El jo­ven que ven­día oro

Un sig­ni­fi­ca­ti­vo au­men­to en las ex­por­ta­cio­nes de oro en 2014 ter­mi­nó por des­en­mas­ca­rar a Ha­rold Vil­ches, un jo­ven de 23 años acu­sa­do de con­tra­ban­dear el me­tal pre­cio­so des­de Pe­rú y en­viar­lo a Es­ta­dos Uni­dos. Sus ope­ra­cio­nes in­vo­lu­cran va­rios mi­llo­nes de d

Que Pasa - - SUMARIO - [por Pau­la Co­man­da­ri]

El vier­nes 12 de agos­to fue sor­pren­di­do mien­tras dor­mía por un gru­po de fis­ca­les y po­li­cías que lle­ga­ron a su de­par­ta­men­to, ubi­ca­do en Las Con­des, pa­ra de­te­ner­lo lue­go de un año y me­dio de in­ves­ti­ga­ción. Ha­rold Vil­ches, un ti­po que a sim­ple vis­ta pa­re­ce ser uno más de los es­tu­dian­tes de In­ge­nie­ría Co­mer­cial de la Uni­ver­si­dad Ma­yor, tie­ne una vi­da bas­tan­te fue­ra de lo co­mún. Su his­to­ria es­tá re­la­cio­na­da al oro pe­ruano ex­traí­do ile­gal­men­te del Ama­zo­nas; in­vo­lu­cra a una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se in­ves­ti­ga­da por la­va­do de di­ne­ro; a una fir­ma in­dia que lo de­man­dó por una es­ta­fa de más de cin­co mi­llo­nes de dó­la­res y un sin­fín de ope­ra­cio­nes de ex­por­ta­ción del me­tal pre­cio­so a tra­vés de las cua­les, se­gún dos in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les, ha­bría de­frau­da­do al fis­co por más de $ 1.600 mi­llo­nes. Se tra­ta de un ca­so que ha obli­ga­do a au­to­ri­da­des a cam­biar pro­ce­di­mien­tos re­la­cio­na­dos a la im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción de oro en Chi­le. Y que tie­ne al Ser­vi­cio de Adua­nas, al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, a la la PDI y al SII con los ojos en­ci­ma. Se­gún la Fis­ca­lía, Vil­ches ha trans­for­ma­do al país en un pa­sa­di­zo de trá­fi­co ile­gal de oro no mi­ne­ro – me­tal que es ex­traí­do de la fun­di­ción de mo­ne­das y jo­yas y no de fae­nas– al mun­do, lo que afec­ta la repu­tación del país, el or­den pú­bli­co eco­nó­mi­co y la bue­na fe mer­can­til. Y que po­dría ser la pri­me­ra de otras em­pre­sas que ope­ran irre­gu­lar­men­te en el mer­ca­do na­cio­nal. Ha­rold Vil­ches tie­ne 23 años. Aun­que es un hom­bre de po­ca vi­da so­cial, acos­tum­bra a ju­gar Pla­yS­ta­tion con sus ami­gos, y va al ci­ne