Pe­so li­ge­ro

La pér­di­da de po­der de la So­fo­fa es te­ma obli­ga­do en­tre los em­pre­sa­rios, mu­chos de los cua­les ya no se sien­ten re­pre­sen­ta­dos por el gre­mio. Va­rios pi­den re­no­va­ción y un cam­bio en el es­ti­lo con­fron­ta­cio­nal que ha im­pe­ra­do en­tre sus lí­de­res. Des­de la di­ri­ge

Que Pasa - - SUMARIO - [por Ma­ría Jo­sé Ta­pia]

No fue­ron po­cos los em­pre­sa­rios que le re­co­men­da­ron a Hermann Von Müh­len­brock mo­de­rar su dis­cur­so en la pri­me­ra ce­na que So­fo­fa sos­ten­dría con la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let. Que sus pa­la­bras fue­ran di­ri­gi­das a los pro­pios in­dus­tria­les, que plan­tea­ra ideas y que las crí­ti­cas al pri­mer año de go­bierno fue­ran men­sa­jes cons­truc­ti­vos y no leí­dos co­mo ata­ques di­rec­tos a su ad­mi­nis­tra­ción. Pe­ro eso es pre­ci­sa­men­te lo que no ocu­rrió esa no­che, ha­ce ya dos años: los dar­dos del di­ri­gen­te apun­ta­ron di­rec­ta­men­te a la man­da­ta­ria, cues­tio­nan­do du­ra­men­te sus re­for­mas e in­sis­tien­do en que las co­sas no se es­ta­ban ha­cien­do bien. Ese men­sa­je no ca­yó bien en Pa­la­cio y mar­có un hi­to en la re­la­ción en­tre el go­bierno y los hom­bres de ne­go­cios, re­pre­sen­ta­dos por el en­te gre­mial. La flui­dez en el diá­lo­go que ha­bía mar­ca­do el víncu­lo con la cú­pu­la em­pre­sa­rial que­da­ba re­sen­ti­da, al­go cru­cial a la ho­ra de ela­bo­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Bien lo su­po, por ejem­plo, la ad­mi­nis­tra­ción de Ri­car­do La­gos, en la cual era usual que los pro­yec­tos más im­por­tan­tes fue­ran con­ver­sa­dos en­tre el pre­si­den­te y el fa­lle­ci­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral y lue­go pre­si­den­te de la So­fo­fa, An­drés Con­cha. Un al­to eje­cu­ti­vo, de he­cho, con­fi­den­cia que no era ra­ro que La­gos pre­gun­ta­ra a sus ase­so­res si el pro­yec­to “lo ha­bía re­vi­sa­do Con­chi­ta”. Al­go que ha­bía sa­li­do de una es­pe­cie de pac­to que el ex man­da­ta­rio

Va­rios em­pre­sa­rios di­cen que So­fo­fa ha per­di­do re­le­van­cia. Ex­pli­can que es­tá ad­mi­nis­tra­da por unos po­cos: hom­bres ma­yo­res de 60 años, que lle­van años en la ac­ti­vi­dad gre­mial, “es­tan­ca­dos en el po­der”. La en­cuen­tran “an­ti­cua­da”. Y eso tie­ne que ver con la es­ca­sa re­no­va­ción.

ha­bía acor­da­do con el en­ton­ces pre­si­den­te de la So­fo­fa, Juan Cla­ro: que ca­da uno se ha­cía car­go de su par­ce­la para ayu­dar a des­tra­bar to­do ti­po de ini­cia­ti­vas y siem­pre apun­tan­do al desa­rro­llo del país. Un es­ce­na­rio com­ple­ta­men­te dis­tin­to es el que se vi­ve hoy. Di­cen que lo que hay en­tre el go­bierno y la cú­pu­la em­pre­sa­rial es un víncu­lo le­jano, frío y ten­so que se ha in­ten­si­fi­ca­do en el con­tex­to de un go­bierno em­pe­ci­na­do en con­cre­tar su pro­gra­ma de go­bierno a co­mo dé lu­gar.

