Ase­si­na al vo­lan­te

Que Pasa - - SUMARIO - [Por Evelyn Er­lij ]

Hep­na­ro­vá, El 10 de ju­lio de 1973, diez días des­pués de cum­plir 22 años, Ol­ga Hep­na­ro­vá se ba­jó del ca­mión que con­du­cía por las ca­lles de Pra­ga y me­tió en un bu­zón dos cartas des­ti­na­das a los editores de un dia­rio y una re­vis­ta che­cos­lo­va­cos. En ellas se leía: “Se­ño­ras y se­ño­res, es­ta no es só­lo una car­ta, es una de­cla­ra­ción (...) Se­ría fá­cil de­jar es­te mun­do co­mo una sui­ci­da des­co­no­ci­da. La so­cie­dad es de­ma­sia­do in­di­fe­ren­te. Así que aquí es­tá mi ve­re­dic­to: Yo, Ol­ga Hep­na­ro­vá, víc­ti­ma de su bes­tia­li­dad, los sen­ten­cio a pe­na de muer­te”. La joven se subió al ca­mión, ace­le­ró, gi­ró el vo­lan­te ha­cia una vein­te­na de per­so­nas y pa­só so­bre ellas tra­tan­do de im­pac­tar a la ma­yor can­ti­dad de gen­te po­si­ble. El re­sul­ta­do: ocho muer­tos, una de­ce­na de he­ri­dos gra­ves y la pe­na de muer­te para Hep­na­ro­vá, la úl­ti­ma que se eje­cu­tó en la Che­cos­lo­va­quia co­mu­nis­ta. Cua­ren­ta y tres años des­pués, el ca­so que pa­só a la his­to­ria co­mo uno de los ase­si­na­tos en ma­sa más im­pac­tan­tes de Eu­ro­pa, vol­vió a la men­te de mu­chos lue­go del aten­ta­do en Ni­za del 14 de ju­lio pa­sa­do, no só­lo por­que am­bas ma­sa­cres tie­nen el mis­mo mo­dus ope­ran­di y fue­ron co­me­ti­das por ca­mio­ne­ros con pro­ble­mas psi­quiá­tri­cos, tam­bién por­que ocho días I, Ol­ga an­tes del ata­que del tu­ne­cino Moha­med Lahouaiej-Bouh­lel, que ter­mi­nó con 84 muer­tos y más de 200 he­ri­dos, se es­tre­nó en sa­las fran­ce­sas la pe­lí­cu­la che­ca I, Ol­ga Hep­na­ro­vá, de Petr Kaz­da y To­más Wein­reb, un bio­pic bru­tal so­bre la vi­da de la joven ho­mi­ci­da que abrió la sec­ción Pa­no­ra­ma de la Ber­li­na­le 2016. La tra­ma co­mien­za mal: Ol­ga Hep­na­ro­vá, hi­ja de una fa­mi­lia aco­mo­da­da, in­gie­re una so­bre­do­sis de pas­ti­llas y ter­mi­na en el hos­pi­tal. “Se ne­ce­si­ta mu­cha vo­lun­tad para sui­ci­dar­se, hi­ja. Tú no tie­nes lo su­fi­cien­te. Acép­ta­lo”, le di­ce con des­pre­cio su ma­dre, una mu­jer in­ca­paz de ex­pre­sar el más mí­ni­mo ges­to de amor. La ni­ña es in­ter­na­da en una clí­ni­ca psi­quiá­tri­ca, don­de sus com­pa­ñe­ras la gol­pean has­ta de­jar­la en­san­gren­ta­da. De vuel­ta en su ca­sa, don­de es mal­tra­ta­da por su pa­dre, la fa­mi­lia le ce­le­bra el cum­plea­ños. “No te he­mos com­pra­do re­ga­lo. ¿Qué vas a que­rer?”, le pre­gun­ta su ma­dre. “Quie­ro ir­me