una vez al mes. Su vi­da la­bo­ral es bas­tan­te más mo­vi­da: en­tre 2012 y 2014 creó seis so­cie­da­des re­la­cio­na­das a la co­mer­cia­li­za­ción de oro en el país, en­tre ellas In­ver­sio­nes Au­rum Me­tals S. A; Los Ci­pre­ses; Jo­ye­ría Au­rus SpA, y Al­fa y Ome­ga SpA. Es­ta úl­ti­ma no tu­vo mo­vi­mien­tos en 2013. Sin em­bar­go, en 2014 ex­por­tó US$ 37 mi­llo­nes, unos 920 ki­los de oro. Las pri­me­ras alar­mas se en­cen­die­ron jus­ta­men­te por el sal­to que tu­vie­ron sus em­pre­sas en­tre 2013 y 2014: por­que de US$ 16 mi­llo­nes en 2013, los en­víos se dis­pa­ra­ron a US$ 57 mi­llo­nes un año des­pués, más de la mi­tad de lo que mo­vió esa in­dus­tria en 2014: US$ 100 mi­llo­nes. Esas ci­fras ge­ne­ra­ron sus­pi­ca­cias, so­bre to­do con­si­de­ran­do que Chi­le no es pro­duc­tor de oro. Él ope­ra­ba con to­tal li­ber­tad: a las au­to­ri­da­des les ha di­cho que el co­no­ci­mien­to de la in­dus­tria lo ad­qui­rió de su pa­dre, que tu­vo una em­pre­sa co­mer­cia­li­za­do­ra de metales que te­nía ofi­ci­na en el cen­tro. Es so­brino de En­ri­que Ba­rón, “el pas­tor” due­ño de Jo­yas Ba­rón, una de las más tra­di­cio­na­les jo­ye­rías de San­tia­go. Así, es­te vein­tea­ñe­ro, en po­co tiem­po, co­men­zó a ama­sar va­rios mi­llo­nes de dó­la­res que — se­gún se ha es­ta­ble­ci­do en la in­ves­ti­ga­ción— le per­mi­tie­ron com­prar al con­ta­do una ca­sa en Chi­cu­reo de $ 600 mi­llo­nes, don­de ins­ta­ló a vi­vir a sus pa­pás y ad­qui­rió ade­más una ca­sa de $ 110 mi­llo­nes en Tun­quén que pa­gó con cash, a la que ha ido só­lo una vez. Se mue­ve en un BMW de $ 32 mi­llo­nes y tie­ne co­mo em­plea­dos a va­rios fa­mi­lia­res, en­tre ellos, su sue­gro Car­los Ri­vas; su mu­jer Scarlett Ri­vas, y Ja­vier Con­cha, a los que di­ce pa­gar un suel­do cer­cano a los $ 1.5 mi­llo­nes. To­dos fue­ron de­te­ni­dos en sus res­pec­ti­vos do­mi­ci­lios el mis­mo vier­nes 12 de agos­to en la ma­dru­ga­da, por ope­rar en es­ta aso­cia­ción, que ade­más in­vo­lu­cra a otra per­so­na: Da­go­ber­to Mu­ñoz, al que Vil­ches ha in­sis­ti­do an­te las au­to­ri­da­des que le com­pra­ba las mo­ne­das de oro, en su in­ten­to por jus­ti­fi­car que el oro que él ex­por­ta es le­gal y no pro­vie­ne del con­tra­ban­do.

