MUER­TOS

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Ale­jan­dra Cos­ta­mag­na ]

En­ri­que Lihn, en los años ochen­ta, lo de­cía así: “El tra­ba­jo del Tea­tro Fin de Si­glo in­sis­te en un dis­cur­so de­s­es­pe­ran­za­do y sen­ti­men­tal, al­go de mor­bo­so, pun­to de con­tac­to con ese in­vo­ca­do fin de si­glo que com­bi­nó la anar­quía, el eclec­ti­cis­mo, el ca­tas­tro­fis­mo y la efu­sión en el de­ca­den­tis­mo y el sim­bo­lis­mo”. Tres dé­ca­das más tar­de, con Lihn au­sen­te y ya en otro si­glo, la com­pa­ñía fun­da­da por Ra­món Grif­fe­ro vuel­ve a la car­ga con una de las obras más agu­das de su tiem­po: 99 La Mor­gue, un mon­ta­je en el que Chi­le apa­re­ce co­mo un gran de­pó­si­to de ca­dá­ve­res. La me­tá­fo­ra que ope­ra­ba en dic­ta­du­ra, ba­jo es­ta­do de si­tio y con la muer­te a la vuel­ta de la es­qui­na, hoy re­sue­na con otros ecos. Ya no es el si­tio del ho­rror, pe­ro fun­cio­na igual­men­te co­mo un lu­gar anes­te­sia­do, atra­pa­do en si­len­cios qui­rúr­gi­cos. Sin la as­fi­xia ochen­te­ra de por me­dio, es po­si­ble de­te­ner­se en la in­du­da­ble vi­gen­cia ar­tís­ti­ca de es­ta obra, es­tre­na­da en 1986. En es­te re­mon­ta­je vol­ve­mos a apre­ciar los cua­dros plás­ti­cos ar­ti­cu­la­dos por Grif­fe­ro con la bri­llan­te con­tri­bu­ción de Herbert Jonc­kers, que ar­mó la es­ce­no­gra­fía ori­gi­nal en la sa­la El Tro­lley. A es­to se su­man los apor­tes ac­tua­les de Ja­vie­ra To­rres, Gui­ller­mo Gan­ga y Ale­jan­dro Mi­ran­da, que ha­cen lo su­yo des­de el di­se­ño, la ilu­mi­na­ción y la mú­si­ca en el re­mo­de­la­do Tea­tro Ca­mi­lo Hen­rí­quez. Ve­ró­ni­ca Gar­cía-Hui­do­bro ( la úni­ca ac­triz del elen­co ori­gi­nal), Pau­li­na Urru­tia y Car­mi­na Rie­go so­bre­sa­len en sus di­ver­sos re­gis­tros y ro­les, que van des­de la chi­ca ro­mán­ti­ca a la pros­ti­tu­ta, la an­cia­na des- me­mo­ria­da o una An­tí­go­na atem­po­ral. Así pa­sa­mos de la festividad re­li­gio­sa al car­na­val pros­ti­bu­la­rio, de la tor­tu­ra y la ne­cro­fi­lia a la pa­ro­dia de un país vis­lum­bra­do co­mo una “po­bre co­lo­nia”. Del Chi­le de los ochen­ta al fu­tu­ro va­ti­ci­na­do, que hoy es nues­tro pre­sen­te. Grif­fe­ro mez­cla di­men­sio­nes y es­té­ti­cas pa­ra sa­cu­dir al es­pec­ta­dor pa­si­vo. Lo de­cía En­ri­que Lihn en su mo­men­to: “Se tra­ta a la vez de un tra­ba­jo con­cien­zu­do, me­ri­to­ria­men­te dis­tin­to al que rea­li­za en ge­ne­ral el tea­tro chi­leno com­pro­me­ti­do”. Hoy los su­ce­so­res de ese “tea­tro com­pro­me­ti­do” adop­tan otras coordenadas y en­cuen­tran nue­vas for­mas ar­tís­ti­cas. Pe­ro in­du­da­ble­men­te Grif­fe­ro y su Fin de Si­glo arro­ja­ron acá las pri­me­ras pie­dras.

En el Tea­tro Ca­mi­lo Hen­rí­quez. Has­ta el 4 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.