Con pa­la­bra y con mú­si­ca

Pau­la Mi­ran­da es la aca­dé­mi­ca con el tra­ba­jo más vas­to y acu­cio­so en torno a Vio­le­ta Pa­rra. Es­tu­vo al cui­da­do de la pri­me­ra pu­bli­ca­ción con la poe­sía de la crea­do­ra, y alis­ta pa­ra no­viem­bre un li­bro en coau­to­ría so­bre su víncu­lo con la ri­tua­li­dad ma­pu­che.

Que Pasa - - SUMARIO - [por Ma­ri­sol Gar­cía]

—Es­pe­ra un po­co — pi­de Pau­la Mi­ran­da mien­tras co­nec­ta a su compu­tador por­tá­til el ca­ble USB de unos pe­que­ños par­lan­tes. Un par de clics y su­ce­de lo in­creí­ble: su ofi­ci­na de la Fa­cul­tad de Le­tras UC se lle­na de pron­to con la voz de Vio­le­ta Pa­rra, en un diá­lo­go en­tre ella y un jo­ven ma­pu­che ve­ni­do no sa­be­mos de cuán­do, no sa­be­mos de dón­de. Nun­ca an­tes ha­bía­mos es­cu­cha­do al­go así. “Y di­me, ¿qué can­tos te can­ta­ba tu ma­mi­ta pa­ra ha­cer­te dor­mir? ¿Re­cuer­das al­guno?”. La voz de la ar­tis­ta es in­con­fun­di­ble, y no cues­ta mu­cho in­tuir el con­tex­to de esa con­ver­sa­ción. En los via­jes por Chi­le que la ocu­pa­ron du­ran­te años, una de sus ur­gen­cias fue re­gis­trar can­tos y dé­ci­mas man­te­ni­dos has­ta en­ton­ces só­lo por trans­mi­sión oral, con los can­to­res po­pu­la­res co­mo úni­cos guar­dia­nes. Lo sor­pren­den­te no es ima­gi­nar a Vio­le­ta Pa­rra en ese afán, sino que una pro­fe­so­ra de li­te­ra­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca e in­ves­ti­ga­do­ra so­bre poe­sía chi­le­na —au­to­ra del aplau­di­do es­tu­dio La poe­sía de Vio­le­ta

Pa­rra (2013)— ha­ya po­di­do al fin dar con es­tas gra­ba­cio­nes, es­tu­diar­las y que, a tra­vés su­yo, es­té a pun­to de abrir una an­cha puer­ta pa­ra com­pren­der me­jor la obra de la más im­por­tan­te cantautora chi­le­na. O, co­mo Pau­la Mi­ran­da pre­fie­re lla­mar­la, la me­jor de nues­tras “poe­tas de la mú­si­ca”. — Son gra­ba­cio­nes que de­mues­tran que Vio­le­ta Pa­rra tu­vo con­tac­to con el mun­do ma­pu­che de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca e in­ten­cio­na­da —ex­pli­ca so­bre las cua­tro cin­tas de mú­si­ca y con­ver­sa­ción ha­lla­das en el Ar­chi­vo Sonoro de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, y que has­ta aho­ra no se ha­bían da­do a co­no­cer pú­bli­ca­men­te—. Uno po­día ver en su poé­ti­ca mu­chas coin­ci­den­cias con el can­to tra­di­cio­nal ma­pu­che, pe­ro no sa­bía­mos en qué mo­men­to su es­cu­cha tan pro­di­gio­sa se ha­bía co­nec­ta­do con el mun­do in­dí­ge­na. Aho­ra te­ne­mos ese es­la­bón per­di­do. Las cin­tas que Pau­la Mi­ran­da ha po­di­do es­cu­char con­tie­nen cua­ren­ta can­tos tra­di­cio­na­les ma­pu­ches re­co­pi­la­dos por Vio­le­ta Pa­rra en pue­blos cer­ca­nos a Te­mu­co en­tre 1957 y 1958, jun­to a con­ver­sa­cio­nes su­yas con can­to­res in­dí­ge­nas. Un li­bro que apa­re­ce­rá en no­viem­bre por Pehuén, en coau­to­ría con las aca­dé­mi­cas Alli­son Ra­may y Eli­sa

Lon­con, mues­tra el de­ta­lle de esas gra­ba­cio­nes, ana­li­za su im­por­tan­cia y, en ba­se a un ex­ten­so tra­ba­jo en te­rreno, re­cons­tru­ye con­tex­to, ma­pas, re­des y fo­to­gra­fías. —Aun­que no en­tien­da el idio­ma, Vio­le­ta sa­be que lo esen­cial pa­ra el ma­pu­che es la pa­la­bra, que ahí es­tá to­do su men­sa­je. Y en­ton­ces la es­cu­chas pre­gun­tar: “¿Qué di­ce la pa­la­bra?”.