ALER­TA EN EL AMA­ZO­NAS

Las pri­me­ras lu­ces lle­ga­ron des­de la Su­pe­rin­ten­den­cia Na­cio­nal de Adua­nas y de Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria de Pe­rú ( Su­nat), a me­dia­dos de 2014, la cual aler­tó a su par en Chi­le de la ex­plo­ta­ción ile­gal de oro que se efec­tua­ba en la zo­na de Ma­dre de Dios, en el Ama­zo­nas, pro­vo­can­do una se­ve­ra ca­tás­tro­fe am­bien­tal. La sos­pe­cha: el oro se tra­fi­ca­ba a los paí­ses ve­ci­nos, in­clui­do Chi­le. An­te esa aler­ta, las au­to­ri­da­des na­cio­na­les co­men­za­ron a fis­ca­li­zar la

La his­to­ria de Ha­rold Vil­ches in­vo­lu­cra oro pe­ruano ex­traí­do ile­gal­men­te del Ama­zo­nas; una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se in­ves­ti­ga­da por la­va­do de di­ne­ro; una fir­ma in­dia que lo de­man­dó por US$ 5 mi­llo­nes y un even­tual frau­de al fis­co por más de $ 1.600 mi­llo­nes.

si­tua­ción del oro en el país y se per­ca­ta­ron de un da­to cla­ve: que las ex­por­ta­cio­nes ha­bían cre­ci­do ex­po­nen­cial­men­te y que no coin­ci­dían con la can­ti­dad de oro que se pro­du­ce en el país. Ade­más, per­ci­bie­ron una com­ple­ja reali­dad: la ma­yor par­te de las 19 em­pre­sas que en­vían el pro­duc­to a dis­tin­tos pun­tos del mun­do exis­te ha­ce só­lo un par de años. Y que ines­pe­ra­da­men­te la can­ti­dad de ki­los ex­por­ta­dos en 2014 se du­pli­có res­pec­to al año an­te­rior: pasó de 1.300 ki­los a 2.600 ki­los. “En­tre fi­nes de 2014 y prin­ci­pios de 2015, Adua­nas con­fir­mó el per­fil de ries­go de even­tua­les ope­ra­cio­nes de con­tra­ban­do de oro no mi­ne­ro que po­dían te­ner a Chi­le co­mo lo­ca­ción de sa­li­da ha­cia otros des­ti­nos y uso del pa­so por te­rri­to­rio na­cio­nal co­mo me­ca­nis­mo de blan­queo de transac­cio­nes de ori­gen ilí­ci­to”, ex­pli­ca Juan Ara­ya, di­rec­tor na­cio­nal de Adua­nas. El es­ce­na­rio se vol­vía de­li­ca­do: “La ima­gen de Chi­le po­dría ver­se se­ria­men­te afec­ta­da por­que se con­vier­te en un ca­nal de trá­fi­co, y el ne­go­cio su­cio de fra­gua aquí”, di­ce una fuente que ha se­gui­do de cer­ca la in­ves­ti­ga­ción. La in­for­ma­ción fue en­via­da al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co a tra­vés de una de­nun­cia pre­sen­ta­da por el Ser­vi­cio de Adua­nas en ma­yo de 2015 y una que­re­lla in­ter­pues­ta en no­viem­bre de ese mis­mo año por con­tra­ban­do y presentación de do­cu­men­ta­ción ma­li­cio­sa­men­te fal­sa. Con esos an­te­ce­den­tes en mano, fue el fis­cal Emi­li­ano Arias quien ini­ció la in­ves­ti­ga­ción del mer­ca­do del oro no mi­ne­ro en el país, que in­vo­lu­cró a cer­ca de 15 em­pre­sas, y que ter­mi­nó con el foco pues­to en Vil­ches. La in­da­ga­ción in­clu­yó la coor­di­na­ción con el fis­cal de Mia­mi, Mi­chael Cher­win, quien es­tu­vo en Chi­le, al mis­mo tiem­po que Arias en­vió a un gru­po de de­tec­ti­ves a sue­lo ame­ri­cano. Las in­ves­ti­ga­cio­nes lle­ga­ron a un mis­mo des­tino: la em­pre­sa NTR Me­tals LLC, in­da­ga­da allá por la­va­do de ac­ti­vos y com­pra de oro ile­gal en La­ti­noa­mé­ri­ca.

La fir­ma era, ade­más, uno de los más im­por­tan­tes clien­tes de Vil­ches. La coor­di­na­ción lle­gó al FBI, que tam­bién to­mó car­tas en el asun­to.

