El ja­rrón agrie­ta­do de Tesla

Ni­ko­la Tesla fue un per­so­na­je fas­ci­nan­te, que re­co­rrió en vi­da des­de las más al­tas co­tas del in­ge­nio has­ta los más ba­jos fon­dos de la char­la­ta­ne­ría. Cu­rio­sa­men­te, en la cul­tu­ra po­pu­lar es más adu­la­do por es­to úl­ti­mo.

Que Pasa - - SUMARIO - [por Jo­sé Edels­tein y An­drés Gom­be­roff ]

So­mos se­res gre­ga­rios. Bus­ca­mos el re­co­no­ci­mien­to de nues­tros pa­res, quie­nes­quie­ra que es­tos sean. Aun cuan­do eli­ja­mos po­si­cio­nar­nos con­tra lo es­ta­ble­ci­do, lo ha­ce­mos acom­pa­ña­dos, adop­tan­do un dis­cur­so prees­ta­ble­ci­do. La li­ber­tad de pen­sa­mien­to en el fon­do nos re­sul­ta ate­rra­do­ra. Ser ca­pa­ces de ana­li­zar una con­sig­na sin que se nos di­ga cuál es su ori­gen o quién fue su vo­ce­ro. Qui­zás por ello so­mos tan pro­cli­ves a sen­tir fas­ci­na­ción por per­so­na­jes que se ha­yan mo­vi­do en los már­ge­nes. Se­res in­dó­mi­tos, ex­cén­tri­cos y com­ple­jos, en el fon­do in­cla­si­fi­ca­bles, a los que de in­me­dia­to aco­mo­da­mos en una ca­te­go­ría que nos per­mi­ta jus­ti­fi­car nues­tra des­bor­da­da ad­mi­ra­ción por ellos e iden­ti­fi­car­nos con aque­llos que nos ha­brán de acom­pa­ñar en es­te nue­vo cul­to. Nues­tros pa­res. Ne­ce­si­ta­mos en­con­trar un mo­des­to oa­sis en el que po­der des­can­sar de la náu­sea exis­ten­cial y pa­ra ello fa­bri­ca­mos hé­roes o már­ti­res, cui­dán­do­nos an­tes de li­mar aque­llas aris­tas que no re­sul­ten con­ve­nien­tes pa­ra la fá­bu­la que nos dis­po­ne­mos a cons­truir y a la que nos en­tre­ga­re­mos con la de­vo­ción de un cre­yen­te. La cru­da reali­dad de nues­tra hu­ma­na con­di­ción nos re­sul­ta in­so­por­ta­ble. Cual­quier vía de es­ca­pe es abra­za­da con en­tu­sias­mo en es­ta qui­jo­tes­ca aven­tu­ra abo­ca­da a la de­rro­ta a la que lla­ma­mos vi­da. De allí el éxi­to de las re­li­gio­nes y de la in­dus­tria de la eva­sión. Por un ex­tra­ño gi­ro dia­léc­ti­co, al mis­mo tiem­po que nos tran­qui­li­za ser par­te de un re­ba­ño que­re­mos pen­sar­nos tam­bién co­mo se­res es­pe­cia­les y sin­gu­la­res. Pe­ro no es­ta­mos dis­pues­tos a pa­gar el cos­to de ser­lo. Es allí don­de has­ta el úl­ti­mo de nues­tros po­ros se abre a “lo al­ter­na­ti­vo” y nos en­can­di­lan aque­llos per­so­na­jes a los que iden­ti­fi­ca­mos co­mo ge­nios in­com­pren­di­dos o aque­llas ideas que pa­re­cen ir con­tra lo que en­ten­de­mos co­mo “lo es­ta­ble­ci­do”. Creer que so­mos par­te de un se­lec­to gru­po que se dio cuen­ta de que el hom­bre no lle­gó a la Lu­na, que las va­cu­nas son un in­ven­to de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca pa­ra en­ri­que­cer­se, que el cán­cer se cu­ra con ju­go de gua­ná­ba­na, pe­ro la in­dus­tria ya men­cio­na­da no quie­re que lo se­pa­mos, o que Ni­ko­la Tesla es el ge­nio más gran­de del si­glo XX y que ha si­do nin­gu­nea­do ma­quia­vé­li­ca­men­te por una cons­pi­ra­ción uni­ver­sal del es­ta­blish­ment cien­tí­fi­co.

