LOS GA­TOS Y YO

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Die­go Zú­ñi­ga ]

Ga­tos ilus­tres ( Lu­men) pue­de ser un tí­tu­lo en­ga­ño­so. En una pri­me­ra ins­tan­cia po­dría­mos pen­sar que se tra­ta de un ca­tá­lo­go de ga­tos fa­mo­sos, pe­ro bas­ta leer las pri­me­ras pá­gi­nas de es­ta obra de la Pre­mio No­bel Do­ris Les­sing pa­ra en­ten­der, rá­pi­do, que en reali­dad es una his­to­ria pri­va­da so­bre sus ga­tos, so­bre aque­llos fe­li­nos que mar­ca­ron su vi­da: so­bre la gata gris y la gata ne­gra. Avan­za­mos, en­ton­ces, por las pri­me­ras pá­gi­nas de Ga­tos ilus­tres y des­cu­bri­mos, de in­me­dia­to, un li­bro en­tra­ña­ble y cer­cano, pe­ro tam­bién bru­tal en mu­chos sen­ti­dos. De he­cho, es­to em­pie­za con una ma­tan­za de ga­tos en una ca­sa de cam­po en Su­dá­fri­ca. La ima­gen es esa: el pa­dre de Do­ris Les­sing en­ce­rra­do en una pie­za, sos­te­nien­do en su mano un re­vól­ver de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial con el cual de­be asesinar a más de cua­ren­ta ga­tos sal­va­jes. Así em­pie­za es­te li­bro ama­ri­llo, con una por­ta­da her­mo­sa don­de ve­mos la ilustración de un ga­to — he­cha por la ar­tis­ta ca­ta­la­na Joa­na San­ta­mans, quien apor­ta ade­más otras ilus­tra­cio­nes muy be­llas a lo lar­go del li­bro—, y pa­re­ce to­do amis­to­so, to­do ter­nu­ra, pe­ro ya con ese co­mien­zo bru­tal Les­sing nos de­ja en cla­ro que ha­blar de ga­tos no es só­lo ha­blar de es­tos se­res tan en­tra­ña­bles y úni­cos, sino más bien es ha­blar de un mun­do com­ple­jo —y a ve­ces sal­va­je—, en el que hay pér­di­das, llan­tos, muer­tes, des­apa­ri­cio­nes y mu­chos pe­ro mu­chos ges­tos inex­pli­ca­bles, por­que en el fon­do lo que in­ten­ta Les­sing es re­tra­tar, jus­ta­men­te, un ani­mal im­pre­de­ci­ble con el cual los hu­ma­nos he­mos ge­ne­ra­do la­zos afec­ti­vos de una intensidad ab­so­lu­ta. Ese la­zo es el que ve­mos sur­gir cuan­do Les­sing se va a vi­vir a Lon­dres, a un barrio no muy pri­vi­le­gia­do, y tie­ne su pri­me­ra gata, la gata gris, y lue­go lle­ga la gata ne­gra, y na­rra en­ton­ces el en­cuen­tro en­tre es­tos dos ani­ma­les, su co­ti­dia­ni­dad, sus mo­vi­mien­tos, sus per­so­na­li­da­des que van cam­bian­do y có­mo, tam­bién, la mis­ma Les­sing se va en­ca­ri­ñan­do ca­da vez más con es­tas dos ga­tas que la acom­pa­ñan en su vi­da dia­ria o a ese via­je al cam­po que ha­ce en un mo­men­to, don­de ve, ade­más, có­mo se co­nec­tan con su la­do más sal­va­je, ca­zan­do ra­to­nes, co­rrien­do al ai­re li­bre, cons­ter­nán­do­se cuan­do ven a unas cin­cuen­ta va­cas irrum­pir en su cam­po. Ga­tos ilus­tres es, en­tre otras co­sas, un li­bro so­bre la amis­tad, so­bre có­mo un día nos en­ca­ri­ña­mos con un ser in­des­ci­fra­ble y lo ha­ce­mos

par­te de nues­tra vi­da. Y so­mos fe­li­ces y su­fri­mos y nos ma­ra­vi­lla­mos con ges­tos tan pe­que­ños co­mo cuan­do se re­cues­tan en el sue­lo, ba­jo el sol, y co­mien­zan a la­mer­se el pe­la­je en si­len­cio. Na­da más, na­da me­nos.

“Ga­tos ilus­tres”, de Do­ris Les­sing.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.