—¿Qué di­ce esa in­quie­tud so­bre ella mis­ma?

—A Vio­le­ta siem­pre se la ha re­ci­bi­do co­mo una ar­tis­ta múl­ti­ple, pe­ro to­dos re­co­no­cen que una de sus for­ta­le­zas es su tra­ba­jo con la pa­la­bra. Es ahí don­de ella afir­ma su ar­te. En el mun­do de la can­ción ac­tual ella es atí­pi­ca por­que es una poe­ta de la mú­si­ca, no una sim­ple can­tan­te. Y, a la vez, en el ám­bi­to de la poe­sía tam­bién es dis­tin­ta por­que agre­ga to­da la ri­que­za de la mú­si­ca. Per­te­ne­ce a esos dos mun­dos y tran­si­ta muy có­mo­da­men­te en­tre am­bos. Ubi­car a Vio­le­ta Pa­rra en­tre los gran­des poe­tas de Chi­le pa­re­ce hoy no só­lo una apre­cia­ción ló­gi­ca, sino que ade­más un de­ber. No es­tá só­lo la al­tu­ra ex­tra­or­di­na­ria y uni­ver­sal de los tex­tos de sus can­cio­nes —son 118 las co­no­ci­das—, sino tam­bién la in­ter­ven­ción so­bre los can­tos que re­co­pi­ló, las dé­ci­mas au­to­bio­grá­fi­cas que se le pu­bli­ca­ron pós­tu­ma­men­te, her­mo­sas car­tas su­yas en ver­so, y las de­ce­nas de com­po­si­cio­nes que no lle­gó a mu­si­ca­li­zar, pe­ro que que­da­ron ano­ta­das co­mo tex­tos pa­ra can­cio­nes. Con to­do ese acervo co­no­ci­do a la vis­ta, Pau­la Mi­ran­da que­dó al cui­da­do de la re­co­pi­la­ción, es­tu­dio y no­tas del nue­vo Poe­sía, pu­bli­ca­ción de 460 pá­gi­nas de la edi­to­rial de la Uni­ver­si­dad de Val­pa­raí­so y la Fun­da­ción Vio­le­ta Pa­rra que por pri­me­ra vez le da a la crea­do­ra el es­ta­tus de una poe­ta que me­re­ce el tra­to de tal. No es un can­cio­ne­ro, tam­po­co una se­lec­ción de los ver­sos des­ta­ca­dos de una cantautora. Co­mo des­ta­ca la no­ta de los edi­to­res del li­bro, “es­tas crea­cio­nes de la gran ar­tis­ta chi­le­na son poe­sía, gran poe­sía, a la al­tu­ra de la poe­sía de Ne­ru­da, Mis­tral, Ni­ca­nor Pa­rra, en­tre otros. Poe­mas que —es­ta­mos se­gu­ros— se sos­tie­nen co­mo ta­les, in­clu­so en lu­ga­res don­de no se co­noz­ca a Vio­le­ta Pa­rra co­mo mú­si­co”.

—¿Por qué no exis­tió an­tes un li­bro co­mo es­te?

—En ge­ne­ral, en­ten­de­mos res­tric­ti­va­men­te lo que ha si­do la poe­sía. ¿Quién de­ter­mi­na quié­nes son poe­tas? El mun­do li­te­ra­rio, que es bas­tan­te au­to­rre­fe­ren­te, pro­cla­ma quié­nes pue­den o no en­trar a su círcu­lo. Pe­ro Vio­le­ta per­te­ne­ció a dos mun­dos, la mú­si­ca y la poe­sía, que por mu­chos si­glos es­tu­vie­ron uni­dos co­mo al­go in­se­pa­ra­ble. Ella be­be de una tra­di­ción an­ces­tral que amal­ga­ma can­to, pa­la­bra y ri­tual. La mi­ra­da que di­fe­ren­cia tan ta­jan­te­men­te es­tos dos mun- dos es una in­ven­ción mo­der­na, pre­jui­cio­sa y bur­gue­sa, que por suer­te es­tá sien­do su­pe­ra­da.

—¿Fue va­lo­ra­da por los gran­des poe­tas de su tiem­po?

