¿La Cons­ti­tu­ción de quién?

LAS CONS­TI­TU­CIO­NES SIEM­PRE SON ES­CRI­TAS POR PO­COS. LA PRE­GUN­TA ES CÓ­MO SE SE­LEC­CIO­NAN ESOS PO­COS. PA­RA DE­TER­MI­NAR CUÁL ES LA FÓR­MU­LA APRO­PIA­DA PA­RA EL MO­MEN­TO PO­LÍ­TI­CO, BIEN VA­LE UNA RE­VI­SIÓN HIS­TÓ­RI­CA DE LOS ÚL­TI­MOS PRO­CE­SOS.

Que Pasa - - SUMARIO - [Por Clau­dio Fuen­tes S. ]

Las cons­ti­tu­cio­nes son siem­pre obra de una éli­te. In­clu­so si pen­sa­mos en los pro­ce­sos más par­ti­ci­pa­ti­vos, abier­tos e in­clu­yen­tes, al fi­nal siem­pre se­rá un gru­po re­la­ti­va­men­te re­du­ci­do de per­so­nas el que se con­gre­ga­rá a es­cri­bir y dar for­ma al texto cons­ti­tu­cio­nal. En las so­cie­da­des mo­der­nas de ma­sas no po­dría ser de otro

mo­do por la com­ple­ji­dad y es­pe­ci­fi­ci­dad de las di­ná­mi­cas so­cia­les. Por lo mis­mo, la pre­gun­ta co­rrec­ta no se re­fie­re a la can­ti­dad de su­je­tos que es­cri­bi­rán el texto, por­que de he­cho se­rán muy po­cos, sino la for­ma en que se­rán se­lec­cio­na­dos es­tos “po­cos”. Una se­gun­da in­te­rro­gan­te es la ca­pa­ci­dad de ac­to­res so- cia­les (em­pre­sa­rios, sin­di­ca­tos, or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les) de in­ci­dir proac­ti­va­men­te en el pro­ce­so, an­tes, du­ran­te y des­pués de ve­ri­fi­ca­do el pro­ce­so. En­ton­ces, los cri­te­rios pa­ra eva­luar es­ta di­ná­mi­ca de­ben ser dos: le­gi­ti­mi­dad del cuer­po que es­cri­bi­rá el texto y aper­tu­ra so­cial del pro­ce­so.

