NO TAN pa­cien­tes

Que Pasa - - EDITORIAL - Fran­cis­co Ara­ve­na F. Edi­tor ge­ne­ral fran­cis­co.ara­ve­na@que­pa­sa.cl

Ha­ce unas se­ma­nas no apa­re­cía en la lis­ta de pen­dien­tes. Era de esos te­mas que lu­cían un as­te­ris­co en el pa­pel, co­mo un asun­to que se sa­be que en al­gún mo­men­to ha­brá que re­vi­sar, pe­ro no to­da­vía. Al­go se ha­bía he­cho y ese al­go era su­fi­cien­te: una co­mi­sión de ex­per­tos —có­mo no— con su lis­ta de re­co­men­da­cio­nes pa­ra con­si­de­ra­ción del go­bierno. Pe­ro el des­con­ten­to ex­plo­tó por un ca­so par­ti­cu­lar, una no­ti­cia, un es­cán­da­lo pu­so el te­ma so­bre la me­sa. Y eso fue su­fi­cien­te. El pro­ble­ma de las pen­sio­nes dio pa­so a una mar­cha mul­ti­tu­di­na­ria, y lue­go otra, con pan­car­tas con­tra las AFP. Bien po­dría mi­rar el mun­do de las isa­pres lo que ha pa­sa­do en el cam­po pre­vi­sio­nal. Hay ele­men­tos en co­mún: no son po­pu­la­res, la que­ja de los usua­rios es fre­cuen­te, las acu­sa­cio­nes de abu­sos son re­cu­rren­tes y aun­que el des­con­ten­to has­ta aho­ra se ha tra­du­ci­do en po­co más que re­cur­sos ju­di­cia­les con­tra las al­zas en el pre­cio de los pla­nes, na­da ga­ran­ti­za que se que­da­rá ahí. Es cier­to, son me­nos los chilenos que es­tán afi­lia­dos a ellas; pe­ro esos chilenos sa­ben mar­char. Só­lo bas­ta que los in­vi­ten. El go­bierno ya hi­zo al­go: creó —có­mo no— un pa­nel de ex­per­tos que le en­tre­gó una se­rie de re­co­men­da­cio­nes pa­ra me­jo­rar el sis­te­ma. Sue­na co­no­ci­do. Por eso, cuan­do un ac­tor del sis­te­ma se en­fer­ma, es ra­zo­na­ble que las au­to­ri­da­des em­pie­cen a con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.