Punk ale­mán y Vio­le­ta Pa­rra

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Die­go Zú­ñi­ga Con­tre­ras, des­de Bonn ]

Die Ärzte y Die To­ten Ho­sen son, se­gu­ra­men­te, las dos ban­das de punk-rock más co­no­ci­das de Ale­ma­nia. En la pri­me­ra un ti­po que se lla­ma Ro­dri­go Gon­zá­lez to­ca el ba­jo, can­ta y a ve­ces tam­bién to­ma la gui­ta­rra. Gon­zá­lez na­ció en 1968 en Val­pa­raí­so, y en 1974 de­bió aban­do­nar el país tras el gol­pe de Es­ta­do. Su fa­mi­lia se asen­tó en Ham­bur­go, don­de de­ce­nas de chilenos in­ten­ta­ron re­cons­truir un pe­da­zo de la pa­tria en sus ca­sas. Ar­ma­ron pe­ñas y oye­ron el Can­to Nue­vo, a Víc­tor Ja­ra, Vio­le­ta Pa­rra, Inti-Illi­ma­ni y Qui­la­pa­yún. Ha­bía em­pa­na­das, vino y dis­cur­sos. Gon­zá­lez cre­ció en ese am­bien­te y su per­fec­to ale­mán pue­de, si él así lo desea, mu­tar en un es­pa­ñol pla­ga­do de chi­le­nis­mos en co­sa de mi­lé­si­mas de se­gun­do. Por eso ha­ce mu­cho sen­ti­do que sea él y no otro quien pro­ta­go­ni­ce el do­cu­men­tal El via­je, es­tre­na­do el 11 de agos­to en Ale­ma­nia y con pla­nes es­pe­cí­fi­cos de lle­gar a Chi­le vía fes­ti­va­les. La his­to­ria es sen­ci­lla: el mú­si­co desea re­com­po­ner su me­mo­ria mu­si­cal y po­ner­le un pai­sa­je a ella, un pai­sa­je que va­ya más allá del Chi­le que su pa­dre cons­tru­yó en Ham­bur­go. Gon­zá­lez va re­co­rrien­do y re­cons­tru­yen­do su me­mo­ria con la ayu­da de re­co­no­ci­das fi­gu­ras de la escena mu­si­cal chi­le­na, co­mo Chi­noy, Ca­mi­la Mo­reno y Eduar­do Ca­rras­co, lí­der de Qui­la­pa­yún. Tam­bién se pier­de en los ce­rros de Val­pa­raí­so con el Ma­cha, voz y ros­tro de Chi­co Tru­ji­llo, ban­da a la que Gon­zá­lez les pro­du­jo el dis­co Pa­ria. El mú­si­co lle­ga has­ta Ay­sén, se en­can­ta con los ma­pu­ches en el la­go Lleu Lleu, es­cu­cha bo­le­ros en el Puer­to y, mien­tras re­co­rre en bus las ca­rre­te­ras de Chi­le, lee a Con­do­ri­to. El via­je es un do­cu­men­tal que, en 90 mi­nu­tos, bus­ca po­ner en pan­ta­lla un pin­ce­la­zo de la mú­si­ca de los 60 y 70 ac­tua­li­za­da por in­tér­pre­tes del 2016. Es un in­ten­to in­tere­san­te por re­cu­pe­rar la esen­cia de al­go que los exi­lia­dos con se­gu­ri­dad sa­brán en­ten­der mu­cho me­jor que el res­to de los es­pec­ta­do­res: esa sen­sa­ción de es­tar le­jos de ca­sa y de que­rer ha­cer de tu li­ving, de tu dor­mi­to­rio, un pe­da­zo de Chi­le ex­tir­pa­do de la tie­rra de la que tu­vis­te que par­tir. Vién­do­lo así, es po­si­ble per­do­nar al­gu­nas pie­zas que pa­re­cen fue­ra de lu­gar en el fil­me –el via­je a la co­mu­ni­dad ma­pu­che sue­na for­za­do y po­dría ex­pli­car­se por el in­te­rés per­so­nal del di­rec­tor de El via­je, el ale­mán de pa­dre chi­leno Nahuel Ló­pez– o los es­ca­sos se­gun­dos que se brin­dan a la vi­si­ta de Gon­zá­lez al Mu­seo a Cie­lo Abier­to de San Mi­guel. Pe­ro esos be­mo­les se sub­sa­nan con la mag­ní­fi­ca guía del ba­jis­ta. Su na­tu­ra­li­dad ha­ce que le pi­da a Ca­mi­la Mo­reno que se se­que el pe­lo pa­ra que no se res­fríe o que mi­re con in­cre­du­li­dad a Chi­noy cuan­do és­te le di­ce que una jau­ría de pe­rros con la que se to­pan en Val­pa­raí­so po­dría ata­car­los (en Ale­ma­nia no hay pe­rros ca­lle­je­ros). El do­cu­men­tal con­si­gue unir dos mun­dos to­tal­men­te aje­nos, el del ale­mán co­mún y co­rrien­te que ama la mú­si­ca y el de los chilenos que de­bie­ron es­ca­par de un gol­pe de Es­ta­do. Cual­quier aman­te de las can­cio­nes de pro­tes­ta, de la cum­bia y de los bo­le­ros, que son los es­ti­los que se oyen en El via­je, agra­de­ce­rá al mú­si­co punk su de­seo de re­cons­truir su in­fan­cia a tra­vés de los acor­des de unas can­cio­nes que for­man par­te del re­per­to­rio más pro­fun­do de la cul­tu­ra chi­le­na.

EN HAM­BUR­GO Y BERLÍN FUE EL LAN­ZA­MIEN­TO DEL DO­CU­MEN­TAL “EL VIA­JE”, DON­DE EL BA­JIS­TA DE LA BAN­DA DIE ÄRZTE, RO­DRI­GO GON­ZÁ­LEZ, MUES­TRA SU PE­RI­PLO POR CHI­LE A LA CA­ZA DE SU ME­MO­RIA MU­SI­CAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.