PO­DER FÁC­TI­CO

De ser el gre­mio em­pre­sa­rial por ex­ce­len­cia, hoy la So­fo­fa ha de­ja­do de ser lo atrac­ti­va que era an­tes. Mu­chos em­pre­sa­rios, de he­cho, di­cen que no se sien­ten re­pre­sen­ta­dos por la aso­cia­ción. Bá­si­ca­men­te por­que quie­nes mue­ven los hi­los ahí ya no son los gran­des em­pre­sa­rios, sino que so­bre to­do ge­ren­tes. Al­go muy dis­tin­to de cuan­do los in­ter­lo­cu­to­res eran hom­bres de ne­go­cios de la ta­lla de Fe­li­pe La­mar­ca, Bruno Phi­lip­pi, Her­nán Brio­nes y Juan Cla­ro. Es­ta mis­ma si­tua­ción se re­pli­ca en otro de los im­por­tan­tes gre­mios: la CPC, li­de­ra­da por Al­ber­to Sa­las. En ese con­tex­to, fren­te a cual­quier in­con­ve­nien­te, va­rios em­pre­sa­rios ad­mi­ten que pre­fie­ren to­car la puer­ta de al­gún mi­nis­te­rio di­rec­ta­men­te an­tes que ha­cer­lo por me­dio de los gre­mios. Un con­se­je­ro de So­fo­fa ase­gu­ra que a la ho­ra de dis­cu­tir te­mas es­tra­té­gi­cos, en las reunio­nes siem­pre lle­gan los prin­ci­pa­les eje­cu­ti­vos y se ven po­cos due­ños, al­go que no ocu­rría an­tes. Sin em­bar­go, en la di­ri­gen­cia de la So­fo­fa nie­gan que ocu­rra al­go así. Ex­pli­can que em­pre­sa­rios co­mo An­dró­ni­co Luk­sic o Juan Eduardo Errá­zu­riz van per­ma­nen­te­men­te. Y que si ha­ce tres años la asis­ten­cia a los con­se­jos bor­dea­ba el 35%, hoy al­can­za el 70%. Ade­más, in­sis­ten en que las se­sio­nes que años atrás se ha­cían tri­mes­tral­men­te por ba­jo quó­rum, aho­ra se rea­li­zan to­dos los me­ses por la al­ta au­dien­cia. Pe­se a ello, va­rios em­pre­sa­rios ase­gu­ran que el gre­mio ha per­di­do re­le­van­cia. Ex­pli­can que es­tá ad­mi­nis­tra­da por unos po­cos: hom­bres ma­yo­res de 60 años, que lle­van años en la ac­ti­vi­dad gre­mial, “es­tan­ca­dos en el po­der” y que se han trans­for­ma­do en el “po­der fác­ti­co” de la ins­ti­tu­ción. La en­cuen­tran “an­ti­cua­da”, di­ce un im­por­tan­te em­pre­sa­rio que, co­mo los de­más que des­li­zan crí­ti­cas, pi­de no ser iden­ti­fi­ca­do. Un con­se­je­ro lo re­su­me así: “En la So­fo­fa si­gue pri­man­do la idea de que lo va­lio­so es la ex­pe­rien­cia, el lle­var 30 o 40 años en una em­pre­sa. Y eso ya no es así. Con la agi­li­dad que se mue­ve to­do, se re­quie­re gen­te joven, que pien­se dis­tin­to”. En la CPC pa­sa lo mis­mo. Al in­te­rior de la con­fe­de­ra­ción ase­gu­ran que se ne­ce­si­ta un nue­vo ai­re de la mano de lí­de­res jó­ve­nes: la ge­ne­ra­ción de los 40, en­tre los que men­cio­nan a Salvador Said, Bernardo Mat­te y Al­fon­so Swett. Otro em­pre­sa­rio agre­ga que en So­fo­fa se ven ma­yo­ri­ta­ria­men­te abo­ga­dos e in­ge­nie­ros, cuan­do hoy se re­quie­ren so­ció­lo­gos, si­có­lo­gos, por­que la ciu­da­da­nía cam­bió.

