¿DE QUÉ MURIÓ LIS­SET­TE?

Que Pasa - - ACTUALIDAD - [ Por Ro­dri­go Ver­ga­ra ]

Una se­rie de fac­to­res de ries­go con­ver­tían a Lis­set­te Vi­lla, la ni­ña cu­yo de­ce­so en un cen­tro del Sename desató la cri­sis del ser­vi­cio, en po­ten­cial víc­ti­ma. Se­gún un in­for­me de la PDI, a eso se su­mó el mal ma­ne­jo de la cri­sis fi­nal de la pe­que­ña por par­te de las fun­cio­na­rias de la ins­ti­tu­ción, lo que sig­ni­fi­có su muer­te por as­fi­xia.

Un pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio pro­du­ci­do lue­go de des­com­pen­sar­se por la pe­na de no ser vi­si­ta­da por su ma­dre. Esa fue la pri­me­ra ver­sión que en­tre­gó la ex di­rec­to­ra del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Sename), Mar­ce­la La­bra­ña, a raíz del fa­lle­ci­mien­to de la me­nor de 11 años Lis­set­te Vi­lla Po­ble­te, quien murió en el Cen­tro de Ad­mi­nis­tra­ción Di­rec­ta (Cread) Gal­va­rino de la re­par­ti­ción pú­bli­ca en­car­ga­da de la aten­ción de los me­no­res vul­ne­ra­dos. Pe­ro pa­ra la po­li­cía las ra­zo­nes del de­ce­so de Lis­set­te, ocu­rri­do la tar­de - no­che del pa­sa­do 11 de abril, son otras. Un in­for­me del De­par­ta­men­to de Me­di­ci­na Cri­mi­na­lís­ti­ca de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes (PDI) —al que tu­vo ac­ce­so Qué Pa­sa— pro­fun­di­za en una se­rie de fac­to­res que ha­cían de Lis­set­te una me­nor de al­to ries­go, los que se pa­sa­ron por al­to a la ho­ra de aten­der la úl­ti­ma cri­sis que vi­vió el día de su muer­te. Se­gún es­te re­por­te, el mal ma­ne­jo de la cri­sis ha­bría des­en­ca­de­na­do una se­rie de he­chos, se­gún la po­li­cía, to­tal­men­te evi­ta­bles, que pro­vo­ca­ron que la ni­ña, en prin­ci­pio, ter­mi­na­ra as­fi­xia­da en su pro­pio vó­mi­to. De acuer­do al in­for­me de la PDI mar­ca­do con el nú­me­ro 83 y que se en­cuen­tra en la car­pe­ta in­ves­ti­ga­ti­va del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, en­tre los fac­to­res de ries­go co­no­ci­dos en el Sename se con­ta­ban ele­men­tos neu­ro­ló­gi­cos, so­cia­les, psi­quiá­tri­cos, car­día­cos, he­pá­ti­cos y to­xi­co­ló­gi­cos. “Lis­set­te no era una ni­ña sa­na. Los an­te­ce­den­tes te­ni­dos a la vis­ta dan cuen­ta de una se­rie de al­te­ra­cio­nes es­truc­tu­ra­les y fun­cio­na­les que —en ma­yor y me­nor me­di­da— in­flu­yen en su pro­ce­so de muer­te”, ex­pli­ca el do­cu­men­to de 25 pá­gi­nas des­pa­cha­do a la Fis­ca­lía el 8 de ju­lio pa­sa­do. O sea, de acuer­do a lo an­te­rior, es­ta su­ma­to­ria de fac­to­res ha­cían de Lis­set­te una “bom­ba de tiem­po”, que ex­plo­tó a raíz del mal ma­ne­jo de su cri­sis fi­nal. En­tre los an­te­ce­den­tes clí­ni­cos y so­cia­les con­si­de­ra­dos por el in­for­me de la PDI (que se pue­den re­vi­sar en de­ta­lle en www.que­pa­sa.cl) des­ta­can en es­pe­cial los fac­to­res to­xi­co­ló­gi­cos.

LOS ME­DI­CA­MEN­TOS PER­DI­DOS

Al mo­men­to de su muer­te, Lis­set­te con­su­mía tres me­di­ca­men­tos: ser­tra­li­na (an­ti­de­pre­si­vo), car­bo­na­to de li­tio (usa­do en el con­trol de la bi­po­la­ri­dad) y olan­za­pi­na (an­ti­psi­có­ti­co). Si bien los aná­li­sis to­xi­co­ló­gi­cos rea­li­za­dos por el Ser­vi­cio Mé­di­co Le­gal (SML) al cuer­po de Lis­set­te arro­ja­ron que el con­su­mo de los dos pri­me­ros eran en ran­gos nor­ma­les y que el ter­ce­ro no se pes­qui­só, ya que los es­tu­dios só­lo lo arro­jan cuan­do hay do­sis tó­xi­cas del me­di-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.