Un lo­bo arre­pen­ti­do

Aa­ron Beam era el ge­ren­te de fi­nan­zas de la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se Healt­hSouth cuan­do se in­vo­lu­cró en un frau­de que de­bió pa­gar con cár­cel. Hoy se de­di­ca a con­tar su ex­pe­rien­cia y ad­ver­tir so­bre la im­por­tan­cia de ha­cer ne­go­cios de ma­ne­ra co­rrec­ta. A eso v

Que Pasa - - SUMARIO - [por Pau­la Mo­li­na]

Lo com­pa­ran con “el lo­bo de Wall Street”. Pe­ro él mar­ca una di­fe­ren­cia: “Lo­bo bueno”, di­ce. Más tar­de co­rri­ge: “Yo no era un lo­bo, sim­ple­men­te fui dé­bil, no tu­ve el co­ra­je de ha­cer lo co­rrec­to”. Aa­ron Beam, ex ge­ren­te de fi­nan­zas de la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se Healt­hSouth, sal­tó di­rec­ta­men­te des­de las gran­des li­gas de las fi­nan­zas cor­po­ra­ti­vas a la cár­cel de Ala­ba­ma, acu­sa­do de dar ini­cio a un frau­de que lle­gó a los 4.600 mi­llo­nes de dó­la­res. Healt­hSouth ma­ne­ja­ba una red de clí­ni­cas y ser­vi­cios de en­fer­me­ría es­pe­cia­li­za­dos pa­ra la reha­bi­li­ta­ción de pa­cien­tes en dis­tin­tos es­ta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos. Pe­ro los nú­me­ros no eran tan bue­nos co­mo sus accionistas que­rían, y Beam em­pe­zó a “ma­qui­llar al chan­cho”, co­mo di­ce una ex­pre­sión po­pu­lar en Es­ta­dos Uni­dos. Beam ha­bla­rá de su ex­pe­rien­cia y de sus re­fle­xio­nes al res­pec­to en el se­mi­na­rio “Es­cán­da­los em­pre­sa­ria­les en pri­me­ra per­so­na: Có­mo vol­ver a po­ner­se de pie”, ort­ga-

ni­za­do por Tran­se­lec, Qué Pa­sa y Fun­da­ción Ge­ne­ra­ción Em­pre­sa­rial, que se rea­li­za­rá el miér­co­les 24 de agos­to en el Ho­tel W. —¿Qué era “ma­qui­llar al chan­cho” en su em­pre­sa?

—Cuan­do nos reunía­mos con los in­ver­sio­nis­tas y ellos per­ci­bían al­gu­nas co­sas que pa­re­cían pro­ble­má­ti­cas, no­so­tros te­nía­mos que mos­trar nues­tra me­jor ca­ra. Cuan­do las cuen­tas no son bue­nas, la em­pre­sa se ve fea, co­mo un chan­cho. Así que le po­nía­mos un po­co de lá­piz la­bial pa­ra que se viera me­jor de lo que era. —Y pa­ra eso em­pe­za­ron a fal­sear la con­ta­bi­li­dad...

— Em­pe­za­mos a fal­si­fi­car las ga­nan­cias o a “co­ci­nar los li­bros”, que sig­ni­fi­ca de­cir al pú­bli­co y las au­to­ri­da­des que es­tás ga­nan­do más di­ne­ro del que real­men­te tie­nes. Es men­tir, es un de­li­to. “Co­ci­nar los li­bros” es fal­si­fi­car tus ga­nan­cias, es otra ma­ne­ra de re­fe­rir­se al frau­de fi­nan­cie­ro. —Y us­ted em­pe­zó a “co­ci­nar los li­bros” de su em­pre­sa

“La cár­cel es ne­ce­sa­ria. Cuan­do no hay cas­ti­go es más fá­cil ac­tuar ile­gal­men­te. Yo fui a la cár­cel, es­tu­ve tres me­ses en pri­sión y eso me cam­bió la vi­da. Fue muy, muy hu­mi­llan­te. Y por cier­to que eso hi­zo que me die­ra cuen­ta de que lo que yo ha­bía he­cho era un de­li­to se­rio”.

en 1996, du­ran­te unos nue­ve me­ses, y lue­go re­nun­ció. — Sí. El frau­de em­pe­zó ba­jo mi su­per­vi­sión, y es­toy muy de­cep­cio­na­do de mí mis­mo por ha­ber per­mi­ti­do que ocu­rrie­ra. Y qui­zás si yo no lo hu­bie­ra per­mi­ti­do ini­cial­men­te, ja­más ha­bría ocu­rri­do. Pe­ro yo es­ta­ba allí. Era 1996 y no es­tá­ba­mos al­can­zan­do nues­tros ob­je­ti­vos fi­nan­cie­ros. Te­nía un je­fe muy do­mi­nan­te y cuan­do él su­gi­rió que te­nía­mos que “ma­qui­llar los nú­me­ros”, no tu­ve el co­ra­je pa­ra de­cir no. Ha­cer lo co­rrec­to ne­ce­si­ta una gran do­sis de co­ra­je. Yo no tu­ve el co­ra­je de po­ner­me de pie y de­cir que no. —¿Y cuán­do se de­tu­vo?