UN CLIEN­TE DES­CON­TEN­TO

En ma­yo de 2014, Adua­nas le in­cau­tó a Vil­ches 50 ki­los de oro en ba­rras, unos US$ 2,2 mi­llo­nes que és­te in­ten­ta­ba trans­por­tar des­de el ae­ro­puer­to de Cha­ca­llu­ta, en Ari­ca, ha­cia San­tia­go. El des­tino fi­nal: Du­bái, don­de se en­cuen­tra la em­pre­sa Fu­jai­rah Gold FZC, fi­lial de Ve­dan­ta, una de las más gran­des com­pa­ñías in­dias en la in­dus­tria del oro, con la cual Vil­ches ha­bía ce­rra­do un ne­go­cio mi­llo­na­rio: se com­pro­me­tió a pro­veer a la fir­ma con 2.930 ki­los de oro a cam­bio de US$ 5,2 mi­llo­nes, que que­da­ron en ga­ran­tía, en ca­so de que el com­pra­dor re­ci­bie­ra el oro y no cum­plie­ra con el pa­go. Así re­em­pla­zó a la em­pre­sa de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal EFAD, la cual ha­bía si­do su pro­vee­dor por mu­chos años. Des­de la fir­ma afir­man que “les ofre­ció tra­ba­jar de for­ma más res­pon­sa­ble y or­de­na­da y que no per­ci­bie­ron na­da irre­gu­lar en su ac­tuar”. Sin em­bar­go, en enero de 2015 su abo­ga­da Cat­he­ri­ne Lath­rop, pre­sen- tó una que­re­lla por es­ta­fa en con­tra de Vil­ches por apro­piar­se de los US$ 5,2 mi­llo­nes que Fu­jai­rah de­jó en ga­ran­tía en el Ban­co Santander, só­lo pa­ra co­brar­se en la even­tua­li­dad de re­ci­bir el oro y no pa­gar por él. El pro­ble­ma: “En vez de ocu­par­lo pa­ra la ope­ra­ción, Vil­ches se apro­pió del di­ne­ro que Fu­jai­rah de­jó co­mo ga­ran­tía. El ban­co la eje­cu­tó, por­que él la uti­li­zó pa­ra cré­di­tos pro­pios”, ex­pli­ca Cat­he­ri­ne Lath­rop, quien se­ña­la que en la in­ves­ti­ga­ción des­cu­brie­ron que la Mi­na Pu­ra Fe, a la que Vil­ches ase­gu­ra­ba com­prar­le el oro, no exis­tía a la fe­cha que com­pro­me­tió la en­tre­ga y que in­clu­so hoy no tie­ne pro­duc­ción. Pe­ro el te­ma es bas­tan­te más com­ple­jo que una es­ta­fa. El oro se con­tra­ban­dea­ba des­de Pe­rú, y se in­gre­sa­ba ocul­to a Chi­le a tra­vés de una aso­cia­ción ilí­ci­ta con cla­ras evi­den­cias de la­va­do de ac­ti­vos, lo que le abrió las puer­tas a la Fis­ca­lía pa­ra in­ter­cep­tar los te­lé­fo­nos de Vil­ches y sus em­plea­dos y des­en­ma­ra­ñar un com­ple­jo ovi­llo de una os­cu­ra or­ga­ni­za­ción cu­yo cen­tro de ope­ra­ción es un bún­ker en Re­co­le­ta, que tie­ne una pa­red de 4 me­tros, dos puer­tas blin­da­das con lec­tor de hue­lla di­gi­tal, cor­ti­nas me­tá­li­cas eléc­tri­cas, te­cho en­ce­men­ta­do y mu­ra­llas de ace­ro co­mo me­di­das de pro­tec­ción. Hoy Vil­ches acu­mu­la va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes: una en Ari­ca por con­tra­ban­do

Las pri­me­ras alar­mas se en­cen­die­ron por el sal­to que tu­vie­ron sus em­pre­sas en­tre 2013 y 2014: por­que de US$ 16 mi­llo­nes en 2013, los en­víos al ex­tran­je­ro se dis­pa­ra­ron a US$ 57 mi­llo­nes un año des­pués, más de la mi­tad de lo que mo­vió esa in­dus­tria en 2014: US$ 100 mi­llo­nes.

de oro; otra en Pu­dahuel, por de­cla­ra­ción ma­li­cio­sa de do­cu­men­tos adua­ne­ros; una en la Fis­ca­lía Orien­te, por es­ta­fa, y la prin­ci­pal, y que agru­pa­ría fi­nal­men­te a to­das, que es la que ini­ció Arias y que hoy es­tá en ma­nos de Tu­fit Bu­fa­del, a car­go de la re­cién inau­gu­ra­da Fis­ca­lía de Al­ta Com­ple­ji­dad Oc­ci­den­te. “Lo­gra­mos acre­di­tar que los impu­tados con­for­man una aso­cia­ción ilí­ci­ta de­di­ca­da a lo me­nos, des­de 2014, a la ex­por­ta­ción de oro de con­tra­ban­do a EE. UU., lo que nos tie­ne muy sa­tis­fe­chos, por­que el tri­bu­nal ca­li­fi­có los an­te­ce­den­tes que apor­ta­mos co­mo se­rios y abun­dan­tes”, di­ce Bu­fa­del.

