Se­rrano bus­ca la re­den­ción

El ca­so de la co­rre­do­ra de Bol­sa Se­rrano no ter­mi­nó con la con­de­na a 15 años de To­más Se­rrano Pa­rot. La Cor­te Su­pre­ma dio un vuel­co en la par­te civil y le atri­bu­yó ma­la fe al gru­po To­ron­to, or­de­nan­do la res­ti­tu­ción de los bie­nes que él les tras­pa­só. “To­do

Que Pasa - - SUMARIO - [por Sabine Drys­da­le]

Los pa­si­llos son es­tre­chos, hú­me­dos, su­cios, hue­len a pi­pí y hay que arri­mar­se al mu­ro pa­ra que pue­dan pa­sar unos reos es­po­sa­dos. Es una ma­ña­na so­lea­da de ju­lio, pe­ro aquí, en la cár­cel de al­ta se­gu­ri­dad, no en­tra la luz y ha­ce un frío gé­li­do. En una sa­la con un es­cri­to­rio y dos si­llas es­pe­ra, ya sin es­po­sas, To­más Se­rrano Pa­rot, a quien han tras­la­da­do des­de el anexo Ca­pi­tán Ya­ber pa­ra es­ta en­tre­vis­ta. To­más Se­rrano tie­ne la apa­rien­cia de un hom­bre ru­do, la es­pal­da an­cha, las ma­nos grue­sas y esa se­gu­ri­dad en sí mis­mo cuan­do ha­bla fuer­te, sin ti­tu­beos, sin des­pe­gar la mi­ra­da de los ojos, in­clu­so cuan­do el te­ma son sus pro­pios de­mo­nios. Se­rrano fue con­de­na­do a 15 años de pri­sión por uso in­de­bi­do de cus­to­dias, en­tre­ga de in­for­ma­ción fal­sa al mer­ca­do, y es­ta­fa reite­ra­da, un frau­de que al­can­zó $ 12 mil mi­llo­nes. Ya lle­va cin­co años pri­va­do de li­ber­tad. Ca­si uno en­te­ro lo pasó en la ex Pe­ni­ten­cia­ría. “Ahí tu­ve que de­fen­der­me, tu­ve que ca­che­tear a va­rios”, di­ce. Man­tie­ne la sa­ni­dad men­tal con una ru­ti­na de­por­ti­va, una ali­men­ta­ción es­par­ta­na y la ayu­da de an­ti­de­pre­si­vos y som­ní­fe­ros; le cues­ta con­ci­liar el sue­ño. “El su­fri­mien­to que ves acá es te­rri­ble. ¿Sa­bes lo que más me ha im­pre­sio­na­do?, ver a gen­te que no tie­ne na­da que per­der. Yo ten­go tres hi­jos pre­cio­sos, una mu­jer ma­ra­vi­llo­sa, ten­go una ma­má her­mo­sa, ten­go her­ma­nas, so­bri­nos, ten­go mu­cho que per­der to­da­vía. Soy un hom­bre fe­liz, ten­go mis dos ma­ni­tos, mis dos oji­tos, soy in­te­li­gen­te, voy a sa­lir de es­to. Pe­ro aquí hay mu­cha gen­te que no tie­ne na­da que per­der. En­fren­tar­se con un ti­po así es a-te-rro-ri-zan-te”, di­ce. De sú­bi­to se cor­ta la luz, y es­ta sa­la y el res­to de la cár­cel que­dan en la os­cu­ri­dad ab­so­lu­ta. Se oyen gri­tos a lo le­jos. Son se­gun­dos in­quie­tan­tes. Me pa­ro y cie­rro la puer­ta que da al pa­si­llo. “Tran­qui­la”, me di­ce Se­rrano. “Son cor­tes de luz, no­más. Es­ta­mos en la cár­cel de má­xi­ma se­gu­ri­dad de Chi­le, aquí es­tán los ma­los, pe­ro

