El cálcu­lo de la di­fe­ren­cia

Que Pasa - - POSTEOS -

EL IN­FOR­ME “GÉ­NE­RO EN EL SIS­TE­MA FI­NAN­CIE­RO” NO SÓ­LO CON­TRI­BU­YE A EN­TEN­DER LAS DI­FE­REN­CIAS EXIS­TEN­TES EN EL MUN­DO BAN­CA­RIO PA­RA RE­VI­SAR TAN­TO PO­LÍ­TI­CAS PÚ­BLI­CAS CO­MO PO­LÍ­TI­CAS CO­MER­CIA­LES, SINO TAM­BIÉN PA­RA LLA­MAR LA ATEN­CIÓN RES­PEC­TO DE LOS SESGOS IN­CONS­CIEN­TES EN NUES­TRO LEN­GUA­JE, AC­TI­TUD Y AC­CIO­NES.

[ Por Eric Pa­rra­do, su­pe­rin­ten­den­te de Ban­cos e Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras ]

Los re­cién gra­dua­dos Jen­ni­fer y John pos­tu­la­ron al tra­ba­jo de ad­mi­nis­tra­dor de un la­bo­ra­to­rio cien­tí­fi­co de una uni­ver­si­dad. Am­bos tie­nen exac­ta­men­te las mis­mas cre­den­cia­les. La úni­ca di­fe­ren­cia es el gé­ne­ro del nom­bre de pi­la. En la eva­lua­ción de sus cu­rrí­cu­lum, John ob­tu­vo una no­ta 4 de una es­ca­la de 1 a 7, mien­tras que Jen­ni­fer re­ci­bió só­lo un 3,3. Del mis­mo mo­do, a John se le ofre­ció un sa­la­rio de po­co más de 30.000 dó­la­res anua­les y a Jen­ni­fer, de 26.500 dó­la­res. Es de­cir, tan­to la eva­lua­ción y el suel­do van en con­tra de Jen­ni­fer, sien­do la úni­ca di­fe­ren­cia el nom­bre. Es­ta es la his­to­ria real de un ex­pe­ri­men­to eco­nó­mi­co de Moss-Ra­cu­sin et. al. (2012) pa­ra me­dir los sesgos pre­sen­tes e in­cons­cien­tes en con­tra de las mu­je­res. Y es­te ses­go es in­de­pen­dien­te del gé­ne­ro de los pro­fe­so­res con­tra­tan­tes. Es por eso que de­be­mos obli­gar­nos a dar­nos cuen­ta que es­te ses­go in­cons­cien­te en con­tra de la mu­jer exis­te y, al mis­mo tiem­po, es jus­to apli­car un ses­go cons­cien­te a fa­vor de ellas en to­das nues­tras de­ci­sio­nes, sean es­tas in­di­vi­dua­les o ins­ti­tu­cio­na­les. Pe­ro pa­ra en­ten­der las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro que exis­ten en di­ver­sos ám­bi­tos es ne­ce­sa­rio con­tar con da­tos e in­for­ma­ción. Si no se cuen­ta, la­men­ta­ble­men­te el te­ma no cuen­ta. Cons­cien­te de es­ta reali­dad, la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos e Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras (SBIF) ha rea­li­za­do un es­fuer­zo sis­te­má­ti­co por me­jo­rar la in­for­ma­ción des­agre­ga­da por gé­ne­ro. El re­por­te “Gé­ne­ro en el Sis­te­ma Fi­nan­cie­ro” de la SBIF jus­ta­men­te con­tri­bu­ye a

es­te ejer­ci­cio des­agre­gan­do por se­xo la in­for­ma­ción de uso y ac­ce­so a pro­duc­tos ban­ca­rios y su com­por­ta­mien­to de pa­go. A pe­sar de su apa­ren­te sim­ple­za, es­te in­for­me se ha trans­for­ma­do en un ícono in­ter­na­cio­nal en la con­tri­bu­ción que pue­den ha­cer los re­gu­la­do­res fi­nan­cie­ros a la in­clu­sión fi­nan­cie­ra y al cie­rre de brechas de gé­ne­ro. Es­te re­por­te úni­co en el mun­do apor­ta al mos­trar las di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res, iden­ti­fi­can­do los po­si­bles sesgos exis­ten­tes en el sis­te­ma ban­ca­rio. La úl­ti­ma ver­sión de es­te re­por­te des­ta­ca que a la ho­ra de en­deu­dar­se, las mu­je­res pre­fie­ren el cré­di­to hi­po­te­ca­rio, mien­tras que los hom­bres tie­nen una ma­yor pro­por­ción en cré­di­tos de con­su­mo. Ade­más, con­fir­ma que las mu­je­res aho­rran pro­por­cio­nal­men­te más y en pro­me­dio son me­jo­res pa­ga­do­ras. Tam­bién sur­gen nue­vas con­clu­sio­nes al des­com­po­ner los cré­di­tos por sus con­di­cio­nes. En el ca­so del cré­di­to hi­po­te­ca­rio no se ob­ser­van di­fe­ren­cias ma­yo­res en pla­zo ni en la ta­sa de in­te­rés co­bra­da, pe­ro sí exis­te una di­fe­ren­cia sig­ni­fi­ca­ti­va en los mon­tos sus­cri­tos que al­can­za un 17% me­nos pa­ra las mu­je­res. Es­ta di­fe­ren­cia pue­de te­ner una ex­pli­ca­ción en la dis­pa­ri­dad de in­gre­sos y vul­ne­ra­bi­li­dad en el em­pleo re­la­ti­vo que tie­nen las mu­je­res ver­sus los hom­bres. En el ca­so del cré­di­to de con­su­mo, la di­fe­ren­cia de mon­tos es de un 32% más ba­jos pa­ra la mu­jer y no hay ma­yo­res di­fe­ren­cias en los pla­zos. Pe­ro sur­ge una nue­va di­fe­ren­cia en las ta­sas de in­te­rés co­bra­das, que son un 15% ma­yo­res pa­ra las mu­je­res. No es cla­ro a qué se de­be es­ta di­fe­ren­cia, pe­ro se­ría con­ve­nien­te tra­tar de en­ten­der si exis­te al­gún ses­go par­ti­cu­lar. El aná­li­sis an­te­rior no só­lo con­tri­bu­ye a en­ten­der las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro exis­ten­tes en el mun­do ban­ca­rio pa­ra re­vi­sar tan­to po­lí­ti­cas pú­bli­cas co­mo las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les de los pro­pios ban­cos, sino tam­bién pa­ra lla­mar la aten­ción res­pec­to de los sesgos in­cons­cien­tes que pue­den exis­tir en nues­tro len­gua­je, ac­ti­tud y ac­cio­nes. Ha­cer un cam­bio que es jus­to y ade­más que es un buen ne­go­cio co­mo so­cie­dad, re­quie­re un ses­go cons­cien­te a fa­vor de la mu­jer. Así evi­ta­mos que nues­tras Jen­ni­fers vi­van con una des­ven­ta­ja es­truc­tu­ral, sim­ple­men­te por no dar­nos cuen­ta de los pri­vi­le­gios que tie­nen nues­tros Johns.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.