-Jean, en­tre otros. “Hay un elen­co bas­tan­te nutrido, des­gra­cia­da­men­te soy al que le to­ca es­tar más en vi­tri­na pro­duc­to que es­toy en el Con­gre­so”, se­ña­la.

—¿Le in­co­mo­da­ría com­pe­tir­le a Pi­ñe­ra?

—No, por el con­tra­rio, cree­mos que es muy ne­ce­sa­rio ha­cer­lo en for­ma cons­truc­ti­va, en for­ma se­ria y pen­san­do en un pro­yec­to de lar­go pla­zo. No­so­tros no es­ta­mos pen­san- do sim­ple­men­te en la pró­xi­ma elec­ción, es­ta­mos pen­san­do en dar­le iden­ti­dad a un pro­yec­to po­lí­ti­co.

—Con­si­de­ran­do que us­ted es­tá por de­ba­jo de Pi­ñe­ra y Os­san­dón en las en­cues­tas, ¿su ob­je­ti­vo no se­ría ga­nar la pri­ma­ria, sino que se­ría que­dar en una bue­na po­si­ción para com­pe­tir en cua­tro años más?

—Vamos a tra­tar de ga­nar­la, pe­ro es­ta­mos cons­cien­tes de que es una ta­rea di­fí­cil. Aho­ra, yo creo que a Os­san­dón es bas­tan­te más fá­cil ga­nar­le, por­que sus vo­tos es­tán en la iz­quier­da, y los de iz­quier­da van a te­ner que ele­gir en qué pri­ma­ria vo­tan. Es bas­tan­te fac­ti­ble que no­so­tros le ga­ne­mos a Os­san­dón en la pri­ma­ria y nues­tro ob­je­ti­vo, más que po­si­cio­nar a al­guien, es po­si­cio­nar nues­tras ideas. Lo más la­men­ta­ble es que has­ta el mo­men­to he­mos te­ni­do una dis­cu­sión muy po­bre en torno a las pre­si­den­cia­les, muy en la ló­gi­ca de per­so­na­lis­mos, muy po­co en la ló­gi­ca de ideas. Y eso nos pue­de ha­cer en­fren­tar la elec­ción fi­nal en for­ma muy frá­gil. El ca­so más em­ble­má­ti­co es Os­san­dón, don­de en el fon­do el ries­go de te­ner una can­di­da­tu­ra de cen­tro­de­re­cha po­pu­lis­ta, del cor­te de Do­nald Trump, es un ries­go real. Y no­so­tros no que­re­mos para la cen­tro­de­re­cha un pro­yec­to po­lí­ti­co des­fi­gu­ra­do de sus ideas ma­tri­ces.

— ¿ Le con­vie­ne a Pi­ñe­ra com­pe­tir con va­rios can­di­da­tos?

— Sí, por­que sig­ni­fi­ca que te­ne­mos una ma­yor can­ti­dad de per­so­nas que van a es­tar plan­tean­do ideas. Es­to ya le fue bas­tan­te exi­to­so a la Nue­va Ma­yo­ría con Mi­che­lle Ba­che­let, que ocu­pa­ron fi­nal­men­te es­ta fór­mu­la.

—¿Se ha me­di­do en en­cues­tas?

—La me­di­ción que he­mos te­ni­do mues­tra un apo­yo bas- tan­te fa­vo­ra­ble del vo­tan­te de cen­tro y tam­bién mu­cho apo­yo en el de cen­tro­de­re­cha. So­mos el pri­mer par­ti­do de cen­tro­de­re­cha que se fun­da des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia, y por lo tan­to ha­bía una sed de re­no­va­ción en el sec­tor tre­men­da. Y por eso no nos tie­nen muy bue­na las per­so­nas de iz­quier­da, por­que ven en Evó­po­li un par­ti­do con mu­cha qui­lla, o sea, con mu­cha con­sis­ten­cia en su ideo­lo­gía. Nos ven co­mo una ame­na­za, que po­de­mos pe­ne­trar en sec­to­res que para ellos son te­rri­to­rio pro­pio.

—Us­te­des se su­ma­ron al pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te y eso les va­lió va­rias crí­ti­cas de su sec­tor.

— Efec­ti­va­men­te, por­que no es­ta­mos dis­pues­tos a es­con­der la ca­be­za co­mo un aves­truz, el de­ba­te cul­tu­ral e ideo­ló­gi­co se ga­na en te­rreno, en re­gio­nes, en la ca­lle, con nues­tras ideas y sin com­ple­jos.

Has­ta el mo­men­to he­mos te­ni­do una dis­cu­sión muy po­bre en torno a las pre­si­den­cia­les, muy en la ló­gi­ca de per­so­na­lis­mos, muy po­co en la fre­cuen­cia ideo­ló­gi­ca de las ideas de li­ber­tad. El ca­so más em­ble­má­ti­co es el de Os­san­dón, don­de el ries­go de te­ner una can­di­da­tu­ra de cen­tro­de­re­cha po­pu­lis­ta, del cor­te de la de Do­nald Trump, es un ries­go real

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.