—Ca­si in­me­dia­ta­men­te des­pués. Me sen­tía su­pe­ra­do por la culpa, la au­to­de­cep­ción, el arre­pen­ti­mien­to. Me le­van­ta­ba con la sen­sa­ción de que oja­lá es­to nun­ca hu­bie­ra pa­sa­do. Fue una sen­sa­ción que tu­ve des­de el prin­ci­pio, pe­ro ya es­ta­ba allí. Y cuan­do em­pie­zas al­go así, es di­fí­cil pa­rar. —Us­ted se fue de la em­pre­sa, pe­ro mu­cha gen­te se que­dó. En ge­ne­ral, la gen­te no pa­ra has­ta que la pi­llan; no se sien­te de­cep­cio­na­da de sí mis­ma, sino, por el con­tra­rio, pue­de sen­tir­se in­clu­so au­daz. —Eso es par­te del pro­ble­ma. Pe­ro us­ted se re­fie­re más bien a so­ció­pa­tas, a per­so­nas que no sien­ten culpa, aun­que es­tén en­ga­ñan­do o da­ñan­do a otras per­so­nas. Pa­ra ese ti­po de per­so­na­li­dad es fá­cil se­guir ade­lan­te con es­te ti­po de frau­des. Hay gen­te así en el mun­do del tra­ba­jo, gen­te pa­ra la cual las re­glas no sig­ni­fi­can na­da, y si uno es­tá tra­ba­jan­do pa­ra al­guien con esas ca­rac­te­rís­ti­cas, só­lo ca­be re­nun­ciar. Yo sen­tía que era una bue­na per­so­na, y me sen­tí cul­pa­ble cuan­do em­pe­cé a ac­tuar mal. En nue­ve me­ses de­jé la com­pa­ñía. Pe­ro el frau­de si­guió du­ran­te los pró­xi­mos años. —Y pro­ba­ble­men­te no to­das esas per­so­nas eran so­ció­pa­tas. ¿Por qué cree que ellos se que­da­ron aun­que sa­bían que es­ta­ban ha­cien­do al­go ile­gal? —En Es­ta­dos Uni­dos, tú sa­bes que lo más pro­ba­ble es que si te pi­llan en un frau­de, vas a ter­mi­nar en la cár­cel. Y el te­mor a la cár­cel es tan fuer­te, que la gen­te si­gue ade­lan­te con la es­pe­ran­za de que no los pi­llen, o de que van a po­der pa­rar an­tes de que los pi­llen. Es co­mo una tram­pa. Yo re­nun­cié, pe­ro no lla­mé a las au­to­ri­da­des ni de­nun­cié los ma­los ma­ne­jos de la em­pre­sa, por­que te­nía mie­do a la cár­cel. Fi­nal­men­te igual me fui a pri­sión. Pe­ro re­co­noz­co que pa­ra mí es di­fí­cil en­ten­der que al­guien se­pa que es­tá ha­cien­do al­go ile­gal du­ran­te sie­te años, sien­ta la culpa y no re­nun­cie. Yo creo que me ha­bría vuel­to al­cohó­li­co, que no po­dría ha­ber li­dia­do con esa si­tua­ción. Por eso me fui. —En Chi­le se ha de­ba­ti­do si es ne­ce­sa­rio po­ner pe­nas de cár­cel pa­ra de­li­tos lla­ma­dos “de cue­llo y cor­ba­ta”. ¿Cree que esas son efec­ti­vas en es­tos ca­sos? —Creo que la cár­cel es ne­ce­sa­ria. Cuan­do no hay cas­ti­go es más fá­cil ac­tuar ile­gal­men­te, es al­go que es­tá en la na­tu­ra­le­za del com­por­ta­mien­to hu­mano. Yo fui a la cár­cel, es­tu­ve tres me­ses en pri­sión y eso me cam­bió la vi­da. Mi es­po­sa tu­vo que arras­trar­me a la pri­sión por­que sen­tía ver­güen­za. Te­nía 60 años y me de­cían a qué ho­ra acos­tar­me, a qué ho­ra le­van­tar­me, a qué ho­ra co­mer; fue muy, muy hu­mi­llan­te. Y por cier­to que eso hi­zo que me die­ra cuen­ta de que lo que yo ha­bía he­cho era un de­li­to se­rio. Al­gu­nos di­rán que yo de­be­ría ha­ber es­ta­do en­car­ce­la­do diez años, que tres me­ses no es na­da. No es­toy de acuer­do. Yo no voy a co­me­ter otro de­li­to co­mo el que hi­ce, y si me hu­bie­ran man­da­do a la cár­cel por diez años más, eso no me ha­bría he­cho me­jor. —¿Qué pa­sa con las per­so­nas que lo ha­cen por­que creen que la re­gu­la­ción es po­co cla­ra o ex­ce­si­va, o que pue­den apro­ve­char un va­cío le­gal, o por­que creen que son más in­te­li­gen­tes que el sis­te­ma? ¿O po­lí­ti­cos que creen que las do­na­cio­nes de una em­pre­sa no los com­pro­me­ten? —Lo que us­ted des­cri­be son for­mas de ra­cio­na­li­zar nues-

