SIN TE­MOR

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Paulina Ca­ba­ni­llas F. ]

El 12 de enero de 2015, Nacho Ve­gas ca­mi­nó jun­to al co­ro Al Al­tu La Lle­va y a miem­bros de la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por la Hi­po­te­ca (PAH) has­ta la se­de ban­ca­ria de Ca­jAs­tur de Gi­jón, en As­tu­rias, Es­pa­ña. No iba a ha­cer trá­mi­tes ni tam­po­co a ti­rar pie­dras. Iba a can­tar su ver­sión del poe­ma “No per­da­mos el tiem­po” de Glo­ria Fuer­tes, que ti­tu­ló co­mo “Can­ción pa­ra la PAH”. Ar­ma­do con un uke­le­le y arro­pa­do de las vo­ces del gru­po en­to­nó es­tro­fas co­mo “mien­tras ha­ya una so­la per­so­na a la que los ban­cos de­jen sin te­cho, de­be­mos can­tar al co­rro y no can­tar en so­le­dad”. Aquellas an­dan­zas son las que han te­ni­do ocu­pa­do a una de las vo­ces más em­ble­má­ti­cas del in­die es­pa­ñol —for­mó par­te del gru­po Man­ta Ray de 1994 a 1999—, hoy de­ve­ni­do en un can­tau­tor com­pro­me­ti­do con su tiem­po. Pe­ro no siem­pre fue así. Al­go su­ce­dió en la vi­da de Nacho Ve­gas que lo lle­vó a tran­si­tar del tras­no­che y los amo­res te­rri­bles, co­mo se es­cu­cha en su pri­mer dis­co so­lis­ta Ac­tos inex­pli­ca­bles (2001), a la ra­bia y la de­s­es­pe­ran­za de los ciu­da­da­nos. Esa ob­ser­va­ción del des­con­ten­to so­cial que­dó plas­ma­do en Re­si­tua­ción (2014) y Can­cio­nes Po­pu­lis- tas (2015), sus úl­ti­mos dis­cos que son los res­pon­sa­bles de que el can­tau­tor vi­si­te nues­tro país por pri­me­ra vez, es­te 26 de agos­to en el Club Cho­co­la­te. “Mis can­cio­nes se nu­tren no só­lo de mis pro­ble­mas y mis in­ti­mi­da­des, sino tam­bién de lo que ten­go al­re­de­dor. Lo que no me gus­ta son las can­cio­nes de amor ro­mán­ti­co. El amor es al­go muy bo­ni­to, pe­ro vi­vi­mos en un mun­do que es hos­til a las re­la­cio­nes afec­ti­vas”, ex­pli­ca al te­lé­fono des­de Gi­jón, su ciu­dad na­tal. “Aho­ra, sí creo que tu­ve un pun­to de in­fle­xión y fue con el 15M ( las mo­vi­li­za­cio­nes de ma­yo de 2011). An­tes de eso, las con­ver­sa­cio­nes sobre po­lí­ti­ca se re­du­cían a los círcu­los de mi­li­tan­cia, pe­ro des­pués co­men­za­ron a sal­tar a otros si­tios: en­tra­bas al su­per­mer­ca­do y la gen­te es­ta­ba ha­blan­do de po­lí­ti­ca. To­do eso se co­ló en mis can­cio­nes”. —En tu úl­ti­mo EP jue­gas con el tér­mino po­pu­lis­ta ¿por qué crees que es­tá des­pres­ti­gia­da la pa­la­bra? —Por­que hoy la po­lí­ti­ca tie­ne una prác­ti­ca muy co­mún que es la de apro­piar­se de los tér­mi­nos, re­sig­ni­fi­car­los y uti­li­zar­los co­mo ar­ma. Y la de­re­cha se adue­ñó del tér­mino “po­pu­lis­ta” pa­ra usar­lo con­tra cual­quier al­ter­na­ti­va que sur­ja al dis­cur­so neo­li­be­ral. Eso en el plano po­lí­ti­co. Tam­bién que­ría reivin­di­car el po­pu­lis­mo en su for­ma más cul­tu­ral y en opo­si­ción al elitismo, que es pa­ra don­de es­tá de­ri­van­do la mú­si­ca. Por ejem­plo, ha­ce muy po­co to­có Be­yon­cé en Bar­ce­lo­na, un con­cier­to al que fue­ron 40 mil per­so­nas, una bu­rra­da. Las en­tra­das es­ta­ban a 140 eu­ros, que es mu­chí­si­mo di­ne­ro, sobre to­do pa­ra los jó­ve­nes que tie­nen em­pleos pre­ca­rios y si es que tie­nen. —Le can­tas a la PAH y si­gues de cer­ca a va­rios mo­vi­mien­tos de reivin­di­ca­ción so­cial, ¿no has pen­sa­do en te­ner al­gún car­go po­lí­ti­co? —No (se ríe). Es cu­rio­so por­que ami­gos míos muy jó­ve­nes, que per­te­ne­cían a los mo­vi­mien­tos que fue­ron el ger­men del 15M y que aho­ra es­tán en po­lí­ti­ca, lo es­tán pa­san­do mal. Cla­ro, asus­ta mu­cho por­que hay una ma­qui­na­ria me­diá­ti­ca que crea una ba­ta­lla de aco­so ha­cia ellos, que bu­cea en to­dos sus tuits pa­ra en­con­trar al­go con lo que ata­car­les. Si yo me pre­sen­ta­ra a un car­go po­lí­ti­co, en­con­tra­rían un mon­tón de ba­su­ra y bueno, los que es­ta­mos afue­ra te­ne­mos la suer­te de po­der de­cir las co­sas de otra ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.