Cos­tos vul­ne­ra­bles

La cri­sis del Se­na­me de­ja al des­cu­bier­to el “es­tí­mu­lo per­ver­so” ge­ne­ra­do por las mi­llo­na­rias ci­fras que se pa­gan en sub­ven­cio­nes a los or­ga­nis­mos co­la­bo­ra­do­res pa­ra man­te­ner ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos a los ni­ños por un tiem­po ma­yor al re­co­men­da­do.

Que Pasa - - SUMARIO - [por Ro­dri­go Ver­ga­ra]

El 14 de ju­lio de 2009 fue una fe­cha cla­ve pa­ra la pe­que­ña Lis­set­te Vi­lla, de, en ese en­ton­ces, cin­co años de edad. Ese día el sis­te­ma de pro­tec­ción de la in­fan­cia chi­leno co­no­ce­ría el nom­bre de la me­nor que, sie­te años des­pués, se iba a trans­for­mar en el ca­so que des­nu­da­ría la pre­ca­ria si­tua­ción de la red de ayu­da a los me­no­res vul­ne­ra­dos en el país. Ese mar­tes, el jar­dín in­fan­til de­pen­dien­te de la red In­te­gra de Ti­ltil acu­sa­ba una se­rie de si­tua­cio­nes que po­nían a la ni­ña en ca­li­dad de víc­ti­ma por­que sus de­re­chos bá­si­cos ha­bían si­do pa­sa­dos a lle­var. Ma­los tra­tos, ne­gli­gen­cia pa­ren­tal, au­sen­cia de un adul­to res­pon­sa­ble y ausentismo es­co­lar eran al­gu­nos de los ele­men­tos que el cen­tro edu­ca­cio­nal del Es­ta­do re­sal­ta­ba en la co­mu­ni­ca­ción que hi­zo lle­gar al tri­bu­nal de fa­mi­lia de Co­li­na. Era el prin­ci­pio del fin pa­ra Lis­set­te. En abril de 2016 mo­ri­ría en una si­tua­ción que no es­tá cla­ra aún, pe­ro que desató una cri­sis en el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res ( Se­na­me) que ya ha co­bra­do dos di­rec­to­res y ha ser­vi­do co­mo ba­se pa­ra la do­ble acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal a la que se ve­rá en­fren­ta­da pró­xi­ma­men­te la mi­nis­tra de Jus­ti­cia Ja­vie­ra Blan­co. Des­de esa fe­cha, el nom­bre de Lis­set­te se es­cri­bió va­rias ve­ces en in­for­mes psi­quiá­tri­cos, re­ce­tas mé­di­cas, do­cu­men­tos va­rios y en los re­gis­tros de una se­rie de re­si­den­cias que es­tán, téc­ni­ca­men­te, ba­jo su­per­vi­sión del Se­na­me. Con­tra to­da re­co­men­da­ción de los ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les y los or­ga­nis­mos es­pe­cia­li­za­dos, nun­ca se le pu­do dar un egreso de­fi­ni­ti­vo del sis­te­ma de pro­tec­ción por el que deam­bu­ló por los pró­xi­mos sie­te años. Al­go to­tal­men­te con­tra­in­di­ca­do por to­dos los or­ga­nis­mos y ex­per­tos mun­dia­les en el te­ma. Es más, si Lis­set­te lo­gra­ba so­bre­vi­vir a la cri­sis de la que no sa­lió, su es­pe­ran­za de lle­gar a adul­ta y desa­rro­llar una vi­da nor­mal eran po­cas.

“Es­to es al­go que por mu­cho tiem­po se vie­ne di­cien­do. Cuan­do tie­nes pro­gra­mas que se man­tie­nen en ba­se a la sub­ven­ción, ca­si ins­tin­ti­va­men­te, no es­tás dis­pues­to a, de un día pa­ra otro, que­dar­te sin ni­ños”, ex­pli­ca el juez de fa­mi­lia Pe­dro Mal­do­na­do.

“Las in­ves­ti­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les in­di­can que ca­da tres me­ses que un ni­ño es­té ins­ti­tu­cio­na­li­za­do pier­de un mes de desa­rro­llo de vi­da. Ima­gí­na­te lo que sig­ni­fi­ca pa­ra un ni­ño es­tar in­ter­na­do un año. Y mien­tras más chi­cos es peor”, di­ce Es­te­la Or­tiz, se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va del Con­se­jo Na­cio­nal de la In­fan­cia.