tro com­por­ta­mien­to pa­ra po­der mi­rar­nos al es­pe­jo ca­da ma­ña­na. Cuan­do la gen­te co­me­te pe­que­ños de­li­tos tien­de a ra­cio­na­li­zar su com­por­ta­mien­to, a de­cir que to­do el mun­do ha­ce lo mis­mo, que en reali­dad no es­tá da­ñan­do a na­die, que a lo me­jor in­clu­so es­tá ayu­dan­do a la eco­no­mía, por­que tie­ne una em­pre­sa y es­tá crean­do em­pleos. To­dos es­tos de­li­tos par­ten así, de a po­co, no pa­re­cen tan ma­los. Pien­sas que no es tan gra­ve y lue­go de un tiem­po te vuel­ves in­sen­si­ble, los de­li­tos cre­cen, y un día te mi­ras y te di­ces: “Dios mío, soy un ban­di­do”. A ve­ces uno par­te con pe­que­ñas men­ti­ras. Un po­lí­ti­co o un em­pre­sa­rio te ofre­ce una ce­na muy agra­da­ble, te re­ga­lan en­tra­das pa­ra un even­to de­por­ti­vo. ¿Es eso co­rrup­ción o sim­ple cordialidad? Pe­ro en al­gún mo­men­to te van a pe­dir al­go y vas a te­ner que responder. —Us­ted era una per­so­na ri­ca cuan­do co­me­tió frau­de. A ve­ces exis­te la idea de que la gen­te que ya tie­ne di­ne­ro va a sen­tir­se me­nos ten­ta­da a co­me­ter es­tos de­li­tos… —Me in­clino a pen­sar que los ri­cos co­me­ten tan­tos frau­des co­mo los po­bres. Y adi­vino que si es­tu­dias los frau­des fi­nan­cie­ros más so­fis­ti­ca­dos, sus au­to­res son gen­te que te­nía mu­cho di­ne­ro. Los po­bres sa­can co­sas de las tien­das sin pa­gar. No tie­nen el co­no­ci­mien­to pa­ra ar­mar es­ta­fas al in­te­rior del sis­te­ma. Ri­chard Scrushy, que era

mi je­fe, te­nía una for­tu­na de 600 mi­llo­nes de dó­la­res cuan­do dio ini­cio al frau­de en Healt­hSouth. El te­nía una for­tu­na y nos pi­dió que “co­ci­ná­ra­mos los da­tos”. Y lo hi­zo por­que no que­ría per­der su ri­que­za. —¿Có­mo de­tie­nes to­do es­te pro­ce­so?

—Crear una re­la­ción éti­ca fir­me en­tre el go­bierno, las em­pre­sas y las per­so­nas es un tra­ba­jo du­ro. Yo no tu­ve el co­ra­je de ha­cer lo co­rrec­to. El go­bierno y las em­pre­sas ne­ce­si­tan re­cor­da­to­rios per­ma­nen­tes y de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas fir­mes que nos ase­gu­ren que es­tán ha­cien­do las co­sas bien, éti­ca­men­te. Uno se vuel­ve lo que prac­ti­ca. Y la gen­te que es­tá en los pues­tos más im­por­tan­tes ne­ce­si­ta li­de­rar con su ejem­plo, ha­cer ver a los de­más que la éti­ca es im­por­tan­te. —¿Qué se pue­de ha­cer en los ám­bi­tos de for­ma­ción a ni­vel de eje­cu­ti­vos, em­pre­sa­rios?

—Creo que más que cual­quier otra co­sa ne­ce­si­ta­mos edu­car­nos en es­ta idea: que, al lar­go pla­zo, ga­nar con tram­pa no fun­cio­na. Pue­de que lle­gues a la ci­ma, pue­des ga­nar un mon­tón de pla­ta en­ga­ñan­do a los de­más. Pe­ro en el lar­go pla­zo, a la gen­te y a las em­pre­sas les va me­jor cuan­do se ad­mi­nis­tran de for­ma éti­ca y res­pon­sa­ble. Tie­nes que en­se­ñar eso. Al corto pla­zo, ha­cer tram­pa te lle­va­rá le­jos. Pe­ro en el lar­go pla­zo, te va a de­rri­bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.