Un mis­te­rio lla­ma­do ébo­la

Que Pasa - - SUMARIO - [Por Pa­tri­cio Ja­ra ]

Des­de la pri­me­ra pá­gi­na el pe­rio­dis­ta Da­vid Quammen ad­vier­te al lec­tor que, tal co­mo le ocu­rre a la de­ce­na de cien­tí­fi­cos que acom­pa­ña y en­tre­vis­ta para es­te li­bro, su tra­ba­jo va a las per­di­das. En me­dio de la ne­bu­lo­sa que ro­dea el ori­gen del ébo­la, más que res­pues­tas, lo que en­tre­ga son mu­chas pre­gun­tas, y la gra­cia de sa­ber for­mu­lar­las cons­ti­tu­ye un gran pun­to a fa­vor. Para es­cri­bir Ébo­la. La his­to­ria de un vi­rus mor­tal y otras en­fer­me­da­des que se trans­mi­ten de ani­ma­les a se­res hu­ma­nos, Quammen via­jó a Áfri­ca y vi­si­tó los mis­mos lu­ga­res y re­co­rrió los mis­mos ca­mi­nos que mu­chos in­ves­ti­ga­do­res en busca de pis­tas que lle­va­ran a la cu­na del vi­rus, la cual hoy, cua­ren­ta años des­pués de la pri­me­ra emer­gen­cia re­co­no­ci­da ( en el nor­te de Zai­re), si­gue sien­do un mis­te­rio. El mun­do en­te­ro ha es­cu­cha­do ha­blar del ébo­la y de sus con­se­cuen­cias, pe­ro na­die pue­de de­ter­mi­nar con cer­te­za de dón­de vie­ne. El vi­rus ata­ca, se pro­pa­ga, ma­ta a va­rios cien­tos y lue­go des­apa­re­ce. Mu­cho se di­jo so­bre los mo­nos: que el vi­rus vi­vía en al­gu­nas es­pe­cies y que to­do co­men­zó por co­mer de su car­ne sin pre­vi­sio­nes. Eso, has­ta que ha­lla­ron un gru­po de mo­nos muer­tos por ébo­la y las co­sas vol­vie­ron a ce­ro. En­ton­ces los sos­pe­cho­sos fue­ron los mur­cié­la­gos, pe­ro hay tan­tas sub­es­pe­cies que el puz­le se agran­da ca­da vez más. “Sa­cu­de un ár­bol y mu­chas co­sas cae­rán”, ad­vier­te Quammen. “Ca­za un mur­cié­la­go para co­mer y po­drías atra­par al­go más. Ma­ta un chim­pan­cé para ali­men­tar a tu fa­mi­lia y a tu al­dea, y quién sa­be qué ho­rri­pi­lan­tes sor­pre­sas po­drían apa­re­cer. Exis­te un tér­mino para de­sig­nar al acon­te­ci­mien­to de trans­mi­sión, cuan­do un pa­tó­geno pa­sa de una es­pe­cie de hués­ped a otra: lo lla- ma­mos de­rra­me”. Los desafíos que im­po­ne el ébo­la, cu­yo nom­bre pro­vie­ne de un pe­que­ño río del Con­go, no son só­lo sa­ni­ta­rios. Ca­da una de las de­ce­nas de ex­pe­di­cio­nes or­ga­ni­za­das para ha­llar el es­con­di­te del vi­rus cho­can con bas­tan­te más que la in­creí­ble ca­pa­ci­dad de és­te para mu­tar y di­vi­dir­se en di­fe­ren­tes ce­pas. Tam­bién es­tán los pro­ble­mas po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les que im­pi­den con­tro­lar los bro­tes. Vis­to así, el li­bro de Quammen es más so­bre los es­fuer­zos por en­fren­tar­se a lo des­co­no­ci­do ( y del co­ra­je de los cien­tí­fi­cos que arries­gan su vi­da) que re­pa­sar los ho­rri­pi­lan­tes su­fri­mien­tos de quie­nes lo pa­de­cen. Con ta­zas de le­ta­li­dad que han lle­ga­do has­ta el 88%, el tra­ba­jo de quie­nes se atre­ven a pes­qui­sar­lo ad­quie­re ca­rac­te­rís­ti­cas épi­cas: mien­tras in­fec­tó­lo­gos y ve­te­ri­na­rios han ana­li­za­do mi­les de ani­ma­les ( chin­ches, cer­dos, mo­nos, va­cas, ra­to­nes, ar­di­llas, an­tí­lo­pes, mur­cié­la­gos, puer­coes­pi­nes, an­tí­lo­pes, pá­ja­ros, tor­tu­gas y ví­bo­ras) sin en­con­trar ab­so­lu­ta­men­te na­da, otros in­ten­tan pro­mo­ver há­bi­tos que al me­nos evi­ten la pro­pa­ga­ción, pe­ro si és­tos no cho­can con la fal­ta de re­cur­sos, lo ha­cen con­tra las creen­cias po­pu­la­res co­mo la ex­pli­ca­ción de to­do a tra­vés de la bru­je­ría. Allí don­de fal­tan mas­ca­ri­llas, guan­tes y bo­tas de hue­le, ade­más de unos cuan­tos li­tros de clo­ro, so­bran ri­tua­les mor­tuo­rios con si­glos de his­to­ria que ha­cen que has­ta ir al fu­ne­ral de las víc­ti­mas sea pe­li­gro­so. “¿ Qué su­ce­de­rá des­pués?”, se pre­gun­ta Quammen. “Na­die lo sa­be. Ese es el más acer­ta­do jui­cio de la cien­cia y la sa­lud pú­bli­ca, y cual­quier otro pronóstico en es­te mo­men­to de­pen­de del al­can­ce y ra­pi­dez de una res­pues­ta coor­di­na­da, y de la suer­te”. Cuan­do los cien­tí­fi­cos asu­men que la ba­ta­lla por en­con­trar el ni­do del ébo­la los pon­drá a prue­ba una y otra vez, la sen­sa­ción que le que­da al lec­tor es la mis­ma que tu­vie­ron los pri­me­ros hom­bres que ca­mi­na­ron so­bre es­te pla­ne­ta: vis­ta la can­ti­dad de pe­li­gros, en al­gu­nas par­tes la vi­da aún es un mi­la­gro.

EL MUN­DO EN­TE­RO CO­NO­CE EL VI­RUS, CU­YA PRI­ME­RA EMER­GEN­CIA RE­CO­NO­CI­DA OCU­RRIÓ HA­CE 40 AÑOS. PE­RO ¿DÓN­DE ES­TÁ EL ORI­GEN DEL ÉBO­LA? EL PE­RIO­DIS­TA DA­VID QUAMMEN SE SUMERGIÓ EN UNA IN­VES­TI­GA­CIÓN PARA DETERMINARLO. EN EL CA­MINO DES­CU­BRIÓ A UN ENEMI­GO TAN PE­LI­GRO­SO CO­MO COM­PLE­JO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.