EXPLORADORA

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Ma­ri­sol Gar­cía ]

La in­sis­ten­cia en se­guir aso­cian­do a Es­pe­ran­za Spal­ding al jazz — peor: a ser “la prin­ce­sa del jazz”— nos des­co­lo­ca. Si su ve­ni­de­ro show en San­tia­go se ajus­ta al exi­gen­te des­plie­gue de su dis­co de es­te año ( el mag­ní­fi­co Emily’s D + Evo­lu­tion), lo que des­pe­gue des­de el es­ce­na­rio del Tea­tro Ca­rio­la se­rá al­go mu­cho más pa­re­ci­do al pop ex­pe­ri­men­tal, a una bús­que­da en ar­mo­nías y rit­mos que to­ma ideas de la fu­sión eléc­tri­ca y se abre a la aven­tu­ra vo­cal de al­guien co­mo, por ejem­plo, St. Vin­cent. Es­pe­ran­za Spal­ding es jazz co­mo pu­die­ron ser­lo an­tes en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos Jo­ni Mit­chell o Ka­te Bush: en abier­ta cu­rio­si­dad, tam­bién, ha­cia las li­ber­ta­des del pop y las po­si­bi­li­da­des per­for­má­ti­cas del can­to. Su tra­yec­to se eman­ci­pó ha­ce años de las con­ven­cio­nes de la edu­ca­ción for­mal — fue con­si­de­ra­da una ni­ña pro­di­gio por sus tem­pra­nas do­tes en la mú­si­ca—, y su de­ci­sión de avan­zar co­mo com­po­si­to­ra, can­tan­te y mul­ti­ins­tru­men­tis­ta la ha de­ja­do más cer­ca de una con­cep­tua­li­za­do­ra mu­si­cal que de una in­tér­pre­te. Es un dato elo­cuen­te que su úl­ti­mo dis­co lo ha­ya pro­du­ci­do jun­to a Tony Vis­con­ti, el his­tó­ri­co y úl­ti­mo gran co­la­bo­ra­dor de Da­vid Bo­wie. Tam­bién Blacks­tar, la inol­vi­da­ble des­pe­di­da del bri­tá­ni­co, to­ma­ba el jazz co­mo un pul­so so­bre el cual le­van­tar al­go nue­vo, per­so­nal, na­rra­ti­vo, ex­plo­ra­dor. Si es­cu­char en vi­vo a Es­pe­ran­za Spal­ding ha si­do siem­pre la in­vi­ta­ción a una pro­pues­ta, ha­cer­lo aho­ra, tras el más li­bre de sus dis­cos, es tam­bién el atrac­ti­vo ries­go de en­tre­gar­se a sus her­mo­sos des­va­ríos.

Es­pe­ran­za Spal­ding: 16 de sep­tiem­bre en el Tea­tro Ca­rio­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.