EL TIEM­PO ES DI­NE­RO

Así, los mis­mos or­ga­nis­mos es­pe­cia­li­za­dos, co­mo Uni­cef, apun­tan a que la in­ter­na­ción co­mo me­di­da de pro­tec­ción pa­ra me­no­res vul­ne­ra­dos de de­re­chos de­be ser la úl­ti­ma me­di­da que se de­be to­mar pa­ra otor­gar pro­tec­ción. Así lo ex­pli­ca Anuar Que­si­lle, abo­ga­do de Uni­cef Chi­le. “Se de­ben ago­tar to­das las vías po­si­bles y cuan­do ya no exis­ten otros ca­mi­nos po­si­bles, se de­be co­lo­car a los ni­ños en ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do”, di­ce. Una vez que eso ocu­rra, agre­ga, el tiem­po de per­ma­nen­cia de­be ser el mí­ni­mo te­nien­do en cuen­ta ca­da ca­so. Por cier­to, la ley de me­no­res chi­le­na otor­ga un tiem­po de un año que pue­de ser re­no­va­do. El pun­to es que, de acuer­do a las ci­fras en­tre­ga­das por el pro­pio Se­na­me, ca­si la mi­tad de los me­no­res ( 46%) que se en­cuen­tran en cen­tros de pro­tec­ción de­pen­dien­tes di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te de la ins­ti­tu­ción es­tu­vie­ron más de 12 me­ses en ella. Y el 25% es­tá en­tre dos y diez años. De­ma­sia­do, se­gún los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les. Pe­ro más allá de los pro­ble­mas pro­du­ci­dos en los ni­ños por las lar­gas es­ta­días, co­mo la de Lis­set­te, no son po­cas las vo­ces que se le­van­tan en con­tra de los Or­ga­nis­mos Co­la­bo­ra­do­res Acre­di­ta­dos del Se­na­me ( OCAS). Es­tas ins­ti­tu­cio­nes sin fi­nes de lu­cro son pri­va­das y es­tán en­fo­ca­das en brin­dar apo­yo apli­can­do los pro­gra­mas en fa­vor de los me­no­res y ad­mi­nis­tran­do ca­sas de aco­gi­da en las que se in­ter-

nan, siem­pre por la or­den de un juez, los me­no­res vul­ne­ra­dos. Re­ci­ben una sub­ven­ción de par­te del Es­ta­do, que se pa­ga en for­ma anual y de­be ajus­tar­se a los cu­pos que ca­da ins­ti­tu­ción dis­pon­ga. Un de­ta­lle: al igual que en el sis­te­ma es­co­lar, se pa­ga por ni­ño que efec­ti­va­men­te sea aten­di­do. Es­to úl­ti­mo es lo que, se­gún ad­vier­ten al­gu­nos ex­per­tos, es­ta­ría ge­ne­ran­do un es­tí­mu­lo com­ple­jo. Así lo en­tien­de el juez de fa­mi­lia Pe­dro Mal­do­na­do. “Es­to es al­go que por mu­cho tiem­po se vie­ne di­cien­do. Cuan­do tie­nes pro­gra­mas que se man­tie­nen en ba­se a la sub­ven­ción, ca­si ins­tin­ti­va­men­te, no es­tás dis­pues­to a, de un día pa­ra otro, que­dar­te sin ni­ños”, ex­pli­ca Mal­do­na­do, quien de­nun­ció al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co la muer­te de Lis­set­te Vi­lla. El ma­gis­tra­do agre­ga que si bien la in­ter­na­ción de los me­no­res es la úl­ti­ma al­ter­na­ti­va, una vez que su­ce­de la ins­ti­tu­ción de aco­gi­da de­be tra­ba­jar con la fa­mi­lia pa­ra que la per­ma­nen­cia sea por el me­nor tiem­po po­si­ble: “Es­to im­pli­ca que, si egre­sa­ran to­dos los ni­ños, na­tu­ral­men­te que el pro­gra­ma des­apa­re­ce. El in­cen­ti­vo per­ver­so es ése, por­que mien­tras tú co­bras sub­ven­ción por ni­ño, en el fon­do no ha­ces mu­cho pa­ra que se pro­duz­ca el egreso”. De acuer­do a los da­tos a los que tu­vo ac­ce­so Qué Pa­sa ( pu­bli­ca­dos en www. que­pa­sa. cl ), en­tre las ins­ti­tu­cio­nes que más re­cur­sos re­ci­bi­rán es­te año por es­te con­cep­to se cuen­tan Al­deas In­fan­ti­les S. O. S., con $ 1.700 mi­llo­nes; Coa­nil, con $ 1.500 mi­llo­nes, y la Cor­po­ra­ción Ma­ría Ayu­da, con $ 1.000 mi­llo­nes. To­do es­to, du­ran­te 2016. Los da­tos de la ins­ti­tu­ción gu­ber­na­men­tal agre­gan, ade­más, que a ma­yo de es­te año ha­bía 8.383 me­no­res en el sis­te­ma de pro­tec­ción in­ter­nos en re­si­den­cias; 7.322 de ellos se en­con­tra­ban en ho­ga­res de­pen­dien­te de los OCAS. Y só­lo 1.061 en ca­sas de aco­gi­das di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das al Se­na­me. Ade­más, exis­ten otros 52.350 aten­dién­do­se en pro­gra­mas am­bu­la­to­rios. “Aquí cla­ra­men­te hay un in­cen­ti­vo per­ver­so con es­tos cen­tros, por­que por un la­do pres­tan un ser­vi­cio que a to­das lu­ces pa­re­ce cues­tio­na­ble por los es­ca­sos re­sul­ta­dos de las in­ter­ven­cio­nes, y por otro se les pa­ga una sub­ven­ción por re­te­ner a ni­ños en es­tos lu­ga­res sin que me­die una eva­lua­ción por los avan­ces o lo­gros al­can­za­dos”, di­ce la dipu­tada Mar­ce­la Sa­bat, miem­bro de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra del Se­na­me, la cual pre­si­dió, y quien, ade­más, in­ter­pe­ló por és­te y otros te­mas a la mi­nis­tra Ja­vie­ra Blan­co. La par­la­men­ta­ria es una con­ven­ci­da de que el sis­te­ma de­be cam­biar­se: “Hay que bus­car una fór­mu­la en la que la sub­ven­ción es­té re­la­cio­na­da con los re­sul­ta­dos”.

