5 ideas pa­ra gas­tar el tiem­po li­bre

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Patricio Ja­ra ]

Aplas­ta­do por el pe­so de la vio­len­cia po­lí­ti­ca, a fi­nes de 1987 un fo­tó­gra­fo de pren­sa de­ci­de aban­do­nar su tra­ba­jo y mar­char­se a Chi­loé. Pa­ra en­ton­ces ya no vi­ve con su mu­jer ni su hi­jo. Allá en el Sur in­ten­ta­rá rear­mar su vi­da, pe­ro el in­fierno del que es­ca­pó, tiem­po des­pués, vol­ve­rá trans­for­ma­do en al­go tan­to o más ate­rra­dor. “Mi pa­dre ha­bía si­do un hom­bre que ha­bía des­apa­re­ci­do en el mar. Al­gu­na vez ha­bía si­do fo­tó­gra­fo. Sus fotos ha­bían sig­ni­fi­ca­do al­go, ha­bían cap­ta­do el es­pí­ri­tu de su tiem­po. Aho­ra ya no es­ta­ba con no­so­tros. De­trás su­yo ha­bía un enig­ma que nos im­por­ta­ba so­lo por­que re­mi­tía a su au­sen­cia”. Quien ha­bla es el per­so­na­je cu­ya voz con­du­ce la his­to­ria. Es la voz de ese ni­ño que aho­ra es un hom­bre y co­mo tal irá al Sur en bus­ca de su pa­dre, aun­que aque­llo im­pli­que plan­tar­se fren­te al abis­mo. Lla­ma la aten­ción que las por­ta­das de los úl­ti­mos li­bros de Ál­va­ro Bi­sa­ma sean fo­to­gra­fías en blan­co y ne­gro ( Rui­do, Los muer­tos). Es­ta re­nun­cia al co­lor in­clu­ye tam­bién a El bru­jo (Al­fa­gua­ra), su re­cien­te no­ve­la, cu­ya his­to­ria es tan­to so­bre en­fren­tar las grie­tas del pa­sa­do co­mo de ha­cer­se car­go de un pre­sen­te con­ver­ti­do en una ne­bu­lo­sa, en un ár­bol fron­do­so y de ra­mas tor­ci­das que no de­jan pa­sar la luz. Aun­que aque­llo es só­lo la pri­me­ra ca­pa. Bi­sa­ma es­cri­be so­bre la vio­len­cia sin ma­ti­ces, la que se he­re­da; esa vio­len­cia ani­mal que se ha­ce re­pe­ti­ti­va y se im­preg­na en to­dos la­dos. El bru­jo es­tá he­cho con ma­te­ria­les en apa­rien­cia con­ven­cio­na­les: la bús­que­da del pa­dre, el via­je y el pai­sa­je. Pe­ro aque­llo le bas­ta pa­ra ha­cer lo que to­do buen no­ve­lis­ta de­be ha­cer: re­de­fi­nir sus con­tor­nos y do­tar­los de nue­vos sig­ni­fi­ca­dos. ¿Pe­ro es tan dis­tin­ta El bru­jo de sus otras no­ve­las? Sí, al me­nos en la ma­ne­ra co­mo con­ju­ga los ele­men­tos an­tes men­cio­na­dos. Es­ta vez las for­mas de re­pre­sen­tar el mun­do, siem­pre pre­sen­tes en su na­rra­ti­va (el vi­deo, la pin­tu­ra, la fo­to­gra­fía, la mú­si­ca, el di­bu­jo), al­can­zan una di­men­sión más pro­fun­da, más po­lí­ti­ca y más os­cu­ra. Y es­to, des­de lue­go, asu­mien­do la apues­ta por con­tar una his­to­ria con tra­zos de no­ve­la po­li­cial (in­clui­do el gui­ño al pri­mer True De­tec­ti­ve) que po­co a po­co se mol­dea sin es­tar del to­do ama­rra­da al enig­ma que de­ter­mi­na la his­to­ria, pues en El bru­jo el mis­te­rio da pa­so a al­go más: a la alu­ci­na­ción y a la lo­cu­ra que ger­mi­na en ese lu­gar don­de el fin del mun­do no es otra co­sa que el lu­gar don­de la luz no lle­ga. Si nos que­da­mos es­pe­ran­do la gran no­ve­la so­bre la dic­ta­du­ra, Bi­sa­ma ofre­ce un po­de­ro­so re­la­to so­bre la tran­si­ción, so­bre aque­llo que se va os­cu­re­cien­do a me­di­da que bajamos en el ma­pa.

“El bru­jo”, de Ál­va­ro Bi­sa­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.