EL PRE­CIO chino

Que Pasa - - EDITORIAL - Fran­cis­co Ara­ve­na F. Edi­tor ge­ne­ral fran­cis­co.ara­ve­na@que­pa­sa.cl

Na­die pue­de ale­gar que no le avi­sa­ron. Se veía ve­nir has­ta pa­ra quie­nes no quie­ren ver. Mal po­drían ha­cer­se los sor­pren­di­dos. Mal po­drían ale­gar que no tu­vie­ron tiem­po pa­ra pre­pa­rar­se, pa­ra di­se­ñar una es­tra­te­gia, pa­ra pre­gun­tar­se cuál se­ría su pro­pio lu­gar en un mun­do co­mo el que se ve­nía ad­vir­tien­do des­de ha­ce tiem­po. Que al­go que sa­bías que iba a pa­sar te pi­lle mal pa­ra­do, es pa­ra ne­gli­gen­tes, por de­cir lo me­nos. Ese mun­do tie­ne los co­lo­res de la ban­de­ra chi­na. Si es con más o me­nos con­tra­pe­so de las po­ten­cias tra­di­cio­na­les, es al­go que es­tá por ver­se ( ahí es­tá Es­ta­dos Uni­dos su­frien­do por apro­bar y lo­grar que sus so­cios, in­clui­do Chi­le, aprue­ben el TPP). En la ac­tual ofen­si­va chi­na en el mun­do, Chi­le tie­ne un lu­gar. Que sea­mos el país con me­nos in­ver­sión de esa na­ción en Amé­ri­ca La­ti­na a pe­sar de ha­ber si­do el pri­me­ro en re­es­ta­ble­cer re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas y re­co­no­cer­lo co­mo eco­no­mía de mer­ca­do, no de­be­ría ser tan pa­ra­dó­ji­co si se ob­ser­va có­mo el ca­pi­tal chino ha ope­ra­do en otros paí­ses de la re­gión. Que los pro­ce­sos de li­ci­ta­cio­nes o las exi­gen­cias me­dioam­bien­ta­les, por ejem­plo, los ha­yan man­te­ni­do fue­ra, ha­bla bien del or­den de Chi­le. Que los ne­go­cios chi­nos quie­ran lle­gar a nues­tro país con res­pe­to a las re­glas del jue­go sos­te­ni­bles, es re­ve­la­dor de su es­tra­te­gia, y es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra Chi­le: la de de­mos­trar que los ne­go­cios son bien­ve­ni­dos con cual­quier ban­de­ra, pe­ro no a cual­quier cos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.