— Gen­te co­mo Ne­ru­da, De Rok­ha y el pro­pio Ni­ca­nor Pa­rra la va­lo­ra­ron in­fi­ni­ta­men­te co­mo la gran ar­tis­ta y poe­ta que era. Al­gu­nos pien­san que su per­te­nen­cia a lo po­pu­lar la de­bi­li­ta, pe­ro pa­ra mí es to­do lo con­tra­rio: eso la for­ta­le­ce. En Chi­le, la cul­tu­ra po­pu­lar, a di­fe­ren­cia de la de elite [son­ríe], es una cul­tu­ra ri­ca, va­ria­da, com­ple­ja, ele­gan­te, con un aba­ni­co de gus­to muy amplio. Vio­le­ta re­pre­sen­ta la ri­que­za de ese mun­do, lo mez­cla y lo lle­va a po­si­bi­li­da­des in­sos­pe­cha­das en el ám­bi­to de la cul­tu­ra mo­der­na, pues lo ha­ce y des­ha­ce co­mo quie­re.

—Ella nun­ca se de­fi­nió a sí mis­ma co­mo una poe­ta; de­cía ser una can­to­ra. ¿Qué re­la­ción sa­bes que pu­do ha­ber es­ta­ble­ci­do con los poe­tas de su tiem­po?

—Mu­cha cer­ca­nía con De Rok­ha. Tra­ba­ja tam­bién mu­chos años con Gon­za­lo Ro­jas; mu­si­ca­li­za co­sas su­yas y él la in­flu­ye con lec­tu­ras. Y con En­ri­que Lihn se lle­va­ba su­per­bién, lo que es su­per­in­te­re­san­te. Cuan­do a Vio­le­ta le preguntan cuál es el poe­ta que más ad­mi­ra, ella di­ce así, tex­tual: “El can­tor ma­yor de nues­tros can­to­res es En­ri­que Lihn”. Es ma­ra­vi­llo­so, es una fra­se su­per­sig­ni­fi­ca­ti­va. Efec­ti­va­men­te, Lihn es un ti­po de poe­ta que re­li­ga, que ha­ce una poe­sía su­per­ri­tual, de ges­tua­li­dad, ca­paz de im­pro­vi­sar an­te una si­tua­ción da­da, co­nec­ta­do con su co­mu­ni­dad, con su épo­ca. Y sien­to que Vio­le­ta Pa­rra es al­guien que lee su épo­ca, y tie­ne mu­cha in­te­li­gen­cia pa­ra dar­se cuen­ta de que al­guien co­mo Lihn, sin to­mar la gui­ta­rra, es un can­tor.

“Me due­le mu­cho cuan­do di­cen que sus can­cio­nes son sen­ci­llas, o que lle­gan al pue­blo por su sim­ple­za, co­mo si el pue­blo fue­se un ni­ño chi­co al que hay que pro­te­ger. Ba­na­li­zar­la es com­pli­ca­do, por­que ella re­pre­sen­ta una cul­tu­ra de mu­jer muy po­de­ro­sa, de ar­tis­ta muy so­fis­ti­ca­da y trans­gre­so­ra. Un es­pí­ri­tu ab­so­lu­ta­men­te li­bre, que no en­tra en ca­non al­guno”.

—¿Crees que fue al­guien que le­yó mu­cho?