NI­KO­LA TESLA, EL IN­VEN­TOR

La na­tu­ra­le­za de los fe­nó­me­nos eléc­tri­cos y mag­né­ti­cos fue en­ten­di­da ca­bal­men­te en el si­glo XIX. El tra­ba­jo de Mi­chael Fa­ra­day y Ja­mes Clerk Max­well, en­tre otros, sig­ni­fi­có el pun­to de partida pa­ra la apa­ri­ción de nu­me­ro­sos in­ven­to­res que ex­plo­ra­ron con ra­pi­dez e in­ge­nio sus po­si­bles apli­ca­cio­nes. Ni­ko­la Tesla fue uno de los más des­ta­ca­dos. La gran can­ti­dad de im­por­tan­tes pa­ten­tes que lle­van su fir­ma y de in­dus­trias que sur­gie­ron ba­jo la ba­tu­ta de sus crea­cio­nes así lo con­fir­ma. Era, ade­más, un vi­sio­na­rio in­com­bus­ti­ble, cu­ya te­na­ci­dad y con­fian­za pa­ra per­se­guir has­ta la más dis­pa­ra­ta­da de sus ideas le dio tan­to fru­tos ex­tra­or­di­na­rios co­mo so­no­ras de­rro­tas. Tesla fue el más pro­di­gio­so de los ma­ni­pu­la­do­res de la así lla­ma­da “co­rrien­te al­ter­na”. Aque­lla que flu­ye por los ca­bles de al­ta ten­sión que ve­mos en las ca­lles y que en­tra a nues­tras ca­sas a tra­vés de múl­ti­ples en­chu­fes que pue­blan sus pa­re­des. Cuan­do co­nec­ta­mos allí un ar­te­fac­to eléc­tri­co, la co­rrien­te cam­bia de di­rec­ción 60 ve­ces ca­da se­gun­do. A fi­nes del si­glo XIX

Po­co a po­co, los mis­mos in­gre­dien­tes que lle­va­ron a Tesla a la ci­ma co­men­za­ron a em­pu­jar­lo ha­cia el des­pe­ña­de­ro: la ex­ce­si­va con­fian­za en sí mis­mo, la prác­ti­ca de po­ner sus sueños por de­lan­te de las evi­den­cias y, lo que es peor, la fal­ta de in­te­rés en el tra­ba­jo de sus pa­res.

ha­bía enér­gi­cos de­ba­tes so­bre si era es­te ti­po de co­rrien­te o la “co­rrien­te con­ti­nua”, aque­lla que no cam­bia en el tiem­po, la más apro­pia­da pa­ra el uso do­més­ti­co. Fue Tesla qui­zás el más gran­de im­pul­sor de la co­rrien­te al­ter­na, pa­ra la que en­con­tró un sin­nú­me­ro de apli­ca­cio­nes que mo­de­la­ron drás­ti­ca­men­te nues­tra for­ma de vi­da. Una de sus más im­por­tan­tes crea­cio­nes fue un mo­tor eléc­tri­co “de in­duc­ción”, que uti­li­za co­rrien­te al­ter­na en su ope­ra­ción. Tesla hi­zo ade­más desa­rro­llos fun­da­men­ta­les en la tec­no­lo­gía de la ilu­mi­na­ción, los trans­for­ma­do­res y los ge­ne­ra­do­res eléc­tri­cos y, más im­por­tan­te, en la trans­mi­sión inalám­bri­ca de se­ña­les eléc­tri­cas. Fue uno de los crea­do­res de la tec­no­lo­gía que per­mi­tió el desa­rro­llo de la ra­dio y el pri­me­ro en cons­truir un dis­po­si­ti­vo a con­trol re­mo­to; un pe­que­ño bar­co que pre­sen­tó pú­bli­ca­men­te en 1898. La re­le­van­cia de Tesla en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de co­mien­zos del si­glo XX es in­du­da­ble y que­da de ma­ni­fies­to en un ho­nor que só­lo un re­du­ci­do gru­po de se­res hu­ma­nos po­see: en la de­ci­mo­pri­me­ra con­fe­ren­cia de pe­sas y me­di­das rea­li­za­da en 1960 se de­ci­dió que la uni­dad es­tán­dar pa­ra el cam­po mag­né­ti­co se de­no­mi­na­ría tesla. Pa­ra que el lec­tor se ha­ga una idea, el cam­po mag­né­ti­co que mue­ve a una brú­ju­la en la su­per­fi­cie de la Tie­rra tie­ne una in­ten­si­dad igual a la vein­te­mi­lé­si­ma par­te de un tesla. Cuan­do nos to­man imá­ge­nes mé­di­cas de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca nu­clear, en cam­bio, nos ex­po­ne­mos a cam­pos mag­né­ti­cos de al­gu­nos tes­las.