de acá”, res­pon­de ella, con la mi­ra­da lle­na de odio. Su tra­ba­jo co­mo ca­mio­ne­ra le da li­ber­tad, pe­ro sus co­le­gas la ig­no­ran o la pi­so­tean. Sus amo­ríos con mu­je­res ter­mi­nan en his­to­rias fa­lli­das y su fe­li­ci­dad se re­du­ce a ca­la­das com­pul­si­vas a un ci­ga­rro: hos­ca e in­tra­ta­ble, Hep­na­ro­vá es in­ca­paz de re­la­cio­nar­se con la gen­te. Con­ven­ci­da de que el mun­do la de­tes­ta, la joven desa­rro­lla una es­pe­cie de aver­sión por los se­res hu­ma­nos. “Al­gún día pa­ga­rán por mis lá­gri­mas y sus ri­sas”, se la oye de­cir. Pre­me­di­ta su cri­men sa­bien­do que mo­ri­rá, pe­ro al me­nos, di­ce, no mo­ri­rá co­mo una in­vi­si­ble: to­dos di­rán su nom­bre, to­dos sa­brán quién es. “Es­ta­ba cons­cien­te de que es­ta­ba ma­tan­do gen­te. Que­ría que la so­cie­dad se die­ra cuen­ta de que ha­be­mos mu­chos re­cha­za­dos dan­do vuel­ta. Los qui­se ha­cer pa­gar, para que se die­ran cuen­ta de que ne­ce­si­ta­mos ser tra­ta­dos de ma­ne­ra se­ria. Soy la por­ta­voz de to­dos los re­cha­za­dos”, di­jo Hep­na­ro­vá al juez del ca­so. Ma­tar en nom­bre de Dios, en el ca­so de los yiha­dis­tas, per­mi­te ha­cer la mis­ma in­ver­sión de va­lo­res, se­gún los psi­quia­tras fran­ce­ses que han ana­li­za­do el fe­nó­meno: se cree es­tar ha­cien­do el bien, se le da un sen­ti­do a la vi­da, se es­pe­ra un re­co­no­ci­mien­to gru­pal. A di­fe­ren­cia de Bas­ti­lle day, el fil­me que va­ti­ci­na­ba aten­ta­dos du­ran­te el 14 de ju­lio y que fue re­ti­ra­do de la car­te­le­ra fran­ce­sa tras los ata­ques de Ni­za, la pe­lí­cu­la che­ca se man­tu­vo en los ci­nes. En tiem­pos en que Fran­cia lu­cha con­tra su islamofobia — “cri­ti­car a los mu­sul­ma­nes se ha con­ver­ti­do en el de­por­te na­cio­nal”, ha di­cho en la pren­sa el so­ció­lo­go Mar­wan Mohammed, una afir­ma­ción res­pal­da­da en ci­fras: en 2015 hu­bo 588 ac­tos is­la­mó­fo­bos, el 64% de ellos pro­ve­nien­tes de ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do—, I, Ol­ga Hep­na­ro­vá es un re­cor­da­to­rio de al­go que mu­chos ol­vi­dan: las pa­to­lo­gías men­ta­les no tie­nen re­li­gión, co­lor de piel ni na­cio­na­li­dad.

DÍAS AN­TES DE LOS ATEN­TA­DOS DE NI­ZA SE ES­TRE­NÓ EN FRAN­CIA LA PE­LÍ­CU­LA

SO­BRE UNA ASE­SI­NA EN MA­SA CHE­CA QUE, EN 1973, MA­TÓ A 8 PER­SO­NAS CON UN CA­MIÓN. EN EL CON­TEX­TO FRAN­CÉS AC­TUAL, RE­COR­DAR ES­TE CA­SO PUE­DE FUN­CIO­NAR CO­MO UN BUEN AN­TÍ­DO­TO CON­TRA LA ISLAMOFOBIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.