SE QUIE­BRA LA ME­SA

Al­gu­nos al in­te­rior de So­fo­fa afir­man que va­rios miem­bros de la ins­ti­tu­ción es­tán cansados del es­ti­lo con­fron­ta­cio­nal que im­pe­ra en la di­ri­gen­cia. Opinan que la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se con el go­bierno de­bie­ra ser más pro­po­si­ti­va, por­que se­ría una me­jor vía para in­fluir

en la agen­da. Un con­se­je­ro, en off, ra­ti­fi­ca esa vi­sión. Pe­ro re­pre­sen­tan­tes de So­fo­fa re­pli­can que ta­les crí­ti­cas nun­ca se han ex­pues­to en los con­se­jos, y aun­que sí re­co­no­cen que exis­te una cier­ta di­si­den­cia, ase­gu­ran que es una par­te me­nor al in­te­rior del gru­po. De he­cho, pun­tua­li­zan que to­das las de­ci­sio­nes en los con­se­jos han si­do apo­ya­das uná­ni­me­men­te, sin ne­ce­si­dad de vo­tar­se. Las re­for­mas han si­do un te­ma cla­ve en el dis­tan­cia­mien­to con el go­bierno. Si bien va­rios em­pre­sa­rios in­sis­ten en que no po­dían apo­yar cam­bios que iban a ha­cer­le mal a Chi­le, en Pa­la­cio di­cen que la pos­tu­ra del gre­mio fue siem­pre re­sis­tir­se a cual­quie­ra mo­di­fi­ca­ción. Esa pos­tu­ra reac­ti­va in­ten­si­fi­có la fal­ta de diá­lo­go. En Ha­cien­da, por ejem­plo, no tie­nen re­cuer­do de la úl­ti­ma vez que se reunie­ron con Von Müh­len­brock. En el por­tal de la Ley del Lobby tam­po­co hay re­gis­tros de mee­tings en­tre las cú­pu­las em­pre­sa­ria­les y los prin­ci­pa­les mi­nis­tros du­ran­te es­te año, só­lo en­cuen­tros con sub­se­cre­ta­rios o je­fes de ser­vi­cio. Más allá de ello, en ju­lio pa­sa­do, el mi­nis­tro Valdés sí par­ti­ci­pó en el se­mi­na­rio “Ex­por­tan­do ser­vi­cios: ta­len­to, crea­ti­vi­dad y co­no­ci­mien­to para el mun­do”, or­ga­ni­za­do por la car­te­ra, So­fo­fa y la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Santiago; y a me­dia­dos del año pa­sa­do, el gre­mio fir­mó con Eco­no­mía un acuer­do para avan­zar en pro­duc­ti­vi­dad, en lo que han es­ta­do tra­ba­jan­do fuer­te­men­te. Pe­ro no son po­cos los que ase­gu­ran que su ca­pa­ci­dad de plan­tear ideas y le­van­tar pro­yec­tos —y que és­tas sean aco­gi­das por el go­bierno— ha si­do es­ca­sa. De he­cho, a na­die se le ol­vi­da que la re­for­ma tri­bu­ta­ria fue fra­gua­da en la ca­sa del eco­no­mis­ta Juan An­drés Fon­tai­ne con par­la­men­ta­rios. La prin­ci­pal re­per­cu­sión de la dis­con­for­mi­dad con el pro­yec­to vino apa­re­ja­da a un vi­deo del en­ton­ces pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Em­pren­de­do­res, Juan Pa­blo Swett —y no de las cú­pu­las em­pre­sa­ria­les—, don­de en co­sa de mi­nu­tos ex­pli­có el im­pac­to que ten­drían los cam­bios so­bre las py­mes. “El cons­tan­te ‘no’ de los gre­mios em­pre­sa­ria­les los de­jó fue­ra del de­ba­te”, ase­gu­ra un em­pre­sa­rio. En la re­for­ma la­bo­ral, las py­mes lo­gra­ron ini­cial­men­te un acuer­do con se­na­do­res, ava­la­do por el go­bierno, ba­ján­do­se de un fren­te co­mún que ha­bían ar­ma­do con los