es­tán to­dos en­jau­la­dos, así que tran­qui­la”. Se­rrano pa­re­ce tran­qui­lo y a la vez ex­pec­tan­te, por­que su ca­so en la par­te civil ha da­do un vuel­co ju­di­cial. La Cor­te Su­pre­ma, con seis con­tun­den­tes fa­llos, con­fir­mó la nu­li­dad de los tras­pa­sos de bie­nes —pro­pie­da­des fa­mi­lia­res, mi­nas, ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios, una co­rre­do­ra de bol­sa en Pe­rú, en­tre otros, que Se­rrano ava­lúa en $ 52 mil mi­llo­nes— que él, al ver­se ame­na­za­do por una quie­bra in­mi­nen­te, le hi­zo al gru­po To­ron­to Trust. Ha­bía una an­ti­gua re­la­ción de con­fian­za: ope­ra­ban con él ha­cía 15 años y su ge­ren­te era su en­ton­ces gran ami­go de la ju­ven­tud, Da­niel Orez­zo­li, cu­yos hi­jos lo lla­ma­ban ca­ri­ño­sa­men­te “tío Co­yo­ti­to”. Se­rrano les hi­zo los tras­pa­sos en enero de 2009, me­ses an­tes de que la co­rre­do­ra ca­ye­ra en de­fault. Su idea era dar­los en ga­ran­tía por di­ne­ro fres­co pa­ra en­fren­tar los even­tua­les re­ti­ros del res­to de sus clien­tes. Pe­ro no con­tó con que los abo­ga­dos de To­ron­to, y que tam­bién re­pre­sen­ta­ron a Orez­zo­li y a sus fa­mi­lia­res, se con­ver­ti­rían en los más fie­ros que­re­llan­tes. Los fa­llos de la Su­pre­ma di­cen el gru­po To­ron­to “ac­tuó de ma­la fe”, al pa­gar­se pre­fe­ren­te­men­te y que de­be­rá res­ti­tuir los bie­nes. Sin em­bar­go, na­da de eso ha su­ce­di­do. “Has­ta la fe­cha, el gru­po To­ron­to no ha de­vuel­to na­da y ha rea­li­za­do una se­rie de ac­tos y con­tra­tos que en­tor­pe­cen la res­ti­tu­ción or­de­na­da”, acu­sa el abo­ga­do Jo­sé An­to­nio Vial, re­pre­sen­tan­te de Luis Fe­li­pe La­nas, quien des­ta­pó el ca­so en ma­yo de 2009, cuan­do fue a re­ti­rar sus in­ver­sio­nes. Que la Su­pre­ma acu­se “ma­la fe” su­po­ne que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­be­ría in­ves­ti­gar la quie­bra frau­du­len­ta, y las ac­tua­cio­nes del gru­po To­ron­to; sin em­bar­go, sor­pren­dió a los acree­do­res al co­mu­ni­car su or­den de no per­se­ve­rar. “Im­pi­dió así con­ti­nuar la in­ves­ti­ga­ción y ce­rró las aris­tas que pu­die­ran in­vo­lu­crar a quie­nes par­ti­ci­pa­ron en los ac­tos y con­tra­tos do­lo­sos que la Su­pre­ma ra­ti­fi­có co­mo nu­los”, agre­ga el abo­ga­do Vial. Ni el abo­ga­do civil de To­ron­to, Mau­ri­cio He­de­rra, ni el pe­na­lis­ta Ma­nuel Ga­rri­do, ni el vi­ce­pre­si­den­te del fon­do en Chi­le, el abo­ga­do Ser­gio Cruz Ba­rri­ga, ni el pro­pio Da­niel Orez­zo­li con­tes­ta­ron los re­que­ri­mien­tos de Qué Pa­sa pa­ra que die­ran su ver­sión. En tan­to, To­más Se­rrano, des­de la cár­cel, di­ce se­gu­ro: “Mi ca­so no es una es­ta­fa pi­ra­midal don­de la pla­ta des­apa­re­ció, la pla­ta siem­pre ha es­ta­do. To­dos los clien­tes de Se­rrano se pa­ga­rán, co­mo que me lla­mo To­más Se­rrano. Yo sí soy cul­pa­ble de ha­ber usa­do las cus­to­dias y sí soy cul­pa­ble de que el ba­lan­ce no di­je­ra que

