Po­bre vie­jo ale­mán

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Die­go Zú­ñi­ga Con­tre­ras, des­de Bonn ]

EL DE­BA­TE POR LAS PEN­SIO­NES NO SE DA SO­LA­MEN­TE EN CHI­LE, DON­DE LAS CRÍ­TI­CAS A LAS AFP SE OYEN FUER­TE Y CLA­RO. EN ALE­MA­NIA, DON­DE HAY UN SIS­TE­MA SO­LI­DA­RIO, TAM­BIÉN HAY DES­CON­TEN­TO. Y PO­BRE­ZA.

Ea­gles of Death Me­tal da un con­cier­to en la ciu­dad ale­ma­na de Co­lo­nia y en lu­gar de am­plias me­di­das de se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar un aten­ta­do co­mo el de no­viem­bre de 2015 en Pa­rís, lo que más se ve en las ca­lles son an­cia­nos que hur­gan en ba­su­re­ros y es­qui­nas, no a la ca­za de po­ké­mo­nes, sino de bo­te­llas va­cías. No es el úni­co lu­gar don­de se ve es­te fe­nó­meno: en par­ti­dos de fút­bol, ce­le­bra­cio­nes ma­si­vas va­rias y a ve­ces sim­ple­men­te cuan­do cae la no­che y la ciu­dad se va­cía, los bus­ca­do­res se to­man las ca­lles. No es ra­ro que sean ge­ne­ral­men­te an­cia­nos ni que pre­ten­dan ganar di­ne­ro a cam­bio de las bo­te­llas plás­ti­cas y de vi­drio, por las que se pa­ga en­tre 7 y 25 cen­ta­vos de eu­ro ( en­tre 50 y 180 pe­sos, apro­xi­ma­da­men­te). Po­co a po­co Ale­ma­nia se ha ido acos­tum­bran­do a la po­bre­za en la ter­ce­ra edad. Cuan­do las pen­sio­nes no al­can­zan y ni si­quie­ra la ayu­da del Es­ta­do ajus­ta las cuen­tas, no que­dan mu­chas op­cio­nes, me­nos cuan­do el mer­ca­do la­bo­ral ya te ha ce­rra­do las puer­tas: sa­lir a la ca­lle a bus­car bo­te­llas es gra­tis y ofre­ce una re­com­pen­sa mo­ne­ta­ria in­me­dia­ta. Des­de que en Chi­le es­ta­lló la de­man­da ma­si­va por cam­biar el sis­te­ma de las AFP por otro que has­ta aho­ra na­die ha ex­pli­ca­do muy bien cuál es, por me­dio de las re­des so­cia­les se ha re­pe­ti­do el man­tra del ejem­plo ale­mán. Se com­par­ten no­ti­cias co­mo el in­cre­men­to en pro­me­dio de un 5 por cien­to de las ju­bi­la­cio­nes pa­ra los más de 20 mi­llo­nes de ale­ma­nes pen­sio­na­dos y se ha­bla de las bon­da­des de un sis­te­ma que se ba­sa en la so­li­da­ri­dad: los más jó­ve­nes po­nen el di­ne­ro que el Es­ta­do en­tre­ga a los que ya ter­mi­na­ron su vi­da la­bo­ral, a los 67 años. Pe­ro vea­mos la le­tra chi­ca: un es­tu­dio pu­bli­ca­do por el se­ma­na­rio Der Spie­gel y rea­li­za­do por un cen­tro de es­tu­dios que tra­ba­ja con el go­bierno, ase­gu­ra que los pla­nes de al­gu­nos di­ri­gen­tes de la gran coa­li­ción que lle­va las rien­das del país, de man­te­ner el ac­tual ni­vel de ta­sa de re­em­pla­zo del 48,1 por cien­to has­ta el año 2040 cos­ta­rán al Es­ta­do, en­tre 2020 y 2040, la in­creí­ble su­ma de 596 mil mi­llo­nes de eu­ros. ¿De dón­de sal­drá ese di­ne­ro? Na­die lo sa­be a ca­ba­li­dad, pe­ro muy pro­ba­ble­men­te de in­cre­men­tar los apor­tes de quie­nes es­tén ac­ti­vos. Hoy, el 18,7 por cien­to del suel­do de un tra­ba­ja­dor va a la ju­bi­la­ción. El 2040 se­rá de un 26,6 por cien­to, se­gún es­ta pro­yec­ción. ¿Es jus­to que los ni­ños de hoy ga­nen me­nos di­ne­ro pa­ra que los vie­jos de ma­ña­na re­ci­ban pen­sio­nes igual­men­te mi­se­ra­bles? Eso es lo que se pre­gun­ta el es­tu­dio, pues esa in­yec­ción fi­nan­cie­ra, que ni si­quie­ra un país co­mo Ale­ma­nia pue­de ha­cer así tan suel­to de cuer­po (¡es 1,5 ve­ces el PIB anual de Chi­le!), no ga­ran­ti­za me­jo­rar las pen­sio­nes, sino so­la­men­te man­te­ner­las al ni­vel ac­tual. Si no, se re­du­ci­rán al 2040 a una ta­sa de re­em­pla­zo del 41,7 por cien­to pro­me­dio, ha­cien­do aún peor la vi­da pa­ra una ter­ce­ra edad que, a di­fe­ren­cia de lo que mu­chos pien­san, en Ale­ma­nia dis­ta de ser siem­pre lu­jo­sa y lle­na de co­mo­di­da­des. En­tre 2003 y 2013 se du­pli­có el por­cen­ta­je de pen­sio­nis­tas que re­qui­rie­ron la ayu­da bá­si­ca del Es­ta­do. Mu­chos an­cia­nos lle­gan con unos eu­ros a fin de mes gra­cias a los fuer­tes apor­tes de la se­gu­ri­dad so­cial, que a ve­ces pa­gan arrien­dos y lle­nan el re­fri­ge­ra­dor por al­gu­nos días. Por eso, pa­ra evi­tar­se un fu­tu­ro de­sola­dor, el go­bierno ale­mán ha si­do cla­ro en fo­men­tar el aho­rro in­di­vi­dual y la con­tra­ta­ción de se­gu­ros pri­va­dos. En el fon­do, se de­sen­tien­de de par­te de su la­bor. El pro­ble­ma va más allá de car­gar la mano a los tra­ba­ja­do­res del ma­ña­na. Lo te­rri­ble es que si hoy por ca­da 100 tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos hay 34 ju­bi­la­dos, en 2040 ha­brá 58. Y las me­di­das que se adop­tan has­ta el mo­men­to, en Ale­ma­nia co­mo en Chi­le, son me­ros par­ches. El de­ba­te de fon­do, del que na­die se ha­ce car­go, su­po­ne cam­bios tan pro­fun­dos, que es me­jor mi­rar ha­cia el cos­ta­do. Pa­ra Chi­le son trans­for­ma­cio­nes de raíz: que el Es­ta­do con­tra­te a sus em­plea­dos que bo­le­tean, que los sa­la­rios sean más ele­va­dos, fis­ca­li­zar a los em­pre­sa­rios que no pa­gan las co­ti­za­cio­nes, que se fo­men­te la na­ta­li­dad… Has­ta aho­ra, na­die ha que­ri­do mi­rar ha­cia allá. Ni en Ale­ma­nia ni me­nos en Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.