APOR­TE IN­VES­TI­GA­TI­VO

Ha­ce un po­co más de cua­tro se­ma­nas, el fis­cal na­cio­nal, Jor­ge Ab­bott, nom­bró a Mar­cos Emil­fork ( je­fe re­gio­nal de Los Lagos) co­mo fis­cal es­pe­cial pa­ra in­da­gar las muer­tes ocu­rri­das al in­te­rior del Se­na­me. Lo an­te­rior, de­bi­do a la po­lé­mi­ca ori­gi­na­da en el nú­me­ro de ni­ños fa­lle­ci­dos (185) en­tre­ga­dos por el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia

“En es­te país se ha avan­za­do en de­re­chos so­cia­les; sin em­bar­go, esos de­re­chos no só­lo no los co­no­ce la fa­mi­lia que su­fre el pro­ble­ma, sino que tam­po­co las otras par­tes del sis­te­ma”, ex­pli­ca Es­te­la Or­tiz, del Con­se­jo Na­cio­nal de la In­fan­cia.

co­rres­pon­dien­te a me­no­res que per­die­ron la vi­da en el sis­te­ma de pro­tec­ción; fren­te a la ci­fra de 477 fa­lle­ci­dos a la que ac­ce­dió el dipu­tado Re­né Saf­fi­rio y que, se­gún los da­tos del mis­mo Se­na­me, co­rres­pon­den a la su­ma de los pri­me­ros y la de los muer­tos en el sis­te­ma de Res­pon­sa­bi­li­dad Pe­nal Ado­les­cen­te (292). Des­de que fue nom­bra­do, Emil­fork se de­di­có a for­mar un equi­po es­pe­cial que abar­ca­rá to­das las re­gio­nes del país, ade­más de PDI y pro­fe­sio­na­les del Ser­vi­cio Mé­di­co Le­gal. La idea es ha­cer, en pri­me­ra ins­tan­cia, un le­van­ta­mien­to to­tal de los me­no­res fa­lle­ci­dos en am­bos re­gí­me­nes ( pro­tec­ción y pe­nal). Eso, ade­más de pes­qui­sar ca­sos ya en eta­pa de in­ves­ti­ga­ción, co­mo el de Lis­set­te, de los que se ha­rá car­go con el apo­yo de los fis­ca­les que ya in­ves­ti­ga­ban. Es que y, tal co­mo lo re­co­no­ce Emil­fork a Qué Pa­sa, ade­más de in­da­gar pe­nal­men­te los ca­sos, la in­ves­ti­ga­ción ser­vi­rá pa­ra rea­li­zar una ra­dio­gra­fía al sis­te­ma de pro­tec­ción de me­no­res en Chi­le. “Sin du­da que en es­ta in­ves­ti­ga­ción se va a per­mi­tir vi­sua­li­zar dis­tin­tos as­pec­tos re­la­cio­na­dos con el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de pro­tec­ción del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res y sus or­ga­nis­mos co­la­bo­ra­do­res en re­la­ción con la in­fan­cia. Más allá de los re­sul­ta­dos pro­ce­sa­les a los que se pue­da lle­gar y que es­tán de­ter­mi­na­dos por el prin­ci­pio de ob­je­ti­vi­dad, los an­te­ce­den­tes nos van a ir dan­do lu­ces res­pec­to de dis­tin­tos as­pec­tos re­la­cio­na­dos con el Se­na­me”, sos­tie­ne