NI­KO­LA TESLA, EL CIEN­TÍ­FI­CO

To­do lo que hi­zo Tesla se po­día en­ten­der en ba­se a las teo­rías que hom­bres co­mo Fa­ra­day, An­dré-Ma­rie Am­pè­re y Max­well desa­rro­lla­ron al­gu­nas dé­ca­das an­tes. En la con­fec­ción de sus sor­pren­den­tes ingenios, lo úl­ti­mo que preo­cu­pa­ba a Tesla era con­tri­buir a la com­pren­sión de los fe­nó­me­nos elec­tro­mag­né­ti­cos. De he­cho, no se sen­tía muy atraí­do por el len­gua­je for­mal de la cien­cia bá­si­ca. Por su­pues­to, re­ci­bió una ex­haus­ti­va edu­ca­ción en fí­si­ca y ma­te­má­ti­ca co­mo es­tu­dian­te del Po­li­téc­ni­co Aus­tria­co de Graz, sin la cual no ha­bría po­di­do em­pren­der sus in­ven­cio­nes. No ter­mi­nó la ca- rre­ra, pe­ro apren­dió las ar­tes de la in­ge­nie­ría tra­ba­jan­do en em­pre­sas de te­le­fo­nía y eléc­tri­cas. En 1884, emi­gró a los EE. UU., don­de ha­bía si­do con­tra­ta­do pa­ra tra­ba­jar con Tho­mas Alva Edi­son, el más re­nom­bra­do in­ven­tor es­ta­dou­ni­den­se de to­dos los tiem­pos. Po­co tiem­po es­tu­vo allí. Ape­nas un año más tar­de co­men­zó su exi­to­sa ca­rre­ra en so­li­ta­rio. A prin­ci­pios del si­glo XX era uno de los más afa­ma­dos per­so­na­jes de la es­ce­na so­cial neo­yor­qui­na. Mis­te­rio­so, so­ña­dor y ex­cén­tri­co, se lo ha­lla­ba ha­bi­tual­men­te dan­do en­tre­vis­tas e im­par­tien­do con­fe­ren­cias en las que mos­tra­ba sus úl­ti­mos in­ven­tos y re­la­ta­ba sus vi­sio­nes de fu­tu­ro. To­do es­to a es­pal­das de la re­vo­lu­ción cien­tí­fi­ca que por aque­llos años te­nía lu­gar de la mano de la fí­si­ca cuán­ti­ca y la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad. Víc­ti­ma de su nar­ci­sis­mo, no tu­vo la vo­lun­tad de apren­der de otros y fue en­ce­rrán­do­se en la con­vic­ción de que las nue­vas teo­rías eran un dis­pa­ra­te co­lec­ti­vo que no me­re­cía ma­yor aten­ción. Po­co a po­co, los mis­mos in­gre­dien­tes que lo lle­va­ron a la ci­ma co­men­za­ron a em­pu­jar­lo ha­cia el des­pe­ña­de­ro: la ex­ce­si­va con­fian­za en sí mis­mo, la prác­ti­ca de po­ner sus sueños por de­lan­te de las evi­den­cias y, lo que es peor, la fal­ta de in­te­rés en el tra­ba­jo de sus

pa­res. Su pro­yec­to más am­bi­cio­so, el de cons­truir una red inalám­bri­ca de trans­mi­sión de ener­gía eléc­tri­ca, ter­mi­nó por so­ca­var su cre­di­bi­li­dad y sus fi­nan­zas. A pe­sar de to­da la evi­den­cia en con­tra y de las opi­nio­nes des­fa­vo­ra­bles de otros ex­per­tos, Tesla con­ti­nuó so­li­ta­ria y obs­ti­na­da­men­te per­si­guien­do sus pro­pios sueños.

NI­KO­LA TESLA, EL “CRACKPOT”