es­ta­ban usa­das, y por eso me cas­ti­ga­ron nue­ve años. Des­pués, soy cul­pa­ble de ser un im­bé­cil por con­fiar en mi ami­go Da­niel Orez­zo­li y en el Gru­po To­ron­to”. “Ter­mi­né sien­do el ton­to al que le me­tie­ron el de­do en la bo­ca. Ja­más es­ta­fé a na­die, el di­ne­ro es­tá y lo tie­ne es­ta gen­te”, ase­gu­ra. Ya pre­sen­tó que­re­llas por fal­so tes­ti­mo­nio y per­ju­rio y anun­cia otra por es­ta­fa. Los fa­llos de la Su­pre­ma los man­dó a tra­du­cir al con­su­la­do de EE.UU. pa­ra pre­sen­tar­los en la Bol­sa ame­ri­ca­na y ca­na­dien­se. Y no se que­da ahí: “Ellos hi­cie­ron un au­men­to de ca­pi­tal de $ 3.000 mi­llo­nes a $ 22 mil mi­llo­nes el año 2010. ¿Y có­mo suscribieron ese au­men­to de ca­pi­tal? con los $ 52 mil mi­llo­nes que le sus­tra­je­ron a la fa­mi­lia Se­rrano, sub­va­lo­ri­zán­do­los. O sea, no só­lo es­ta­ban es­ta­fan­do y pa­gán­do­se pre­fe­ren­te­men­te en la quie­bra, sino que es­ta­ban la­van­do a tra­vés de un au­men­to de ca­pi­tal fic­ti­cio”, ase­gu­ra.

—En­ton­ces, es­ta se­ría la his­to­ria del la­drón ro­ba­do.

—No fue ro­bar. Ro­bar es una pa­la­bra fuer­te. Yo di­go uti­li­zar, tal co­mo el de­li­to es­tá ti­pi­fi­ca­do: la uti­li­za­ción de las cus­to­dias de mis clien­tes sin la au­to­ri­za­ción de los mis­mos. Yo usé las cus­to­dias pe­ro no pa­ra ro­bár­me­las, las usé co­mo ga­ran­tías tran­si­to­ria­men­te. Mi ne­go­cio de usar las car­te­ras fun­cio­na­ba en la me­di­da que yo les po­día pa­gar.

—¿En qué es­ta­ba pen­san­do cuán­do de­ci­dió ocu­par las cus­to­dias de sus clien­tes?

—Es­ta­ba pen­san­do en sal­var­me de un ne­go­cio que se es­ta­ba ca­yen­do a pedazos. Los ban­cos ha­bían to­ma­do el con­trol del ne­go­cio y no po­día com­pe­tir con­tra ellos, y nos ha­bían cor­ta­do las lí­neas de cré­di­to. Con la cri­sis sub­pri­me me to­có caer y tra­té de ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble, pe­ro me equi­vo­qué, y eso tra­jo con­se­cuen­cias que de­ci­dí en­fren­tar. Des­de la quie­bra has­ta la au­dien­cia de for­ma­li­za­ción pa­sa­ron seis me­ses, yo no te­nía arrai­go, y pu­de ha­ber to­ma­do un avión, co­mo otros se­ño­res, y no lo hi­ce. Di la ca­ra. —Pu­do ha­ber di­cho “el ne­go­cio no da, cie­rro la puer­ta por fue­ra”, pe­ro arries­gó la pla­ta de sus clien­tes.

—Eso es ver­dad. Cuan­do mi pa­pá se sui­ci­dó (Rai­mun­do Se­rrano Mac Au­lif­fe) yo lle­va­ba un mes ca­sa­do. Mi mu­jer me ro­gó que ven­die­ra la co­rre­do­ra de Bol­sa. Me di­jo “es­to nos va a des­truir, por­que tú no tie­nes la fuer­za”.

—Fue muy am­bi­cio­so.

