Lec­cio­nes de vue­lo

Que Pasa - - SUMARIO - [Por Ro­dri­go Re­yes Duar­te ] ||

[ Por Ro­dri­go Re­yes Duar­te, abo­ga­do, di­rec­tor de Pre­la­fit Com­plian­ce ]

El es­ta­tu­to que bus­ca san­cio­nar las prác­ti­cas co­rrup­tas en el ex­tran­je­ro (FCPA, por sus si­glas en inglés) es un buen ejem­plo de có­mo Es­ta­dos Uni­dos ha ve­ni­do ex­ten­dien­do su bra­zo y apli­can­do su le­gis­la­ción an­ti­co­rrup­ción. La nor­ma se ocu­pa de un do­ble as­pec­to: el pa­go a un em­plea­do pú­bli­co en el ex­tran­je­ro efec­tua­do pa­ra ob­te­ner o re­te­ner ne­go­cios, por una par­te; y la omi­sión del de­bi­do re­gis­tro con­ta­ble de los gas­tos, por otra. Bien lo sa­be La­tam. La ae­ro­lí­nea in­ter­na­cio­nal lle­gó a sen­dos acuer­dos con la Co­mi­sión de Va­lo­res (SEC) y el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia (DOJ) de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra re­sol­ver el in­cum­pli­mien­to de la Ley de Prác­ti­cas Co­rrup­tas en el Ex­tran­je­ro (FCPA), que le sig­ni­fi­ca­rá pa­gar más de 22 mi­llo­nes de dó­la­res, for­ta­le­cer su pro­gra­ma de cum­pli­mien­to ( com­plian­ce) y el mo­ni­to­reo a tra­vés de un ex­per­to en es­ta área por al me­nos 27 me­ses. ¿Qué lec­cio­nes nos de­ja es­te ca­so? En pri­mer lu­gar, cons­ta en los do­cu­men­tos que fir­ma la em­pre­sa con las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses que exis­tie­ron pa­gos que su­man US$ 1,15 mi­llo­nes a un ase­sor o in­ter­me­dia­rio del Mi­nis­te­rio de Trans­por­te de Ar­gen­ti­na. De ello sur­ge la pri­me­ra con­clu­sión: se pue­de es­tar en pre­sen­cia de un so­borno

aun­que no se pa­gue di­rec­ta­men­te a un em­plea­do de la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do. Bas­ta que exis­ta pa­go a un su­je­to que desem­pe­ñe al­gu­na ac­ti­vi­dad tem­po­ral o per­ma­nen­te, re­mu­ne­ra­da o ad ho­no­rem, en nom­bre del Es­ta­do o de sus en­ti­da­des. Es de­cir, un ase­sor del Mi­nis­te­rio, aun­que no re­ci­ba re­mu­ne­ra­ción, de­be ser con­si­de­ra­do fun­cio­na­rio pa­ra efec­tos del de­li­to. No lo di­ce só­lo la le­gis­la­ción chi­le­na, tam­bién la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na con­tra la Co­rrup­ción. Por ello las nor­mas de FCPA son es­tric­tas en cuan­to a con­ta­bi­li­za­ción de los gas­tos de las em­pre­sas, por­que cuan­do se di­ce pa­gar una ase­so­ría de más de US$ 1 mi­llón, se pue­de es­tar pa­gan­do, en reali­dad, un so­borno. En se­gun­do lu­gar, el DOJ se­ña­la que la ae­ro­lí­nea no re­ve­ló vo­lun­ta­ria­men­te las vio­la­cio­nes a la FCPA y que no re­me­dió ade­cua­da­men­te las con­duc­tas de sus eje­cu­ti­vos, por lo que no pu­do op­tar a una re­ba­ja de la mul­ta. Es­to nos lle­va a otra di­rec­triz: an­te la exis­ten­cia de in­di­cios que pue­den cons­ti­tuir de­li­to, lo que ca­be ha­cer es coope­rar con la au­to­ri­dad, san­cio­nar a los eje­cu­ti­vos in­frac­to­res y en­tre­gar los an­te­ce­den­tes que per­mi­tan el es­cla­re­ci­mien­to to­tal de los he­chos. En ter­cer lu­gar, la au­to­ri­dad es­ta­dou­ni­den­se con­clu­ye que que­dó cues­tio­na­da la exis­ten­cia de un pro­gra­ma de cum­pli­mien­to ( com­plian­ce) efi­caz. Que­da cla­ro que lo más im­por­tan­te en una com­pa­ñía es la exis­ten­cia de una cul­tu­ra de cum­pli­mien­to y de es­tric­to acatamiento de las nor­mas. Y pa­ra ello es re­le­van­te el ejem­plo que en­tre­ga la al­ta di­rec­ción ( to­ne at the top). Si eso no exis­te, el pro­gra­ma que cons­ta en un es­plén­di­do ma­nual ser­vi­rá de po­co. Pe­ro sin du­da la en­se­ñan­za más im­por­tan­te que nos de­ja es­te ca­so y otros se­me­jan­tes es que los di­rec­to­res de em­pre­sas de­ben es­tar aten­tos a es­tas nor­mas de apli­ca­ción ex­tra­te­rri­to­rial. Y no só­lo los di­rec­to­res de la em­pre­sas que es­tán lis­ta­das en bol­sas de va­lo­res nor­te­ame­ri­ca­nas. Ya sa­be­mos que exis­te la ín­ti­ma con­vic­ción de ex­ten­der la ju­ris­dic­ción en es­tos ca­sos. De he­cho, no es ne­ce­sa­rio si­quie­ra que la em­pre­sa ten­ga ne­go­cios, cuen­tas o in­tere­ses en los Es­ta­dos Uni­dos, po­dría bas­tar que el so­borno se pa­gue en dó­la­res. Ade­más, un me­mo­rán­dum del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia ( DOJ) del año pa­sa­do ( Ya­tes Me­mo) po­ne acen­to en la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual por ac­tos ile­ga­les cor­po­ra­ti­vos, de mo­do tal que pa­ra ac­ce­der a beneficios las em­pre­sas de­ben coope­rar con la au­to­ri­dad en­tre­gan­do do­cu­men­ta­ción re­le­van­te so­bre eje­cu­ti­vos y even­tual­men­te di­rec­to­res que ha­yan par­ti­ci­pa­do en el ac­to ilí­ci­to. La OCDE ha se­ña­la­do que en la ma­yo­ría de los ca­sos los di­rec­to­res de em­pre­sas es­tán in­vo­lu­cra­dos o, cuan­do me­nos, tie­nen co­no­ci­mien­to de la prác­ti­ca co­rrup­ta, des­min­tien­do así la fal­sa per­cep­ción de que el cohe­cho es sim­ple­men­te un ac­to de un em­plea­do des­ho­nes­to.

LOS ACUER­DOS EN­TRE LA­TAM Y LA CO­MI­SIÓN DE VA­LO­RES Y EL DE­PAR­TA­MEN­TO DE JUS­TI­CIA DE ES­TA­DOS UNI­DOS RE­VE­LAN LOS ES­TRIC­TOS CRI­TE­RIOS CON LOS QUE AC­TÚAN LAS AGEN­CIAS RE­GU­LA­DO­RAS DE ESE PAÍS EN TE­MAS DE CO­RRUP­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.