El plan maes­tro chino

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Fe­li­pe Hur­ta­do H. ]

En ese afán tan pro­pio de los me­dios de siem­pre en­con­trar la co­ne­xión lo­cal con cual­quier per­so­na­je o hi­to in­ter­na­cio­nal, que al­gu­nos exa­cer­ban al ex­tre­mo del pro­vin­cia­nis­mo, aquí va un nue­vo aporte. La lle­ga­da de Manuel Pe­lle­gri­ni a la ban­ca del He­bei Chi­na For­tu­ne y la par­ti­ci­pa­ción de la Ro­ja en la pri­me­ra edi­ción de la Chi­na Cup, en enero de 2017 no son he­chos des­vin­cu­la­dos; to­do lo con­tra­rio, es­tán en­tre­la­za­dos den­tro de una tra­ma mu­cho más am­plia: los pla­nes de Chi­na pa­ra con­quis­tar el fút­bol. El equi­po que aca­ba de fi­char por dos años al “In­ge­nie­ro” es uno de los 16 que for­man par­te de la Su­per­li­ga, que en 2004 vino a dar un en­vión de­fi­ni­ti­vo a una se­rie de pro­yec­tos irre­gu­la­res sur­gi­dos a par­tir de los 90. En­tre sus fi­las des­ta­can el se­lec­cio­na­do mar­fi­le­ño Ger­vin­ho y el ar­gen­tino Eze­quiel La­vez­zi. Un es­tu­dio de la re­vis­ta For­bes lo ubi­có co­mo el sép­ti­mo club más ri­co del cam­peo­na­to, con un va­lor de 90 mi­llo­nes de dó­la­res. Si al­gu­na vez, al igual que los cam­peo­na­tos de los Emi­ra­tos con sus pe­tro­dó­la­res, fue con­si­de­ra­do el ce­men­te­rio de gran­des fut­bo­lis­tas, que bus­ca­ban ahí su úl­ti­mo gran con­tra­to, en el úl­ti­mo tiem­po el tor­neo orien­tal ha da­do un gi­ro ha­cia fi­gu­ras de pri­mer or­den y en ple­na for­ma, ten­tán­do­los con al­tí­si­mos suel­dos y una com­pe­ten­cia ca­da vez más fuer­te. A La­vez­zi, por ejem­plo, lo sa­ca­ron del PSG con un sa­la­rio de US$ 35 mi­llo­nes por dos tem­po­ra­das. Los bra­si­le­ños Tei­xei­ra y Ra­mi­res tam­bién de­ja­ron atrás bue­nos tra­tos en In­gla­te­rra pa­ra mar­char­se al gi­gan­te asiá­ti­co. Sal­vo a Lio­nel Mes­si y Cris­tiano Ro­nal­do, en Chi­na creen que pue­den com­prar a cual­quie­ra. En el mer­ca­do de pa­ses de prin­ci­pios de año, el más im­por­tan­te pa­ra ellos da­do que su cer­ta­men va des­de mar­zo a no­viem­bre, Chi­na su­peró a la po­de­ro­sa Pre­mier Lea­gue, con un gas­to de 420 mi­llo­nes de dó­la­res, diez ve­ces más de lo que in­vir­tie­ron ha­ce un lus­tro. Otro pa­so en el pro­ce­so de desa­rro­llo es la Chi­na Cup, un nue­vo tor­neo de se­lec­cio­nes ava­la­do por la FIFA, ve­nia in­fluen­cia­da por el víncu­lo con la em­pre­sa In­front Sport & Me­dia, del mag­na­te Wang Jian­lin, due­ño de los de­re­chos de trans­mi­sión de los even­tos del or­ga­nis­mo en Zú­rich has­ta 2030. La pri­me­ra edi­ción se dispu­tará en Nan­ning y, jun­to a Chi­le, es­ta­rán Is­lan­dia, Croa­cia y el lo­cal. Se es­pe­ra que a par­tir de 2018 sean ocho las se­lec­cio­nes y con ma­yor repu­tación glo­bal, aun­que siem­pre con el due­ño de ca­sa en la lis­ta, con el ob­je­ti­vo de fo­guear­se y trans­for­mar­se en par­ti­ci­pan­te ha­bi­tual de los mun­dia­les, pues has­ta aho­ra só­lo ha ido al de 2002. Hay dos co­sas que Chi­na quie­re fer­vien­te­men­te, que son con­si­de­ra­dos asun­tos de Es­ta­do: or­ga­ni­zar una Co­pa del Mun­do y con­ver­tir­se en una su­per­po­ten­cia fut­bo­lís­ti­ca pa­ra 2050. Am­bas am­bi­cio­nes han si­do ex­pre­sa­das por el pre­si­den­te Xi Jin­ping, un fa­ná­ti­co de es­te de­por­te, cons­cien­te de su po­ten­cial so­cial y co­mer­cial. La ver­sión de 2030 aso­ma co­mo la más pro­ba­ble pa­ra su pri­me­ra me­ta. El plan pa­ra la se­gun­da in­clu­ye la crea­ción de 25 mil es­cue­las de fút­bol en el país e in­ter­cam­bios con clu­bes en Eu­ro­pa, ade­más de 70 mil can­chas. La idea es que a 2020 exis­tan 50 mi­llo­nes de chi­nos ju­gan­do a la pe­lo­ta. En es­te am­bi­cio­so pro­pó­si­to, los mi­llo­na­rios chi­nos cum­plen un rol muy im­por­tan­te. Se ha vuel­to co­mún en­tre ellos in­cluir equi­pos de fút­bol den­tro de sus con­glo­me­ra­dos. El pro­pio Wang Jian­lin es el due­ño del 20 por cien­to del Atlé­ti­co de Ma­drid; Chen Yans­heng tie­ne más de la mi­tad del Es­pan­yol; la mul­ti­na­cio­nal Wuhan Dou­ble se hi­zo car­go del Gra­na­da, Sla­via de Pra­ga y ADO Den Haag; Sil­vio Ber­lus­co­ni vendió el AC Mi­lan a un gru­po in­ver­sor li­de­ra­do por Yong­hong Li; la ca­de­na de pro­duc­tos elec­tró­ni­cos Su­ning po­see el 70% del In­ter de Mi­lán, y el 13% del Man­ches­ter City per­te­ne­ce a un con­sor­cio vin­cu­la­do a Chi­na Me­dia Ca­pi­tal. El po­ten­cial eco­nó­mi­co pre­va­le­ce en es­tos ne­go­cios, no hay du­da; pe­ro tam­bién son una for­ma de em­pa­par­se del fút­bol y de lo que ne­ce­si­tan pa­ra con­quis­tar­lo.

MANUEL PE­LLE­GRI­NI SE MAR­CHA A CHI­NA, DON­DE SU CRE­CIEN­TE TOR­NEO ATRAE A FI­GU­RAS DE PRI­MER OR­DEN CON MI­LLO­NA­RIOS CON­TRA­TOS Y EL ES­TA­DO AVAN­ZA EN SU OB­JE­TI­VO DE CON­VER­TIR­SE EN UNA SU­PER­PO­TEN­CIA FUT­BO­LÍS­TI­CA PA­RA 2050.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.