Con­se­je­ros de So­fo­fa afir­man es­tar cansados del es­ti­lo con­fron­ta­cio­nal que im­pe­ra en la di­ri­gen­cia. En el gre­mio sub­ra­yan que ta­les crí­ti­cas nun­ca se han ex­pues­to en los con­se­jos, y aun­que re­co­no­cen que exis­te una cier­ta di­si­den­cia, es una par­te me­nor al in­te­rior del gru­po, ya que —di­cen—la ma­yo­ría de los so­cios res­pal­da la ges­tión.

gran­des gre­mios para pro­tes­tar con­tra las in­di­ca­cio­nes del Eje­cu­ti­vo. Las pe­que­ñas em­pre­sas ha­bían ten­di­do puen­tes, res­tán­do­se de los gran­des. Al in­te­rior de So­fo­fa con­tes­tan a es­tas crí­ti­cas apun­tan­do a que no exis­te nin­gún gre­mio que se ha­ya es­for­za­do más por me­jo­rar la re­for­ma la­bo­ral que ellos. Pre­sen­ta­ron 14 pro­pues­tas, lo­gran­do ma­ti­zar la ini­cia­ti­va a tra­vés de los par­la­men­ta­rios de opo­si­ción. “Lo­gra­mos ex­ten­der la dis­cu­sión un año para per­fec­cio­nar el te­ma”, des­ta­can. En La Mo­ne­da, no obs­tan­te, son po­cas las pro­pues­tas del gre­mio que han te­ni­do lle­ga­da. Es­ta si­tua­ción era im­pen­sa­da años atrás. En el pri­mer go­bierno de Ba­che­let, So­fo­fa tra­ba­jó co­do a co­do con el go­bierno para im­pul­sar una agen­da edu­ca­ti­va. En la ad­mi­nis­tra­ción de La­gos, to­dos los pro­yec­tos se tra­ba­ja­ron en con­jun­to. En el mun­do em­pre­sa­rial des­ta­can que se echa de me­nos la fi­gu­ra de An­drés Con­cha. Fue, de he­cho, el pro­pio ex pre­si­den­te La­gos quien tras su fa­lle­ci­mien­to ase­gu­ró que “él en­ten­día que su rol era com­pa­ti­bi­li­zar su ta­rea con los in­tere­ses su­pe­rio­res del país, en ese sen­ti­do, du­ran­te mi ad­mi­nis­tra­ción, fue un co­la­bo­ra­dor im­por­tan­te de la Agen­da Pro Cre­ci­mien­to que se tra­ba­jó con Juan Cla­ro, en ese en­ton­ces pre­si­den­te de la So­fo­fa”. Pe­se a ello, cer­ca­nos a Cla­ro se­ña­lan que en el con­tex­to ac­tual acuer­dos co­mo los al­can­za­dos en­ton­ces se­rían im­po­si­bles de ce­rrar hoy. “Por­que se ha­cían a puer­tas ce­rra­das, al­go que en es­tos tiem­pos es­tá muy cues­tio­na­do”, di­ce un eje­cu­ti­vo. Otro im­por­tan­te em­pre­sa­rio re­sal­ta que, independiente del in­ter­lo­cu­tor del mun­do em­pre­sa­rial, el pro­ble­ma ra­di­ca en la ve­re­da de en­fren­te: “En el go­bierno hay una in­ca­pa­ci­dad to­tal para es­cu­char y las po­si­cio­nes de la pre­si­den­ta se han vuel­to ca­da vez más rí­gi­das, mu­chas de ellas sin ma­yor aná­li­sis, lo que di­fi­cul­ta el diá­lo­go”. De he­cho, la pre­si­den­ta Ba­che­let no fue a la ce­na de So­fo­fa a fi­nes de 2015, lo que fue leí­do co­mo una se­ñal de “des­pre­cio” ha­cia el mun­do em­pre­sa­rial. Al in­te­rior del gre­mio re­co­no­cen que la ideo­lo­gi­za­ción de La Mo­ne­da no ha per­mi­ti­do es­tre­char la­zos. Ni si­quie­ra tras el nom­bra­mien­to de Ro­dri­go Valdés en Ha­cien­da, quien tam­po­co ha lo­gra­do ten­der puen­tes. De he­cho, su in­vi­ta­ción a tra­ba­jar más y llo­rar me­nos ca­yó co­mo una bom­ba al in­te­rior del em­pre­sa­ria­do. Y los más crí­ti­cos se­ña­lan que de­re­cha­men­te “no hay nin­gu­na re­la­ción en­tre los dos mun­dos”. En ese es­ce­na­rio, otro pun­to que ha he­cho mer­mar el po­der de So­fo­fa es el em­po­de­ra­mien­to de los pro­pios ciu­da­da­nos que han en­con­tra­do otras pla­ta­for­mas para plan­tear sus ideas, ade­más de la des­con­fian­za ge­ne­ra­li­za­da a to­das las ins­ti­tu­cio­nes, in­clui­da la cú­pu­la em­pre­sa­rial. Por lo mis­mo, han sur­gi­do nue­vas aso­cia­cio­nes, co­mo la Mul­ti­gre­mial de Em­pren­de­do­res, li­de­ra­da por Juan Pa­blo Swett, que ha ido cap­tan­do a los gre­mios de re­gio­nes, y la Aso­cia­ción de Em­pren­de­do­res de Chi­le, pre­si­di­da por Ale­jan­dra Mus­ta­kis, que ha ido ca­na­li­zan­do a un nue­vo gru­po de em­pre­sa­rios que no tie­nen a la So­fo­fa en su ra­dar.

