Una in­có­mo­da eter­ni­dad

¿CUÁN­TO CAM­BIAN LAS DU­DAS EXISTENCIALES DE LA HU­MA­NI­DAD A ME­DI­DA QUE AVAN­ZA LA TEC­NO­LO­GÍA? EL NOR­TE­AME­RI­CANO DON DELILLO SE MUE­VE EN TORNO A ESA PRE­GUN­TA EN “CE­RO K”, UNA NO­VE­LA, EN CIER­TO SEN­TI­DO, SO­BRE EL MIE­DO A EN­VE­JE­CER.

Que Pasa - - SUMARIO - [Por Patricio Ja­ra ] ||

Un re­fu­gio en al­gún si­tio en­tre Kir­guis­tán y Ka­za­jis­tán. Un bún­ker, si se quie­re, cons­trui­do con tec­no­lo­gía de pun­ta don­de un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res in­ten­ta dar el gran pa­so: sus­pen­der la vi­da de los en­fer­mos has­ta el día cuan­do sus ma­les ten­gan cu­ra. En­ton­ces los des­per­ta­rán pa­ra re­ci­bir su tra­ta­mien­to y, una vez sa­nos, vi­vi­rán por mu­chos años. Tal vez de­ma­sia­dos. Has­ta aquí, ape­nas el ar­gu­men­to de la his­to­ria. Lo apa­bu­llan­te es la pre­gun­ta que co­mien­za a ger­mi­nar cuan­do se­gui­mos la tra­ma: ¿ Cuán­to cam­bian las du­das existenciales de la hu­ma­ni­dad a me­di­da que avan­za la tec­no­lo­gía? Es­te es el mo­tor que mue­ve Ce­ro K, re­cien­te no­ve­la de Don DeLillo. Tal co­mo lo ha he­cho en las úl­ti­mas dé­ca­das, la na­rra­ti­va del nor­te­ame­ri­cano ha­ce foco en có­mo el hom­bre en­fren­ta su pro­pia na­tu­ra­le­za y la for­ma en que el mun­do que he­mos cons­trui­do, des­de la eco­no­mía, des­de la cien­cia, des­de el ar­te, nos de­ter­mi­na más de lo que es­ta­mos dis­pues­tos a re­co­no­cer. La muer­te co­mo gran con­di­cio­nan­te so­cial es re­cu­rren­te en los li­bros de DeLillo. En es­pe­cial en és­ta y en su aplau­di­da Rui­do de fon­do ( 1985). En pa­la­bras del crí­ti­co e in­ves­ti­ga­dor Patrick O’Donnell, el mie­do a la muer­te que ex­po­nen sus no­ve­las “se re­fle­ja en la fas­ci­na­ción por la tec­no­lo­gía y la de­pen­den­cia de pro­duc­tos que ofrez­can el me­jor bie­nes­tar po­si­ble co­mo una for­ma de eva­dir la cer­te­za de no ser in­mor­ta­les”. Ce­ro K, cu­yo nom­bre co­rres­pon­de a una uni­dad de tem­pe­ra­tu­ra lla­ma­da ce­ro ab­so­lu­to (- 273,15 gra­dos), cuen­ta la his­to­ria de Jef­frey Lock­hart, quien lle­ga a es­te cen­tro ex­pe­ri­men­tal pa­ra acom­pa­ñar a Ross, su pa­dre, en el mo­men­to en que Ar­tis, su ma­dras­tra desahu­cia­da, in­gre­se a la cá­ma­ra de con­ge­la­mien­to. “¿ Pien­sas en el fu­tu­ro?”, le pre­gun­ta Jef­frey a la mu­jer. “¿ En có­mo se­rá vol­ver? El cuer­po se­rá el mis­mo, sí, o in­clu­so me­jo­ra­do, ¿ pe­ro qué pa­sa con la men­te? ¿ La con­cien­cia no se ve­rá al­te­ra­da? ¿ Se­rás la mis­ma per­so­na?”. En otro pa­sa­je de la no­ve­la la pre­gun­ta re­gre­sa: “¿ Pien­sas en có­mo se­rá el mun­do cuan­do vuel­vas?” Y ella res­pon­de: “Pien­so en go­tas de agua”. En ma­nos de cual­quier au­tor de cien­cia fic­ción de me­dia­na es­to­fa es­ta no­ve­la se­ría un desas­tre. De se­gu­ro es­ta­ría col­ma­da de pa­la­bras chis­po­rro­tean­tes co­mo crio­pre­ser­va­ción, na­no­tec­no­lo­gía o del ad­je­ti­vo “ex­tra­ño” lí­nea por me­dio. Pe­ro DeLillo es un au­tor de es­ta­tu­ra mun­dial y en vez de que­dar­se en los gol­pes de efec­to, trans­for­ma su re­la­to en una cons­truc­ción en que las co­sas no se di­vi­den úni­ca­men­te en­tre lo po­si­ble o lo im­posi­ble, sino en al­go más sus­tan­cio­so, co­mo sa­ber has­ta dón­de eres ca­paz de to­le­rar las de­ci­sio­nes de tus pa­dres res­pec­to de la vi­da y la muer­te. O in­clu­so peor: ad­mi­tir que gra­cias al avan­ce tec­no­ló­gi­co el día de ma­ña­na ellos, los que qui­sie­ron en­trar en una cáp­su­la de con­ser­va­ción, po­drían vol­ver a la vi­da nor­mal sien­do más jó­ve­nes que tú. Es­to, si se quie­re, es el gan­cho. Lo que hay de­trás de Ce­ro K es una re­fle­xión so­bre el mie­do a en­ve­je­cer, a ne­gar­se a acep­tar que una vez que no es­te­mos el mun­do se­gui­rá su cur­so y tar­de o tem­prano nos ol­vi­da­rán, tal co­mo no­so­tros lo he­mos he­cho con al­gu­nos de los que par­tie­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.