— Sí, pe­ro la am­bi­ción no era só­lo de ga­nar pla­ta, sino tam­bién de ser re­co­no­ci­do, de sa­car a la fa­mi­lia ade­lan­te, por­que cuan­do se sui­ci­dó mi her­mano y dos años des­pués se sui­ci­dó mi pa­pá, pa­sa­mos a ser una fa­mi­lia de mier­da. A mi ma­má la ba­su­rea­ban por­que “qué ha­brá he­cho es­ta vie­ja pa­ra que se le sui­ci­da­ran los dos, aho­ra le que­da es­te otro que se le va a sui­ci­dar li­ge­ri­to”. Mi ma­má era una due­ña de ca­sa que nun­ca en su vi­da ha­bía fir­ma­do un che­que. Mis dos her­ma­nas es­ta­ban en el co­le­gio. Yo las en­tre­gué a sus ma­ri­dos en el al­tar. Nun­ca se me va a ol­vi­dar es­ta ima­gen: mi pa­pá se ha­bía pe­ga­do un ti­ro con una pis­to­la que la­men­ta­ble­men­te le ha­bía re­ga­la­do yo, y le di­je, ti­ra­do en el pi­so: “Vie­jo, te las man­das­te, me fal­tas­te la pa­la­bra”, por­que me ha­bía pro­me­ti­do que no lo iba a ha­cer. Pe­ro ju­ré que sus tres mu­je­res no iban a pa­sar ni hambre ni frío. To­mé eso co­mo ban­de­ra de lu­cha y me equi­vo­qué, era muy jo­ven, te­nía 26 años. Lo hi­ce pa­ra reivin­di­car el nom­bre de mi vie­jo.

—Le die­ron una pe­na al­tí­si­ma. Quin­ce años. ¿Se ima­gi­nó al­go así?

—Ja­más. Aquí ob­via­men­te hay irre­gu­la­ri­da­des de to­do ti­po. Voy a en­trar en un te­rreno su­per­de­li­ca­do: en el ca­so Se­rrano hu­bo tres fis­ca­les: Car­men Glo­ria Se­gu­ra, Ma­nuel Ra­mí­rez Be­ren­guer y Xi­me­na Chong, que es la je­fa de la ( ha­ce co­mi­llas ima­gi­na­rias) Fis­ca­lía de Al­ta Com­ple­ji­dad. Cuan­do hay una quie­bra, uno se pre­gun­ta ¿dón­de es­tá la

Me to­có caer y tra­té de ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble, pe­ro me equi­vo­qué, y eso tra­jo con­se­cuen­cias que de­ci­dí en­fren­tar. Des­de la quie­bra has­ta la au­dien­cia de for­ma­li­za­ción pa­sa­ron seis me­ses, pu­de ha­ber to­ma­do un avión, co­mo otros se­ño­res y no lo hi­ce. Di la ca­ra

pla­ta? Yo le hi­ce una por­me­no­ri­za­da de­cla­ra­ción a la se­ño­ra Chong, y le di­je que “aquí hay tre­ce es­cri­tu­ras pú­bli­cas don­de yo trans­fe­rí $ 52 mil mi­llo­nes al gru­po To­ron­to con in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da, que se la di yo a mi ami­go en el pe­rio­do de sos­pe­cha de la quie­bra, pla­ta que re­ci­bió en des­me­dro del res­to de los acree­do­res, vio­lan­do el pro­ce­so con­cur­sal de la quie­bra”.

—¿Y ?

—La se­ño­ra Chong no hi­zo na­da.

—¿Cree que su de­fen­sa fa­lló?

–Yo fui te­rri­ble­men­te mal de­fen­di­do. Es­co­gí unos abo­ga­dos pé­si­mos. El abo­ga­do prin­ci­pal fue el fa­mo­so “Chi­co” Pe­ña (ex fis­cal Ale­jan­dro Pe­ña). Él te­nía el fa­mo­so jui­cio de los ca­ra­bi­ne­ros en Ari­ca y re­sul­ta que de los 110 días que du­ró mi jui­cio, él es­tu­vo 18 días. Me ma­ne­jé mal. En ese pe­río­do es­tu­ve muy afec­ta­do por la fa­mi­lia. En enero de 2015, Da­niel Orez­zo­li de­cla­ró en Qué Pa­sa no sa­ber que su ex ami­go es­ta­ba a pun­to de que­brar cuan­do le tras­pa­só los bie­nes. Pe­ro en­tre ellos ha­bía ac­ti­vos de­li­ca- dos, co­mo el cam­po fa­mi­liar de su ma­dre en Tal­ca y la ca­sa don­de vi­vían su mu­jer y sus tres hi­jos. Se­rrano tie­ne otra ver­sión.

—¿Có­mo le con­tó?