TIEM­POS DE CAM­BIO

En­tre los em­pre­sa­rios se con­ver­sa sin ta­pu­jos la pér­di­da de in­fluen­cia de los gre­mios em­pre­sa­ria­les. Y al­gu­nos aún re­cuer­dan el men­sa­je que una vez en­tre­gó un lí­der gre­mial. “Que la for­ma de ser re­co­no­ci­do por tus re­pre­sen­ta­dos es que tu dis­cur­so sea en­ten­di-

do y res­pe­ta­do por tu pú­bli­co. De esa for­ma, el go­bierno te res­pe­ta­rá”. Va­rios al­tos eje­cu­ti­vos coin­ci­den en que los gre­mios per­die­ron cre­di­bi­li­dad an­te la gen­te, afec­ta­dos por los es­cán­da­los de co­lu­sión. Si bien hu­bo una san­ción pú­bli­ca al ac­tuar de CMPC —li­ga­da al gru­po Mat­te— por la coor­di­na­ción en el ca­so del pa­pel tis­sue, en la co­lu­sión de los po­llos o de las far­ma­cias eso no se vio. “Los gre­mios se con­vir­tie­ron en vo­ce­ros de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos, los cua­les tu­vie­ron ac­tua­cio­nes cues­tio­na­das que So­fo­fa no con­de­nó”, se que­ja un ex con­se­je­ro. Por eso las cú­pu­las es­tán ha­cien­do ajus­tes para vol­ver a atraer a los de­sen­can­ta­dos. En abril, la CPC de­jó de dis­cu­tir so­bre te­má­ti­cas don­de La Mo­ne­da ya te­nía una pos­tu­ra cla­ra, co­mo en te­mas la­bo­ra­les y tri­bu­ta­rios, don­de vie­ron po­co es­pa­cio para in­fluir. Da­do ello se abrie­ron ha­cia un con­cep­to que por sí au­na­ría con­sen­sos: la pro­duc­ti­vi­dad. A me­dia­dos de abril, pre­sen­ta­ron 109 me­di­das para me­jo­rar­la. La de­ter­mi­na­ción sa­có aplau­sos. In­clu­so más: abrie­ron con Ha­cien­da una me­sa de tra­ba­jo para avan­zar en la ma­te­ria. Al in­te­rior del gre­mio ase­gu­ran que la idea de es­tos plan­tea­mien­tos fue jus­ta­men­te sa­lir del de­ba­te reac­ti­vo, plan­tean­do ideas. “Ha­bía que adap­tar­se, re­pre­sen­tan­do los in­tere­ses de los asociados, te­nien­do co­mo fo­co el bien co­mún y no de­fen­sas par­ti­cu­la­res”, se­ña­lan. Des­de Ha­cien­da des­ta­can ese tra­ba­jo. Ase­gu­ran que el prin­ci­pal con­tac­to que han te­ni­do con el mun­do em­pre­sa­rial se re­la­cio­na con ese es­fuer­zo. Al me­nos una vez al mes se reúnen con los téc­ni­cos de la CPC para sa­car ade­lan­te esas pro­pues­tas. En So­fo­fa tam­bién han ido con­cre­tan­do cam­bios: en ma­yo pa­sa­do rea­li­za­ron su con­se­jo eje­cu­ti­vo en An­to­fa­gas­ta. Fue la pri­me­ra vez