UN AÑO DE SE­GUI­MIEN­TO

Lue­go de ser sor­pren­di­do en Ari­ca, y a tra­vés de las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co lo­gró de­tec­tar la nue­va es­tra­te­gia de Vil­ches: cam­biar la en­tra­da del oro des­de Tac­na, Pe­rú, por El Pa­so Los Li­ber­ta­do­res de Ar­gen­ti­na pa­ra sor­tear así la vi­gi­lan­cia que se ha­bía des­ple­ga­do en Ari­ca. Du­ran­te un año lo de­ja­ron ope­rar con el fin de des­en­mas­ca­rar su mo­dus ope

ran­di, que in­cluía a un ciu­da­dano ar­gen­tino y otro chi­leno que in­ter­na­ban el oro al país, y a quie­nes la PDI sor­pren­dió es­con­dien­do los fa­jos de dó­la­res en Alu­sa foil. Se­gún la Fis­ca­lía, es­ta ope­ra­ción era coor­di­na­da por su mu­jer, en cam­bio los que lle­va­ban el oro a Mia­mi eran su sue­gro y su cu­ña­do, quie­nes ate­rri­za­ban allá por un par de ho­ras, y vol­vían in­me­dia­ta­men­te a Chi­le. Aun cuan­do Ha­rold Vil­ches in­sis­te en que el oro es le­gal, y que pro­vie­ne de mo­ne­das de oro na­cio­nal, hay un in- gre­dien­te que echa por tie­rra su ver­sión. De acuer­do a los an­te­ce­den­tes que el pro­pio Vil­ches ha en­tre­ga­do a Adua­nas en sus de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das, ha fun­di­do unas 31 mil mo­ne­das de $ 100 pe­sos, un nú­me­ro que ex­ce­de a las mo­ne­das de oro que cir­cu­lan en el mer­ca­do na­cio­nal. De he­cho, la úl­ti­ma vez que se acu­ña­ron mo­ne­das de cien fue en 1976 y só­lo fue­ron 3.000. Da­go­ber­to Mu­ñoz, tam­bién for­ma­li­za­do en es­ta cau­sa, es un pun­to es­tra­té­gi­co en el ne­go­cio: es su em­pre­sa Ki­la­tes, crea­da en 2013, la que su­pues­ta­men­te le ven­de las mo­ne­das a Vil­ches. Pe­ro se­gún el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, es­ta es una em­pre­sa de pa­pel: no fun­cio­na en nin­guno de los do­mi­ci­lios que in­for­ma, no tie­ne em­plea­dos, y no le ha ven­di­do a na­die más que a Ha­rold Vil­ches: 32 de las 33 fac­tu­ras que po­see son pa­ra sus so­cie­da­des, aun cuan­do Mu­ñoz se de­di­ca a la mu­dan­za de mue­bles y ven­der un pu­ña­do de mo­ne­das en el Ca­fé Hai­tí. Ade­más, se­gún los pe­ri­ta­jes de la in­ves­ti­ga­ción, las mo­ne­das de oro tie­nen un 90% de oro, y 10% de co­bre, mien­tras que las ba­rras de Au­rum y las de­más so­cie­da­des con­tie­nen ade­más pla­ta y pa­la­dio, al­go que Vil­ches ex­pli­ca que ocu­rre pro­duc­to de la con­ta­mi­na­ción en el pro­ce­so.

Qué Pa­sa con­sul­tó a Mar­ko Mag­dic, quien fue je­fe del De­par­ta­men­to de Cri­men Or­ga­ni­za­do y Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal del Mi­nis­te­rio del In­te­rior du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Se­bas­tián Pi­ñe­ra, y quien has­ta es­ta se­ma­na fi­gu­ra­ba co­mo re­pre­sen­tan­te le­gal de Vil­ches, pa­ra ob­te­ner su ver­sión so­bre la in­ves­ti­ga­ción, pe­ro Mag­dic se li­mi­tó a de­cla­rar que “es­ta se­ma­na él y Ma­tías Sch­midt — abo­ga­dos que li­de­ra­ron la de­fen­sa de Vil­ches— re­nun­cia­ron a ella es­ta se­ma­na.