—Fue en mi de­par­ta­men­to en Pro­vi­den­cia, la úl­ti­ma se­ma­na de oc­tu­bre del 2008. Le co­men­to que es­tán sus pla­tas y las de To­ron­to ocu­pa­das, que la co­rre­do­ra Se­rrano es­tá en muy ma­la si­tua­ción fi­nan­cie­ra y que ne­ce­si­to me fi­nan­cie a mí, y que yo le tras­pa­so to­das las ga­ran­tías ne­ce­sa­rias pa­ra responder, no só­lo a él, sino que tam­bién al res­to de los clien­tes. Yo no lo que­ría de­frau­dar, yo no que­ría que ca­ye­ra con­mi­go, por­que sa­bía que es­to le iba a cos­tar el pues­to.

—¿Se preo­cu­pó pri­me­ro de sus ami­gos que del res­to de sus clien­tes?

— Sí, pe­ro yo sa­bía que él te­nía la lla­ve pa­ra sal­var­me. Él re­pre­sen­ta a un ban­co de in­ver­sio­nes ca­na­dien­se, que se de­di­ca al ne­go­cio ries­go­so, es­pe­cu­la­ti­vo, ba­jo es­trés. Me di­jo: “Lo voy a te­ner que con­ver­sar con Ca­na­dá, con mi je­fe (Al­bert Fried­berg, que en Chi­le es fun­da­dor del co­le­gio ju­dío Mai­mo­ni­des School)”. Nos vol­vi­mos a juntar. “Al­bert me di­jo lo si­guien­te: Yo no soy po­lí­ti­co, no soy dipu­tado, así que di­le a Se­rrano que yo no lo voy a de­nun­ciar ni a la Su­pe­rin­ten­den­cia de Va­lo­res, ni a la Bol­sa de Co­mer­cio, sino que me en­tre­gue las ga­ran­tías y yo lo voy a sal­var a él y voy a sal­var­me yo. Pe­ro yo no soy un ban­co, yo no ne­ce­si­to ga­ran­tías 3 a 1, tie­ne que dar­me 5 a 1”. Yo le tras­pa­sé 5 ve­ces la pla­ta que se de­bía a to­dos los clien­tes de Se­rrano, in­clui­do él. El 21 de enero de 2009, cuan­do hi­cie­ron las trans­fe­ren­cias y se ins­cri­bie­ron las úl­ti­mas pro­pie­da­des a nom­bre de To­ron­to, Orez­zo­li me di­jo: “Qué­da­te tran­qui­lo, me voy de va­ca­cio­nes, y nos ve­mos en mar­zo”. Pe­ro en mar­zo me di­jo “hay pro­ble­mas, es­tá to­do es­to de la cri­sis

sub­pri­me y los ac­ti­vos tó­xi­cos, voy a via­jar a Ca­na­dá a ver qué pa­sa”. Le pe­dí que me man­tu­vie­ra in­for­ma­do, pe­ro ya no me con­tes­tó más el te­lé­fono. Eran las pri­me­ras se­ma­nas de abril cuan­do me di cuen­ta de que me ha­bían en­ga­ña­do. Y en ma­yo apa­re­ció Luis Fe­li­pe La­nas pa­ra res­ca­tar su pla­ta.

—¿Y qué hi­zo en ese tiem­po?

—Co­rrí pa­ra to­dos la­dos de­ses­pe­ra­do. Fui a ha­blar con abo­ga­dos. Fui a ha­blar con Orez­zo­li, lo pre­sio­né, fui a su ca­sa, no me re­ci­bió. Me di­jo “ol­ví­da­te de mí, ha­bla con los abo­ga­dos”.

—Cues­ta en­ten­der que, si ya se ha­bían pa­ga­do, ha­yan si­do sus abo­ga­dos los que más se em­pe­ña­ron en me­ter­lo

Bus­qué una so­lu­ción y la en­con­tré, pe­ro en vez de eso me me­tie­ron pre­so y así des­ar­ti­cu­la­ron la po­si­bi­li­dad de po­der pa­gar. Y em­pe­za­ron los ru­mo­res, los cuen­tos, los ar­tícu­los de la pren­sa. Yo que­dé co­mo un sin­ver­güen­za, co­mo un es­ta­fa­dor, co­mo un dro­ga­dic­to, chan­ta. Me arrui­na­ron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.