Cuan­do le­van­ta­mos la vis­ta fue­ra de Chi­le, ve­mos una mul­ti­pli­ci­dad de ins­tan­cias que han es­cri­to una Cons­ti­tu­ción: co­mi­sio­nes bi­ca­me­ra­les del Con­gre­so, con­ven­cio­nes se­lec­cio­na­das por el Con­gre­so, con­ven­cio­nes mix­tas, asam­bleas es­co­gi­das en­te­ra­men­te por la ciu­da­da­nía, co­mi­sio­nes de­sig­na­das por el po­der Eje- cu­ti­vo, etc. ¿Exis­te una fór­mu­la ideal? Se­gu­ra­men­te no. Lo re­le­van­te aquí es pre­gun­tar­se cuál de las múl­ti­ples fór­mu­las que exis­ten se­ría la más apro­pia­da pa­ra el tiem­po po­lí­ti­co que vi­ve el país. Si el Con­gre­so Na­cio­nal es una ex­pre­sión le­gí­ti­ma de la so­cie­dad, pro­ba­ble­men­te na­die cues­tio­na­ría que fue­se ese cuer­po el que ela­bo­ra­ra la nue­va Cons­ti­tu­ción. Pe­ro el ca­so chi­leno mues­tra un se­rio cues­tio­na­mien­to so­cial a las ins­ti­tu­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas. Er­go, muy pro­ba­ble­men­te la ex­pec­ta­ti­va so­cial se­rá ob­ser­var un gru­po de ac­to­res que re­pre­sen­te a la so­cie­dad. Pro­ba­ble­men­te, di­cho cuer­po po­lí­ti­co (con­ven­ción, asam­blea) de­be­rá in­cluir in­dí­ge­nas, mu­je­res, re­pre­sen­tan­tes de di­ver­sas par­tes del te­rri­to­rio, etc. El pri­mer cri­te­rio de eva­lua­ción en­ton­ces se­rá la for­ma en que se de­fi­na es­te cuer­po que re­dac­ta­rá el texto magno. El se­gun­do cri­te­rio se­rá su aper­tu­ra. Ima­gí­ne­se que se es­co­ge una con­ven­ción y que di­cho gru­po de per­so­nas se en­cie­rra co­mo un cón­cla­ve pa­pal pa­ra de­fi­nir una nue­va Car­ta cons­ti­tu­cio­nal. La so­cie­dad civil y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo re­cha­za­rían, pues la so­cie­dad ac­tual di­fí­cil­men­te acep­ta­ría una di­ná­mi­ca ce­rra­da y ex­clu­yen­te. Se exi­gi­ría te­ner in­ci­den­cia en la de­fi­ni­ción de los re­pre­sen­tan­tes de esa con­ven­ción, trans­pa­ren­tar los de­ba­tes, abrir fo­ros vir­tua­les, di­na­mi­zar dis­cu­sio­nes te­rri­to­ria­les, ge­ne­rar au­dien­cias y, fi­nal­men­te, es­ta­ble­cer un pro­ce­so ra­ti­fi­ca­to­rio ciu­da­dano. In­clu­so, as­pec­tos don­de es­ta con­ven­ción no lle­gó a acuer­do po­drían so­me­ter­se a la de­li­be­ra­ción ciu­da­da­na en un ple­bis­ci­to. Pe­ro uno de los ma­yo­res pro­ble­mas que en­fren­ta­mos co­mo so­cie­dad es la au­sen­cia de una ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca de par­ti­ci­pa­ción. Ob­ser­ve­mos la for­ma en que las úl­ti­mas tres cons­ti­tu­cio­nes se de­fi­nie­ron. En los tres ca­sos se tra­ta de co­mi­sio­nes de­sig­na­das. En la de 1833, el Con­gre­so Na­cio­nal de­sig­nó a 36 per­so­nas pa­ra re­dac­tar la Cons­ti­tu­ción, de ellas, 30 eran re­pre- sen­tan­tes del mis­mo Con­gre­so. No exis­tió pro­ce­so ra­ti­fi­ca­to­rio fue­ra del mis­mo Con­gre­so, trans­for­mán­do­se en un pro­ce­so au­to­con­te­ni­do de las fuer­zas con­ser­va­do­ras vic­to­rio­sas de la gue­rra civil de 1829. La Cons­ti­tu­ción de 1925 fue es­cri­ta por una Con­ven­ción de­sig­na­da por el go­bierno de Ar­tu­ro Alessandri. Aun­que par­ti­ci­pa­ron 122 per­so­nas, en reali­dad la sub­co­mi­sión de re­for­ma que dis­cu­tió los con­te­ni­dos la in­te­gra­ron só­lo 15. Se ra­ti­fi­có pos­te­rior­men­te en un ple­bis­ci­to na­cio­nal, pe­ro don­de par­ti­ci­pó só­lo el 42% del elec­to­ra­do. La Cons­ti­tu­ción de 1980 fue re­dac­ta­da en dic­ta­du­ra y par­ti­ci­pa­ron en el pro­ce­so de es­cri­tu­ra 29 per­so­nas, in­clu­yen­do la co­mi­sión de es­tu­dios cons­ti­tu­cio­nal, el Con­se­jo de Es­ta­do y la jun­ta mi­li­tar que la ra­ti­fi­có. Fue apro­ba­da en un ple­bis­ci­to frau­du­len­to que no con­tó con pa­drón, un ór­gano elec­to­ral que con­tro­la­ra el pro­ce­so ni op­ción pa­ra que la opo­si­ción se pro­nun­cia­ra. La pa­ra­do­ja del pro­ce­so chi­leno es que quie­nes es­cri­bie­ron las cons­ti­tu­cio­nes re­pre­sen­ta­ron a un por­cen­ta­je ca­da vez me­nor de la po­bla­ción to­tal. Mien­tras la so­cie­dad se hi­zo más com­ple­ja, me­nos per­so­nas han par­ti­ci­pa­do del pro­ce­so de es­cri­bir la Cons­ti­tu­ción. Es­ta di­men­sión his­tó­ri­ca es muy re­le­van­te pa­ra el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que re­cién inau­gu­ra­mos. Lo que has­ta el mo­men­to se ha rea­li­za­do (en­cuen­tros lo­ca­les y ca­bil­dos) es una eta­pa an­te­rior a la fa­se de re­dac­tar una Cons­ti­tu­ción. Se tra­ta de una eta­pa de so­cia­li­za­ción y con­cien­ti­za­ción so­cial so­bre el te­ma. Lo que ven­drá a con­ti­nua­ción, en el 2017 y 2018, nos pon­drá fren­te a las pre­gun­tas que an­ti­ci­pa­mos aquí: qué le­gi­ti­mi­dad ten­drá el cuer­po que fi­nal­men­te re­dac­ta­rá la Car­ta Mag­na y cuán abier­to o ce­rra­do se­rá el pro­ce­so pro­pia­men­te tal. La his­to­ria pa­tria mues­tra una di­ná­mi­ca ce­rra­da y au­to­con­te­ni­da. Y de ahí la in­te­rro­gan­te se­rá si man­ten­dre­mos el pa­trón his­tó­ri­co o se tra­ta­rá de un pro­ce­so abier­to e in­clu­yen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.