LA RED DO­RA­DA

Ha­rold Vil­ches, se­gún ha po­di­do de­ter­mi­nar la Fis­ca­lía, fun­cio­na­ba más o me­nos así: in­gre­sa­ba el oro ocul­to en ga­ve­tas des­de Ar­gen­ti­na y lue­go, a tra­vés de de­cla­ra­cio­nes ma­li­cio­sa­men­te fal­sas, lo ex­por­ta­ba a Es­ta­dos Uni­dos co­mo si és­te fue­ra le­gal y co­mo si fue­ra pro­duc­to na­cio­nal, lo que cla­ra­men­te es fal­so. Ade­más, lo in­gre­sa­ba a Chi­le sin tri­bu­tar, ge­ne­ran­do dis­tor­sio­nes,

Es­te vein­tea­ñe­ro pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia de es­tra­to me­dio, en po­co tiem­po co­men­zó a ama­sar va­rios mi­llo­nes de dó­la­res que le per­mi­tie­ron com­prar al con­ta­do una ca­sa en Chi­cu­reo por $ 600 mi­llo­nes, don­de ins­ta­ló a vi­vir a sus pa­pás, y ad­qui­rió ade­más otra ca­sa de $ 110 mi­llo­nes en Tun­quén que pa­gó con cash, a la que ha ido só­lo una vez.

por­que pro­ba­ble­men­te se ha­bía com­pra­do a un pre­cio bas­tan­te me­nor que el de ven­ta, da­do que pro­ve­nía de la mi­ne­ría ile­gal. “El ne­go­cio de oro no mi­ne­ro se pres­ta pa­ra eso: no hay obs­tácu­los pa­ra com­prar ba­ra­to y ven­der ca­ro, ha­cien­do ma­nio­bras ile­gí­ti­mas pa­ra la­var esa di­fe­ren­cia”, ex­pli­ca Fe­li­pe Mu­ñoz, so­cio y ge­ren­te co­mer­cial de Au­ri­ca Metales, co­mer­cia­li­za­ción de di­vi­sas en metales pre­cio­sos pa­ra in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras, quien ase­gu­ra que du­ran­te va­rios años “Vil­ches ha mo­vi­do más que la Bol­sa de San­tia­go, lo que al me­nos lla­ma la aten­ción”. En 2013, por ejem­plo, las ope­ra­cio­nes que se efec­tua­ron en la Bol­sa lle­ga­ron a $ 393 mi­llo­nes de pe­sos, mien­tras Vil­ches ex­por­tó a EE.UU. US$ 16 mi­llo­nes. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co co­rro­bo­ró que Vil­ches efec­tuó 130 ope­ra­cio­nes, en­tre 2013 y 2016, que in­cluían en­víos de ba­rras de oro al ex­tran­je­ro. Ade­más de los 50 ki­los — unos US$ 2,2 mi­llo­nes— que in­cau­tó Adua­nas en ma­yo de 2014, un año des­pués, en abril de 2015, le con­fis­có otros 20 ki­los, unos US$ 1,2 mi­llo­nes, que in­ten­ta­ba sa­car del país. Am­bos en­víos se en­cuen­tran res­guar­da­dos en la Ca­sa de Mo­ne­da, por un te­ma de se­gu­ri­dad. La Fis­ca­lía de Al­ta Com­ple­ji­dad de Oc­ci­den­te pu­do acre­di­tar que 10 de esas ope­ra­cio­nes, efec­tua­das en­tre ju­nio de 2015 y enero de 2016, son pro­duc­to de con­tra­ban­do: son 26 ba­rras de oro, que pe­san 117 ki­los, e in­vo­lu­cran mon­tos por 4 mi­llo­nes de dó­la­res, ge­ne­ran­do un per­jui­cio fis­cal de $ 1.004.609.465. En la cau­sa de Ari­ca el per­jui­cio se em­pi­na a los $ 640 mi­llo­nes. La his­to­ria tie­ne un in­gre­dien­te más: el in­ten­to por ocul­tar el ori­gen ilí­ci­to del oro, lo que con­fi­gu­ra­ría el de­li­to de la­va­do, el cual se efec­tua­ba a tra­vés de la co­rre­do­ra de bol­sa Es­sex, la cual es­tá re­gu­la­da por la SVS y per­te­ne­ce a Luis Me­lla Pino. La di­ná­mi­ca: Vil­ches le trans­fe­ría el di­ne­ro en che­ques o transac­cio­nes en dó­la­res, y Es­sex lo mo­vía en el mer­ca­do cam­bia­rio. No exis­ten prue­bas de que en Es­sex es­tu­vie­ran al tan­to de la ile­ga­li­dad del ne­go­cio, y ni Me­lla ni na­die más en­la co­rre­do­ra se en­cuen­tran impu­tados. En Es­sex sí cum­plie­ron, co­mo in­di­ca la ley, con in­for­mar de las ope­ra­cio­nes sos­pe­cho­sas a la Uni­dad de Aná­li­sis Fi­nan­cie­ro (UAF) del Con­se­jo Na­cio­nal Con­tra el La­va­do de Ac­ti­vos.