—Es muy di­fí­cil sa­ber­lo. Creo que Vio­le­ta, co­mo bue­na poe­ta, es al­guien de la es­cu­cha. Es­tá siem­pre aten­ta y to­do lo re­gis­tra, “gra­ba no­che y día gri­llos y ca­na­rios” [son­ríe]. Cons­cien­te o no cons­cien­te, es­tu­vie­se crean­do o no: es­cu­cha. No es al­guien eru­di­to en el sen­ti­do li­bres­co, pe­ro es­tá en con­tac­to con los poe­tas. Y sí re­ci­be mu­cha in­fluen­cia de Ni­ca­nor, y si Ni­ca­nor te cuen­ta un li­bro o te re­ci­ta un poe­ma, es me­jor a que lo leas. Al tra­ba­jo pa­ra Poe­sía, Pau­la Mi­ran­da fue con­vo­ca­da ba­jo el tra­to de que el li­bro pu­bli­ca­ría la obra com­ple­ta ya co­no­ci­da. El acuer­do fue cam­bian­do en el ca­mino. Por la mag­ni­tud de la obra, se hi­zo una se­lec­ción más aco­ta­da de sus tex­tos re­co­pi­la­dos y re­crea­dos, y se abrió la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar un nú­me­ro im­por­tan­te de dé­ci­mas en otra ver­sión que la co­no­ci­da más diez poe­mas-can­cio­nes an­tes iné­di­tos en po­der de su hi­ja ma­yor. Isa­bel Pa­rra ac­ce­dió a com­par­tir­las, jun­to a una ver­sión al­ter­na­ti­va ( y des­co­no­ci­da has­ta aho­ra) del texto de “Gra­cias a la vi­da”. —Y no es to­do. Des­co­no­ce­mos el cor­pus glo­bal. Exis­ten al me­nos tres ver­sio­nes de sus dé­ci­mas au­to­bio­grá­fi­cas en di­fe­ren­tes cua­der­nos. Hay car­tas su­yas en mu­chos lu­ga­res del mun­do. Hay can­cio­nes no gra­ba­das pe­ro com­pues­tas. Es­tán los poe­mas que ella es­cri­bió en los años cua­ren­ta, cuan­do es­ta­ba ca­sa­da con Luis Ce­re­ce­da, y que tie­nen que es­tar en al­gu­na par­te. Qui­zás una de las ta­reas bo­ni­tas a fu­tu­ro sea re­cons­truir ese rom­pe­ca­be­zas. Creo que mu­chas per­so­nas en el mun­do, pe­ro so­bre to­do en Chi­le, de­ben te­ner co­sas de ella. Y tam­bién te­ne­mos que asu­mir que mu­cho ma­te­rial su­yo se per­dió, irre­me­dia­ble­men­te. El pró­xi­mo 4 de oc­tu­bre se lar­gan las ac­ti­vi­da­des de lo que se ce­le­bra­rá for­mal­men­te co­mo el Cen­te­na­rio Vio­le­ta Pa­rra. En 2017 se cum­pli­rán los cien años del nacimiento de la ar­tis­ta en San Car­los y, a la vez, el exac­to me­dio si­glo de su muer­te en la car­pa de La Rei­na. No hay es­pa­cio pa­ra re­ce­lo por la even­tual institucionalización de ese aniver­sa­rio, es­ti­ma Pau­la Mi­ran­da. —Es el mo­men­to pa­ra re­co­no­cer al­go que en su mo­men­to no se re­co­no­ció con la su­fi­cien­te al­tu­ra ni va­lor, y que en par­te es mo­ti­vo de ese sui­ci­dio. Ella es­tá su­per­vi­gen­te, y es muy que­ri­da por la gen­te. Qui­zás el desafío es­té en asu­mir qué ha­ce­mos aho­ra con esa obra tan vi­va. — ¿ Qué ma­len­ten­di­dos crees que per­sis­ten so­bre su obra?

—Me due­le mu­cho cuan­do di­cen que sus can­cio­nes son sen­ci­llas, o que lle­gan al pue­blo por su sim­ple­za, co­mo si el pue­blo fue­se un ni­ño chi­co al que hay que pro­te­ger. Me mo­les­ta tam­bién cuan­do se di­ce que no tu­vo pre­pa­ra­ción o que era des­or­de­na­da. Ba­na­li­zar­la es com­pli­ca­do, por­que ella re­pre­sen­ta una cul­tu­ra de mu­jer muy po­de­ro­sa, de ar­tis­ta muy so­fis­ti­ca­da y trans­gre­so­ra. Un es­pí­ri­tu ab­so­lu­ta­men­te li­bre que no en­tra en ca­non al­guno. —El li­bro Poe­sía tie­ne un or­den que no es cro­no­ló­gi­co y que guía al lec­tor en un re­co­rri­do. ¿Ha­cia dón­de es­ti­mas que avan­za su obra poé­ti­ca?

—Por la com­ple­ji­dad y so­fis­ti­ca­ción de su poe­sía fue muy di­fí­cil con­ver­tir el li­bro en un con­cep­to. Al fi­nal pu­di­mos fi­jar un es­que­le­to, no tan ex­plí­ci­to, que va mos­tran­do las dis­tin­tas Vio­le­tas que son la Vio­le­ta: más ape­ga­da a la tra­di­ción, más mo­der­na, más an­ti, más trans­gre­so­ra, más lú­di­ca, más so­cial, etc. Su ca­mino fue co­mo un pla­gar­se de vo­ces, ha­cia ese “can­to de to­dos que es mi pro­pio can­to”, que apa­re­ce co­mo su ci­ma en Las úl­ti­mas com­po­si­cio­nes (1966). En su pa­la­bra re­sue­nan cien­tos de ecos de otras tradiciones, ora­les y es­cri­tas, mo­der­nas y an­ces­tra­les, de los can­to­res que ella re­co­pi­ló y de la poe­sía mo­der­na. Más que se­guir dis­cu­tien­do so­bre si es real­men­te una de nues­tras me­jo­res poe­tas (de eso es­toy con­ven­ci­da), me gus­ta más la idea de pen­sar e ima­gi­nar cuá­les son las ven­ta­jas de pen­sar­la co­mo poe­ta, de leer­la y escucharla co­mo tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.