Emil­fork, quien con­si­de­ra “ex­tre­ma­da­men­te va­lio­so” es­te even­tual apor­te del or­ga­nis­mo per­se­cu­tor. En to­do ca­so, Emil­fork ya ha de­tec­ta­do va­rias irre­gu­la­ri­da­des, co­mo la fal­ta de au­top­sias en ca­sos de chi­cos fa­lle­ci­dos y, co­mo en el te­ma de Lis­set­te Vi­lla, la fal­ta de pre­pa­ra­ción de las per­so­nas que es­ta­ban a car­go de la ni­ña cuan­do és­ta fa­lle­ció. Coin­ci­de así con las vo­ces que se­ña­lan que el sis­te­ma tie­ne de­ma­sia­das fa­len­cias. So­bre to­do las que apun­tan a que una ma­yo­ría de las ca­sas de aco­gi­das que re­ci­ben sub­ven­ción no cum­plen con los es­tán­da­res ade­cua­dos.

PRO­PUES­TAS Y REALI­DAD

Si bien el abo­ga­do de la Uni­cef Anuar Que­si­lle sos­tie­ne que no pue­de re­fe­rir­se es­pe­cí­fi­ca­men­te al fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma — pues la ins­ti­tu­ción es tam­bién un or­ga­nis­mo co­la­bo­ra­dor del Es­ta­do— sí pue­de ha­cer re­co­men­da­cio­nes pa­ra su me­jo­ra. “La idea de­be­ría ser po­der te­ner un or­ga­nis­mo fis­ca­li­za­dor in­de­pen­dien­te. Cuan­do tú tie­nes un en­te in­de­pen­dien­te del go­bierno, del Po­der Ju­di­cial o del Con­gres, o se pue­de rea­li­zar una eva­lua­ción si el pro­gra­ma cum­ple con la fun­ción pa­ra la cual fue con­tra­ta­do y si se pro­du­ce el efec­to que se re­quie­re, que es la de­sin­ter­na­ción de los me­no­res”, di­ce. Que­si­lle agre­ga que se pro­du­cen si­tua­cio­nes con­tra­dic­to­rias, co­mo que, mu­chas ve­ces, el mis­mo or­ga­nis­mo que en­tre­ga el pro­gra­ma tam­bién apor­ta la re­pre­sen­ta­ción le­gal de los chi­cos. Es­to úl­ti­mo se tra­du­ce en que los mis­mos que re­ci­ben el di­ne­ro de la sub­ven­ción por la per­ma­nen­cia del ni­ño, re­co­mien­den si es­tá en si­tua­ción de egre­sar o no. To­do un con­tra­sen­ti­do. Pa­ra Es­te­la Or­tiz, el pun­to es tra­ba­jar in­te­gral­men­te pa­ra pro­mo­ver, pri­me­ro, que los me­no­res no lle­guen a los ho­ga­res, y se­gun­do, si in­gre­san a uno, que la per­ma­nen­cia sea la me­nor: “Pen­sa­mos que lo ideal es que el ni­ño vi­va con su fa­mi­lia y no en ho­ga­res. Por lo tan-

EL HO­GAR GALVARINO FUE EL LU­GAR DON­DE FA­LLE­CIÓ LA PE­QUE­ÑA LIS­SET­TE VI­LLA EN ABRIL DE ES­TE AÑO.

EL FIS­CAL EMIL­FORK FOR­MÓ UN EQUI­PO PA­RA TRA­BA­JAR EN TO­DAS LAS RE­GIO­NES DEL PAÍS DON­DE HAN MUER­TO NI­ÑOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.