LOS PRÓ­XI­MOS PA­SOS

Ha­rold Vil­ches pro­vo­có que Adua­nas tu­vie­ra que ele­var los re­qui­si­tos res­pec­to de las im­por­ta­cio­nes y ex­por­ta­cio­nes de oro en Chi­le que, a di­fe­ren­cia de las de­más in­dus­trias mi­ne­ras, te­nía una nor­ma­ti­va bas­tan­te dé­bil: era un for­mu­la­rio que re­que­ría la so­la de­cla­ra­ción ju­ra­da an­te no­ta­rio de que el oro en­via­do al ex­tran­je­ro era le­gal. Des­de enero de 2015 se les im­pu­so co­mo exi­gen­cia — in­clui­do los otros metales pre­cio­sos co­mo la pla­ta y el pa­la­dio— un cer­ti­fi­ca­do de aná­li­sis quí­mi­co, emi­ti­do por un la­bo­ra­to­rio acre­di­ta­do an­te el INN, la exi­gen­cia de una com­ple­ta des­crip­ción de las mer­can­cías en las de­cla­ra­cio­nes de em­bar­ques, en­tre otras ma­te­rias. Su ca­so, ade­más, tie­ne a va­rias ins­ti­tu­cio­nes mi­ran­do a la in­dus­tria de cer­ca, por­que las irre­gu­la­ri­da­des po­drían es­tar ex­ten­di­das a otras em­pre­sas. Mien­tras tan­to, Vil­ches es­tá a la es­pe­ra de la cau­sa abier­ta en Ari­ca, que lo for­ma­li­za­rá por con­tra­ban­do el lu­nes pró­xi­mo. Ade­más, pe­se a que la Fis­ca­lía de Al­ta Com­ple­ji­dad acre­di­tó de­li­tos por aso­cia­ción ilí­ci­ta, de­li­tos adua­ne­ros y la­va­do de ac­ti­vo, la idea es in­sis­tir pa­ra que la Cor­te de Ape­la­cio­nes cam­bie el arres­to do­mi­ci­lia­rio por la pri­sión pre­ven­ti­va. Ade­más, po­drían abul­tar­se los de­li­tos en con­tra de quie­nes par­ti­ci­pa­ban en es­ta aso­cia­ción: es­ta se­ma­na el SII pre­sen­tó una que­re­lla por de­li­tos tri­bu­ta­rios con­tra Da­go­ber­to Mu­ñoz, por pre­sen­tar fac­tu­ras ideo­ló­gi­ca­men­te fal­sas, lo que abre las puer­tas pa­ra in­ves­ti­gar a Vil­ches por los mis­mos he­chos.

Ha­rold Vil­ches pro­vo­có que Adua­nas tu­vie­ra que mo­di­fi­car las nor­mas de ex­por­ta­ción: ele­va­ron los re­qui­si­tos res­pec­to de la co­mer­cia­li­za­ción de oro en Chi­le que, a di­fe­ren­cia de las de­más in­dus­trias mi­ne­ras, te­nía una nor­ma­ti­va bas­tan­te dé­bil: era un for­mu­la­rio que re­que­ría la so­la de­cla­ra­ción ju­ra­da an­te no­ta­rio de que el oro en­via­do al ex­tran­je­ro era le­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.