WI­NO­NA POR SIEM­PRE

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por An­to­nio Díaz Oli­va]

La nos­tal­gia pue­de ser un ar­ma de do­ble fi­lo: uno año­ra cier­ta épo­ca o edad, pe­ro ca­si nun­ca la pe­lí­cu­la o el show de TV en sí. Stran­ger Things su­fre por mo­men­tos al­go si­mi­lar. Es una se­rie que re­ci­cla ci­tas pop, pe­ro que a ra­tos no sa­be qué ha­cer con tan­to reciclaje. De to­das ma­ne­ras, tal vez lo me­jor ni si­quie­ra sea una ci­ta sino una re­su­rrec­ción: Wi­no­na Ry­der. Y cla­ro: si so­mos jus­tos no de­be­ría­mos usar la pa­la­bra re­su­rrec­ción ya que Wi­no­na, la ver­dad, siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te. El año pa­sa­do bri­lló en la ex­ce­len­te Show Me a He­ro. An­tes de eso, co­mo par­te de esa ola de pe­lí­cu­las que se con­vier­ten en cul­to gra­cias a Net­flix, la pu­di­mos re­vi­si­tar en Heat­hers, aque­lla os­cu­ra co­me­dia ado­les­cen­te en que ac­túa jun­to con Ch­ris­tian Sla­ter. Y aho­ra, en Stran­ger Things, vuel­ve a los te­rri­to­rios que la ca­ta­pul­ta­ron a la fa­ma: los su­bur­bios grin­gos. Pe­ro si en los 80 era la hi­ja dark y per­di­da de una fa­mi­lia ( Beetle­jui­ce, El jo­ven ma­nos de ti­je­ra, etc.), aho­ra se pa­sa al otro la­do; acá Wi­no­na es Joy­ce Byers, la ma­dre sol­te­ra y frá­gil que su­fre la des­apa­ri­ción de su hi­jo Will. Y OK: pue­de que Stran­ger Things no sea más que te­le­vi­sión vin­ta­ge. Pe­ro por lo me­nos mien­tras Wi­no­na si­ga en nues­tras pan­ta­llas, de se­gu­ro va­rias y va­rios no ten­dre­mos pro­ble­mas en se­guir ce­gán­do­nos con esa nos­tal­gia gra­tui­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.