que lo hi­cie­ron fue­ra de Santiago. La se­gun­da vez ocu­rrió, el vier­nes pa­sa­do, en Te­mu­co. Va­rios em­pre­sa­rios leen en esos acon­te­ci­mien­tos una fór­mu­la que han di­se­ña­do en el gre­mio para am­pliar su ba­se de apo­yo, yen­do más allá de los gran­des gru­pos em­pre­sa­ria­les, la ma­yo­ría con ba­se en la ca­pi­tal. “Nos di­mos cuen­ta de que ha­bía que acer­car a So­fo­fa a la gen­te, a la ca­lle, con par­ti­ci­pa­ción de to­do ti­po de em­pre­sas, de­jan­do de ser re­la­cio­na­do só­lo con los gran­des gru­pos”, ex­pli­can. Si a co­mien­zos de año te­nían ocho aso­cia­cio­nes re­gio­na­les, hoy han cap­ta­do a 23. Ade­más, al in­te­rior del go­bierno ad­mi­ten que ha ha­bi­do un cam­bio de ac­ti­tud, ma­ti­zan­do el dis­cur­so con­fron­ta­cio­nal. Por­que si bien mu­chos con­cuer­dan que el ca­mino que ha to­ma­do el Eje­cu­ti­vo es equi­vo­ca­do, tam­bién coin­ci­den en que hay que bus­car la vía para re­la­cio­nar­se de me­jor for­ma. Un nue­vo ai­re po­dría ve­nir de la mano de la re­no­va­ción de con­se­je­ros que ten­drá So­fo­fa el pró­xi­mo año, don­de por pri­me­ra vez se lle­va­rá a la prác­ti­ca la li­mi­ta­ción a la re­elec­ción que se apro­bó en la mo­di­fi­ca­ción de es­ta­tu­tos de 2013. Aho­ra só­lo po­drán ser re­ele­gi­dos dos ve­ces, y ya no por cin­co pe­río­dos co­mo era an­tes. Da­do ello, en abril de 2017 sal­drán fi­gu­ras his­tó­ri­cas co­mo Juan Cla­ro, Fé­lix Ba­ci­ga­lu­po, Ra­fael Gui­li­sas­ti y Ci­ri­lo Cór­do­va, en­tre otros. El pró­xi­mo año ter­mi­na, ade­más, el pe­río­do de Hermann von Müh­len­brock a la ca­be­za del gre­mio. Es la opor­tu­ni­dad, con­cuer­dan va­rios em­pre­sa­rios, para con­cre­tar una nue­va eta­pa del gre­mio, don­de los jó­ve­nes to­men la pa­la­bra.

En So­fo­fa es­tán con­cien­tes de que se de­ben ha­cer cam­bios. De he­cho, en ma­yo pa­sa­do rea­li­za­ron por pri­me­ra vez su con­se­jo eje­cu­ti­vo fue­ra de Santiago, en An­to­fa­gas­ta. “Nos di­mos cuen­ta que ha­bía que acer­car a So­fo­fa a la gen­te, a la ca­lle, con par­ti­ci­pa­ción de to­do ti­po de em­pre­sas, de­jan­do de ser re­la­cio­na­do só­lo con los gran­des gru­pos”, se­ña­lan en el gre­mio.

AL­BER­TO SA­LAS Y HERMANN VON MÜH­LEN­BROCK DI­RI­GEN LA CPC Y SO­FO­FA, RES­PEC­TI­VA­MEN­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.