A pe­sar de ha­ber per­di­do bue­na par­te de su cre­di­bi­li­dad an­te el mun­do cien­tí­fi­co y em­pre­sa­rial, su fa­ma en la so­cie­dad se­guía in­có­lu­me. En sus en­tre­vis­tas con­ti­nua­ba pro­po­nien­do am­bi­cio­sos avan­ces científicos y tec­no­ló­gi­cos: ha­bla­ba de mo­to­res que fun­cio­na­ban con ra­yos cós­mi­cos, de ar­mas mor­tí­fe­ras o se lan­za­ba en con­tra de la ya bien es­ta­ble­ci­da teo­ría de la re­la­ti­vi­dad. En un poe­ma bur­lón que en­vió a su ami­go, el poe­ta fi­lo­na­zi Geor­ge Syl­ves­ter Vie­reck, Ni­ko­la Tesla, el hom­bre so­li­ta­rio que vi­vió has­ta los 86 años en ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel y acu­día dia­ria­men­te a ali­men­tar a las pa­lo­mas de una pla­za neo­yor­qui­na, se re­fi­rió a Al­bert Eins­tein co­mo un “chi­fla­do ex­tra­va­gan­te de pe­lo lar­go”. En la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca hay un tér­mino que se uti­li­za des­pec­ti­va­men­te pa­ra re­fe­rir­se a aque­llos que pre­ten­den dar res­pues­tas a im­por­tan­tes pro­ble­mas con más en­tu­sias­mo que com­pren­sión:

crackpot. La tra­duc­ción al cas­te­llano se­ría al­go así co­mo chi­fla­do y ex­cén­tri­co. Ni­ko­la Tesla fue víc­ti­ma del me­ca­nis­mo freu­diano de la pro­yec­ción al de­po­si­tar en Eins­tein es­tos adjetivos que tan bien le sen­ta­ban a él. Los ar­gu­men­tos con los que ata­ca­ba la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad des­nu­dan una pro­fun­da ig­no­ran­cia de es­ta y, lo que es peor, una acu­sa­da de­sidia pa­ra com­pren­der­la, in­jus­ti­fi­ca­ble en al­guien de su ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. Tesla fue víc­ti­ma de un nar­ci­sis­mo co­lo­sal y de un pe­ca­do muy ex­ten­di­do en nues­tra es­pe­cie: re­do­blar la se­gu­ri­dad en nues­tras opi­nio­nes cuan­to más dé­bi­les sean nues­tros ar­gu­men­tos y ma­yor nues­tra ig­no­ran­cia. Qui­zás no sea de ex­tra­ñar que se trans­for­ma­ra con el tiem­po en hé­roe y már­tir de una le­gión de crack­pots con­su­ma­dos. Él, ge­nio in­com­pren­di­do y so­li­ta­rio co­mo ellos. Él, que sa­bía lo que ellos sa­ben, lo que ellos pro­po­nen, pe­ro que las cons­pi­ra­cio­nes cien­tí­fi­cas y las gran­des cor­po­ra­cio­nes no per­mi­ten aflo­rar. Na­da tu­vo de már­tir Ni­ko­la Tesla, pe­ro la su­ya es la his­to­ria trá­gi­ca de un pro­di­gio que lle­gó a lo más al­to y allí pa­re­ció per­der­se. Su arro­gan­cia, su des­pre­cio por las ideas de sus pa­res y otros ex­per­tos, la ce­gue­ra an­te la evi­den­cia ex­pe­ri­men­tal mien­tras sus sueños gran­di­lo­cuen­tes lo en­can­di­la­ban le pa­sa­ron la cuen­ta. Sus años fi­na­les fue­ron so­li­ta­rios, ro­dea­do más de pren­sa y adu­la­do­res que de em­pre­sa­rios, in­ge­nie­ros o científicos. Es­to, por su­pues­to, no opa­ca ni un ápi­ce el ca­li­bre de su obra y su in­fluen­cia. Lo que sí ha­ce es dar­nos una ro­tun­da ad­ver­ten­cia. La gran ad­ver­ten­cia que siem­pre la cien­cia nos es­tá en­tre­gan­do. La au­to­ri­dad no exis­te. No hay ár­bo­les fir­mes a los que abra­zar. In­clu­so los más gran­des pi­la­res pue­den des­mo­ro­nar­se en cual­quier mo­men­to. En cien­cia hay só­lo una au­to­ri­dad: la na­tu­ra­le­za. A ella hay que escucharla con de­ten­ción y mo­des­tia re­ve­ren­cial. Nues­tras ideas, nues­tros sueños, por be­llos y ra­zo­na­bles que pa­rez­can, pue­den no te­ner re­la­ción al­gu­na con ella. Y eso no es ne­ce­sa­ria­men­te ma­lo. Pe­ro no es cien­cia.

Tesla fue víc­ti­ma del me­ca­nis­mo freu­diano de la pro­yec­ción al de­po­si­tar en Eins­tein es­tos adjetivos que tan bien le sen­ta­ban a él. Los ar­gu­men­tos con los que ata­ca­ba la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad des­nu­dan una pro­fun­da ig­no­ran­cia de es­ta y una de­sidia pa­ra com­pren­der­la, in­jus­ti­fi­ca­ble en al­guien de su ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.